El po­li­tó­lo­go Na­ta­lio R. Bo­ta­na re­co­rre la ten­sión en­tre la tra­di­ción po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na y la po­pu­lis­ta a lo lar­go de los trein­ta años de de­mo­cra­cia. Y ad­vier­te so­bre la ne­ce­si­dad de re­sol­ver con nor­ma­li­dad las tran­si­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Clarin - Extras - - PORTADA -

En 1983 la de­mo­cra­cia era una idea en­vuel­ta en la es­pe­ran­za que con­ju­ga­ba va­lo­res so­me­ti­dos pre­via­men­te a des­pre­cio y es­car­nio. El ges­to fun­da­dor de Raúl Al­fon­sín, in­vo­can­do nues­tro Preám­bu­lo, pro­po­nía po­ner en mar­cha una com­ple­ja for­ma de go­bierno en la cual la so­be­ra­nía del pue­blo se ex­pre­sa­ba con ple­na li­ber­tad den­tro del mar­co re­pu­bli­cano y re­pre­sen­ta­ti­vo de lí­mi­tes, fre­nos y con­tra­pe­sos que es­ta­ble­cía la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal. La fu­sión de la de­mo­cra­cia con la re­pú­bli­ca y con la re­pre­sen­ta­ción ejer­ci­da por par­ti­dos po­lí­ti­cos era en­ton­ces el pun­to de par­ti­da de un iti­ne­ra­rio atraí­do por el ho­ri­zon­te de la li­ber­tad y la igual­dad: una sín­te­sis en ac­ción que ce­rra­ba el pe­río­do de la vio­len­cia re­cí­pro­ca, juz­gan­do a quie­nes ha­bían vio­la­do de­re­chos hu­ma­nos, y bus­ca­ba echar raí­ces pa­ra al­can­zar una so­cie­dad más jus­ta con sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas sa­tis­fe­chas, as­cen­so so­cial y una eco­no­mía en fran­co de­sa­rro­llo.

Des­pués de aque­llas pri­mi­cias, la ex­pe­rien­cia de­mo­crá­ti­ca de trein­ta años, ja­más co­no­ci­da en el pa­sa­do, es en sí mis­ma un he­cho tras­cen­den­te. Ese co­mien­zo tu­vo, sin du­da, la vir­tud de du­rar. An­tes de 1983, la de­mo­cra­cia pe­na­ba en me­dio del fue­go cru­za­do de re­vo­lu­cio­na­rios y reac­cio­na­rios o evo­ca­ba una as­pi­ra­ción frus­tra­da por gol­pes mi­li­ta­res, frau­des y pros­crip­cio­nes. Aho­ra, en cam­bio, con la pers­pec­ti­va que nos ofre­cen es­tas tres dé­ca­das, aquel pro­yec­to es una reali­dad vi­vien­te que arras­tra en su de­cur­so lo­gros, fra­ca­sos y asun­tos pen­dien­tes y se­ña­la la dis­tan­cia que en la de­mo­cra­cia se des­plie­ga en­tre los idea­les sub­je­ti­vos de la ciu­da­da­nía y sus con­se­cuen­cias.

Es­ta ten­sión es­tá en el cen­tro del ar­gu­men­to de­mo­crá­ti­co: ¿ qué nos trae la li­ber­tad?; ¿ qué los de­re­chos que pro­cla­ma­mos?; ¿ qué la ape­ten­cia de igual­dad? ¿ qué las obli­ga­cio­nes que los ciu­da­da­nos asu­mi­mos?; ¿ qué nos trae, al ca­bo, la tra­duc­ción del pro­yec­to de­mo­crá­ti­co en un ré­gi­men po­lí­ti­co en fun­cio­nes?

Las res­pues­tas se bi­fur­can. Pa­re­ce­ría que el as­pec­to más sa­lien­te del ré­gi­men que se ha mon­ta­do en es­tos años es la in­ten­si­dad de la prác­ti­ca elec­to­ral en co­mi­cios na­cio­na­les, pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les. No po­dría­mos de­cir lo mis­mo acer­ca del en­cua­dre ins­ti­tu­cio­nal, re­pu­bli­cano y re­pre­sen­ta­ti­vo de di­cha pra­xis. De es­ta con­tra­dic­ción en­tre el vi­gor elec­to­ral y el ca­rác­ter as­té­ni­co de las ins­ti­tu­cio­nes y de las me­dia­cio­nes po­lí­ti­cas de­ri­va otro con­tra­pun­to no me­nos sig­ni­fi­ca­ti­vo. Du­ran­te la ma­yor par­te de es­ta ex­pe­rien­cia, la Ar­gen­ti­na ha so­por­ta­do, en efec­to, un con­flic­to aún no re­suel­to en­tre dos ti­pos de de­mo­cra­cia: por un la­do, la de­mo­cra­cia com­bi­na­da con el con­trol re­pu­bli­cano del po­der; por otro, la de­mo­cra­cia que se sus­ten­ta en la su­pre­ma­cía del Po­der Eje­cu­ti­vo so­bre el res­to de los po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les.

En un ca­so re­gi­ría un go­bierno de ma­yo­rías li­mi­ta­das; en el otro, un go­bierno que con­si­de­ra que el man­da­to ma­yo­ri­ta­rio pre­va­le­ce so­bre cual­quier otro freno. El rol pre­si­den­cial es, pa­ra es­te pun­to de vis­ta, el va­lor su­pre­mo de la de­mo­cra­cia. Quien lo desem­pe­ña es la en­car­na­ción del pue­blo, el in­tér­pre­te es­cla­re­ci­do de una vo­lun­tad po­pu­lar que de­be­ría man­te­ner­se en su car­go cuan­tas ve­ces la ma­yo­ría ra­ti­fi­que esa con­duc­ción.

Es­ta dispu­ta no ha sur­gi­do por azar. Arrai­ga en el pa­sa­do de los si­glos XIX y XX, y se ha ma­ni­fes­ta­do en la ac­tua­li­dad al ca­lor de unas cri­sis eco­nó­mi­cas que han he­ri­do con sa­ña nues­tro te­ji­do so­cial. Las cri­sis eco­nó­mi­cas re­cla­man le­yes de emer­gen­cia pa­ra sor­tear sus efec­tos más bru­ta­les, des­de el cam­bio del signo mo­ne­ta­rio has­ta el de­fault de la deu­da; a su vez esas me­di­das ex­tra­or­di­na­rias se trans­for­man en una suer­te de nor­ma­li­dad que se desen­vuel­ve a con­tra­pe­lo de lo que, por ejem­plo, la Cons­ti­tu­ción es­ti­pu­la.

Aun a ries­go de in­cu­rrir en un ex­ce­so de ge­ne­ra­li­za­ción, de­bi­do al uso abu­si­vo del tér­mino, a es­te ti­po de de­mo­cra­cia se le po­dría ado­sar el ad­je­ti­vo de po­pu­lis­ta. Po­pu­lis­mo, en­tién­da­se bien, se­gún una óp­ti­ca es­tric­ta­men­te po­lí­ti­ca, he­ge­mó­ni­ca, eje­cu­ti­vis­ta, re­elec­cio­nis­ta, do­mi­nan­te de po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les y so­cia­les ( en­tre ellos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción) que bien pue­de com­bi­nar­se con dis­tin­tas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. A lo lar­go de más de vein­te años, es­te ti­po de de­mo­cra­cia ha pre­va­le­ci­do en nues­tro país, tan­to en su ver­sión me­ne­mis­ta ( 1989- 1999) co­mo en su ver­sión kirch­ne­ris­ta ( 2003- 2013). La pri­me­ra aca­so más be­nig­na en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos; la se­gun­da con re­suel­to es­ti­lo mi­li­tan­te en es­ta ma­te­ria.

En con­tex­tos in­ter­na­cio­na­les di­ver­sos, va­lién­do­se de jus­ti­fi­ca­cio­nes tan con­tra­dic­to­rias co­mo atrac­ti­vas se­gún la oca­sión en que fue­ran es­gri­mi­das, ese po­pu­lis­mo trans­for­mis­ta es­gri­mió, al prin­ci­pio de am­bos pe­río­dos, una ca­pa­ci­dad de go­ber­nan­za que con­tras­ta­ba con la es­cuá­li­da ima­gen de sus an­te­ce­so­res. El go­bierno fun­da­dor de Al­fon­sín, aco­sa­do por re­be­lio­nes mi­li­ta­res y un im­pla­ca­ble aco­so sin­di­cal cuan­do tro­na­ba en Amé­ri­ca La­ti­na la cri­sis de la deu­da, no pu­do con­ju­rar esos desafíos. Fue una pre­si­den­cia de re­sul­ta­dos tras­cen­den­tes en el lar­go pla­zo; no así en su úl­ti­mo lap­so. Otras di­fi­cul­ta­dos mu­cho más agó­ni­cas se pre­sen­ta­ron en el bre­ve in­ter­regno del go­bierno de la Alian­za. De re­sul­tas de ello, las dos ten­ta­ti­vas de le­van­tar go­bier­nos aten­tos a la tra­di­ción re­pu­bli­ca­na, más allá de las di­fe­ren­cias en cuan­to a li­de­raz­gos y con­cep­cio­nes pro­gra­má­ti­cas, tu­vie­ron que afron­tar el du­ro con­di­cio­na­mien­to de la go­ber­nan­za.

Es­te fue el fac­tor que en­cum­bró la lar­ga du­ra­ción de la de­mo­cra­cia po­pu­lis­ta: pre­si­den­tes in­ves­ti­dos des­de el va­mos de una efec­ti­vi­dad hi­per­ac­ti­va, con an­cla­jes téc­ni­cos y ra­pi­dez en las de­ci­sio­nes que, no obs­tan­te, de­bie­ron afron­tar ( de he­cho lo es­tán ha­cien­do en la ac­tua­li­dad) una pa­ra­do­ja del éxi­to eco­nó­mi­co. El vien­to a fa­vor de las pri­va­ti­za­cio­nes en los años no­ven­ta – ideo­lo­gía do­mi­nan­te en el mun­do a la caí­da del Mu­ro de Ber­lín– tu­vo su ré­pli­ca con una di­rec­ción dia­me­tral­men­te opues­ta en la dé­ca­da pos­te­rior, cuan­do la po­lí­ti­ca del Con­sen­so de Was­hing­ton fue re­em­pla­za­da por el abrup­to re­na­ci­mien­to de una nue­va ver­sión del po­pu­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano y por una mo­di­fi­ca­ción fa­vo­ra­ble de la de­man­da de nues­tros pro­duc­tos de ex­por­ta­ción pro­ve­nien­te de la arre­me­ti­da de los paí­ses asiá­ti­cos en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

Es­ta mez­cla ines­ta­ble de las raí­ces an­ti­guas de la po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta con una ve­loz in­ser­ción en las ten­den­cias mun­dia­les emer­gen­tes es una de las mar­cas de nues­tra ex­pe­rien­cia de­mo­crá­ti­ca. Un se­llo no­ta­ble y al mis­mo tiem­po am­bi­guo pa­ra la le­gi­ti­ma­ción re­pu­bli­ca­na del ré­gi­men, por­que mien­tras la au­da­cia de la go­ber­nan­za co­se­chó fru­tos en el cor­to pla­zo, la men­ta­li­dad po­pu­lis­ta acu­nó en los pre­si­den­tes el sue­ño de al­can­zar una per­pe­tua ins­ta­la­ción en el po­der me­dian­te re­elec­cio­nis­mos y ro­ta­cio­nes ma­tri­mo­nia­les.

Em­pe­ro, es­ta fue pa­ra ellos una cor­ta en­so­ña­ción. Los des­per­ta­ron la de­ca­den­cia de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, su ba­jo ren­di­mien­to eco­nó­mi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.