El ex pre­si­den­te uru­gua­yo Ju­lio María San­gui­net­ti ana­li­za la pro­ble­má­ti­ca de los años ochen­ta en el con­ti­nen­te y enu­me­ra al­gu­nos de los desafíos que en­fren­tan las de­mo­cra­cias ac­tua­les: edu­ca­ción e in­fra­es­truc­tu­ra y li­ber­tad de pren­sa.

Clarin - Extras - - PORTADA -

Has­ta hoy nos acom­pa­ña el re­cuer­do de aquel ca­lu­ro­so 10 de di­ciem­bre en que Raúl Al­fon­sín asu­mió la Pre­si­den­cia de la Ar­gen­ti­na. Bue­nos Ai­res her­vía en sus ca­lles, con la emo­ción de la gen­te. Bue­na par­te del país aún no se ha­bía re­pues­to de la sor­pre­sa del triun­fo del ca­ris­má­ti­co lí­der ra­di­cal fren­te a un pe­ro­nis­mo al que ti­rios y tro­ya­nos ha­bían con­si­de­ra­do ca­si in­ven­ci­ble. Con mu­cha sin­ce­ri­dad Hu­go Mo­yano evo­có ese sen­ti­mien­to, días pa­sa­dos, en la pre­sen­ta­ción de la bio­gra­fía de Al­fon­sín del pe­rio­dis­ta Os­car Mui­ño.

Co­men­za­ba así, en el Cono Sur, un vi­go­ro­so pro­ce­so que se con­ti­nua­ría po­co des­pués en Uru­guay y Bra­sil, más tar­de Pa­ra­guay y lue­go Chi­le y Ni­ca­ra­gua.

“La pers­pec­ti­va or­ga­ni­za la reali­dad” di­jo el fi­ló­so­fo José Or­te­ga y Gas­set y bien va­le esa in­vo­ca­ción pa­ra vol­ver a ojear aquel tiem­po de cam­bios, des­de una reali­dad ac­tual, en que la de­mo­cra­cia es in­con­tes­ta­da aun­que to­da­vía ado­lez­ca de in­de­le­bles grie­tas en al­gu­nos de sus ci­mien­tos bá­si­cos.

Ese pro­ce­so de­mo­crá­ti­co re­ver­tía la olea­da que a par­tir del gol­pe mi­li­tar en Bra­sil, en 1964, ha­bía asolado a nues­tro con­ti­nen­te. Fue un ca­pí­tu­lo ar­dien­te de una gue­rra que só­lo fue fría en­tre las dos po­ten­cias nu­clea­res, ba­lan­cean­do la paz me­dian­te un dra­má­ti­co equi­li­brio del te­rror. En­tre no­so­tros, en cam­bio, todo fue ar­do­ro­so y san­grien­to. De un la­do se ar­ma­ron y fi­nan­cia­ron gue­rri­llas, del otro se es­ti­mu­la­ron o ben­di­je­ron gol­pes mi­li­ta­res pa­ra com­ba­tir­las.

Cuan­do en 1983 asu­me Al­fon­sín vi­vía­mos aún ese cli­ma in­ter­na­cio­nal de ten­sio­nes. El epi­cen­tro es­ta­ba en­ton­ces en Ni­ca­ra­gua, don­de la gue­rri­lla san­di­nis­ta ha­bía to­ma­do el po­der cua­tro años an­tes, ba­ján­do­le el te­lón a la lar­ga di­nas­tía de los So­mo­za. Su ve­cino El Sal­va­dor se de­san­gra­ba en una gue­rra ci­vil cruel co­mo po­cas. Flo­ta­ba en la at­mós­fe­ra la po­si­bi­li­dad de una in­ter­ven­ción armada de los EE. UU. con su inevi­ta­ble se­cue­la. Ello con­du­jo a la for­ma­ción del Gru­po de Con­ta­do­ra que reunió a las de­mo­cra­cias, ba­jo la con­vo­ca­to­ria de bus­car ca­mi­nos ha­cia una so­lu­ción pa­cí­fi­ca que evi­ta­ra – co­mo fe­liz­men­te se lo­gró– la ex­plo­sión de una es­pe­cie de Viet­nam la­ti­noa­me­ri­cano.

A ese con­tex­to po­lí­ti­co hay que aña­dir la cri­sis de la deu­da ex­ter­na, desata­da en agos­to de 1982, cuan­do Mé­xi­co anun­ció que no es­ta­ba en con­di­cio­nes de aten­der los ser­vi­cios de sus obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras e in­ti­ma­ba a sus acree­do­res a ne­go­ciar. A par­tir de allí se en­cen­dió un de­ba­te que lle­vó una lar­ga dé­ca­da y ame­na­zó el pro­ce­so de de­mo­cra­ti­za­ción con ries­gos eco­nó­mi­cos que pro­yec­ta­ban su som­bra so­bre los des­con­ten­tos so­cia­les. Con ex­ce­so de par­ti­cu­la­ris­mo los eco­no­mis­tas han lla­ma­do “dé­ca­da per­di­da” a es­ta de los ‘ 80, cuan­do Amé­ri­ca La­ti­na es­ta­ba re­tor­nan­do a la de­mo­cra­cia, pe­ro ese con­cep­to ma­te­ria­lis­ta mi­de el pe­dre­go­so am­bien­te in­ter­na­cio­nal que tu­vo que so­bre­lle­var el pro­gre­si­vo re­torno a las li­ber­ta­des pú­bli­cas. Sa­lir de dic­ta­du­ras, con to­dos sus ries­gos de re­caí­da en la vio­len­cia y, al mis­mo tiem­po, ad­mi­nis­trar las ex­pec­ta­ti­vas so­fo­ca­das du­ran­te esos años, fue un gi­gan­tes­co desafío que afron­ta­ron los go­bier­nos de la épo­ca. Mi­ra­do des­de un con­tex­to tan fa­vo­ra­ble co­mo el de hoy, con fi­nan­cia­cio­nes a ba­jí­si­mo in­te­rés e iné­di­tos pre­cios in­ter­na­cio­na­les de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, no es fá­cil evo­car en to­da su ple­ni­tud los escollos enor­mes que tu­vie­ron que sor­tear aque­llas de­mo­cra­cias re­cién re­cu­pe­ra­das.

El pro­ce­so de tran­si­ción fue dis­tin­to en ca­da ca­so. Ar­gen­ti­na re­tor­nó a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad lue­go del de­rrum­be, mi­li­tar y mo­ral, que le pro­du­jo al ré­gi­men la de­rro­ta de las Malvinas. Uru­guay, en cam­bio, vi­vió un lar­go pe­río­do de ne­go­cia­ción, des­de un ple­bis­ci­to que, en 1980, re­cha­zó una pro­pues­ta dic­ta­to­rial de ins­ti­tu­cio­na­li­zar el país ba­jo una cier­ta tutela mi­li­tar y una elec­ción in­ter­na que en 1982 eli­gió nue­vas au­to­ri­da­des de los par­ti­dos. En Bra­sil la de­mo­cra­ti­za­ción se pro­du­jo ines­pe­ra­da­men­te, den­tro de un Par­la­men­to apa­ren­te­men­te con­tro­la­do por el go­bierno mi­li­tar y que se su­po­nía vo­ta­ría a un po­lí­ti­co ofi­cia­lis­ta cuan­do una ha­bi­lí­si­ma coa­li­ción en­tre Tan­cre­do Ne­ves y José Sar­ney pro­du­jo un re­so­nan­te vuel­co ha­cia la aper­tu­ra.

Las pos­te­rio­res tran­si­cio­nes tam­bién se­rían pe­cu­lia­res. En Pa­ra­guay, el ré­gi­men de Stroess­ner fue de­rro­ca­do des­de aden­tro mis­mo, con un pro­nun­cia­mien­to mi­li­tar que ter­mi­nó de­mo­cra­ti­zan­do esa vie­ja dic­ta­du­ra. Des­de sig­nos opues­tos, tan­to el mo­vi­mien­to san­di­nis­ta co­mo el pi­no­che­tis­mo chi­leno lle­ga­ron vo­lun­ta­ria­men­te a elec­cio­nes en que, aun con res­tric­cio­nes, res­ti­tu­ye­ron la de­mo­cra­cia. En el ca­so de Chi­le el pro­pio dic­ta­dor si­guió co­mo co­man­dan­te del ejér­ci­to du­ran­te ocho años más, con­vi­vien­do con los pre­si­den­tes de­mo­crá­ti­cos. Así co­mo la Pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua do­ña Vio­le­ta Cha­mo­rro, viu­da de un pe­rio­dis­ta ase­si­na­do, tu­vo que “coha­bi­tar” con el ejér­ci­to san­di­nis­ta.

Las re­sul­tan­cias de los abu­sos de la épo­ca dic­ta­to­rial die­ron lu­gar a las más va­ria­das si­tua­cio­nes. En Bra­sil, ni se abrió el ex­pe­dien­te. En la Ar­gen­ti­na, hu­bo jui­cios a los mon­to­ne­ros y a la Jun­ta Mi­li­tar, pe­ro más tar­de, an­te le­van­ta­mien­tos ar­ma­dos, se dic­ta­ron una ley de “pun­to fi­nal” y otra de “obe­dien­cia de­bi­da” que aco­ta­ron los jui­cios. En Uru­guay, se vo­ta­ron dos am­nis­tías, una a los gue­rri­lle­ros que ha­bían in­ten­ta­do de­rro­car la de­mo­cra­cia y otra a los mi­li­ta­res que efec­ti­va­men­te lo hi­cie­ron. Es­ta úl­ti­ma fue ra­ti­fi­ca­da po­pu­lar­men­te en dos ple­bis­ci­tos ( 1989- 2009), aun­que igual­men­te se juz­gó a los pre­si­den­tes de fac­to y a una do­ce­na de mi­li­ta­res. Ni en Pa­ra­guay ni en Ni­ca­ra­gua el pa­sa­do re­su­ci­tó con vi­gor.

Tiem­po de va­cas fla­cas, lo más di­fí­cil que vi­vie­ron las de­mo­cra­cias fue la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, a par­tir de ex­por­ta­cio­nes mal pa­ga­das y la pe­sa­da deu­da ex­ter­na. La in­fla­ción fue mo­ne­da co­mún y en Ar­gen­ti­na lle­gó a un ex­tre­mo tal que el pro­pio pre­si­den­te Al­fon­sín se re­ti­ró cin­co me­ses an­tes de ex­pi­rar su man­da­to. En Chi­le, en cam­bio, la re­no­va­da de­mo­cra­cia hu­bo de man­te­ner la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que ve­nía de atrás con un fuer­te im­pul­so, mien­tras que – a la in­ver­sa–, en Ni­ca­ra­gua, la se­ño­ra Cha­mo­rro se vio obli­ga­da a co­rre­gir los ex­ce­sos del in­ter­ven­cio­nis­mo de ins­pi­ra­ción mar­xis­ta que ha­bía traí­do el pri­mer san­di­nis­mo.

Más allá de jui­cios par­ti­cu­la­res y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.