Re­ga­los que com­bi­nan di­ver­sión y apren­di­za­je

La Na­vi­dad es una opor­tu­ni­dad pa­ra acer­car­les a los chi­cos ju­gue­tes que les es­ti­mu­len la crea­ti­vi­dad, la psi­co­mo­tri­ci­dad y el tra­ba­jo en equi­po. To­das las op­cio­nes.

Clarin - Extras - - BOOM DE JUGUETES DIDÁCTICOS -

Lle­gó la ho­ra de ves­tir­se de Pa­pá Noel. Las op­cio­nes que ofre­cen las vi­drie­ras pa­ra lle­nar la bol­sa de re­ga­los son mu­chas. Y no to­das sa­len en la tan­da pu­bli­ci­ta­ria de los ca­na­les in­fan­ti­les. Los ju­gue­tes di­dác­ti­cos, los ar­te­sa­na­les y los que imi­tan los que usá­ba­mos cuan­do no­so­tros éra­mos chi­cos es­tán de mo­da.

Se­gún el Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra la Pro­duc­ción ( CEP), un 60% de la pro­duc­ción de la in­dus­tria del ju­gue­te na­cio­nal co­rres­pon­de a jue­gos di­dác­ti­cos y ar­te­sa­na­les. Mu­chos son desa­rro­llos de py­mes de di­se­ño y pe­que­ñas fá­bri­cas q u e s e e s t á n ha­cien­do un l u g a r e n l a in­dus­tria. Son ju­gue­tes que di­vier­ten, pe­ro que, a la vez, e s t i m u l a n áreas tan im­por­tan­tes co­mo la crea­ti­vi­dad, la psi­co­mo­tri­ci­dad, la lec­toes­cri­tu­ra y el tra­ba­jo en equi­po.

“Los chi­cos se en­gan­chan ape­nas los prue­ban”, ex­pli­can Virginia Qui­les y Po­li­na Va­rren­ti, due­ñas de Abracadabra, una tien­da y web de ju­gue­tes di­dác­ti­cos na­cio­na­les. “Los que más se lle­van son los equi­pos de cons­truc­ción y todo lo que ten­ga que ver con la crea­ti­vi­dad, co­mo sets de ar­te, kits pa­ra ar­mar ba­rri­le­tes y mos­ta­ci­llas pa­ra ha­cer bi­jou”, agre­gan.

Nues­tras abue­las ju­ga­ban con mu­ñe­cas de tra­po. Y hoy la ten­den­cia pa­re­ce vol­ver el tiem­po atrás. Mu­chos di­se­ña­do­res em­pe­za­ron a fa­bri­car mu­ñe­cos ar­te­sa­na­les de for­mas lla­ma­ti­vas. Quiut lan­zó una lí­nea de mu­ñe­cos, so­na­je­ros y ma­no­plas te­ji­dos al cro­chet y re­lle­nos con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. Se con­si­guen des­de $ 70. Fu­lano & Men­gano ven­de unos al­moha­do­nes- mons­truo, di­se­ña­dos pa­ra abra­zar y dor­mir­se sin mie­do ($ 120). Al­ma­cén de co­lor tam­bién ven­de al­moha­do­nes con for­ma de pi­ra­tas des­de $ 90. Y Piaf lan­zó una se­rie de mu­ñe­cas de te­la co­lor jen­gi­bre ( des­de $ 120).

A los ne­nes les en­can­ta di­bu­jar en cual­quier par­te. Pa­ra que la ocu­rren­cia no ter­mi­ne en un re­to, Trim Toys lan­zó una se­rie de ves­ti­dos pa­ra di­bu­jar y des­pués usar ($ 180). La Di­bu­je­ría ven­de mu­ñe­cos pa­ra que los chi­cos de­co­ren a gus­to con mar­ca­do­res la­va­bles ( des­de $ 65). A to­dos les gus­ta es­cri­bir en el pi­za­rrón: Ni­ñi­tos pro­po­ne kits de pe­que­ñas pi­za­rras pa­ra ju­gar y di­bu­jar es­pe­cia­les pa­ra chi­cos de 3 a 5 años ( des­de $ 66). Pa­ra ne­nas más gran­des, Stu ven­de li­bre­tas rea­li­za­das en ma­te­ria­les re­ci­cla­bles.

Los ju­gue­tes de ma­de­ra se pu­sie­ron de mo­da de la mano de los di­se­ños vin­ta­ge. Cha­pó Lo­ló lan­zó una se­rie de di­se­ños pa­re­ci­dos a los que usa­ban los abue­los. Hay pe­rros sal­chi­chas, cohe­tes y co­ches ( des­de $ 95).

Un 60% de la in­dus­tria del ju­gue­te na­cio­nal co­rres­pon­de a jue­gos di­dác­ti­cos y ar­te­sa­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.