Tiem­po de re­ga­lar: di­me qué ho­ra tie­nes y te di­ré quién eres

De sol, de pul­se­ra, de mu­ñe­ca, de es­cri­to­rio... en la era del ce­lu­lar, los re­lo­jes si­guen sien­do un ob­je­to co­di­cia­do por quie­nes sa­ben apre­ciar­los.

Clarin - Extras - - RELOJES - Ve­ró­ni­ca Sa­la­tino

Si bien pa­ra mu­chos el ce­lu­lar re­em­pla­zó al re­loj pa­ra mar­car la ho­ra, es­tán quie­nes pre­fie­ren man­te­ner la cos­tum­bre de lu­cir uno, ya sea por­que bus­can tam­bién una pie­za de jo­ye­ría o por­que pre­ci­san lle­var­lo a esos lu­ga­res a los que los te­lé­fo­nos mó­vi­les to­da­vía no lle­gan, co­mo el fon­do del mar.

Cual­quie­ra fue­re el mo­ti­vo, al igual que su­ce­de con las car­te­ras de las mu­je­res, los re­lo­jes tam­bién va­rían se­gún la oca­sión: es­tán quie­nes eli­gen el de­por­ti­vo pa­ra sa­lir a co­rrer, pe­ro lo cam­bian por un clá­si­co pa­ra ir a tra­ba­jar o por uno más lu­jo­so en el mo­men­to de asis­tir a una fies­ta.

“El Mun­do de los re­lo­jes se pue­de com­pa­rar con el de los au­tos en cuan­to a la pa­sión que des­pier­tan y la am­pli­tud que tie­nen. Por ejem­plo, hay re­lo­jes de sol, de pul­se­ra, de mu­ñe­ca, de pa­red, de es­cri­to­rio, in­clu­so has­ta de are­na, pe­ro la reali­dad es que los que ma­yor fa­na­tis­mo des­pier­tan son los re­lo­jes de pul­se­ra, en sus más di­ver­sas re­pre­sen­ta­cio­nes y es­ti­los”, cuen­ta Pas­cual Fio­ren­za, del de­par­ta­men­to de Mar­ke­ting de Gru­po Ch­ro­nex ( re­pre­sen­tan­te ex­clu­si­vo en Ar­gen­ti­na de OME­GA, Pia­get, Tech­noMa­ri­ne y Ray­mond Weil).

Por lo tan­to, quie­nes quie­ran sor­pren­der en es­ta Na­vi­dad con uno de re­ga­lo, de­be­rán te­ner va­rias co­sas en cuen­ta, pe­ro so­bre todo de­be­rán eva­luar bien las ne­ce­si­da­des y per­so­na­li­dad del des­ti­na­ta­rio: “Los re­lo­jes for­man par­te de lo que las per­so­nas son, for­man par­te de ellos mis­mos; se es­ta­ble­ce en­tre el re­loj y su por­ta­dor una re­la­ción que de­no­ta ras­gos de la per­so­na mis­ma”, ex­pli­ca Fio­ren­za.

An­tes de com­prar, hay que eva­luar va­rios as­pec­tos. Uno de ellos es el es­ti­lo de la per­so­na que re­ci­bi­rá el re­loj, así co­mo sus ne­ce­si­da­des y el uso que se le da­rá. Tam­bién es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la edad, ya que los más jó­ve­nes son más adep­tos a los re­lo­jes de co­lo­res, mien­tras que los más gran­des, no tan­to.

Des­de Dan­fer in­vi­tan a mi­rar la pro­ce­den­cia de la pie­za: “La ins­crip­ción Swiss Ma­de es ga­ran­tía de ca­li­dad, ya que se tra­ta de un re­loj ma­nu­fac­tu­ra­do en la cu­na del ar­te re­lo­je­ro”. Y su­man cin­co pun­tos fun­da­men­ta­les a los que hay que pres­tar­les aten­ción:

• Mo­vi­mien­to: si es me­cá­ni­co, el re­loj du­ra­rá to­da la vi­da.

• Fun­cio­nes: el ti­po de cro­nó­gra­fo es la cla­ve. Por ejem­plo, si via­ja­mos fre­cuen­te­men­te, que el re­loj ten­ga la fun­ción de dis­tin­tos hu­sos ho­ra­rios es muy prác­ti­co.

• Ca­ja: pa­ra quie­nes quie­ren una pie­za fi­na, de­be ser de oro 18k. En tan­to, quie­nes pre­fie­ren uno de uso co­ti­diano, la re­co­men­da­ción es el ace­ro.

• Es­fe­ra: si la idea es bus­car un es­ti­lo ele­gan­te, de­be­rían ser es­mal­ta­das o con de­co­ra­ción.

• Co­rrea: si es de cue­ro, de­be te­ner he­bi­lla des­ple­ga­ble pa­ra alar­gar­le la vi­da útil. Si la idea es bus­car un re­loj re­sis­ten­te a todo, la co­rrea de­be ser de ace­ro.

Por úl­ti­mo, la her­me­ti­ci­dad es otro da­to, ya que cuan­do los re­lo­jes di­cen re­sis­tir has­ta 30 me­tros ba­jo el agua, en reali­dad só­lo son ap­tos pa­ra usar­los pa­ra la­var­se las ma­nos. Si el ob­je­ti­vo es re­ga­lar una pie­za que per­mi­ta que su due­ño se ba­ñe con ella o se me­ta a la pi­le­ta, tie­ne que te­ner una re­sis­ten­cia de has­ta 100 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.