¿ Y POR QUÉ NO CREER?

Clarin - Extras - - TECNOLOGÍA -

San Ni­co­lás de­di­có su vi­da y for­tu­na, si­glos atrás, pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de su­frien­tes, po­bres e in­fe­li­ces. Con el tiem­po, Oc­ci­den­te con­vir­tió su his­to­ria en le­yen­da y na­ció Pa­pá Noel. Su bo­ne­te co­lo­ra­do, bar­ba blan­ca y ojos ce­les­tes se con­vir­tie­ron en sím­bo­lo de es­tas fe­chas. La Na­vi­dad, en nues­tra tie­rra, com­par­te in­gre­dien­tes re­li­gio­sos y pa­ga­nos, reales e ima­gi­na­rios, his­tó­ri­cos y de le­yen­da. ¿ Por qué creer en Pa­pá Noel? Sin du­da no exis­ten res­pues­tas de­fi­ni­ti­va­men­te vá­li­das a es­ta pre­gun­ta. In­clu­so es po­si­ble que la me­jor res­pues­ta sea sim­ple­men­te: ¿ y por qué no?” Creer en Pa­pá Noel per­mi­te a los chi­cos ha­cer una lista de re­ga­los que les trae­rá de su via­je en reno al­re­de­dor del glo­bo. Po­si­bi­li­ta vi­vir la ilu­sión, una vez al año, de que exis­te un se­ñor, in­mor­tal y bon­da­do­so has­ta el in­fi­ni­to, que co­no­ce a ca­da uno y per­mi­te es­pe­rar con en­tu­sias­mo la me­dia­no­che. Creer en Pa­pá Noel pue­de ser una de­ci­sión. Al­gu­nos su­gie­ren que creer fa­ci­li­ta en los chi­cos un es­pí­ri­tu ma­te­ria­lis­ta. Es po­si­ble atre­ver­se a pen­sar que ello no de­pen­de del per­so­na­je, mu­cho me­nos de la le­yen­da. De­pen­de de cuán res­pon­sa­bles so­mos aque­llos que sos­te­ne­mos la ilu­sión de nues­tros hi­jos. Los pa­dres a ve­ces lle­na­mos esa ilu­sión de gran­des re­ga­los que no siem­pre na­cen de lo que an­he­lan los chi­cos, sino del afán de con­su­mo de los gran­des. Todo pre­sen­te, por pe­que­ño que sea, es va­lio­so. Orien­tar­los a pen­sar al mo­men­to de pe­dir, y en­se­ñar­les a ser hu­mil­des en esa ex­pec­ta­ti­va, pue­de ser una en­se­ñan­za que los acom­pa­ñe siem­pre. Creer o no creer, esa es po­si­ble­men­te la cues­tión. Per­so­nal­men­te, pre­fie­ro creer por­que, co­mo di­ce mi hi­ja Ma­nue­la, de cin­co años, “me­jor se lo pe­di­mos a Pa­pá Noel así no gas­tás pla­ta ma­má”, mien­tras me re­ga­la su me­jor son­ri­sa, al­go que no quie­ro per­der­me por na­da del mun­do. (*) PhD, Di­rec­to­ra de Neu­roE­du­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.