Jue­gos clá­si­cos: bus­can su lu­gar en­tre los fa­vo­ri­tos de los chi­cos

Los ju­gue­tes tra­di­cio­na­les es­ti­mu­lan la crea­ti­vi­dad y el apren­di­za­je, afir­man los ex­per­tos. Có­mo ar­ti­cu­lar­los con el uso de chi­ches di­gi­ta­les.

Clarin - Extras - - LO NUEVO VERSUS LO VIEJO - Ve­ró­ni­ca Sa­la­tino

Por más que la tec­no­lo­gía avan­ce, que los ju­gue­tes cam­bien de co­lor, for­ma o nom­bre, hay una co­sa que no va­ría: la in­fan­cia. Y, en ella, lo úni­co que no pue­de fal­tar es el jue­go. Lo di­cen los es­pe­cia­lis­tas y el sen­ti­do co­mún. “El ni­ño que no jue­ga es un ni­ño tris­te, que tie­ne pro­ble­mas. Los chi­cos de­ben ju­gar por­que for­ma par­te de su cre­ci­mien­to y de su desa­rro­llo; ese es el es­pa­cio en don­de van a po­ner en es­ce­na to­do: lo bueno, lo ma­lo, lo re­gu­lar, lo que les pa­só ayer. Sin jue­go, les fal­ta una par­te de la vi­da”, ase­gu­ra Ma­ría Mü­ller, di­rec­to­ra de la aso­cia­ción Sa­lud Ac­ti­va y de Lu­do­te­ca Ga­ra­ba­to,

En opi­nión de Da­mián Cal­vo, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Le­ko­tek, aso­cia­ción de­di­ca­da a la in­te­gra­ción de chi­cos con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, los jue­gos clá­si­cos tie­nen un rol en la trans­mi­sión de va­lo­res, li­mi­tes, tra­di­cio­nes y co­no­ci­mien­tos en­tre las di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes que no de­be perderse. “To­do lo que los adul­tos ha­cen en su vi­da co­ti­dia­na es­tá im­preg­na­do de la for­ma en có­mo ju­ga­ron en su in­fan­cia, al pun­to tal de que, in­clu­so, en mu­chas ci­vi­li­za­cio­nes los ni­ños apren­den los ofi­cios de mo­do lú­di­co”, se­ña­la Cal­vo.

Pe­ro los tiem­pos cam­bian y los jue­gos, tam­bién. Aun­que lo nue­vo no siem­pre re­em­pla­za lo vie­jo. Pa­ra Carolina Duek, au­to­ra del li­bro Jue­gos, ju­gue­tes y nue­vas tec­no­lo­gías, los jue­gos tra­di­cio­na­les co­mo el ta­te­tí, la da­mas o el ajedrez con­vi­ven sin pro­ble­mas con los mo­der­nos jue­gos elec­tró­ni­cos, co­mo la con­so­la de vi­deo­jue­gos. “Exis­te una co­exis­ten­cia en­tre dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y ju­gue­tes tra­di­cio­na­les y jue­gos de mesa, que es re­de­fi­ni­da a ca­da pa­so por par­te de los adul­tos, que son los que siem­pre acom­pa­ñan los pri­me­ros pa­sos del ni­ño en ca­da nue­vo jue­go”, di­ce Duek.

¿ Có­mo lo­grar, en­ton­ces, que un chi­co apa­gue la compu­tado­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.