DE­JAR LA DAN­ZA

“TO­DA ETA­PA TIE­NE UN FI­NAL Y NO DE­BE SER INEXO­RA­BLE­MEN­TE TRIS­TE”

Clarin - Mujer - - Front Page - T. Sissi Cio­ses­cu / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer

En el mun­do del ba­llet, las gran­des es­tre­llas de­jan el es­ce­na­rio mien­tras si­guen bri­llan­do o re­sis­ten has­ta que una luz in­te­rior se pren­de en se­ñal de alar­ma. Na­da más sub­je­ti­vo -y a ve­ces do­lo­ro­so- que de­cir “Bas­ta, has­ta aquí lle­gué”. For­ma­dos en la dis­ci­pli­na y el sa­cri­fi­cio, bus­can­do la per­fec­ción téc­ni­ca y ar­tís­ti­ca, los bai­la­ri­nes se en­tre­nan pa­ra po­der, po­der siem­pre y ca­da vez más. Des­de el prin­ci­pio, una mos­ca en la ore­ja les zum­ba el im­pe­ra­ti­vo “Tú pue­des” y la ma­yo­ría se pro­po­ne me­tas que al­can­za con lá­gri­mas y su­dor. En el ca­mino, las va­llas se sor­tean po­nien­do el cuer­po y el al­ma. Ca­da bai­la­rín sien­te -o pre­sien­te- si lle­gó el mo­men­to de la re­ti­ra­da. Pa­ra Sil­vi­na Pe­ri­llo (45) ex pri­me­ra bai­la­ri­na del Tea­tro Co­lón, el nú­me­ro es­ta­ba pues­to. Se­ría a los 45 años: “Des­de que en­tré al Co­lón su­pe que se­ría a esa edad, por­que con es­ta pro­fe­sión es­tás muy ex­pues­ta; no es lo mis­mo es­tar en la fi­la del cuer­po de baile, don­de se za­fa un po­co más, que es­tar ahí ade­lan­te. Po­dría ha­ber se­gui­do bai­lan­do unos años más, pe­ro siem­pre qui­se re­ti­rar­me dig­na­men­te. Que no se vie­se la de­ca­den­cia, el de­te­rio­ro fí­si­co. A ni­vel pro­fe­sio­nal -soy au­toe­xi­gen­te y per­fec­cio­nis­ta- mis maes­tros me die­ron una téc­ni­ca muy só­li­da, en­ton­ces nun­ca -al me­nos eso creo- me fa­lló na­da en es­ce­na, siem­pre fui muy se­gu­ra. A mi edad, aun­que domino to­da­vía la téc­ni­ca, no qui­se arries­gar­me a tras­ta­bi­llar. Me de­bo al pú­bli­co al que siem­pre qui­se dar­le lo me­jor. Ade­más, hay que de­jar­les es­pa­cio a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.”

“No to­dos lo ha­cen”

En char­la con Mu­jer, Sil­vi­na abre su co­ra­zón mien­tras cie­rra el te­lón de su ca­rre­ra. Su fun­ción de des­pe­di­da –ape­nas el pa­sa­do 8 de sep­tiem­bre- la col­mó de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. Sin­tió emo­ción y ale­gría; pe­ro su fe­li­ci­dad se en­tre­mez­cló con la tris­te­za que veía en sus com­pa­ñe­ros. “Fue her­mo­so ce­rrar una eta­pa con un bro­che de oro co­mo bai­lar Don Qui­jo­te; sen­tí que la per­for­man­ce ha­bía sa­li­do per­fec­ta”. La de­ci­sión de col­gar las pun­tas fue to­ma­da des­pués de mu­cho pen­sar­la; di­ce que ex­tra­ña­rá el aplau­so y el re­co­no­ci­mien­to pe­ro pa­ra na­da la exi­gen­cia de un en dehors (abrir los ta­lo­nes en án­gu­lo de 136º) o de un ara­bes­que… Es mu­cho es­fuer­zo y con la edad se ha­ce más ma­yor.

“Se­guir bai­lan­do era arries­gar­se a que se no­ta­ra el de­te­rio­ro. Ade­más, yo no in­te­gro una com­pa­ñía co­mo el Royal Ba­llet o la de la Ópe­ra de Pa­rís, don­de la tra­yec­to­ria sí es va­lo­ra­da. En­ton­ces no me pue­do dar el lu­jo de ir y ha­blar con la di­rec­to­ra ac­tual y de­cir­le “Quie­ro bai­lar es­to o aque­llo”. No pue­do ele­gir co­mo sí ocu­rre en otras com­pa­ñías, don­de te per­mi­ten se­lec­cio­nar tu re­per­to­rio. Lo que hi­ce fue co­mu­ni­car­le mi de­ci­sión ha­ce 3 años y por eso pe­dí una fun­ción de des­pe­di­da. No to­dos los bai­la­ri­nes lo ha­cen”.

Aho­ra Sil­vi­na es­tá en la eta­pa de dis­fru­tar del ba­llet des­de la platea. “Pien­so ir a ver bai­lar a mis com­pa­ñe­ros, via­jar con mi ma­ri­do -no tu­vi­mos hi­jos por elec­ción-, dis­fru­tar de mi casa, leer, re­cu­pe­rar una vi­da sin las pre­sio­nes a las que me so­me­tí des­de que em­pe­cé. En un fu­tu­ro me­dia­to me gus­ta­ría per­fec­cio­nar a pri­me­ros bai­la­ri­nes pa­ra vol­car en ellos lo que mis maes­tros me die­ron. No lo ha­ría con ni­ños, por aho­ra”.

Aun­que se ha­ya re­ti­ra­do, Sil­vi­na con­ti­nua­rá per­ci­bien­do su suel­do co­mo em­plea­da del Go­bierno de la Ciu­dad. Su car­go es el de bai­la­ri­na so­lis­ta es­ta­ble. Pe­ro pa­ra ju­bi­lar­se, de­be es­pe­rar a cum­plir los 60. Re­sul­ta iló­gi­co. Y aun­que pre­fie­re no ha­blar del te­ma, des­li­za que “en 1992 de­ro­ga­ron las ju­bi­la­cio­nes de pri­vi­le­gio y tam­bién las nues­tras, que no son de pri­vi­le­gio: te­nía­mos que cum­plir 20 años de ser­vi­cio y 40 años de edad. Pe­ro no sé qué pa­só y la ca­ja don­de apor­tá­ba­mos anual­men­te de­sa­pa­re­ció. La mi­tad de la com­pa­ñía es­tá ata­da to­da­vía al tea­tro, en dis­po­ni­bi­li­dad”.

Un 7 de agos­to

“¡El día de San Ca­ye­tano -en 1975- in­gre­sé al es­tu­dio de los maes­tros Wa­sil Tu­pin y Mer­ce­des Serrano! ¡Có­mo ol­vi­dar­me de esa fe­cha! A par­tir de ese mo­men­to, un fo­tó­gra­fo que con­tra­tó mi abue­la

“Pien­so ir a ver bai­lar a mis com­pa­ñe­ros, via­jar con mi ma­ri­do, re­cu­pe­rar una vi­da sin pre­sio­nes”

re­gis­tró ca­da aniver­sa­rio. Ten­go to­mas de ca­da uno de los 16 años mien­tras trans­cu­rría mi for­ma­ción”.

Sil­vi­na te­nía 3 años y ya bai­la­ba por to­da la casa. Su ma­má, que es­tu­dia­ba piano con la con­cer­tis­ta Pía Se­bas­tia­ni, le con­sul­tó a su pro­fe­so­ra so­bre dón­de man­dar a la ni­ña que so­ña­ba con bai­lar. La res­pues­ta que ob­tu­vo fue cla­ra y fir­me: “Si real­men­te le gus­ta, que va­ya al Co­lón. No la pon­gas en una es­cue­la de ba­rrio”.

Del se­cun­da­rio al ins­ti­tu­to

Y así fue. Ma­má se pre­sen­tó en la por­te­ría del tea­tro y la aten­dió el Se­ñor Mon­te­ne­gro, que en ese mo­men­to era un em­ble­ma de la ins­ti­tu­ción. “Jus­to ahí ba­ja el me­jor pro­fe­sor con el que pue­de ase­so­rar­se”, le di­jo. Era jus­to el maes­tro Tu­pin que da­ba cla­ses en el Ins­ti­tu­to. En ese mo­men­to te­nía 7 años. Fue di­fí­cil, me cos­ta­ba mu­cho ir al co­le­gio a la ma­ña­na y asis­tir a las cla­ses de dan­za a la tar­de. Vi­vía le­jos, via­ja­ba en co­lec­ti­vo du­ran­te una ho­ra… Cuan­do en­tré a la com­pa­ñía de­jé las cla­ses par­ti­cu­la­res pe­ro se re­do­bló el rit­mo. Ter­mi­né el se­cun­da­rio pe­ro me que­da­ron un par de ma­te­rias. Aho­ra, tal vez, las rin­da. ¡Voy a te­ner tiem­po y nun­ca es tar­de!” Y si­gue: “Pa­ra ha­cer es­ta ca­rre­ra hay que te­ner ca­rác­ter fuer­te lo que no sig­ni­fi­ca ser so­ber­bia. Te­nés que es­tar fir­me en tus con­vic­cio­nes por­que es un am­bien­te com­pe­ti­ti­vo. Yo no tu­ve ma­las ex­pe­rien­cias, co­mo eso de que te pon­gan co­sas aden­tro de las za­pa­ti­llas. Me lle­vé bien con la ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ros; soy ale­gre y fron­tal. Mi maes­tro Tu­pin me pre­pa­ró men­tal­men­te pa­ra ser bai­la­ri­na, pa­ra lle­gar y es­tar en el lu­gar que tu­ve. No es fá­cil; se abre el te­lón y mi­les de per­so­nas te mi­ran a vos so­la. Cuan­do una bai­la, mues­tra su per­so­na­li­dad ade­más de es­tar re­pre­sen­tan­do un rol. Te­nés que es­tar muy bien plan­ta­da y sa­ber muy bien quién sos: ni so­bre­va­lo­rar­te ni pen­sar que sos me­nos… Bien plan­ta­da pa­ra re­ci­bir tan­to ho­no­res co­mo crí­ti­cas, aún las des­truc­ti­vas. Todo sir­ve. Sa­ber de qué la­do vie­nen y quién te juz­ga es más im­por­tan­te que el jui­cio en sí. Sa­ber es­cu­char es al­go que tam­bién me en­se­ña­ron mis maes­tros. En es­ta pro­fe­sión te­nés un es­pe­jo. ¡O mu­chos! Al mi­rar­te, es cues­tión de en­ten­der que hay me­jo­res y peo­res que una”.

Todo tie­ne un prin­ci­pio

Aún sin ma­qui­lla­je, Sil­vi­na Pe­ri­llo tie­ne ca­ra de “mu­ñe­ca”. Es una mu­jer ma­du­ra, pe­ro se re­co­no­ce co­mo “un po­co chi­qui­li­na”. Sin em­bar­go, cuan­do re­fle­xio­na des­plie­ga sen­sa­tez. Son­ríe y ha­bla con una fres­cu­ra que des­mien­te el ar­que­ti­po de la di­va. Amé y amo mi pro­fe­sión, siem­pre la sen­tí co­mo una par­te im­por­tan­te de mi vi­da, pe­ro siem­pre su­pe que no es to­da mi vi­da. To­da eta­pa tie­ne un fi­nal y no tie­ne que ser inexo­ra­ble­men­te tris­te. Pue­de ser el prin­ci­pio de otra eta­pa. Tam­bién todo tie­ne un prin­ci­pio. ¡Ya es­toy vi­vién­do esa eta­pa, la de la nue­va Sil­vi­na! Me re­des­cu­bro es­cu­chan­do mu­cha mú­si­ca por­que to­da me en­can­ta. ¡Mien­tras lim­pio pon­go a Sandro y can­to con él; pue­do es­cu­char reg­gae­ton, Romeo Santos o Raj­mám­ni­nov! Di­cen que a todo fi­nal le co­rres­pon­de un nue­vo co­mien­zo. En­ten­der es­to es, pa­ra mí, go­zar de sa­lud men­tal”.

En la cum­bre. Sil­vi­na Pe­ri­llo en ple­na fun­ción de des­pe­di­da, en el

Tea­tro Co­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.