Cuan­do el amor lla­ma tres ve­ces

El­sa Agrás (90) co­no­ció al hom­bre de su vi­da a los 14 años. Sus pa­dres prohi­bie­ron el no­viaz­go. Ca­si “una vi­da” des­pués, se re­en­con­tra­ron y co­mie­ron per­di­ces.

Clarin - Mujer - - En Primera Persona - T: Mó­ni­ca So­ra­ci / f: Lo­re­na Luc­ca

Aque­llo de que cuan­do el amor es ver­da­de­ro na­da pue­de de­te­ner­lo, sue­na a fra­se tri­lla­da que co­ti­za en ba­ja. Es una ex­pre­sión más dig­na de un cu­le­brón ve­ne­zo­lano que de los víncu­los reales, ca­da vez más lí­qui­dos. Pe­ro en oca­sio­nes, el “has­ta que la muer­te nos se­pa­re” pue­de con­ver­tir­se en un he­cho tan real que des­pier­te un po­co de en­vi­dia en al­gu­nos. Es que la vi­da mu­chas ve­ces ofre­ce re­van­cha. Si lo sa­brá El­sa Agrás, la mu­jer cu­ya lu­ci­dez a los 90 años -re­cién cum­pli­dos- pue­de des­per­tar una cier­ta do­sis de en­vi­dia.

Aman­te de la mú­si­ca y de la dan­za des­de “que es­ta­ba en el vien­tre de mi ma­dre” y di­rec­to­ra del ba­llet 40/90 (ver re­cua­dro), El­sa tu­vo uno de esos amo­res que la ero­sión del tiem­po y de los ava­ta­res de la vi­da no pue­de des­truir.

Car­tas bajo la puer­ta

El­sa te­nía 14 años cuan­do, sin sos­pe­char­lo, en­con­tró ese amor que cual­quier mor­tal desea pa­ra sí. “El pri­me­ro y el úl­ti­mo”, en­fa­ti­za. Su­ce­dió en las clases de fran­cés en las que am­bos par­ti­ci­pa­ban. “Os­val­do te­nía 16 años y nos enamo­ra­mos per­di­da­men­te. El ar­te es­ta­ba en­tre no­so­tros -evo­ca, con esa cá­li­da son­ri­sa que sur­ge de un re­cuer­do fe­liz-. Nos es­cri­bía­mos ver­sos. Pe­ro cuan­do mis vie­jos se en­te­ra­ron, se ar­mó una ros­ca ... Me prohi­bie­ron se­guir vién­do­lo; se­gún ellos, no era un buen par­ti­do pa­ra mí”. Ta­jan­te. Co­mo en aque­llos años, la pa­la­bra de los pa­dres no ad­mi­tía di­sen­so, El­sa aca­tó la or­den. O ca­si. “Co­mo éra­mos ve­ci­nos -él vi­vía a la vuel­ta de mi ca­sa-, to­das las no­ches Os­val­do sa­lía a pa­sear al pe­rro y pa­sa­ba por mi ca­sa, y co­mo sil­ba­ba muy bien, cuan­do lle­ga­ba a la es­qui­na me avi­sa­ba que es­ta­ba cer­ca. Yo me aso­ma­ba y lo sa­lu­da­ba. A ve­ces, me pa­sa­ba una car­ti­ta por de­ba­jo de la puer­ta del ga­ra­ge y yo se la con­tes­ta­ba. To­da­vía con­ser­vo esas car­tas y tam­bién los ver­sos que me es­cri­bía”.

Pe­ro to­do aque­llo que­dó so­la­men­te en sa­lu­dos clan­des­ti­nos y en esas car­ti­tas es­cri­tas a es­con­di­das. Po­ca co­sa. Ape­nas se cru­za­ban de vez en cuan­do por el ba­rrio.

Fi­nal­men­te, el no­viaz­go ter­mi­nó. ¿El amor? Se man­te­nía inal­te­ra­ble.

Se­gun­da lla­ma­da

Cuan­do El­sa cum­plió los 18 años, se re­en­con­tró con Os­val­do y re­ini­cia­ron el no­viaz­go. El amor vol­vía a gol­pear­les la puer­ta. A es­con­di­das, cla­ro. “Nos es­ca­pá­ba­mos en bi­ci­cle­ta por­que mis pa­dres no sa­bían na­da. Pe­ro un día ellos en­con­tra­ron una car­ta que Os­val­do me ha­bía es­cri­to”, cuen­ta nos­tal­gio­sa. La de­ci­sión fue un gol­pe cer­te­ro al co­ra­zón. “Me sa­ca­ron de Buenos Aires y me man­da­ron cua­tro me­ses al cam­po, pa­ra ‘pro­te­ger­me’. En aque­llos años se usa­ba man­dar a las hi­jas afue­ra si el can­di­da­to no era bien vis­to por la fa­mi­lia”, cuen­ta.

Cuan­do El­sa re­gre­só, Os­val­do se ha­bía mu­da­do de ba­rrio. “Me de­jó otra car­ta a tra­vés de mi pri­mo, don­de me de­cía que se iba, que era me­jor así. Y que no lo bus­ca­ra ... Fue du­ro: re­pe­tí el año, me en­fer­mé, es­ta­ba muy mal”.

Co­mo los años cu­ran las he­ri­das, a los 42, El­sa se ca­só “con una muy bue­na per­so­na. Lo que­ría, pe­ro lo que más desea­ba era ser ma­dre. Yo que­ría te­ner cin­co hi­jos. La vi­da me dio tres: dos bio­ló­gi­cos y una ne­na adop­ta­da. Mi pri­mer hi­jo na­ció a los 10 me­ses de ca­sa­da. Fui una ma­má co­mo to­das, pe­ro más ju­gue­to­na, lo que me dio fa­ma de irres­pon­sa­ble y un po­co lo­ca. Yo te­nía dos vi­das: pa­ra aden­tro vo­la­ba y pa­ra afue­ra, era ama de ca­sa. Me­dio es­qui­zo, ¿no?”, di­ce ri­sue­ña. Y esa “lo­cu­ra” in­te­rior, es la que El­sa le trans­mi­tió a sus hi­jos.

Tras 20 años de un ma­tri­mo­nio sin so­bre­sal­tos, lle­gó el di­vor­cio. El­sa se fue a vi­vir so­la y em­pe­zó una te­ra­pia “sin sa­ber muy bien por qué lo ha­cía. Mi búsqueda, co­mo di­ce el pe­rio­dis­ta uru­gua­yo Eduar­do Ga­leano, mi ho­ri­zon­te. Ese ho­ri­zon­te que lo te­ne­mos a mano pe­ro que nun­ca lle­ga. Que­ría sa­ber quién era yo real­men­te, mi iden­ti­dad”, ar­gu­men­ta. Un día, en la se­sión, su te­ra­peu­ta le pre­gun­tó por qué no te­nía un aman­te, un no­vio o un ma­ri­do. “Le di­je que yo que­ría ser abue­la, que lo otro

de­bía es­pe­rar. Pe­ro co­mo si­guió in­sis­tien­do se­sión tras se­sión, un día le con­té que ha­bía es­ta­do muy enamo­ra­da, que Os­val­do era el amor de mi vi­da, pe­se a que me ha­bía ca­sa­do con otro hom­bre. En­ton­ces me pre­gun­tó si sa­bía al­go de él. ‘No sé na­da. Es una his­to­ria ter­mi­na­da’, le di­je. To­da­vía se­guía sien­do obe­dien­te. Qui­se mu­cho a mis pa­dres, pe­ro eso que di­cen, que es me­jor ha­ber na­ci­do huér­fa­na, es cier­to”, se ríe. Po­co an­tes de que su te­ra­peu­ta le die­ra el al­ta, tras on­ce años de tra­ta­mien­to, El­sa es­cu­chó a su co­ra­zón. “Lle­gué a mi ca­sa, bus­qué el te­lé­fono de Os­val­do en la guía, y lo lla­mé. No le di­je quién era, me hi­ce pa­sar por otra chi­ca del gru­po del ba­rrio; te­nía mie­do por­que yo ya te­nía cin­cuen­ta y tan­tos -ad­mi­te-. Co­mo él sa­bía que me ha­bía ca­sa­do y te­ni­do hi­jos, no me re­la­cio­nó. Le pre­gun­té si es­ta­ba ca­sa­do y me di­jo que ha­cía mu­chos años se ha­bía enamo­ra­do per­di­da­men­te de una chi­ca y que nun­ca vol­vió a sen­tir al­go pa­re­ci­do”.

Las char­las te­le­fó­ni­cas si­guie­ron y un día Os­val­do tu­vo una in­tui­ción: “Sos El­sa, ¿no?”, le pre­gun­tó.

“Nos pu­si­mos a llo­rar. Al fi­nal, de­ci­di­mos ver­nos. Te­nía­mos tan­tas co­sas que de­cir­nos ... El re­en­cuen­tro fue en su ca­sa ya que él te­nía que cui­dar de su ma­dre y sus tíos, que te­nían más de 80 años. Cuan­do nos vi­mos, des­pués de tan­to tiem­po, nos que­da­mos mi­rán­do­nos”.

La dan­za de la vi­da

El­sa y Os­val­do em­pe­za­ron a ver­se co­mo ami­gos. “Mi idea era no te­ner na­da más y Os­val­do tam­po­co me pro­pu­so na­da. Un día fui a su ca­sa con mis hi­jos, pa­ra que lo co­no­cie­ran. Es­tu­vi­mos char­lan­do has­ta las cua­tro de la ma­dru­ga­da y, cuan­do nos fui­mos, mi hi­jo ma­yor me di­jo: ‘Si no te ca­sás con es­te ti­po, sos una ta­ra­da”, re­cuer­da y se ríe con ga­nas.

Pri­me­ro hu­bo no­viaz­go. Des­pués, lle­gó la con­vi­ven­cia. Hi­cie­ron fies­ta pe­ro no pa­sa­ron por el Re­gis­tro Ci­vil. “No era ne­ce­sa­rio”, jus­ti­fi­ca El­sa. Y agre­ga: “Pe­ro em­pe­za­mos a so­ñar jun­tos. Os­val­do, que era Pri­mer Pre­mio Na­cio­nal de Di­bu­jo, de­jó la res­tau­ra­ción pa­ra de­di­car­se de lleno a la pin­tu­ra. Era muy re­que­ri­do en Eu­ro­pa y apro­ve­chá­ba­mos pa­ra via­jar los dos. Pu­di­mos re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do a la vez que vi­vi­mos to­do lo que no pu­di­mos en nues­tra ado­les­cen­cia. Mis pa­dres nos se­pa­ra­ron, pe­ro el des­tino nos re­en­con­tró”.

Mien­tras El­sa y Os­val­do, por fin, dis­fru­ta­ban de un amor ya sin ba­rre­ras, a ella le vol­vió pi­car el bi­chi­to de la dan­za, aque­lla pa­sión que tu­vo que de­jar­por­que en el círcu­lo don­de se mo­vía su an­te­rior ma­ri­do, eso no era bien vis­to. Es­tu­dió téc­ni­cas cor­po­ra­les, gim­na­sia cons­cien­te y eu­to­nía. Has­ta se le ocu­rrió ar­mar un ba­llet, “pe­ro de gen­te gran­de, que no su­pie­ra bai­lar. Un ami­go su­gi­rió que le pu­sie­ra 40/60, por­que yo no que­ría oír ha­blar de ter­ce­ra edad. Os­val­do era mi in­ter­lo­cu­tor acer­ca de es­te pro­yec­to. El eva­lua­ba las di­fi­cul­ta­des de lo­grar lo que yo in­ten­ta­ba”. Así sur­gió la idea de ha­cer la pri­me­ra tem­po­ra­da del ba­llet 40/90. “Ha­bía que en­sa­yar mu­cho, mu­chí­si­mo, pe­ro a par­tir de ahí, to­dos los años mis alum­nas se suben al es­ce­na­rio”, ce­le­bra.

Des­pués de 20 años jun­tos, Os­val­do de­jó es­ta vi­da. Hoy, El­sa tie­ne sus hi­jos y nie­tos y es­te ba­llet que tan­ta ener­gía le in­yec­ta. Es una mu­jer fe­liz.

Una mu­jer fe­liz. Así se de­fi­ne Elas Agrás, y cuan­do cuen­ta su his­to­ria se en­tien­de que tie­ne ra­zo­nes pa­ra sen­tir­se de esa ma­ne­ra. Ade­más, di­ri­ge el Ba­let 40/90. La dan­za, su otra pa­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.