Pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos

Guía prác­ti­ca pa­ra eli­mi­nar y re­co­no­cer a es­tos enemi­gos que aten­tan con­tra la ca­li­dad de vi­da.

Clarin - Mujer - - Salud - Por Bea­triz V. Go­yoa­ga *

Los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, re­cu­rren­tes, pue­den per­se­guir­nos y em­pa­ñar nues­tra vi­da, sin em­bar­go no son fan­tas­mas im­po­si­bles de com­ba­tir. Más allá de las si­tua­cio­nes que los ori­gi­nan, con fre­cuen­cia ad­mi­ten ra­zo­nes que fá­cil­men­te se po­drían eli­mi­nar con to­mar un po­co de con­cien­cia y desear me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da. Al­gu­nos mo­ti­vos que pue­den des­en­ca­de­nar­los: - Fi­sio­ló­gi­cos. A me­nu­do, los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos pue­den sur­gir por pro­ble­mas de cir­cu­la­ción por no prac­ti­car ejer­ci­cio fí­si­co o yo­ga.

-Res­pi­ra­ción inade­cua­da. Te­ner in­su­fi­cien­te su­mi­nis­tro de oxí­geno al ce­re­bro pue­de afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a la men­te.

-Pro­ble­mas “ener­gé­ti­cos”. La men­te pue­de es­tar pe­sa­da y ne­ga­ti­va de­bi­do al ni­vel de ener­gía que flu­ye en el or­ga­nis­mo. Cuan­do la ener

gía vi­tal ( Pra­na, en sáns­cri­to, o

Chi o qui, en chino y ja­po­nés) es­tá ba­ja, los pen­sa­mien­tos se po­nen os­cu­ros y ne­ga­ti­vos. En es­tos ca­sos, con­vie­ne ob­ser­var las fuen­tes que da la na­tu­ra­le­za pa­ra ele­var la ener­gía. Es­to in­clu­ye: -La ali­men­ta­ción -El des­can­so -La res­pi­ra­ción -El es­ta­do fe­liz de la men­te De es­tas cua­tro, la res­pi­ra­ción es la que más des­co­no­ce­mos y más se­cre­tos en­cie­rra.

Sa­li­das po­si­bles Una vez iden­ti­fi­ca­do el mo­ti­vo, la so­lu­ción es­tá en nues­tras ma­nos. -Pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción, el ejer­ci­cio fí­si­co ayu­da in­me­dia­ta­men­te. Ha­cer es­ti­ra­mien­tos o yo­ga al le­van­tar­se es ideal pa­ra los que no aman mo­ver­se. Prac­ti­car al­gún de­por­te co­mo natación, te­nis, fút­bol o co­rrer, por ejem­plo, tam­bién es ex­ce­len­te. Mu­chos ig­no­ran que can­tar y bai­lar me­jo­ra la cir­cu­la­ción y ele­va la ener­gía. “Me­di­tar re­gu­lar­men­te y prac­ti­car pra­na­ya­mas ayu­da a que to­do es­to flu­ya y a te­ner una men­te ágil, se­re­na y cen­tra­da”, ase­gu­ra Sri Sri Ra­vi Shan­kar, fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir. -De acuer­do a es­ta fi­lo­so­fía, cui­dar nues­tro cuer­po im­pli­ca co­mer sano y ha­cer al­gu­na lim­pie­za pro­fun­da del in­tes­tino e hí­ga­do, una o dos ve­ces al año, bajo la su­per­vi­sión de un pro­fe­sio­nal. Al­gu­nas lim­pie­zas in­clu­yen be­ber agua en gran­des can­ti­da­des jun­to a una se­rie de ejer­ci­cios. Es una prác­ti­ca sim­ple e inócua, que de­be ser mo­ni­to­rea­da por ex­per­tos. El agua lim­pia el cuer­po, eli­mi­nan­do las to­xi­nas e im­pu­re­zas del or­ga­nis­mo. Rea­li­zar una die­ta a ba­se de fru­tas y verduras -que fa­vo­rez­ca la di­ges­tión- tam­bién ayu­da a te­ner cla­ri­dad de pen­sa­mien­to. -Fi­nal­men­te, bus­car bue­nas com­pa­ñías, gen­te ale­gre, con ga­nas de com­par­tir co­sas her­mo­sas y que ten­gan en­fo­ques sa­nos y po­si­ti­vos de la vi­da. Las ma­las com­pa­ñías tam­bién pue­de ba­jar la ener­gía. -Si a pe­sar de se­guir es­tas ob­ser­va­cio­nes, los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos con­ti­núan, hay que te­ner en cuen­ta que así co­mo vie­nen se van. No im­por­ta. No hay que de­di­car­le tan­ta aten­ción. Si se les te­me, es­tos pen­sa­mien­tos per­ma­ne­ce­rán. Si no se les te­me, los pen­sa­mien­tos flu­yen, “sa­len”, se van. La ora­ción y la me­di­ta­ción tam­bién son he­rra­mien­tas pa­ra ahu­yen­tar­los. Di­ce Sri Sri Ra­vi Shan­kar: “Si me­di­tás, tus pen­sa­mien­tos se re­fres­can, se re­nue­van”. Me­di­tar, son­reír, ser fe­liz y ha­cer fe­liz. *Bea­triz V. Go­yoa­ga es ins­truc­to­ra de me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción, coor­di­na­do­ra pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y Es­pa­ña de El Ar­te de Vi­vir, don­de tra­ba­ja co­mo vo­lun­ta­ria des­de ha­ce 17 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.