En­tre mu­je­res

Ana­lía Maio­ra­na po­sa con sus hi­jas Lo­la y Ma­le­na y su mamá Nor­ma. Ade­más ha­blan de to­do: la mo­da, las re­des so­cia­les y la fa­mi­lia en­sam­bla­da.

Clarin - Mujer - - News - f: Ga­briel Ma­cha­do / t: Car­la Rodríguez / p: Fabián Me­di­na Flo­res / i: Jaz­mín De­viz­zi

LLa pri­me­ra en lle­gar al es­tu­dio de Ga­briel Ma­cha­do es Nor­ma, es­plén­di­da a los 70 y pi­co y due­ña de una be­lle­za muy na­tu­ral. Al ra­to lle­ga Ana­lía (43) con Lo­la (17) y Ma­le­na (12), sus hi­jas, y dos pe­di­dos es­pe­cia­les que le hi­zo el fo­tó­gra­fo, que co­no­ce las ha­bi­li­da­des de es­ta fa­mi­lia: bu­dín de ba­na­na y tor­ta de man­za­na, to­do co­ci­na­do por las chi­cas. Na­da mal pa­ra co­men­zar la pro­duc­ción en un día llu­vio­so. Fabián Me­di­na Flo­res las in­vi­ta a vi­si­tar un per­che­ro con decenas de cam­bios, Mabby Au­tino se en­car­ga del ma­ke up y Die­go Im­pa­gliaz­zo da los úl­ti­mos to­ques al pei­na­do pa­ra que en las fo­tos to­das se vean aún más be­llas. Por­que es in­ne­ga­ble que es­tas tres ge­ne­ra­cio­nes lle­van la be­lle­za en la san­gre. Y la sen­si­bi­li­dad. La char­la se desa­rro­lla en me­dio de ri­sas mez­cla­das con lá­gri­mas de emo­ción.

¿Có­mo es su re­la­ción con la mo­da?

Ana­lía: Pa­ra to­das es dis­tin­to. A mamá, la mo­da le pa­sa de lar­go. Pa­ra ella es lo mis­mo, no se de­ses­pe­ra. Pe­ro siem­pre es­tá es­plén­di­da.

Nor­ma: Yo a ve­ces le de­cía: “Ana­lía, con una ca­mi­sa na­tu­ral ya es­tás”. Y ella me res­pon­día: “Ma­mi yo no soy tan for­mal”. Siem­pre fui más clá­si­ca pe­ro me gus­ta es­tar bien y sen­ci­lla. Cuan­do me ma­qui­llan mu­cho me quie­ro mo­rir.

Ana­lía: La ro­pa tie­ne que ver con la vi­da que uno lle­va. Aho­ra es­toy un po­co más ur­ba­na. De chi­ca te­nía una on­da más hip­pie por­que vi­vía en el Del­ta los fi­nes de semana.

Lo­la: Con mis ami­gas tra­ta­mos de es­tar to­do el tiem­po dan­do lo má­xi­mo (ri­sas): ma­qui­lla­je a full, un vier­nes pa­ra sa­lir estamos to­das sú­per arre­gla­das. Pue­do te­ner una fies­ta en un mes y me emo­cio­na ir pen­san­do qué me voy a po­ner.

Ma­le: Yo creo que sa­lí más a mamá, a mí me gus­ta es­tar có­mo­da, ob­vio que can­che­ra... Tam­bién si­go las ten­den­cias de la mo­da, me di­vier­te.

Ana­lía: El shop­ping no es un há­bi­to en nues­tra fa­mi­lia y tam­po­co van atrás de las mar­cas. Eso sí, so­mos fa­ná­ti­cas de la ro­pa de Be­ni­to Fer­nán­dez que es como un tío en la fa­mi­lia.

¿Creen que las re­des so­cia­les y el mos­trar­se to­do el tiem­po mo­di­fi­có la re­la­ción con la mo­da?

Ana­lía: En una de las char­las que or­ga­ni­zo pa­ra mu­je­res, una de las par­ti­ci­pan­tes me di­jo: “Cuan­do via­jo ar­mo la va­li­ja en fun­ción de Fa­ce­book, pa­ra que la gen­te no me vea con la mis­ma ro­pa en las fo­tos”. Y

di­je guauuu, qué lo­co, qué pi­las es­ta mu­jer.

Lo­la: Y sí, las re­des te ex­po­nen. Si yo sal­go un vier­nes y tam­bién el sá­ba­do, no voy a po­ner­me lo mis­mo. Te sa­cas­te una fo­to o al­guien la subió y ya es­tá.

Nor­ma: Pe­ro qué ho­rror, es­tar mos­tran­do a los de­más có­mo es­tá uno, qué me pu­se, en dón­de es­toy... No me gus­tan las re­des so­cia­les.

Y us­te­des chi­cas, ¿có­mo se lle­van con las re­des so­cia­les?

Lo­la: A mí me gus­tan mu­cho, uso Ins­ta­gram a full. Ma­le: A mí tam­bién, me en­can­ta, es di­ver­ti­do.

¿Su uso tie­ne lí­mi­tes?

Ana­lía: Las re­des so­cia­les hoy son cla­ve, pe­ro to­do tie­ne que ver con có­mo se uti­li­zan. El uso ex­ce­si­vo no es­tá bueno. Pe­ro cuan­do se uti­li­zan con un fin solidario has­ta le po­dés cam­biar la vi­da a la gen­te. Los pa­pás te­ne­mos que acom­pa­ñar es­te pro­ce­so.

Nor­ma: El con­trol es bueno. Yo a ve­ces veo a los chi­cos con el te­lé­fono y pien­so: con quién ha­blan, qué es­tán di­cien­do... Por­que me asus­ta, es tre­men­do lo que uno es­cu­cha hoy en día, to­do lo que ve­mos de chi­cas que des­apa­re­cen.

¿Có­mo eran los con­tro­les en tu épo­ca, Nor­ma?

Nor­ma: “No sa­lís”, así era. Yo de­cía: “Ma­mi hoy me in­vi­ta­ron a un té con los del Li­ceo Na­val”. En esa épo­ca era una ma­ra­vi­lla. “¿Qué?, ¿adón­de?” “No”, era la res­pues­ta. Me te­nía que po­ner de no­via pa­ra sa­lir un po­qui­to y con ho­ra­rios.

¿Qué le acon­se­jás a Ana­lía cuan­do Lo­la sa­le con sus ami­gas?

Nor­ma: A ve­ces me quie­ro mo­rir, ya aho­ra no di­go na­da. Re­cuer­do cuan­do Ana­lía via­ja­ba de chi­ca por su tra­ba­jo, pe­ro ella siem­pre es­ta­ba pre­sen­te lla­man­do por te­lé­fono o man­dan­do un fax. Nos con­ta­ba qué ha­cía y me que­da­ba tran­qui­la. Yo sa­bía la hi­ja que te­nía y có­mo iba a ac­tuar.

Ana­lía: Eso me pa­sa con mis hi­jas, pa­ra mí la pa­la­bra cla­ve es acom­pa­ñar y acon­se­jar. Me gus­ta que sus ami­gas ven­gan a ca­sa, com­par­tir esos mo­men­tos.

Lo­la y Ma­le, ¿se sien­ten con­tro­la­das por mamá?

Ma­le: Sí, igual bien, por ejem­plo, en Pi­na­mar me de­jó ir por pri­me­ra vez a una ma­ti­né y no es­tu­vo ca­da mi­nu­to man­dan­do men­sa­jes como ha­ce siem­pre, es­tu­vo re­la­ja­da (ri­sas).

¿Có­mo ma­ne­jan la ex­po­si­ción fa­mi­liar? Las fo­tos, ir a lo de Su­sa­na Giménez...

Lo­la: Al prin­ci­pio no me gus­ta­ba na­da. Creo que en sex­to gra­do hice un clic y me em­pe­zó a gus­tar, me di­vir­tió pro­du­cir­me, ir a los even­tos, lo lle­vo bien.

Ma­le: A mí me en­can­ta, me gus­ta, pe­ro hay ve­ces que es­tá bueno un po­co de tran­qui­li­dad.

Hoy con­for­man una fa­mi­lia en­sam­bla­da. ¿Có­mo re­sul­tó esa unión?

Nor­ma: Como yo tam­bién me di­vor­cié, lo to­mé bien, sé lo que es. Eso sí, pen­sé mu­cho en las chi­cas, có­mo lo po­drían to­mar ellas. Me en­can­ta ver la fa­mi­lia en­sam­bla­da que for­ma­ron. Mis con­sue­gros son un amor y los chi­cos de Die­go (San­ti­lli) di­vi­nos.

Ma­le: Via­jar los sie­te me pa­re­ce un gran pro­gra­ma, me re di­vier­te.

Ana­lía: Es de pe­lí­cu­la, apar­te te­ne­mos to­das las eda­des, des­de 5/6 años has­ta 17.

Lo­la: No­so­tras de ser dos pa­sa­mos a ser cin­co y cuan­do via­ja­mos, sie­te. La ca­mio­ne­ta es un te­ma muy di­ver­ti­do. A ve­ces lle­ga­mos al ho­tel a la no­che y con Ma­le­na y de­ci­mos: “¡Có­mo nos reí­mos hoy!”

Aho­ra que te ca­sas­te con Die­go, ¿en qué cambió tu vi­da co­ti­dia­na?

Ana­lía: Yo creo que el cam­bio fue más pa­ra Die­go que pa­ra mí. A ve­ces me mi­ra y me di­ce: “Sos un hu­ra­cán”, aunque tam­bién re­co­no­ce que le doy mu­cha paz. No sé de dón­de sa­co eso (ri­sas). ¡Las tres so­mos muy efu­si­vas! Y ni te cuen­to de mis ami­gas que son igual de in­ten­sas que yo (más ri­sas).

¿Te sen­tís con más res­pon­sa­bi­li­dad aho­ra que tu ma­ri­do es vi­ce­je­fe de Go­bierno?

Ana­lía: Co­la­bo­ro con fun­da­cio­nes des­de ha­ce 18 años y soy la ma­dri­na de Cuer­po y Al­ma, y Fun­da­ción Pa­dres. Los dos siem­pre fui­mos per­so­nas muy com­pro­me­ti­das con lo so­cial, ca­da uno des­de su rol. Hoy nos com­ple­men­ta­mos y com­par­ti­mos es­ta in­quie­tud.

Lo­la y Ma­le, ¿les gus­ta acom­pa­ñar a mamá en sus ta­reas so­li­da­rias?

Lo­la: Sí, re. Siem­pre la acom­pa­ña­mos.

Ana­lía: Pa­ra ellas es al­go na­tu­ral: des­de chi­qui­tas siem­pre vi­si­ta­mos ho­ga­res de ba­jos re­cur­sos así como de chi­cos en trán­si­to. Tam­bién me in­cul­ca­ron el va­lor del tra­ba­jo y la edu­ca­ción. Es­tar sen­ta­dos en la ce­na sin la te­le pren­di­da o mi­ran­do los ce­lu­la­res es cla­ve en una fa­mi­lia pa­ra po­der dia­lo­gar.

Lo­la: Nues­tras co­mi­das en ca­sa son eternas, pe­ro pa­sán­do­la bien, es el mo­men­to que com­par­ti­mos.

¿Son con­fi­den­tes con la abue­la?

Lo­la: A mí me en­can­ta con­tar­le co­sas, ob­vio que no to­do, pe­ro es una for­ma de man­te­ner­la en te­ma.

Nor­ma: Es di­ver­ti­do, yo siem­pre le com­pro li­bros ro­mán­ti­cos (ri­sas).

Siem­pre se ha­bla de la com­pe­ten­cia fe­me­ni­na, de las ma­dres con las hi­jas.

Nor­ma: Acá no exis­te eso. Lo­la: Nun­ca fue un te­ma.

Nor­ma: Lo úni­co que yo sen­tí, pe­ro nun­ca me mo­les­tó, es que cuan­do ca­mi­na­ba con Ana­lía, yo no exis­tía. No me mi­ra­ban ni si­quie­ra las per­so­nas ma­yo­res. De­cía: “De­jé de exis­tir” (ri­sas).

Ana­lía: Con res­pec­to al ves­tua­rio, cuan­do uno em­pie­za a te­ner hi­jas ado­les­cen­tes, como ma­dre vas mo­de­rán­do­te un po­co: si usa­ba al­go más cor­to, me lo fui alar­gan­do. En esas co­sas me cui­do mu­cho, me na­ce, hay que de­jar lu­gar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Pa­ra ter­mi­nar me gus­ta­ría que de­fi­nan en una pa­la­bra la re­la­ción que tie­nen las cua­tro.

Nor­ma: Bár­ba­ra, res­pe­tuo­sa (se emo­cio­na). Ma­le: Com­pa­ñe­ris­mo. Lo­la: Au­tén­ti­ca, con mu­cha per­so­na­li­dad.

Ana­lía: Amor. Sien­to que el amor es lo que te ha­ce pa­sar por los malos y bue­nos mo­men­tos. Con amor to­do se pue­de, que es lo que mamá me di­jo cuan­do me iba a ca­sar con Die­go: “Te fe­li­ci­to y te ad­mi­ro por­que te vol­vis­te a enamo­rar”. Y con amor fun­cio­na to­do, una fa­mi­lia, un ser hu­mano, un país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.