“Yo te­nía que dar­les un ho­gar”

Nancy Uguet (50) es la crea­do­ra del re­fu­gio que lle­va su nom­bre y que, des­de 2003, da con­ten­ción a ma­dres e hi­jos.

Clarin - Mujer - - En Primera Persona - T: Ma­ria­na Pe­rel / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer

Nancy Uguet (50) se pre­sen­ta y di­ce: “No creé el Re­fu­gio Uguet Mon­da­ca por una ex­pe­rien­cia mía trau­má­ti­ca, al con­tra­rio, fue el amor de mi ma­dre que me dio tan­to que no pu­de más que se­guir su ejem­plo. Ade­más, nun­ca aguan­té las in­jus­ti­cias”. Su in­fan­cia fue de las fe­li­ces, en el ba­rrio de Ca­ba­lli­to. “Aun­que era otra épo­ca, los chi­cos des­co­no­cían sus de­re­chos. Yo, sin sa­ber, me da­ba cuen­ta de lo que es­ta­ba bien o mal. Una vez, un ne­ne me di­jo: “No te pe­go por­que sos mu­jer”. Le pe­dí a ma­má que me cor­ta­ra el pe­lo. ‘Quie­ro pe­lear con él’, le di­je. Ella se reía. Mis pa­dres me acep­ta­ban e in­clu­so fo­men­ta­ban mi for­ma de ser.”

Re­co­no­ce a su ma­ter­ni­dad tem­pra­na co­mo su pri­me­ra y gran re­bel­día. “Yo es­ta­ba fe­liz por ser ma­dre, aun­que fue­ra sol­te­ra”. Te­nía 19 años, vi­vía con su fa­mi­lia. Tra­ba­ja­ba co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va. “No du­ra­ba. Veía in­jus­ti­cias y re­nun­cia­ba”. Des­pués se ca­só, Nancy, tu­vo otra hi­ja. Se se­pa­ró, vuel­ve a son­reír: “A él tam­po­co lo aguan­té”.

To­do em­pe­zó ha­ce 15 años. Nancy vi­vía en Tem­per­ley con sus dos hi­jos. Es­cu­cha­ba los gri­tos del ve­cino in­sul­tan­do a su mu­jer, dia­ria­men­te. Una no­che, el hi­jo ma­yor la des­per­tó asus­ta­do, cre­yó que la ma­ta­ba. Se es­cu­chó un “¡Bas­ta, a la ne­na no!”; des­pués el gol­pe y el llan­to. En­ton­ces Nancy sal­tó el mu­ro y en­tró a la ca­sa. “El hom­bre se que­dó sor­pren­di­do al ver­me. Aga­rré a la ne­na, a la mu­jer, y sa­li­mos las tres”. La acom­pa­ñó a ha­cer la de­nun­cia po­li­cial, ella se fue con sus pa­dres. Des­pués, ca­si na­tu­ral­men­te, Nancy, por pe­di­do de sus hi­jos, co­men­zó a so­co­rrer a los com­pa­ñe­ros del co­le­gio. Chi­cos que que­da­ban en la ca­lle por im­po­si­ción del nue­vo no­vio de la ma­má, por ejem­plo. En esos ca­sos, lla­ma­ba a la ma­dre quien so­lía ce­der la te­nen­cia del hi­jo sin re­pa­ros. Pe­ro no era sen­ci­llo, Nancy tu­vo que apren­der cues­tio­nes le­ga­les. Su­po del sis­te­ma de guar­das: fa­mi­lias sus­ti­tu­tas que cui­dan ni­ños en si­tua­ción de con­flic­to o aban­dono. Ha­bi­li­ta­da co­mo guar­da, Nancy, se fue ha­cien­do car­go de las víc­ti­mas que se­guían lle­gan­do. Apren­dió a con­te­ner­los, les en­se­ñó so­li­da­ri­dad: “Dar, eso lle­na”. Con­si­guió que un ne­go­cio le die­ra fac­tu­ras y le­che pa­ra que, los ni­ños que cui­da­ba en ca­sa, se los die­ran a otros que lle­ga­ban a la es­ta­ción de tren de Tem­per­ley des­de zo­nas muy ca­ren­cia­das. “No en­ten­dían por­qué de­bían ali­men­tar­los, pe­ro al es­cu­char­los de­cir: ‘Vos te­nés suer­te, por­que pa­ra mí es­ta es la úni­ca co­mi­da del día’, va­lo­ra­ban lo que te­nían”.

A ve­ces, los pe­que­ños que Nancy cui­da­ba vol­vían con sus pa­dres, otras no. Crió a un va­ron­ci­to has­ta los 18. ¿El des­ape­go? “Lo más di­fí­cil, pe­ro ya de­jé de llo­rar. En­tien­do que se que­dan con­mi­go has­ta que pue­den se­guir con sus vi­das”. Aun­que la vi­si­tan, siem­pre. Sus hi­jos la lla­man abue­la.

Al pe­di­do de sus hi­jos se su­mó al gri­to de au­xi­lio de mu­je­res que su­frían mal­tra­to. Uguet les acon­se­ja­ba que de­nun­cia­ran, pe­ro ellas se re­sis­tían por­que des­pués, al vol­ver a ca­sa, se­ría peor. En­ton­ces, Nancy las in­vi­ta­ba a la su­ya, en Bur­za­co. Así na­ció El re­fu­gio pa­ra mu­je­res y ni­ños, en el 2003: “Te­nía que dar­les un ho­gar”. Lo bá­si­co: tres cuar­tos, co­ci­na, un pa­tio. Mu­cho amor. “Es du­ro. La mu­jer se va de­ján­do­lo to­do. Han lle­ga­do des­cal­zas, no só­lo las­ti­ma­das”. Nancy cuen­ta que lle­va mu­cho tiem­po y co­ra­je sa­lir del so­me­ti­mien­to. El lí­mi­te es cuan­do to­can a sus hi­jos. “Los ma­ri­dos las ame­na­zan con qui­tár­se­los si de­jan el ho­gar. Eso no es po­si­ble, les in­for­mo. Las co­sas que aguan­tan las mu­je­res por no sa­ber es tre­men­do. Lo peor es que na­tu­ra­li­zan la vio­len­cia. Las vio­lan de­lan­te de sus chi­cos. Ellas ca­llan”. Al­gu­nas se es­ca­pan con los hi­jos que al­can­zan a lle­var. Ya ins­ta­la­das en el re­fu­gio se ar­ma un ope­ra­ti­vo pa­ra res­ca­tar a los que de­ja­ron. Par­te del pro­ce­so es acom­pa­ñar­las a la co­mi­sa­ría pa­ra ha­cer la de­nun­cia.

El ar­te de la con­ten­ción

“An­tes no exis­tía la co­mi­sa­ría de la mu­jer, era mu­cho más di­fí­cil”. De tan­to ir a la co­mi­sa­ría, Nancy y su re­fu­gio, se hi­cie­ron co­no­cer. Uguet des­ta­ca la co­la­bo­ra­ción de Ca­ri­na Moyano, ti­tu­lar de la Co­mi­sa­ría de la Mu­jer de Al­mi­ran­te Brown des­de ha­ce dos años. Con ella se es­ta­ble­ció la si­guien­te di­ná­mi­ca: las mu­je­res de­nun­cian, las agen­tes pre­gun­tan si su vi­da co­rre pe­li­gro. Si es así, y no tie­nen dón­de ir, les ha­blan del re­fu­gio. Si acep­tan es­te des­tino, las al­can­zan en pa­tru­lle­ro. Al lle­gar, se acer­can otras mu­je­res, tam­bién víc­ti­mas de mal­tra­to y en vías de re­cu­pe­ra­ción, en­tre­tie­nen a los hi­jos; Nancy abra­za a la mu­jer que llo­ra des­con­so­la­da­men­te. “En si­len­cio, só­lo ne­ce­si­ta abra­zos”. Ya den­tro de la ca­sa, unos ma­tes. To­das acom­pa­ñan. “Lo que sen­tís es nor­mal. Ellas lle­ga­ron co­mo vos y mi­rá que bien es­tán” les di­ce. Cuan­do se van a dor­mir, las mu­je­res con­ver­san. Dar­se cuen­ta de que otras pa­sa­ron por lo mis­mo y pu­die­ron re­cu­pe­rar­se las ayu­da a sa­lir ade­lan­te. Pe­ro los pri­me­ros días ni se acer­can al por­tón, te­men que el ma­ri­do las en­cuen­tre y las ma­te. Has­ta que de a po­co re­co­bran la cal­ma.

En­ton­ces, Nancy les ofre­ce lo que ja­más han re­ci­bi­do: una crian­za. “Es di­fí­cil dar lo que nun­ca tu­vie­ron”. ¿El va­lor de los há­bi­tos? “Fun­da­men­tal, pre­pa­rar el desa­yuno, des­per­tar a sus hi­jos can­tan­do no son pa­va­das co­mo pien­san al prin­ci­pio. Mu­chas son adic­tas al paco, y es­ta ru­ti­na no les da la adre­na­li­na de la dro­ga, pe­ro lle­ga un mo­men­to en que em­pie­zan a dis­fru­tar­lo, ahí se ini­cia el cam­bio. Su­ma­do a un tra­ta­mien­to de reha­bi­li­ta­ción, cla­ro”. Re­cuer­da Nancy la emo­ción de una ma­dre cuan­do fue ca­paz de com­ple­tar una pla­ni­lla pa­ra el co­le­gio de su hi­ja por pri­me­ra vez. “Pa­re­cen de­ta­lles, pe­ro son muy im­por­tan­tes.”

Los chi­cos se aco­mo­dan con más fa­ci­li­dad que sus ma­dres. Se les da ro­pa, ju­gue­tes y en­se­gui­da em­pie­zan a ju­gar con otros ni­ños. Nancy tam­bién los in­for­ma. Ad­vier­te que lo que más los sor­pren­de es que na­die ten­ga de­re­cho a pe­gar­les, ni si­quie­ra ma­má o pa­pá. “¿Ellos tam­po­co?”, cuen­ta Nancy que pre­gun­tó una ne­na y se pu­so a llo­rar. “Es­tán muy gol­pea­dos, con ci­ca­tri­ces en las pier­nas y en las ma­nos.”

Se los lle­va a los chi­cos al pe­dia­tra, se los ins­cri­be en la es­cue­la, en cual­quier mo­men­to del año; a los in­do­cu­men­ta­dos se los re­gu­la­ri­za. Las mu­je­res, reha­bi­li­ta­das, con­si­guen tra­ba­jo. Con el tiem­po, el re­fu­gio fue ar­ti­cu­lan­do con di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes una red de con­ten­ción. Es un sis­te­ma que fui­mos per­fec­cio­nan­do con la co­la­bo­ra­ción de las mu­je­res reha­bi­li­ta­das, si no se­ría im­po­si­ble”. Nancy es­cri­be en la pá­gi­na de Fa­ce­book lo que ne­ce­si­ta y la gen­te, ase­gu­ra, do­na de más.

“Des­pre­cio a los hom­bres vio­len­tos. Bus­can a las mu­je­res vul­ne­ra­bles y si no lo son, las vuel­ven así; son ma­ni­pu­la­do­res”, de­nun­cia. “Nun­ca tu­ve mie­do, aun-

que por el re­fu­gio apa­re­cie­ron mu­chos hom­bres. Se tie­ne que sa­ber que en los juz­ga­dos les pa­san los ex­pe­dien­tes a los ma­ri­dos don­de apa­re­ce la di­rec­ción del re­fu­gio, en­ton­ces vie­nen a bus­car­las, enar­de­ci­dos. Es ab­sur­do. A la di­rec­ción só­lo de­be­rían te­ner ac­ce­so sus abo­ga­dos. ¿Con qué ló­gi­ca se ma­ne­jan en los juz­ga­dos? ¿No en­tien­den el pro­ble­ma?”

“A la raíz de los ma­les”

Nancy fun­dó el re­fu­gio jun­to a Cha­ro, su úl­ti­mo ma­ri­do y gran amor. Lo bau­ti­zó con los ape­lli­dos de am­bos ha­ce dos años, cuan­do él mu­rió. “Fue el úni­co hom­bre que su­po acom­pa­ñar­me”. La pa­re­ja tu­vo un hi­jo que hoy tie­ne 13 y vi­ve con ella; sus otros hi­jos, con sus pa­re­jas. “Los tres son per­so­nas de bien, ge­ne­ro­sas. Se cria­ron sa­bien­do cuan­ta gen­te ha­bía en ca­sa por las no­ches, pe­ro no por las ma­ña­nas. Ja­más hi­ce di­fe­ren­cias con los otros chi­cos, ellos y yo co­mía­mos lo mis­mo que el res­to. Yo me vis­to con ro­pa do­na­da, ¿de dón­de voy a sa­car pla­ta?”. Uguet vi­ve de la pen­sión de su ma­ri­do.

Al mo­men­to del re­por­ta­je el re­fu­gio al­ber­ga­ba on­ce chi­cos y cua­tro ma­más. “Pe­ro han lle­ga­do a ser trein­ta. Nun­ca le ne­gué la en­tra­da a na­die”. Mu­chos se asom­bran por el sa­cri­fi­cio de Nancy pe­ro ella di­ce: “Ha­go lo que me apa­sio­na, voy a la raíz de los ma­les, la des­in­for­ma­ción, el desamor, el Es­ta­do au­sen­te. La ba­se de to­do es tu fa­mi­lia, si par­tís mal de ahí, ¿dón­de lle­gás? Crío mu­je­res y chi­cos. El agra­de­ci­mien­to apa­re­ce en el víncu­lo: “De por vi­da”.

Né­li­da, su ma­dre, va al re­fu­gio to­dos los días. Y se emo­cio­na cuan­do es­cu­cha a su hi­ja re­pe­tir los mis­mos con­se­jos que al­gu­na vez ella mis­ma le im­par­tió.

Con­sul­tas y do­na­cio­nes: 5083-1885. Fa­ce­book: Re­fu­gio Uguet Mon­da­ca Nancy Uguet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.