ACOMPAÑAMIENTO ES­PI­RI­TUAL

Clarin - Mujer - - Clarin Mujer -

VOLUNTAD PA­RA SER­VIR.

Vir­gi­nia Ghi­si tra­ba­ja con To­más Oli­vie­ri a quien co­no­ció en el Hos­pi­ce del Hos­pi­tal Tor­nú. Jun­tos crea­ron

pa­ra ac­ce­der a una ma­yor can­ti­dad de pa­cien­tes. Allí cuen­tan có­mo acom­pa­ñan, es­cu­chan y dan una mano abor­dan­do lo es­pi­ri­tual. Los vo­lun­ta­rios no son ni mé­di­cos ni psi­có­lo­gos. So­lo ayu­dan a des­cu­brir que el fi­nal de la vi­da pue­de ser in­tere­san­te en emo­cio­nes. “Los vo­lun­ta­rios no tie­nen un per­fil es­tric­to”, acla­ra Vir­gi­nia. “Los hay de dis­tin­ta per­so­na­li­dad y tra­ba­jan gra­tui­ta­men­te. De­ben te­ner voluntad pa­ra ser­vir, un don mis­te­rio­so. Con ese de­seo, acom­pa­ñar con pre­sen­cia, sin acon­se­jar, só­lo es­cu­chan­do. Acep­tar que el en­fer­mo te eli­ge; a ve­ces le caés bár­ba­ro, otras no. Se tra­ta de un acompañamiento emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Es un ca­mino pro­gre­si­vo, el amor te va trans­for­man­do. No acom­pa­ña­mos a mo­rir sino a vi­vir el res­to de vi­da que les que­da”.

EN LA WEB.

En So­mos un gru­po de vo­lun­ta­rios coor­di­na­dos por To­más Oli­vie­ri Acos­ta que, uni­dos por es­ta vo­ca­ción nos po­ne­mos a dis­po­si­ción pa­ra com­par­tir con ellas uno de los mo­men­tos más ín­ti­mos y trans­cen­den­ta­les de la vi­da.” Más ade­lan­te se de­ja en cla­ro que “no com­par­ti­mos doc­tri­nas re­li­gio­sas, ni po­lí­ti­cas, ni de nin­gu­na otra na­tu­ra­le­za. Sim­ple­men­te te­ne­mos ex­pe­rien­cia en el acompañamiento emo­cio­nal de per­so­nas en el fi­nal de la vi­da y con­ta­mos con el in­men­so com­pro­mi­so y el fuer­te de­seo de ha­cer nues­tro apor­te, con amor, pre­sen­cia, es­cu­cha y con­ten­ción.”

SEGUN LA OMS.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud es­ta­ble­ce que las per­so­nas que se en­cuen­tran en el fi­nal de la vi­da tie­nen de­re­cho a: “Ser tra­ta­dos co­mo se­res hu­ma­nos vi­vos. Man­te­ner un cli­ma de es­pe­ran­za, por cam­bian­tes que sean las cir­cuns­tan­cias. Ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes acer­ca de la pro­pia muer­te. Par­ti­ci­par de las de­ci­sio­nes que in­cum­ben a los pro­pios cui­da­dos. Ser aten­di­dos y cui­da­dos por per­so­nas com­pa­si­vas, sen­si­bles y en­ten­di­das. Te­ner una aten­ción mé­di­ca con­ti­nua­da, aún cuan­do el ob­je­ti­vo de­je de ser la cu­ra­ción”. Otro de los pre­cep­tos de la OMS sub­ra­ya la ne­ce­si­dad de ac­tuar con la ver­dad. El en­fer­mo ter­mi­nal, se con­sig­na, tie­ne de­re­cho a co­no­cer la ver­dad so­bre su es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.