Caty Khar­ma

Clarin - Mujer - - Summario - Por Patricia Suá­rez

Erro­res que se pue­den co­me­ter an­te un ata­que de ce­los.

Hay que re­co­no­cer que la Dra Von­da Ad­nov sa­bía un mon­tón de vul­vody­nia o do­lor vul­var. Caty pres­tó mu­cha aten­ció a la con­fe­ren­cia que la doc­to­ra brin­da­ba en el hall del ho­tel, sen­ta­di­ta en pri­me­ra fi­la y apre­tan­do muy fuer­te, muy fuer­te, la mano de su que­ri­do es­po­so y com­pa­ñe­ro, Si­món Al­va­ra­do. Por eso se li­mi­tó a te­ner a su ma­ri­do apre­sa­do de la mano y a son­reír una son­ri­sa tal que le ha­cía re­chi­nar los dien­tes.

Ex­tra­ña­men­te, la gran ma­yo­ría de los se­gui­do­res de la Dra Ad­nov eran hom­bres. A Caty le pa­re­ció ex­tra­ño por­que do­lor vul­var era al­go que los hom­bres no po­dían te­ner, por más que qui­sie­ran. Cla­ro que po­día tra­tar­se de bue­nos es­po­sos con mu­je­res do­lo­ri­das que que­rían sa­ber có­mo ayu­dar­las… Las cla­ses de la Dra Ad­nov tal vez te­nían el de­fec­to -pa­ra Caty y las tres re­li­gio­sas de la Pa­rro­quia de la Lla­ga- de ser de­ma­sia­do grá­fi­cas. Que la do­cen­te hi­cie­ra to­do el tiempo se­ñas obs­ce­nas de me­ter­se y de sa­car­se, y se subie­ra al es­cri­to­rio pa­ra en­se­ñar las po­si­cio­nes más có­mo­das pa­ra el coi­to en ca­sos de mu­je­res con vul­vody­nia, era un po­co per­tur­ba­dor.

Pe­ro lo que más lla­ma­ba la aten­ción de Caty -aun­que no la con­fian­za-, era que la doc­to­ra Ad­nov no era una trein­tea­ñe­ra co­mo ella ha­bía creí­do por la so­la­pa de su li­bro y tal vez por al­gu­na erra­ta en su fe­cha de nacimiento. La doc­to­ra pa­sa­ba los 50 años. Te­nía la edad su­fi­cien­te pa­ra ser la ma­dre de Si­món (una ma­dre ca­si ado­les­cen­te, pe­ro ma­dre al fin), cla­ro que ¿quién di­jo que do­blar­le la edad a un hom­bre, no re­sul­ta­ba atrac­ti­vo pa­ra el hom­bre? ¡Y Caty que lo ha­bía es­cu­cha­do ala­bar por ho­ras las do­tes de mu­si­ca­les y la be­lle­za de Mi­ley Ci­rus y Se­le­na Gómez pen­san­do pa­ra sus aden­tros: Si­món es­tá a un pe­lo de con­ver­tir­se en un pe­dó­fi­lo!

Y en cambio, se le caían las me­dias por el ve­jes­to­rio que te­nía en­fren­te. Sí: un ros­tro per­fec­to con unos ojos esmeralda y boca en for­ma de co­ra­zón, ca­be­llo rubio de prin­ce­sa, un cue­llo lar­go con las tres con­sa­bi­das arru­gas, un pe­cho al­to, pe­sa­do, mag­ní­fi­co, pier­nas que em­pe­za­ban jus­to de­ba­jo del cor­pi­ño de lar­gas que eran, gra­sa úni­ca­men­te en las cur­vas… Caty po­día lle­gar a ad­mi­tir que la Dra Ad­nov estaba bas­tan­te bien, ¡pe­ro va­mos!, que era un ve­jes­to­rio, era un ve­jes­to­rio. Cin­cuen­ta años, ¿no te con­vier­ten en un ve­jes­to­rio? Mien­tras así pen­sa­ba lan­zó una ri­sa lo­ca en medio de la con­fe­ren­cia. Su­su­rró en la ore­ja de Si­món: “Qué ma­yor­ci­ta es la Dra Ad­nov”. Si­món no res­pon­dió dos atra­gan­ta­das pa­la­bras, bas­tan­te su­dor frío le ha­bía co­rri­do por la es­pal­da cuan­do vio a Caty apun­tar­le con la es­co­pe­ta por que­rer ir a la con­fe­ren­cia. “Muy ma­yor”, asin­tió él.

Caty ins­pi­ró pro­fun­do: por lo vis­to, lo su­yo ha­bía si­do una per­cep­ción erra­da: con­fun­dió la ad­mi­ra­ción de su ma­ri­do por otra mu­jer con una vil y ras­tre­ra me­ti­da de cuer­nos. Aflo­jó un po­qui­to la pre­sión de su mano: ella te­nía sus pro­pios de­dos aga­rro­ta­dos; pe­ro no da­ba lle­var a Si­món a la con­fe­ren­cia es­po­sa­do. Una olea­da de ver­güen­za pa­só por su ros­tro: real­men­te ha­bía ac­tua­do mal con Si­món. Bas­tan­te bien lo ha­bía to­ma­do él que no ha­bía co­rri­do a pe­dir au­xi­lio a la po­li­cía.

Caty se es­ti­ró y en­tre­ce­rró sus ojos. Mien­tras tan­to, la Dra Ad­nov pa­só es­tre­chan­do las ma­nos de to­dos los par­ti­ci­pan­tes de la char­la y a Caty le pa­re­ció ver que le pa­sa­ba a Si­món, medio es­con­di­da, una tar­je­ta mag­né­ti­ca con el lo­go del ho­tel. ¡La lla­ve de la habitación! ¿Era o no era la lla­ve de la habitación de la Dra Ad­nov?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.