Sa­do­ma­so­quis­mo

Clarin - Mujer - - Clarin Mujer - Por Patricia Suá­rez

En só­lo una se­ma­na, las me­jo­ras de Wal­ter Kar­ma en ma­te­ria de gan­chi­llo eran no­ta­bles. Pron­to, al búho le si­guie­ron un pe­rri­to de ore­jas lar­gas, una ra­na de ojos sal­to­nes, un po­lli­to con la ca­mi­se­ta de Mes­si y un chan­cho con alas. El chan­cho con alas era el pre­fe­ri­do su­yo, por­que era la de­mos­tra­ción de lo im­po­si­ble. A los me­lli­zos, es­tos ju­gue­tes le fas­ci­na­ron y dor­mían abra­za­dos a ellos. La obra mag­na de Wal­ter, sin em­bar­go, fue una ji­ra­fa ama­ri­lla de metrro y me­dio. La ma­dre de Caty ob­ser­vó que era lo más inú­til que ha­bía vis­to en su vi­da; pe­ro Caty op­tó por lle­var­la a su ne­go­cio de ro­pa pa­ra Bar­bies. Ca­si in­me­dia­ta­men­te fue arre­ba­ta­da de la vi­drie­ra al pre­cio que ella qui­sie­ra po­ner­le. Caty sos­pe­chó que el com­pra­dor fre­né­ti­co po­dría ha­ber si­do un de­ne­ge­ra­do pe­dó­fi­lo o al­go por el es­ti­lo, y no. Era un abue­li­to que com­pra­ba mu­ñe­cos te­ji­dos pa­ra sus nie­tos por­que le gus­ta­ba el “ho­me­ma­de” y pre­gun­tó si ha­bría más ar­tícu­los de esos, por­que él go­za­ba de la fe­li­ci­dad de te­ner quin­ce nie­tos de sus cua­tro hi­jos. Wal­ter, fe­liz an­te la no­ti­cia de la ven­ta, se apu­ró a ter­mi­nar un flamenco de me­tro de al­to, una se­rie de pa­ja­ri­tos en los co­lo­res del ar­co iris, ga­tos sia­me­ses de ojos bri­llan­tes (uti­li­za­ba pa­ra los ojos un es­mal­te pa­ra uñas que ha­bía ra­pi­ña­do a su es­po­sa) y una co­ne­ja con vein­ti­cua­tro co­ne­ji­tos. Wal­ter Kar­ma, aho­ra el due­ño de las crea­cio­nes Walt, te­nía un don pa­ra el gan­chi­llo. En una se­ma­na de te­jer co­mo una abue­li­ta me­di­ca­da con an­fe­tas, re­cau­da­ron la frio­le­ra de tres mil pe­sos y Wal­ter se­guía fres­co co­mo una le­chu­ga de pu­ra fe­li­ci­dad. No le do­lían la es­pal­da ni los ojos y ca­da vez que son­reía era por­que es­ta­ba ima­gi­nan­do una nue­va crea­ción: un pa­ti­to, un uni­cor­nio, una ove­ji­ta ne­gra. La ma­dre de Caty sus­pi­ró rui­do­sa­men­te y pen­só en qué cla­se de di­lu­vio le ven­dría en­ci­ma aho­ra, con Wal­ter he­cho una te­je­do­ra.

El úni­co in­con­ve­nien­te del asun­to, fue que co­mo Wal­ter cui­da­ba aho­ra el gan­chi­llo co­mo si fue­ran obras maes­trasl, no per­mi­tía que na­da lo des­con­cen­tra­ra mien­tras te­jía. ha­bía des­co­nec­ta­do el te­lé­fono de lí­nea y no per­mi­tía que los me­lli­zos vie­ran en la te­le esos ca­na­les pa­ra be­bés que no se en­ten­dían un cuerno y que seguro les re­blan­de­cía el ce­re­bro. Tam­po­co es que hu­bie­ra de­ma­sia­do lla­ma­dos, fue­ra de en­cues­tas y ofer­tas de tar­je­tas de cré­di­to, así que nin­guno en la ca­sa se preo­cu­pó por es­ta nue­va ma­nía de Wal­ter Kar­ma. Cla­ro que to­dos des­co­no­cían que des­de una ca­bi­na de te­lé­fo­nos pú­bli­cos en Flo­ria­nó­po­lis, el es­po­so en fu­ga de Caty la lla­ma­ba de­ses­pe­ra­da­men­te. Que­ría vol­ver a ella, un po­co por amor y otro po­co por pu­ro te­rror que le te­nía a su aman­te. La Dra Von­da Ad­nov, se­xó­lo­ga ru­sa, se ha­bía oli­do que Si­món que la es­ta­ba por de­jar. Vio el mo­men­to en que él com­pró la pos­tal del Cris­to en la Pa­ró­quia Nos­sa Sen­ho­ra de Guadalupe y no le cos­tó de­ma­sia­do adi­vi­nar a quién se la en­via­ba. Por más es­fuer­zos que hi­zo, Von­da Ad­nov no pu­do in­ter­cep­tar la car­ta, que mar­chó di­rec­to a la Ar­gen­ti­na con un pe­di­do de dis­cul­pas pa­ra Caty Kar­ma. La doc­to­ra no de­ja­ría esa tras­ta­da sin cas­ti­gar. Al día si­guien­te, an­tes de zam­bu­llir­se en las cá­li­das aguas bra­si­le­ñas, bus­có una fe­rre­te­ría y com­pró unos me­tros de ca­de­na Sil­ver Sha­dow Nu­do 17 y sa­lió de lo más con­ten­ta con su com­pra por­que el cam­bio real/ru­blo ru­so, la fa­vo­re­cía. A la no­che, un po­co con ca­ri­ño y otro con te­na­ci­dad obli­gó a Si­món a ha­cer­le el amor. Ape­nas él ya­cía bo­quean­do lue­go del ac­to, ella lo en­ca­de­nó a la ca­ma, le pu­so can­da­do a las ca­de­nas y lo amor­da­zó pa­ra que no alar­ma­ra a to­do el hos­tal con sus ala­ri­dos. Así re­du­ci­do, lo de­jó tres días sin co­mer ni per­mi­tir­le ir al ba­ño. Cuan­do uno ama­ba a Von­da Ad­nov, la ama­ba pa­ra siem­pre, sen­ten­ció ella y pe­gó el por­ta­zo de la ha­bi­ta­ción 404.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.