DI­REC­TO­RA DEL CE­MEN­TE­RIO DE LA RE­CO­LE­TA

“AL CONVIVIR A DIA­RIO CON LA TRIS­TE­ZA, SE VA­LO­RA MAS LA VI­DA”

Clarin - Mujer - - Front Page - T: Ma­ria­na Pe­rel / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer / f: Al­fre­do Mar­tí­nez

Cuan­do cuen­to que soy di­rec­to­ra del Ce­men­te­rio de la Re­co­le­ta la gen­te se im­pre­sio­na. Pe­ro no es feo, al con­tra­rio. ¡Son tan­tas las per­so­na­li­da­des con­cen­tra­das en ese lugar! Es im­por­tan­te hon­rar a quie­nes for­ja­ron nues­tra his­to­ria. Ade­más -y es­to ti­ñe la mi­ra­da de So­nia Del Pa­pa Fe­rra­ro de ma­ne­ra ab­so­lu­ta-, el convivir a dia­rio con la tris­te­za ha­ce que se va­lo­re la vi­da to­da­vía más. Los ex­tre­mos se to­can. La más pro­fun­da tris­te­za pue­de ser be­lla e ins­pi­ra­do­ra”.

De la mis­ma ma­ne­ra que ate­so­ra la his­to­ria ar­gen­ti­na, es­ta ru­bia de ru­los lar­guí­si­mos y una son­ri­sa que pa­re­ce abar­car­lo to­do, hon­ra su in­fan­cia. Her­ma­na ma­yor de seis her­ma­nos, pron­to de­jó de ser una ni­ña pa­ra ayu­dar a su ma­dre. “Aun­que no tu­ve hi­jos soy muy ma­ter­nal. Abra­zo el afec­to que se ge­ne­ra den­tro de una fa­mi­lia”. Es­tu­dió de­re­cho pa­ra ser co­mo su tío Pe­pe, abo­ga­do, con quien se que­da­ba con­ver­san­do so­bre li­te­ra­tu­ra has­ta la ma­dru­ga­da. He­re­de­ra de la vo­ca­ción ar­tís­ti­ca de su ma­dre, se vol­có co­mo ella a la es­cul­tu­ra y a la poe­sía. Fue es­te do­ble per­fil el que pre­va­le­ció pa­ra que la eli­gie­ran di­rec­to­ra del ce­men­te­rio: bus­ca­ban a un abo­ga­do que fue­ra ca­paz de re­va­lo­ri­zar el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de es­ta ne­cró­po­lis. “Nun­ca ima­gi­né que po­dría tra­ba­jar en un ce­men­te­rio. Cuan­do em­pe­cé te­nía cier­to te­mor. Ca­mi­na­ba re­zan­do el Pa­dre Nues­tro pa­ra aca­llar mi an­gus­tia; de pa­so, ora­ba por to­dos. Con el tiem­po me fui tran­qui­li­zan­do, que­rien­do el lugar”.

Al prin­ci­pio se per­día, cuen­ta, y di­si­mu­la­ba. En­con­tra­ba pau­tas pa­ra lle­gar a des­tino: cuan­do en­con­tra­ba las dia­go­na­les que la lle­va­ban al Cris­to an­ciano se ubi­ca­ba. “Creo que el des­co­no­ci­mien­to da mie­do. Lo mis­mo que con una per­so­na, con el tiem­po apren­dés a que­rer­la. Des­cu­brí que me fas­ci­na sen­tar­me y ad­mi­rar las es­cul­tu­ras que ro­dean a ese Cris­to que siem­pre me im­pre­sio­nó, Je­sús nun­ca lle­gó a la ve­jez”. Otro es­pa­cio en­can­ta­do: “Jun­to a la tum­ba de Re­me­dios”, se re­fie­re a la es­po­sa del Ge­ne­ral San Mar­tín con la fa­mi­lia­ri­dad que ge­ne­ra el convivir a dia­rio con su re­cuer­do, “hay una es­te­la fu­ne­ra­ria que hi­zo mi tío abue­lo, el es­cul­tor Juan Pa­blo Fe­rra­ro. El pa­sa­do y el pre­sen­te aquí se en­cuen­tran. Es má­gi­co”.

El día a día

Lle­ga a tra­ba­jar las nue­ve y re­co­rre las cin­co hec­tá­reas del ce­men­te­rio, sa­lu­da a los cui­da­do­res de las bó­ve­das y ve­ri­fi­ca que las es­cul­tu­ras, mu­chas de ellas obra de gran­des ar­tis­tas (ver re­cua­dro) avan­cen en los pro­ce­sos de res­tau­ra­ción o man­te­ni­mien­to. Dis­fru­ta del pa­seo de una ho­ra y lue­go se aco­mo­da en su ofi­ci­na con ven­ta­nas que mi­ran ha­cia el ex­te­rior que es­ta­lla de ver­de en la Pla­za In­ten­den­te Al­vear, erró­nea­men­te co­no­ci­da co­mo Pla­za Fran­cia. Si bien So­nia no es la pri­me­ra mu­jer en el pues­to, sí es la más jo­ven. A car­go del área ad­mi­nis­tra­ti­va y mor­tuo­ria es res­pon­sa­ble de que to­do se ha­ga en tiem­po y for­ma. A ve­ces se ce­le­bra una mi­sa en la Igle­sia del Pi­lar o se ha­ce un res­pon­so en la ca­pi­lla del ce­men­te­rio, en­ton­ces lla­ma al Pa­dre Ró­mu­lo. El per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo re­ci­be la do­cu­men­ta­ción de los se­pe­lios, che­quea los tí­tu­los de las bó­ve­das. So­nia fir­ma la do­cu­men­ta­ción no so­lo de los fa­lle­ci­dos que in­gre­san si no de los tras­la­dos que se ha­cen a otros ce­men­te­rios o al cre­ma­to­rio, una mo­da­li­dad ca­da vez más co­mún. Y re­ci­be a la gen­te. Tie­ne muy en cla­ro que la su­ya es una ofi­ci­na pú­bli­ca de puer­tas abier­tas:

“Hay gen­te que vie­ne muy an­gus­tia­da. Ne­ce­si­tan ser es­cu­cha­dos. Yo les de­di­co tiem­po y con­ten­ción. Si bien siem­pre fui pa­cien­te, es­te lugar tem­pló aún más mi ca­rác­ter: si­go sien­do sen­si­ble, pe­ro apren­dí a ma­ne­jar mis emo­cio­nes, tra­to de evi­tar que ellas me ma­ne­jen a mí”.

De Ni­ro y Mick Jag­ger

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te es­pa­cio, uno de los más tra­di­cio­na­les y su­ges­ti­vos de Bue­nos Ai­res, es que por día lo tran­si­tan en­tre 2000 y 3000 tu­ris­tas. “Ellos no sa­ben que acá se in­hu­man per­so­nas, creen que es un mu­seo. En los se­pe­lios sa­can fo­tos. No­so­tros les exi­gi­mos que guar­den si­len­cio y res­pe­to. Es­ta mez­cla de si­tua­cio­nes se tor­na di­fí­cil, ge­ne­ra que­jas”. Y sor­pre­sas. Una tar­de, a las seis, el guar­dia de se­gu­ri­dad to­có a su puer­ta. “Es­tá Ro­bert De Ni­ro”, le di­jo. “No me car­gués”, res­pon­dió la di­rec­to­ra. Era cier­to, el ac­tor es­pe­ra­ba jun­to a otras per­so­nas. So­nia los acom­pa­ñó has­ta el Cris­to, has­ta las es­cul­tu­ras de Lo­la Mo­ra. “Es­ta­ba fas­ci­na­do, fue muy ama­ble, nos sa­ca­mos fo­tos”. A prin­ci­pios de es­te año se acer­có otro gran­de: el can­tan­te de los Ro­lling Sto­nes, Mick Jag­ger. En es­ta oca­sión na­die de­bía sa­ber de su vi­si­ta. El ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad fue ri­gu­ro­so. “Él es­ta­ba con su gen­te, pen­sé que no iba a co­no­cer­lo”. Se equi­vo­có. La con­vo­ca­ron pa­ra que le ex­pli­ca­ra a Jag­ger la his­to­ria de la tum­ba de Li­lia­na Cro­cia­ti, una jo­ven que ha­bía fa­lle­ci­do en la lu­na de miel. En la bó­ve­da sus pa­dres hi­cie­ron una es­cul­tu­ra be­llí­si­ma de Li­lia­na jun­to a su pe­rro. “Me sor­pren­dió que Jag­ger su­pie­ra lo que que­ría ver, ha­bía es­tu­dia­do”. Ale­gre, So­nia ase­gu­ra: “Es­te lugar es así,

no hay un día igual a otro”.

Se di­ce de ella que re­vo­lu­cio­nó el ce­men­te­rio. La di­rec­to­ra es­cu­cha es­ta fra­se y su­gie­re que qui­zá se de­ba a que se ani­mó a cier­tos cam­bios, con res­pe­to, acla­ra, sa­bien­do que di­ri­ge un es­pa­cio con ca­si 200 años de tra­di­ción. “Mi ob­ser­va­ción per­ma­nen­te so­bre el lugar y so­bre las al­mas que lo ha­bi­tan: aman­tes, gue­rre­ros o enemi­gos po­lí­ti­cos que mu­chas ve­ces des­can­san uno al la­do del otro; hay tan­to pa­ra con­tar aquí, tan­to pa­ra pen­sar, pa­ra ha­cer ...”. Y So­nia ha­ce. Por ejem­plo, creó una Fan­pa­ge lla­ma­da Ce­men­te­rio de la Re­co­le­ta Ofi­cial. Ade­más de in­for­mar so­bre vi­si­tas gui­das y ho­me­na­jes, sube las fo­tos que ella mis­ma sa­ca: vi­traux que lu­cen di­fe­ren­tes de acuer­do a la ho­ra del día, cú­pu­las que rei­nan, án­ge­les re­fle­ja­dos en vi­drios en­fren­ta­dos, ga­tos que So­nia nom­bra por­que los co­no­ce a to­dos. Así, com­par­te la co­ti­dia­nei­dad de es­te es­pa­cio que la ma­ra­vi­lla.

Las ce­ni­zas y las bó­ve­das

Pa­ra el Día de la Mu­jer, en 2016, creó el cir­cui­to “Mu­je­res en lla­mas”, nom­bre de uno de sus li­bros de poe­mas . “Cuan­do su­pe que Mar­qui­ta Sán­chez de Thom­pson y Fe­li­ci­tas Gue­rre­ro es­ta­ban acá no lo po­día creer”. A tra­vés de es­te cir­cui­to, va­rios de esos poe­mas -So­nia ob­tu­vo dis­tin­tos premios por ellos- fue­ron re­ci­ta­dos en las bó­ve­das de es­tas mu­je­res. Y la ex­pe­rien­cia, que com­bi­na me­mo­ria his­tó­ri­ca y ar­te vol­ve­rá a re­pe­tir­se: “Qui­zá el año pró­xi­mo ha­ya mu­je­res ves­ti­das de épo­ca”. Tam­bién le de­di­có un poe­ma a Re­me­dios de Es­ca­la­da, de la que el 3 de agos­to se cum­plió el aniver­sa­rio y a la que las Da­mas Pa­tri­cias ho­me­na­jean to­dos los años. “En 2015 les de­di­qué otro poe­ma y se los re­ga­lé. Sí, abo­ga­da y poe­ta. La abo­ga­cía es la pro­fe­sión con la que me pue­do de­fen­der, pe­ro el ar­te, la es­cul­tu­ra y la poe­sía son fun­da­men­ta­les pa­ra mí y es­te lugar es ins­pi­ra­dor”.

Cuen­ta So­nia que hay un hom­bre de más de ochen­ta años que vi­si­ta el ce­men­te­rio a dia­rio. “Vie­ne y se pa­sa ho­ras sen­ta­do en la puer­ta de la bó­ve­da, en la tum­ba de sus pa­dres. “Si te acer­cás, te da char­la con sus re­cuer­dos, o te di­ce que la lám­pa­ra de la bó­ve­da la tra­je­ron de Ita­lia. Al­gu­nos di­cen que les ha­ce vi­si­tas guia­das a los tu­ris­tas, por su cuen­ta, y que así se ga­na al­gu­na pro­pi­na. Es un ver­da­de­ro per­so­na­je, al­guien más del lugar, ya per­te­ne­ce al pai­sa­je”.

So­nia ad­mi­te que no ha­bía en­tra­do nun­ca al lugar has­ta que la de­sig­na­ron en el car­go. Y que mu­cho me­nos se ha­bía ima­gi­na­do que di­ri­gi­ría el ce­men­te­rio en el que es­ta­ría su pa­dre, fa­lle­ci­do el año pa­sa­do. “Cuan­do me nom­bra­ron me pre­gun­té: ¿por qué Dios me po­ne en es­te lugar? ¿Qué ten­dré pa­ra dar y qué me da­rá a mí? Con el co­rrer del tiem­po me doy cuen­ta de que hay una trans­for­ma­ción mu­tua: yo apor­to mi im­pron­ta, mi ale­gría, mi ve­ne­ra­ción por el ar­te; en cam­bio, re­ci­bo paz, ar­mo­nía”.

En­tre las res­pon­sa­bi­li­da­des que le in­cum­ben, So­nia de­be ocu­par­se de cues­tio­nes ab­so­lu­ta­men­te prác­ti­cas. Los ni­chos que es­tán dis­po­ni­bles se arrien­dan, pa­gan un ca­non anual: “Mu­cha gen­te aban­do­na el cui­da­do de las bó­ve­das por­que la cul­tu­ra so­bre la muer­te cam­bió con los años y a mu­chas fa­mi­lias jó­ve­nes ya no les in­tere­sa te­ner una bó­ve­da. Aho­ra es ha­bi­tual que pre­fie­ren cre­mar a sus fa­mi­lia­res y es­par­cir las ce­ni­zas en al­gún si­tio sig­ni­fi­ca­ti­vo, que­ri­do. Pe­ro si al­guien quie­re un lugar en el ce­men­te­rio pue­de arren­dar un ni­cho. Es ha­bi­tual que una fa­mi­lias se pon­ga en con­tac­to con otra, que quie­ran ce­der sus de­re­chos so­bre la bó­ve­da y la trans­fie­ran. Aquí se com­bi­na lo concreto y lo es­pi­ri­tual. Yo me con­for­mo con que mi im­pron­ta, que tie­ne que ver con el ar­te, con el ca­ri­ño que sien­to por es­te ám­bi­to, de­je una hue­lla. Uno tie­ne que abra­zar lo que ha­ce, con pa­sión, con amor; si no, no sir­ve”.

Un ám­bi­to es­pe­cial. So­nia Del Pa­pa, en el Ce­men­te­rio de la Re­co­le­ta, su lugar de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.