“Los an­cia­nos ne­ce­si­tan que les do­ne­mos un po­co de nues­tro tiem­po”

Ana Te­re­sa Agui­rre es la crea­do­ra de Fai­de­la, una ins­ti­tu­ción ra­di­ca­da en la provincia de Cór­do­ba, de­di­ca­da a la pro­tec­ción de los adul­tos ma­yo­res.

Clarin - Mujer - - En Primera Persona - T: Ma­ría Te­re­sa Mo­rre­si / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer / f: gen­ti­le­za La Voz del In­te­rior

Ana Te­re­sa Agui­rre (66), médica de co­ra­zón, es fun­da­do­ra y pre­si­den­ta de una en­ti­dad que ha­ce es­cue­la en la provincia de Cór­do­ba: la Fun­da­ción pa­ra la Asis­ten­cia In­te­gral del An­ciano (Fai­de­la). El mun­do de los adul­tos ca­ren­cia­dos mu­chas ve­ces se tor­na in­vi­si­ble; otras, no se lo quie­re ver, pe­ro en cual­quier ca­so due­le y las­ti­ma. Se prolonga la vi­da pe­ro en con­di­cio­nes in­gra­tas y de­gra­dan­tes. An­te es­ta du­ra reali­dad, ha­ce más de tres dé­ca­das, Agui­rre creó Fai­de­la, jun­to a cua­tro per­so­nas con las que tra­ba­ja­ba en PAMI. Lo hi­cie­ron en Cór­do­ba, y la en­ti­dad fue pio­ne­ra en es­ta te­má­ti­ca.

Su pun­to de an­cla­je y tra­ba­jo pro­fun­do es­tá en los más des­va­li­dos. Es­ta­ble­cen con ellos un víncu­lo com­pro­me­ti­do que tras­cien­de la so­li­da­ri­dad con­ven­cio­nal, la fron­te­ra de las po­si­bi­li­da­des. Con su equi­po y los vo­lun­ta­rios que se su­man, no du­dan en lle­gar a las vi­llas o ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos en don­de im­pe­ran la po­bre­za y las ca­ren­cias.

Imágenes del des­am­pa­ro

“Cuan­do es­tu­dia­ba en la UBA y re­co­rría­mos las sa­las de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos pa­sá­ba­mos de lar­go an­te an­ciano ya­cen­tes. En ese en­ton­ces re­cién em­pe­za­ba la es­pe­cia­li­dad de ge­ria­tría. Me anoté, más por re­be­lión, bron­ca y una in­ci­pien­te ga­nas de ha­cer al­go por ellos. Des­pués, tra­ba­jan­do en PAMI, su­per­vi­san­do ho­ga­res ge­riá­tri­cos con­tra­ta­dos o por con­tra­tar, te­nía­mos que es­tu­diar las so­li­ci­tu­des de los fa­mi­lia­res pa­ra in­ter­na­cio­nes. Ahí veía­mos las fa­len­cias y las ne­ce­si­da­des que cre­cían día a día. La prio­ri­dad era: per­so­nas sin fa­mi­lia­res, sin vi­vien­da, sin re­cur­sos … Pre­sen­ciá­ba­mos si­tua­cio­nes ex­tre­mas que nos lle­va­ba a re­fle­xio­nar: si es­to pa­sa con quie­nes tie­nen PAMI ¿qué pa­sa­rá con aque­llos que ca­re­cen?”, re­cuer­da.

Ana Te­re­sa con­sig­na que tra­ba­jan con equi­pa­mien­to pre­ca­rio y que sue­len en­con­trar a las per­so­nas olvidadas en ca­sas su­cias, a ve­ces a pun­to de caer­se de tan abandonadas, en­fer­mas, so­las, acu­rru­ca­das en sus ca­mas. A ve­ces es­tán pos­tra­dos y has­ta con gu­sa­nos en sus las­ti­ma­du­ras. Pe­ro no se pa­ra­li­zan an­te es­tas imágenes de in­con­men­su­ra­ble tris­te­za. “Em­pe­za­mos por con­ver­sar con ca­da uno, sin in­va­dir­los ni obli­gar­los a na­da. Lue­go tra­ta­mos de ha­cer­nos un cua­dro bien in­for­ma­do de ca­da ca­so, cu­ra­mos las he­ri­das más ur­gen­tes y pro­cu­ra­mos ar­mar una his­to­ria clí­ni­ca lo más in­te­gral po­si­ble. Tam­bién lim­pia­mos, de­sin­fec­ta­mos las vi­vien­das y ve­mos có­mo lo­ca­li­zar a los fa­mi­lia­res”, des­cri­be.

Vol­vien­do a los co­mien­zos, Ana Te­re­sa re­cuer­da la vez que “fui­mos a bus­car a un hom­bre que es­ta­ba muy mal, a los cos­ta­dos del río Su­quía. Lo re­ci­bie­ron en el vie­jo hos­pi­tal San Ro­que. Pa­re­cía de­li­rar re­pi­tien­do que te­nía un hi­jo que se ha­bía ido al sur ha­cía más de 30 años. No­so­tros le creí­mos y fui­mos a los ra­dio­afi­cio­na­dos. En ese en­ton­ces to­da­vía no exis­tía In­ter­net ni ce­lu­lar. Esos ma­ra­vi­llo­sos lo­cos so­li­ta­rios que sa­bían co­mu­ni­car­se se su­mer­gie­ron en la in­men­sa Pa­ta­go­nia a bus­car ese hi­jo … ¡Y lo en­con­tra­ron! La his­to­ria ter­mi­nó bien: fue­ron y vi­nie­ron las lla­ma­das has­ta que un día el hi­jo vino y se lle­vó a su pa­dre con él. Fue uno de los ca­sos re­suel­tos. Y así son. Siem­pre se tra­ta de un desafío. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es que pue­dan se­guir vi­vien­do dig­na­men­te”.

En es­ta di­rec­ción, en­con­tra­ban “mu­chos an­cia­nos sin ju­bi­la­ción ni pen­sión por ha­ber ca­re­ci­do de apor­tes. El in­ge­nio y la ima­gi­na­ción fue cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de la red so­li­da­ria que se fue ar­man­do y con la que en­ca­ra­mos es­tas si­tua­cio­nes, sin nin­gu­na cla­se de sub­si­dio. Ta­pá­ba­mos agu­je­ros co­mo po­día­mos”.

Una gran par­te de ese tra­ba­jo asis­ten­cial se em­pe­zó a ha­cer du­ran­te las cla­ses de ca­pa­ci­ta­ción teó­ri­co-prác­ti­ca del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Cui­da­dos Do­mi­ci­lia­rios (que otor­ga tí­tu­lo ofi­cial y en la ac­tua­li­dad cuen­ta con más de 700 egre­sa­dos en to­do el país). “La idea bá­si­ca es brin­dar aten­ción, cui­dar y re­ani­mar pa­ra que pue­dan se­guir con el ci­clo de la vi­da le­jos del es­pan­to del aban­dono. Y co­mo prác­ti­ca­men­te so­mos una de las úni­cas or­ga­ni­za­cio­nes que nos ocu­pa­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te de los an­cia­nos ca­ren­cia­dos, la gen­te co­mún, los ser­vi­cios so­cia­les de los hos­pi­ta­les, has­ta la policía, nos lla­ma pa­ra dar­nos da­tos de per­so­nas ma­yo­res en­fer­mas, so­las y sin re­cur­sos” des­cri­be la pre­si­den­te de FAI­DE­LA.

In­te­grar­se al pro­gra­ma de cui­da­do­res do­mi­ci­lia­rios les po­si­bi­li­tó lle­gar a mu­chos ba­rrios de la ca­pi­tal cor-

do­be­sa y a va­rias lo­ca­li­da­des del in­te­rior pro­vin­cial. Así pu­die­ron aten­der a unos 6800 an­cia­nos y dis­ca­pa­ci­ta­dos, quie­nes re­ci­bie­ron al­gún ti­po cui­da­do. “Nues­tras me­tas son a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo. En ca­so de ur­gen­cias, lo pri­me­ro es con­se­guir una ca­ma de hos­pi­tal pa­ra in­ter­na­ción, mien­tras se bus­ca ro­pa y los de­más ele­men­tos de hi­gie­ne per­so­nal”.

Avan­ces y re­tro­ce­sos

Ana Te­re­sa Agui­rre tra­ba­ja ha­cien­do guar­dias en un dis­pen­sa­rio ru­ral pa­ra sos­te­ner­se y tam­bién pa­ra cu­brir al­gu­nos de los gas­tos que no tie­nen pre­su­pues­to en la se­de de la fun­da­ción, co­mo los de los tras­la­dos y las vi­si­tas do­mi­ci­lia­rias. Fo­guea­da en el con­tac­to con los adul­tos ma­yo­res, re­fle­xio­na: “De­be­ría­mos en­ten­der que nues­tros pró­ce­res, hé­roes y már­ti­res no es­tán só­lo en los li­bros de his­to­ria; es­tán tam­bién en nues­tros ho­ga­res, en las ca­lles de la Ar­gen­ti­na que ayu­da­ron a ha­cer y que no­so­tros no su­pi­mos me­jo­rar. Mu­chos son so­bre­vi­vien­tes, las pa­sa­ron to­das y si­guen fir­mes en su dig­ni­dad y sus va­lo­res. Pa­ra mí es un ho­nor aten­der­los, ali­viar­los un po­co, es­cu­char sus his­to­rias de vi­da. Avan­za­mos en cien­cia y tec­no­lo­gía pa­ra pro­lon­gar la vi­da, pe­ro re­tro­ce­di­mos en la aten­ción hu­ma­ni­ta­ria de la gen­te gran­de. Les pres­ta­mos po­ca aten­ción a los an­cia­nos, los mi­ra­mos y los es­cu­cha­mos po­co o na­da, no sa­be­mos mi­rar­los in­te­gral­men­te. Ellos no son só­lo una ro­di­lla, una ca­de­ra o un es­tó­ma­go do­lien­te. Son, en mu­chos de los cua­dros con que nos en­con­tra­mos, in­men­sas so­le­da­des”.

Ca­ri­cias

En la se­de de Fai­de­la fun­cio­na un Cen­tro de Ju­bi­la­dos. Allí, pro­fe­sio­na­les de la sa­lud dan cla­ses de gim­na­sia y pin­tu­ra. Ade­más hay ha­bi­li­ta­do un cen­tro de día (ver re­cua­dro) pa­ra cu­brir las ho­ras so­li­ta­rias de mu­chos ve­ci­nos ma­yo­res.

De­cla­ra­do de in­te­rés mu­ni­ci­pal y con ad­he­sión pro­vin­cial, des­de 1999 en Cór­do­ba se ce­le­bra el Día de la Ca­ri­cia a ins­tan­cias de Fai­de­la. “Oía­mos siem­pre de­cir ‘¿sa­be cuán­to ha­ce que nadie me da un abra­zo?’. Aho­ra, al me­nos, lo­gra­mos que ese día no ha­ya un an­ciano sin re­ci­bir una vi­si­ta, un lla­ma­do, un ges­to de ca­ri­ño”, di­ce Ana Te­re­sa. Y agre­ga: “De­be­mos ha­cer­les sentir que no son in­vi­si­bles y dar­les el lu­gar que les co­rres­pon­de en la so­cie­dad. Ellos son nues­tras raí­ces, nues­tro pa­sa­do y por lo tan­to tam­bién nues­tro fu­tu­ro. Se de­be ha­cer al­go in­te­gral al res­pec­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.