Las olas y el vien­to

Clarin - Mujer - - En Primera Persona -

Caty Khar­ma se en­con­tra­ba ba­jan­do del mi­cro cuan­do re­ci­bió un lla­ma­do in­tem­pes­ti­vo de su ma­dre. A de­cir ver­dad, se lle­vó un sus­to del de­mo­nio: eran re­cién las 4y30 am, y lo pri­me­ro que pen­só, co­mo cual­quier mu­jer se ha­ya re­pro­du­ci­do, fue que a al­guno de los me­lli, sino a los dos, les ha­bía pa­sa­do al­gu­na co­sa. Tal una sim­ple dia­rrea y tal vez el edi­fi­cio se ha­bía ve­ni­do aba­jo des­de sus ci­mien­tos. No se tra­ta­ba de eso: la ma­dre es­ta­ba di­cien­do a Caty des­de el ce­lu­lar que a pe­sar de la ge­ne­ro­si­dad de pa­pi (lea­se Wal­ter Kar­ma) que do­nó la ga­nan­cia de él en los te­ji­dos pa­ra que ella se fue­ra so­li­ta y su al­ma a la pla­ya de Va­le­ria del Mar a re­cu­pe­rar­se de los gol­pes de la vi­da, qui­zá ten­dría que pen­sar en vol­ver rau­da­men­te, por­que su ex Si­món Al­va­ra­do, ha­bía re­gre­sa­do y seis gue­rre­ros nin­jas lo re­te­nían cap­tu­ra­do con sus nun­cha­kas. Nin­guno de los gue­rre­ros que­ría li­be­rar a Si­món has­ta que pi­die­ra per­dón a Caty, se­gún el ri­to de los sa­mu­ráis chi­nos o al­go por el es­ti­lo que la ma­dre no aca­ba­ba de com­pren­der.

Caty pi­dió que le pa­sa­ra con Si­món. El llo­ra­ba co­mo un ben­di­to; ge­mía que no era cul­pa­ble, que fue el de­mo­nio del de­seo y que un chino le es­ta­ba tri­tu­ran­do la mano que ja­más po­dría vol­ver a mo­ver so­bre un ta­ble­ro de aje­de­rez o so­bre seno hu­mano. Caty pi­dió a los chi­nos que lo li­be­ra­ran; to­do el da­ño que Si­món pu­die­ra cau­sar al cos­mos de ahí en más, co­rría por cuen­ta de ella. Los gue­rre­ros lo li­be­ra­ron a re­ga­ña­dien­tes; des­pués de to­do ellos ha­bían vis­to to­das las tem­po­ra­das de Nin­ja Wa­rrior mien­tras co­mían chips de ca­la­ma­res fri­tos (ma­lo pa­ra el alien­to y la fla­tu­len­cia) y aun­que ahí se de­cía que un ar­te mar­cial de­be ser usa­do pa­ra la paz y no pa­ra el qui­lom­bo, ellos que­rían qui­lom­bo por­que sino ¿cuán­do y a quién de­mos­tra­rían su ar­te en ac­ción?

Ape­nas lo li­be­ra­ron, Si­món sa­lió co­rrien­do y ba­jó los cua­tro pi­sos por es­ca­le­ra. Si­guió co­rrien­do sin mi­rar atrás y do­bló en la es­qui­na. Cuan­do ya es­ta­ba se­gu­ro de ha­ber per­di­do a los gue­rre­ros, lla­mó a Caty. “¿Dón­de es­tás? Ne­ce­si­to que hablemos aun­que sea una so­la vez más y de­ci­da­mos qué ha­cer con nues­tra vi­da y con nues­tros hi­jos”. Caty acep­tó: es­ta­ba en Va­le­ria del mar, ha­bía al­qui­la­do un de­par­ta­men­to con vis­ta a la pla­ya por tres días pa­ra ella so­la. A Si­món la pa­la­bra pla­ya le pro­du­cía chu­chos de frío por lo vi­vi­do con Von­da, pe­ro acep­tó. Re­gre­só a la es­qui­na, subió al co­lec­ti­vo que lo lle­vó a Re­ti­ro y a las cua­tro ho­ras ya es­ta­ba en Va­le­ria del Mar. Caty le ha­bía di­cho que lo es­pe­ra­ría en el mar, sen­ta­da en una roca vien­do el ro­jo ama­ne­cer. Lle­va­ría pues­ta una tú­ni­ca de bam­bu­la y aba­jo, na­da, es­ta­ría des­nu­da. Y así lo ha­bía he- cho ella. Ha­bía mar­cha­do ha­cia la roca se­ña­la­da y se ha­bía pues­to a con­tem­plar con in­ten­si­dad el ho­ri­zon­te. Ca­si es­ta­ba con­cen­tra­da en es­ta­do al­fa, cuan­do se per­ca­tó en que la mú­si­ca ce­les­tial que lle­ga­ba a sus oí­dos, no era la de dos án­ge­les to­can­do el ar­pa, sino el ca­careo lo­co de tres ga­vio­tas pe­lean­do por arran­car­le los ojos a un ga­to muer­to. Caty las es­pan­tó con unos pie­dra­zos: no que­ría que na­da la per­tur­ba­ra en su re­en­cuen­tro con Si­món. En ese ins­tan­te, los ojos de uno se en­con­tra­ron con los del otro. Si­món, con la ca­mi­sa abier­ta mos­tran­do el pe­cho des­nu­do y ya que no te­nía tablita ab­do­mi­nal que mos­trar, mos­tra­ba el xi­lo­fón que eran sus cos­ti­llas, al­zó el bra­zo y la sa­lu­dó. Caty se le­van­tó de la roca un po­co por amor y otro po­co por­que ya le do­lía el cu­lo, y ca­mi­nó ha­cia su ama­do. Al ver­la ve­nir, él co­rrió con los bra­zos ex­ten­di­dos, pa­ra abra­zar­la co­mo ha­bía vis­to ha­cer en cien­tos de pro­pa­gan­das. Has­ta tal vez la le­van­ta­ra en el ai­re, así pen­só y le pu­so ga­rra a la ca­rre­ri­ta, lás­ti­ma que cuan­do es­ta­ba só­lo a unos pa­sos de ella, pi­só una agua­vi­va que gra­cias al ca­len­ta­mien­to glo­bal aho­ra an­da­ban por la cos­ta atlán­ti­ca co­mo pan­cho por su ca­sa y del gri­to que Si­món pe­gó en ese ins­tan­te, has­ta las ga­vio­tas en­tra­ron en pá­ni­co. Des­pués, ca­yó des­pa­ta­rra­do por la are­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.