OB­JE­TI­VO 2020: ASIA

En un mun­do que de­man­da­rá más ali­men­tos, el desafío se­rá adap­tar­se a nue­vos pa­ra­dig­mas pa­ra in­ser­tar­se al mer­ca­do, no so­lo co­mo pro­vee­do­res de gra­nos.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La de­man­da ali­men­ti­cia de ese con­ti­nen­te se­rá cen­tral pa­ra la Ar­gen­ti­na.

En el trans­cur­so de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, Ar­gen­ti­na fue re­co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal por ser el “gra­ne­ro del mun­do”. En esos años, la pos­tal de ne­go­cios vin­cu­la­dos al agro es­ta­ba re­pre­sen­ta­da por bar­cos re­bo­san­tes de tri­go y car­ne, con des­tino eu­ro­peo.

Pe­ro la fo­to del mun­do cam­bió de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa, y lo que era ape­nas una in­si­nua­ción fi­nal­men­te se con­vir­tió en reali­dad: el “ti­gre asiá­ti­co” se per­fi­la co­mo la nue­va eco­no­mía he­ge­mó­ni­ca, con Chi­na e In­dia a la ca­be­za.

A es­tos paí­ses, se su­man Ja­pón, Co­rea del Sur, Tai­lan­dia y Viet­nam, que re­pre­sen­tan el 40% de la po­bla­ción mun­dial, y cre­ce­rán aun más ha­cia 2030.

Es­te in­cre­men­to sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, que la de­man­da por ali­men­tos se­rá más in­ten­sa, y re­que­ri­rán de la pro­duc­ción ex­ter­na pa­ra sa­tis­fa­cer es­tas ne­ce­si­da­des.

EL PAIS DE­BE TRA­BA­JAR PA­RA LO­GRAR ACUER­DOS DE LI­BRE CO­MER­CIO Y ALIAN­ZAS CON LAS EM­PRE­SAS CHI­NAS

Fren­te a es­ta co­yun­tu­ra, sur­ge una pre­gun­ta obli­ga­da: ¿La Ar­gen­ti­na es­tá pre­pa­ra­da pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo es­ta im­por­tan­te opor­tu­ni­dad?

El Sim­po­sio “Ar­gen­ti­na y Asia ha­cia el 2030”, or­ga­ni­za­do por la FAU­BA, cons­ti­tu­yó un ám­bi­to ade­cua­do pa­ra ana­li­zar los in­te­rro­gan­tes vin­cu­la­dos a es­ta cues­tión.

Más allá de la mul­ti­pli­ci­dad de vo­ces que se re­gis­tra­ron du­ran­te el en­cuen­tro - que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de es­pe­cia­lis­tas ar­gen­ti­nos y ex­tran­je­ros - la idea cen­tral fue que la de­man­da asiá­ti­ca se­gui­rá fir­me y que el país tie­ne que pre­pa­rar­se pa­ra ex­por­tar más co­no­ci­mien­to y cien­cia, y no so­lo ma­te­rias pri­mas.

“Ar­gen­ti­na, cui­dan­do sus suelos, pue­de ser no el gra­ne­ro el mun­do sino el su­per­mer­ca­do”, re­su­mió Fer­nan­do Vi­le­lla, di­rec­tor del sim­po­sio.

Des­de su pers­pec­ti­va, los sec­to­res pro­duc­ti­vos, em­pre­sa­rios y aca­dé­mi­cos de­ben ge­ne­rar es­tra­te­gias que per­mi­tan desa­rro­llar opor­tu­ni­da­des de pro­duc­ción y co­mer­cio en los pró­xi­mos años.

El au­men­to de la po­bla­ción se tra­du­ce en me­nos tie­rras pa­ra cul­ti­var, y co­mo los ani­ma­les se crían con so­ja y maíz, la de­man­da de gra­nos cre­ce y so­lo pue­de cu­brir­se con bio­tec­no­lo­gía. “Con me­nor to­xi­ci­dad y aho­rro am­bien­tal, es la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra ali­men­tar al mun­do”, re­mar­có el di­rec­ti­vo.

Que­da cla­ro que pa­ra el fu­tu­ro ar­gen­tino, se­rá cla­ve po­der cu­brir la de­man­da ali­men­ta­ria de Asia. Y uno de los pa­sos es de­fi­nir las lí­neas es­tra­té­gi­cas a se­guir por el sec­tor agro­pe­cua­rio na­cio­nal, tan­to en ám­bi­to pú­bli­co co­mo pri­va­do. En es­ta lí­nea, el ex-se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Mar­ce­lo Re­gú­na­ga sos­tu­vo que un pa­so a te­ner en cuen­ta se­rá de­ro­gar ba­rre­ras al co­mer­cio no ha­bi­li­ta­das por la OMC.

Ade­más, hay que tra­ba­jar en pro­mo­ver acuer­dos en­tre las dis­tin­tas ca­de­nas de va­lor y alian­zas con em­pre­sas chi­nas, so­bre to­do acuer­dos de li­bre co­mer­cio, pa­ra no per­der pi­sa­da a nues­tros com­pe­ti­do­res más di­rec­tos.

Y si bien el co­mer­cio chino re­gis­tra­rá una mer­ma en sus ta­sas de cre­ci­mien­to, el ex-fun­cio­na­rio mar­có que las mis­mas se­rán ma- yo­res a las de eco­no­mías in­dus­tria­li­za­das co­mo Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

Re­gú­na­ga sos­tu­vo que aun­que Chi­na en es­tos días es el se­gun­do so­cio co­mer­cial de la Ar­gen­ti­na, las ex­por­ta­cio­nes se con­cen­tran en muy po­cos pro­duc­tos, la ma­yo­ría pri­ma­rios.

En con­tra­par­ti­da, el 80% del cre­ci­mien­to de la de­man­da de ali­men­tos de Chi­na lo cap­ta­ron Bra­sil y EE.UU.

Pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción, des­ta­có que la opor­tu­ni­dad ar­gen­ti­na ra­di­ca en su cla­se em­pre­sa­rial, que po­dría abas­te­cer de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble la de­man­da chi­na de ali­men­tos.

A su vez, el país asiá­ti­co cuen­ta con un gran po­ten­cial pa­ra con­ti­nuar edi­fi­can­do alian­zas es­tra­té­gi­cas con ca­de­nas agroin­dus­tria­les ar­gen­ti­nas.

Ade­más de desa­rro­llar es­tas es­tra­te­gias po­lí­ti­cas y co­mer­cia­les, no hay que des­cui­dar el abas­te­ci­mien­to de ma­te­rias pri­mas.

El ex agre­ga­do co­mer­cial an­te la Unión Eu­ro­pea, Gus­ta­vo Idi­go­ras es­ti­mó que en los pró­xi­mos 20 años, la de­man­da chi­na y asiá­ti­ca

por olea­gi­no­sas, car­ne y lác­teos se­rá sos­te­ni­da. “Es­ta es la ofer­ta ex­ce­den­ta­ria de la Ar­gen­ti­na, don­de el país tie­ne enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra abas­te­cer al mun­do”, se­ña­ló.

A ni­vel in­terno, los de­sa­fíos de la agri­cul­tu­ra chi­na pa­san en có­mo em­plean de ma­ne­ra efi­cien­te los re­cur­sos tie­rra y agua.

Jo­sé Al­ber­to Be­kinsch­tein, con­sul­tor del Pro­gra­ma de Apo­yo a las Ex­por­ta­cio­nes de Agroa­li­men­tos, ex­pre­só que so­lo un 12% de su su­per­fi­cie es cul­ti­va­ble.

Así, el cre­ci­mien­to se ba­sa en el uso de tec­no­lo­gías aplicadas a los mo­dos de pro­duc­ción y al em­pleo de nue­vas va­rie­da­des de se­mi­llas.

Es­ta ca­rre­ra por la in­dus­tria­li­za­ción en Chi­na no es gra­tui­ta. El con­sul­tor es­ti­mó que los ae­ro­uer­tos, au­to­pis­tas, ciu­da­des y has­ta los cam­pos de golf han qui­ta­do has­ta seis mi­llo­nes de hec­tá­reas a la agri­cul­tu­ra.

De es­te mo­do, si bien se ha ge­ne­ra­do una ma­yor ri­que­za por las ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, se per­die­ron tie­rras ap­tas pa­ra el uso agrí­co­la.

Los in­te­gran­tes de la ca­de­na de va­lor de la agroin­dus­tria na­cio­nal tam­bién apor­ta­ron su vi­sión en es­te in­tere­san­te de­ba­te.

En re­pre­sen­ta­ción de la ca­de­na so­je­ra, Mi­guel Calvo (Ac­so­ja) ex­pli­có que los cambios de há­bi­tos en Chi­na re­pe­cur­ten en nues­tra eco­no­mía, y hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra abs­te­cer una de­man­da que se­rá ca­da vez ma­yor.

En la ac­tua­li­dad, Chi­na vie­ne in­cre­men­tan­do sus ni­ve­les de im­por­ta­ción en maíz y so­ja, y si bien es au­to­su­fi­cien­te pa­ra el con­su­mo hu­mano, de­be com­prar grano pa­ra ali­men­tar sus ani­ma­les.

Pa­ra el di­rec­ti­vo, Ar­gen­ti­na de­be apro­ve­char al má­xi­mo su po­si­ción so­je­ra de pri­mer ex­por­ta­dor y ter­cer pro­duc­tor mun­dial. “El cam­bio

EN EL PAIS ASIATICO SE PER­DIE­RON UNAS SEIS MI­LLO­NES DE HECTAREAS AGRICOLAS POR LA INDUSTRIALIZACION

de la ru­ra­li­dad a la ur­ba­ni­za­ción en Chi­na trac­cio­na per­ma­nen­te a la de­man­da y pa­ra el 2020, con­su­mi­rán 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les”, afir­mó.

Y si de so­ja se tra­ta, Ge­rar­do Bar­to­lo­mé, de Don-Ma­rio Se­mi­llas, re­cor­dó que hay que re­do­blar los es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar la ge­né­ti­ca en se­mi­llas, pa­ra lo­grar más pro­duc­ción.

Pa­ra Bar­to­lo­mé, el 50% del au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad ra­di­ca en el me­jo­ra­mien­to ve­ge­tal y el otro 50% es prác­ti­ca de ma­ne­jo.

Clau­dio Du­nan, di­rec­tor de es­tra­te­gias de la fir­ma Bio­ce­res, hi­zo fo­co en la sus­ten­ta­bi­li­dad de las tec­no­lo­gías, una de las lla­ves pa­ra ac­ce­der a un mer­ca­do es­tra­té­gi­co co­mo el chino.

El di­rec­ti­vo se­ña­ló que si bien es­tán en­fo­ca­dos en la de­man­da de ali­men­tos, la sus­ten­ta­bi­li­dad es cla­ve. “Te­ne­mos una re­la­ción es­tra­té­gi­ca con Chi­na apor­tan­do ge- né­ti­ca de to­le­ran­cia a se­quía, va­lor agre­ga­do que va en la se­mi­lla, co­mo así tam­bién desa­rro­llos en el área de pas­tu­ras y pes­ti­ci­das”, di­jo. Las ta­sas de cre­ci­mien­to de Chi­na no de­jan de sor­pren­der, y so­lo en 2013 -se­gún el FMI- se ubi­có ca­si so­bre el 8%.

Los pro­nós­ti­cos in­di­can que es­te cre­ci­mien­to se­rá cons­tan­te. Ar­gen­ti­na apro­ve­cha es­te es­ce­na­rio, de la mano de los buenos pre­cios de los prin­ci­pa­les co­mo­dit­ties, pe­ro de­be­rá re­do­blar sus es­fuer­zos pa­ra dar el sal­to de ca­li­dad que le per­mi­ta po­si­cio­nar­se fa­vo­ra­bla­men­te en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal.

RO­SA­RIO. UNA GRAN PUER­TA DE SA­LI­DA DE LAS EX­POR­TA­CIO­NES AR­GEN­TI­NA HA­CIA ASIA.

MAS CARNIVOROS. LOS CHI­NOS DE­MAN­DAN MAS PROTEINA CARNICA.

VILLELA. ES­PE­CIA­LIS­TA DE LA FAU­BA.

REGUNAGA. CON­SUL­TOR AGRICOLA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.