HIS­TO­RIA PA­RA CON­TAR

Des­de su Tu­cu­mán na­tal, re­co­rrió un ca­mino con tac­kles, mu­cho agro y gran pa­sión por la me­di­ci­na.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma, el mé­di­co de la siem­bra di­rec­ta.

Es un mé­di­co que tra­ba­ja en el cam­po? ¿ Un pro­duc­tor agro­pe­cua­rio con un ta­len­to in­na­to pa­ra los deportes? ¿Un rug­bier que en­tien­de de quin­ta­les y me­di­ci­na? En el ca­so de Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma, las tres res­pues­tas son afir­ma­ti­vas, y en el mis­mo en­va­se con­vi­ven el mé­di­co oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go, un des­ta­ca­do pro­duc­tor agro­pe­cua­rio de vas­ta tra­yec­to­ria ins­ti­tu­cio­nal y el se­gun­da lí­nea ague­rri­do que ja­más ba­ja los bra­zos.

Hi­jo de un abo­ga­do tu­cu­mano, su in­fan­cia trans­cu­rrió en esa pro­vin­cia, en el seno de una fa­mi­lia de pro­fe­sio­na­les vin­cu­la­dos a la abo­ga­cía, la me­di­ci­na y el agro. En­tre al­gu­nas gam­be­tas al fút­bol y mu­chos tac­kles, des­de pe­que­ño fre­cuen­ta­ba el cam­po fa­mi­liar y apren­día los se cre­tos de la ca­ña de azú­car, el ci­trus y los bo­vi­nos.

Des­pués de la se­cun­da­ria, en 1958 in­gre­só a la fa­cul­tad de Me­di­ci­na en Tu­cu­mán, an­tes s del ser­vi­cio mi­li­tar. “Yo pensé é que me sal­va­ba, por­que era un n es­tu­dian­te de me­di­ci­na y un n ti­po pio­la”, re­cuer­da con una son­ri­sa. To­có in­fan­te­ría de ma­ri­na, re­par­ti­da en­tre el vie­jo ho­tel de In­mi­gran­tes, en Puer­to Ma­de­ro y la ba­se ae­ro­na­val de Punta In­dio. Fue te­le­me­tris­ta de mor­te­ro, y vi­vió bien de cer­ca el con­flic­to en­tre “Azu­les y Co­lo­ra­dos” en 1963, y to­da­vía re­cuer­da cuan­do una ma­ña­na lo des­per­ta­ron en el cuar­tel el rui­do de los tan­ques del co­ro­nel Ló­pez Au­franc.

Su pri­mer con­tac­to con el rugby ugby fue a los 12 años, en Los Tar­cos rcos Rugby Club, y años des­pués fue uno de los fun­da­do­res de la sec­ción rugby del Lawn Ten­nis, siem­pre en Tu­cu­mán. Ju­gó has­ta que

ter­mi­nó la uni­ver­si­dad, y ja­más per­dió el con­tac­to con es­te de­por­te, ya sea en­tre­nan­do a sus hi­jos en el club Náu­ti­co de Ne­co­chea, o bien en par­ti­dos de veteranos en el Lawn Ten­nis tu­cu­mano.

Gra­dua­do de mé­di­co, re­ci­bió una pro­pues­ta la­bo­ral muy in­tere­san­te en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro a la ho­ra de de­ci­dir pe­sa­ron los ami­gos, el rugby y la fa­mi­lia, y des­pués de es­pe­cia­li­zar­se en Buenos Aires, en­fi­ló ha­cia Ne­co­chea. Ahí vi­vía par­te de su fa­mi­lia ma­ter­na, y su fu­tu­ra es­po­sa, No­ra Ras­mu­sen. En esa ciu­dad se re­la­cio­nó otra vez con el cam­po, sin de­jar la me­di­ci­na.

A fi­na­les de los 80´, el doc­tor Fer­nán­dez Pal­ma em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar con la siem­bra di­rec­ta. Pen­sa­ba en co­mo po­día fre­nar el de­te­rio­ro del sue­lo, y bus­ca­ba otra ma­ne­ra de tra­ba­jar la tie­rra. Fue una épo­ca de en­sa­yo, error y mu­chas bur­las de sus ve­ci­nos. “Nos de­cían que éra­mos un con­jun­to de lo­cos, ha­cía­mos reunio­nes en el cam­po y la gen­te iba, pa­ra ver co­mo yo fra­ca­sa­ba”, di­ce.

Lue­go de va­rios tro­pie­zos, se pu­so en con­tac­to con Aa­pre­sid. Co­men­zó a tra­ba­jar fuer­te con es­ta tec­no­lo­gía, y en un año lle­vó to­do su cam­po a siem­bra di­rec­ta. Y fiel a su es­pí­ri­tu in­quie­to, des­li­za una sen­ten­cia que lo pin­ta de cuer­po en­te­ro: “El in­su­mo que más se usa en una agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble son las al­par­ga­tas que des­gas­tás ca­mi­nan­do y vien­do los lo­tes”

El de­but co­mo pre­si­den­te de esa en­ti­dad fue en ple­na ex­plo­sión del con­flic­to de “la 125”, y cuan­do ter­mi­nó su ci­clo vol­vió al cam­po.

A la ho­ra del ba­lan­ce, re­co­no­ce que uno de sus prin­ci­pa­les apor­tes fue la in­cor­po­ra­ción de una gran ma­sa de jó­ve­nes, que en la ac­tua­li­dad cons­ti­tu­yen su nú­cleo de di­ri­gen­tes. “Ge­ne­ra­mos una gran can­ti­dad de re­gio­na­les, y abri­mos el jue­go en to­do el país”, afir­ma.

Pe­ro no so­lo de rugby vi­ve el hom­bre. A sus 46 años inin­te- rrum­pi­dos de ejer­ci­cio de la me­di­ci­na y su in­can­sa­ble per­fil agro­pe­cua­rio, su­mó una in­cur­sión po­lí­ti­ca en Ne­cho­chea, cuan­do en 2003 se postuló co­mo in­ten­den­te por el Re­crear de Ló­pez Murphy. “Per­di­mos por mil vo­tos, mu­cha gen­te di­ce que ga­né, pe­ro al fi­nal caí­mos en los nú­me­ros”, ex­pli­ca, sin ren­co­res.

Si de deportes se tra­ta, es­te hin­cha de In­de­pen­dien­te se ani­ma a to­do: te­nis, duatlón, y al­go de fút­bol. A la ho­ra de los pi­ca­dos, re­cuer­da con pi­car­día los par­ti­dos dispu­tados con­tra equi­pos de mé­di­cos de ciu­da­des ve­ci­nas a Ne­co­chea. “Era un mar­ca­dor de punta ás­pe­ro y ras­pa­dor, mu­cha fuer­za y ga­rra pe­ro po­ca téc­ni­ca”, se sin­ce­ra. Y le­jos del fair play que pre­go­na el rugby, los mé­di­cos per­dían el de­co­ro y más de un par­ti­do -en es­pe­cial con los co­le­gas de Tres

DE SU PA­SO POR AA­PRE­SID, RE­MAR­CO QUE SE SU­MO A LA EN­TI­DAD UNA NUE­VA GENERACION DE JO­VE­NES

Arro­yos- ter­mi­na­ba muy mal den­tro de la can­cha.

Y es­ta pa­sión por el de­por­te la trans­mi­tió a sus tres hi­jos, que prac­ti­can dis­ci­pli­nas co­mo triatlón -el me­nor fue cam­peón pa­na­me­ri­cano-, pa­ra­cai­dis­mo y ala­del­ta.

A sus 73 años, los prin­ci­pa­les de­sa­fíos pa­san por Mai­zar (que pre­si­de des­de es­te año) y cum­plir su gran sue­ño pen­dien­te: ver un mun­dial de rugby des­de las tri­bu­nas. “Si­go es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad, el año que vie­ne iré al mun­dial de In­gla­te­rra con un gru­po de ami­gos”, re­co­no­ce, con un brillo de sa­tis­fac­ción en su mi­ra­da.

RE­LAX. PA­RA EL DOC­TOR, ES­TAR EN EL CAM­PO NO ES UN TRA­BA­JO, SINO ENOR­ME PLA­CER.

DOS VER­SIO­NES. A LA IZ­QUIER­DA, EL SE­GUN­DA LINEA CON LA MI­RA­DA FI­JA EN LA OOVALADAOVALADA. A LA DERECHADERECHA, EL MEDICOMEDICO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.