A CUI­DAR EL TRI­GO DES­DE TEM­PRANO

Ese mo­men­to per­mi­te acu­mu­lar re­cur­sos y mo­di­fi­car pro­pie­da­des del sue­lo, de ca­ra al cul­ti­vo si­guien­te y fren­te a ma­le­zas ca­da vez más di­fí­ci­les de con­tro­lar.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Las oru­gas cor­ta­do­ras pue­den oca­sio­nar se­rios per­jui­cios en el na­ci­mien­to del cul­ti­vo.

La tec­no­lo­gía en cul­ti­vos es una he­rra­mien­ta de do­ble fi­lo, por­que mien­tras per­mi­te por una par­te in­cre­men­tar los rin­des a ci­fras im­pen­sa­das años atrás, por otro la­do plan­tea pro­ble­mas que desafían tan­to a los agro­quí­mi­cos co­mo a las es­tra­te­gias de ma­ne­jo.

Uno de los de­sa­fíos que los pro­duc­to­res en­fren­tan en ca­da cam­pa­ña son las ma­le­zas to­le­ran­tes o re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das, que en los úl­ti­mos años han apa­re­ci­do en to­do el ám­bi­to pro­duc­ti­vo na­cio­nal. “La apa­ri­ción de es­tas ma­le­zas fue re­sul­ta­do, en gran par­te, de có­mo di­se­ña­mos los sis­te­mas pro­duc­ti­vos, más allá de la pla­ni­fi­ca­ción del ma­ne­jo y con­trol de las mis­mas”, afir­ma­ron los in­ge­nie­ros agró­no­mos Emi­lio Sa­to­rre y Fe­de­ri­co Bert, en un in­for­me de Cul­ti­var

CUAN­DO SE DI­SE­ÑA LA ES­TRA­TE­GIA DE BAR­BE­CHOS, NO HAY QUE OL­VI­DAR QUE CA­DA LO­TE TIE­NE SU PRO­PIA HIS­TO­RIA

Co­no­ci­mien­to Agro­pe­cua­rio.

Pa­ra en­fren­tar es­ta si­tua­ción, los pro­fe­sio­na­les po­si­cio­nan al bar­be­cho quí­mi­co co­mo una in­me­jo­ra­ble opor­tu­ni­dad pa­ra acu­mu­lar re­cur­sos y mo­di­fi­car pro­pie­da­des del sue­lo, pa­ra be­ne­fi­ciar al cul­ti­vo si­guien­te.

En es­ta ins­tan­cia, es cuan­do se con­cen­tran la ma­yo­ría de las de­ci­sio­nes que in­vo­lu­cran el ma­ne­jo de ma­le­zas. Y tam­bién es cuan­do na­cen los in­te­rro­gan­tes más co­mu­nes, ta­les co­mo en qué mo­men­to se de­be in­ter­ve­nir, con qué pro­duc­tos y de qué ma­ne­ra.

“La pla­ni­fi­ca­ción del bar­be­cho tie­ne in­fluen­cia di­rec­ta en la pre­sen­cia y evo­lu­ción de mu­chas ma­le­zas, va­rias de ellas pro­ble­má­ti­cas.”, sos­tu­vie­ron los téc­ni­cos.

Si bien el ma­ne­jo de es­ta tec­no­lo­gía pue­de va­riar de acuer­do al am­bien­te de ca­da re­gión pro­duc­ti­va, exis­ten tres pun­tos en co­mún que pue­den ser be­ne­fi­cio­sos pa­ra su ma­ne­jo, en el mar­co de la agri­cul­tu­ra ac­tual.

En pri­mer lu­gar, el bar­be­cho se de­be pla­ni­fi­car con mu­cha an­te­la­ción, in­clu­so al mo­men­to pre­vio de la co­se­cha del cul­ti­vo an­te­ce­sor. En es­ta ins­tan­cia, los pro­fe­sio­na­les re­mar­ca­ron que el “vie­jo” mo­de­lo de co­men­zar a pen­sar el con­trol de ma­le­zas a la sa­li­da del in­vierno o en pri­ma­ve­ra no es via­ble en los ac­tua­les es­que­mas de pro­duc­ción agrí­co­la.

En se­gun­do lu­gar, el bar­be­cho por si so­lo no cons­ti­tu­ye una re­ce­ta inefa­ble, y es fun­da­men­tal diag­nos­ti­car su si­tua­ción en ba­se a un mo­ni­to­reo tem­prano y con­ti­nuo. “Ha­cer un se­gui­mien­to pe­rió­di­co y pre­ci­so de la pre­sen­cia de ma­le- zas des­de el mo­men­to en que se co­se­cha el cul­ti­vo an­te­rior”, sos­tu­vie­ron los pro­fe­sio­na­les.

Por úl­ti­mo, se de­be ac­tuar con las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles, pa­ra al­can­zar un re­sul­ta­do efi­caz y efi­cien­te. En es­ta fa­se, la es­tra­te­gia de bar­be­cho más ade­cua­da de­pen­de de una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res.

Al­gu­nos a te­ner en cuen­ta son ti­po de cul­ti­vo a sem­brar, ge­né­ti­ca, ti­po y es­ta­do de ma­le­zas, y pro­duc­tos dis­po­ni­bles.

En es­te es­ce­na­rio, el her­bi­ci­da es im­por­tan­te, pe­ro es uno más de va­rios fac­to­res. A di­fe­ren­cia de las es­tra­te­gias im­ple­men­ta­das años atrás, la pla­ni­fi­ca­ción an­ti­ci­pa­da per­mi­te in­cor­po­rar en el es­que­ma her­bi­ci­das con ac­ción re­si­dual.

¿ Sus ven­ta­jas? Per­mi­te lo­gra buenos con­tro­les de al­gu­nas ma­le- zas di­fí­ci­les, evi­ta su es­ta­ble­ci­mien­to y re­du­ce cos­tos, al dis­mi­nuir el nú­me­ro de apli­ca­cio­nes.

Así, gra­cias a que los pro­duc­to­res cuen­tan con múl­ti­ples her­bi­ci­das y prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra el con­trol -en com­ple­men­to con di­fe­ren­tes momentos de in­ter­ven­ción-las es­tra­te­gias de con­trol po­si­bles de abor­dar son muy va­ria­das.

A es­te abor­da­je, Sa­to­rre y Bert afir­ma­ron que se im­po­ne un nue­vo con­cep­to en el ma­ne­jo del bar­be­cho: ca­da lo­te es una si­tua­ción sin­gu­lar, que de­pen­de de va­ria­bles co­mo la his­to­ria, los cul­ti­vos a sem­brar y los ma­ne­jos, que me­re­cen un ex­haus­ti­vo aná­li­sis.

En es­te ca­mino, los pro­fe­sio­na­les re­mar­ca­ron que du­ran­te la cam­pa­ña an­te­rior, mu­chas em­pre­sas agro­pe­cua­rias con­vi­vie­ron con si­tua­cio­nes de has­ta tres apli­ca­cio­nes de her­bi­ci­das des­ti­na­das a la siem­bra de la so­ja.

Pe­ro, la reali­dad es que las ma­le­zas se adap­tan a los ma­ne­jos y so­bre­vi­ven.

“No ten­dre­mos so­lu­cio­nes per­ma­nen­tes, pe­ro el bar­be­cho es una opor­tu­ni­dad pa­ra in­ter­ve­nir y re­du­cir el im­pac­to de las ma­le­zas, prin­ci­pal­men­te de las pro­ble­má­ti­cas”, ad­vir­tie­ron.

Pa­ra una ma­yor efec­ti­vi­dad en el bar­be­cho, hay otras de­ci­sio­nes de ma­ne­jo que los pro­duc­to­res de­ben te­ner en cuen­ta, co­mo ro­ta­cio­nes, in­ten­si­dad de uso de la tie­rra y pro­ce­so de co­se­cha.

Así, que­da cla­ro que de­be pla­ni­fi­car­se des­de bien tem­prano, en ba­se a un mo­ni­to­reo y diag­nós­ti­co cons­tan­te, pa­ra con­se­guir buenos re­sul­ta­dos y evi­tar in­cre­men­tos no­to­rios en los cos­tos.

PRE­PA­RA­DO. UN LO­TE LIM­PIO PER­MI­TE ACU­MU­LAR LOS RE­CUR­SOS PA­RA EL CUL­TI­VO.

EN EL BAR­BE­CHO. ES IM­POR­TAN­TE MAN­TE­NER EL MO­NI­TO­REO CON­TI­NUO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.