ES CLA­VE ARRAN­CAR CON UNA SE­MI­LLA DE TRI­GO SA­NA

Pa­ra un buen cul­ti­vo y de al­ta pro­duc­ti­vi­dad, los cui­da­dos des­de el arran­que son de­ci­si­vos.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura Sanidad - Mar­ce­lo Car­mo­na ES­PE­CIA­LIS­TA EN FITOPATOLOGIA

Un cul­ti­vo de tri­go de­be ini­ciar­se con una se­mi­lla de bue­na ca­li­dad. La se­mi­lla es la ba­se de un buen cul­ti­vo y un im­por­tan­te fac­tor de la pro­duc­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria.

En­tre los va­rios atri­bu­tos re­la­cio­na­dos con la ca­li­dad de la se­mi­lla, la sa­ni­dad me­re­ce una con­si­de­ra­ción es­pe­cial. ¿Por qué?. Son va­rios los mo­ti­vos. Una gran pro­por­ción de pa­tó­ge­nos pue­den ser trans­por­ta­dos por se­mi­lla, so­bre­vi­ven con ella por lar­gos pe­río­dos y son in­tro­du­ci­dos en nue­vos cam­pos o paí­ses.

La se­mi­lla, por lo tan­to, es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da en la con­ti­nui­dad del ci­clo bio­ló­gi­co de los pa­tó­ge­nos de una ge­ne­ra­ción a otra del hos­pe­dan­te.

Sin em­bar­go, la trans­mi­sión de fi­to­pa­tó­ge­nos por la se­mi­lla de tri­go no siem­pre es re­co­no­ci­da co­mo un im­por­tan­te me­dio por el cual los pa­tó­ge­nos:

in­tro­du­ci­dos en nue­vas áreas.

So­bre­vi­ven en au­sen­cia del hos­pe­dan­te cul­ti­va­do.

Son di­se­mi­na­dos co­mo nue­vas ra­zas.

Son dis­tri­bui­dos co­mo fo­cos de in­fec­ción pri­ma­ria.

La im­por­tan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca de las se­mi­llas en la su­per­vi­ven­cia de los pa­tó­ge­nos y en el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des de tri­go es un fac­tor muy im­por­tan­te.

La aso­cia­ción de los pa­tó­ge­nos con las se­mi­llas ga­ran­ti­za el ac­ce­so di­rec­to del pa­rá­si­to a su fuen­te nu­tri­cio­nal. De­be des­ta­car­se que a tra­vés del “vehícu­lo se­mi­lla, los pa­tó­ge­nos son lle­va­dos a dis­tan­cias con­si­de­ra­bles co­mo de un es­ta­do o país pa­ra otro en el pro­ce­so de co­mer­cia­li­za­ción, o du­ran­te el in­ter­cam­bio de ma­te­rial ge­né­ti­co. La se­mi­lla, tam­bién, re­in­tro­du­ce el pa­tó­geno en los cam­pos nue­vos o don­de se prac­ti­ca la ro­ta­ción de cul­ti­vos.

Du­ran­te el al­ma­ce­na­mien­to, la se­mi­lla de tri­go con­tie­ne 12%-13% de hu­me­dad, lo que de­ter­mi­na que, tan­to el pa­tó­geno co­mo el em­brión, se en­cuen­tren en re­po­so. Una vez en el sue­lo, la se­mi­lla es hi­dra­ta­da al en­trar en con­tac­to con el agua del mis­mo. En es­te mo­men­to, el/los hon­go/s reasu­men su ac­ti­vi­dad vi­tal. En el ca­so de pa­tó­ge­nos ne­cro­tró­fi­cos, el mi­ce­lio cre­ce del in­te­rior a la su­per­fi­cie de la se­mi­lla. Al cre­cer so­bre la se­mi­lla, la ma­yo­ría de los hon­gos ter­mi­nan por al­can­zar el co­leop­ti­le y la co­leo­rri­za. Los que pa­ra­si­tan raí­ces co­mo Botry­tis so­ro­ki­nia­na, Fu­sa­rium gra­mi­nea­rum pa­san a in­fec­tar las raí­ces se­mi­na­les. Los que pa­ra­si­tan ór­ga­nos en aé­reos, pa­san a cre­cer en el co­leop­ti­le (B. so­ro­ki­nia­na, Dres­chle­ra tri­ti­ci- re­pen­tis, Sep­to­ria no­do­rum).

En la ex­tre­mi­dad api­cal del co­leop­ti­le que aflo­ra­rá so­bre el sue­lo, se pro­du­ci­rán las fruc­ti­fi­ca­cio­nes.

A par­tir de aquí los agen­tes de di­se­mi­na­ción (vien­to, go­tas de llu­via), son los en­car­ga­dos de per­mi­tir nue­vos fo­cos de in­fec­ción en otras ho­jas de la mis­ma plan­ta o en plan­tas ve­ci­nas.

El mi­ce­lio de al­gu­nos pa­tó­ge­nos (cau­san­tes de man­chas), pue­den tam­bién atra­ve­sar el co­leop­ti­le al­can­zan­do la pri­me­ra hoja o plú­mu­la don­de cau­sa­rá in­fec­ción. Es­to pue­de cau­sar la muer­te pre­ma­tu­ra de las ho­jas ba­sa­les y cons­ti­tuir, por lo tan­to, una fuen­te de inócu­lo im­por­tan­te pa­ra los ci­clos se­cun­da­rios.

En el ca­so de S. no­do­rum, el co­leop­ti­le pre­sen­ta es­trías ne­cro­sa­das de co­lo­ra­ción par­da o dis­tor­sio­nes, pa­ra D. t. re­pen­tis se in­for­ma­ron man­chas par­das alar­ga­das y me­nor pe­so de plán­tu­las y, pa­ra B. so­ro­ki­nia­na, tam­bién se re­gis­tra­ron sín­to­mas en co­leop­ti­les in- fec­ta­dos con di­ver­sos gra­dos de in­ten­si­dad.

Lue­go del es­ta­ble­ci­mien­to de los pa­tó­ge­nos en el cul­ti­vo, se ge­ne­ra­rán los su­ce­si­vos ci­clos se­cun­da­rios res­pon­sa­bles de la epi­de­mia. A la co­se­cha, es­tos pa­tó­ge­nos per­ma­ne­ce­rán en las se­mi­llas ce­rran­do el ci­clo bio­ló­gi­co.

Pa­ra los hon­gos cau­san­tes de los car­bo­nes (Ti­lle­tia spp. y Us­ti­la­go nu­da) exis­ten al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas a con­si­de­rar. Los car­bo­nes, du­ran­te la ger­mi­na­ción cre­cen jun­to al me­ris­te­ma api­cal y fi­nal­men­te in­fec­tan al pri­mor­dio flo­ral. Cuan­do la es­pi­ga emerge, mues­tra el signo y los sín­to­mas ca­rac­te­rís­ti­cos de la en­fer­me­dad.

An­te es­tas pro­ble­má­ti­cas que se alo­jan en la se­mi­lla, es al­ta­men­te re­co­men­da­ble ha­cer un aná­li­sis de la mis­ma pa­ra sa­ber qué ti­po de pa­tó­ge­nos se en­cuen­tra y con cuan­ta in­ci­den­cia. Lue­go, de acuer­do a la in­for­ma­ción ob­te­ni­da, se ele­gi­rá el me­jor fun­gi­ci­da pa­ra com­ba­tir esa en­fer­me­dad y la do­sis ade­cua­da. Al ana­li­zar el in­for­me sa­ni­ta­rio, los prin­ci­pa­les pa­tó­ge­nos a te­ner en cuen­ta son las man­chas por­que son las más di­fí­ci­les de con­tro­lar.

Es im­por­tan­te acla­rar que el aná­li­sis de po­der ger­mi­na­ti­vo y/o vi­gor no re­ve­la la im­por­tan­cia de los pa­tó­ge­nos en la se­mi­lla ya que mu­chos de ellos no afec­tan a es­tos pa­rá­me­tros.

En re­fe­ren­cia al con­trol, el tra­ta­mien­to quí­mi­co no de­be ser em­plea­do co­mo una me­di­da de con­trol ais­la­da, sino que de­be for­mar par­te de un con­jun­to de prác­ti­cas en la lu­cha con­tra los pa­tó­ge­nos.

De ma­ne­ra ge­ne­ral, el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co de se­mi­llas só­lo de­be ser he­cho cuan­do el cul­ti­vo es rea­li­za­do en cam­pos don­de se prac­ti­ca la ro­ta­ción de cul­ti­vos o en aque­llas áreas don­de no se cul­ti­vó tri­go, an­te­rior­men­te.

Si se tra­ta de pa­tó­ge­nos ne­cro­tró­fi­cos y que pue­den so­bre­vi­vir en ras­tro­jo, ( hon­gos cau­san­tes de man­chas), la ro­ta­ción de cul­ti­vos cons­ti­tu­ye una ex­ce­len­te me­di­da de con­trol, por­que pue­de eli­mi­nar­los. Bajo es­ta si­tua­ción (ro­ta­ción), el uso de fun­gi­ci­das en se­mi­llas cons­ti­tu­ye una téc­ni­ca esen­cial de con­trol de pa­tó­ge­nos ne­cro­tró­fi­cos, orien­ta­da pa­ra com­ple­men­tar la ro­ta­ción de cul­ti­vos.

Si no se rea­li­za­ra la ro­ta­ción, los ras­tro­jos in­fec­ta­dos cons­ti­tui­rán una fuen­te de inócu­lo muy im­por­tan­te anu­lan­do el efec­to del tra­ta­mien­to de se­mi­lla.

Pa­ra el ca­so de los car­bo­nes, la pro­tec­ción quí­mi­ca de­be­ría ser lle­va­da a ca­bo en el ca­so de con­tar con in­fec­ción en las se­mi­llas.

TRA­TA­DA. EL TRA­TA­MIEN­TO IN­DUS­TRIAL DE LA SE­MI­LLA, UNA PRAC­TI­CA EFI­CAZ DE CON­TROL.

SIEM­BRA. LOS PATOGENOS INI­CIAN SU CI­CLO CON LA GERMINACION DE CUL­TI­VO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.