EQUI­POS EN TIEM­PO DE CRI­SIS

An­te mo­men­tos ad­ver­sos se pue­de ver el ver­da­de­ro po­ten­cial de las per­so­nas, son una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer.

Clarin - Revista Rural - - Sumario -

LO MAS COM­PLE­JO ES CON­SE­GUIR LA CO­LA­BO­RA­CION EFEC­TI­VA, QUE IM­PLI­CA SA­LIR DEL AREA DE CON­FORT

To­da

ac­ti­vi­dad a cie­lo abier­to es­tá ex­pues­ta a pa­de­cer el cli­ma, y la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria ade­más su­fre los vai­ve­nes del mercado. Cuan­do los re­sul­ta­dos pro­duc­ti­vos acom­pa­ñan pe­ro no así los eco­nó­mi­cos, las cri­sis que­dan en puer­ta y es­to inexo­ra­ble­men­te de­ja una hue­lla en la gen­te. Las cri­sis for­man par­te de la vi­da, pe­ro lo que po­da­mos sa­car de ellas es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con nues­tra ac­ti­tud pa­ra en­fren­tar­las. So­mos, de al­gu­na ma­ne­ra, lo que ha­ce­mos con ellas. A na­die le di­vier­te pa­sar­la mal, su­frir pér­di­das, de­jar en el ca­mino ilu­sio­nes y pro­yec­tos que se lle­va una ma­la épo­ca. Sin em­bar­go la ma­yor pér­di­da es no sa­ber qué ha­cer con es­tas si­tua­cio­nes. O bien se con­vier­ten en un sál­ve­se quien pue­da, o sa­can lo me­jor de no­so­tros y de nues­tra gen­te. En sín­te­sis, las cri­sis sa­can lo me­jor o lo peor de no­so­tros. La cla­ve del tra­ba­jo co­mo di­rec­ti­vo o res­pon­sa­ble es la exis­ten­cia de pro­ble­mas y las de­ci­sio­nes que se to­ma pa­ra re­sol­ver­los. Acep­tar la reali­dad es el pri­mer pa­so pa­ra una bue­na ges­tión. Las co­sas son co­mo son, aun­que se desee que fue­ran de otra ma­ne­ra. No acep­tar la pro­pia his­to­ria es con­de­nar­se a no en­ten­der­se en el pre­sen­te, y a no afron­tar ade­cua­da­men­te el fu­tu­ro. Tam­bién las or­ga­ni­za­cio­nes han de asu­mir su pro­pio re­co­rri­do tem­po­ral. So­bre él po­drán di­se­ñar­se nue­vas es­tra­te­gias, pe­ro pre­ten­der ha­cer­lo con­tra lo ya vivido es un error gra­ve. To­da cri­sis trae im­plí­ci­to un de- sa­fío, pe­ro no siem­pre lo lee­mos así. La ma­yo­ría de las ve­ces se lee co­mo una “des­gra­cia”, co­mo al­go que nos to­ca, que nos man­dó el des­tino y la ener­gía la po­ne­mos en en­con­trar a quien echar­le la cul­pa de la si­tua­ción que vi­vi­mos. La pos­tu­ra de víc­ti­ma, es la más fre­cuen­te y nos qui­ta de en­ci­ma cual­quier preo­cu­pa­ción por ha­cer­nos car­go. ¿De qué preo­cu­par­me si soy una víc­ti­ma de…… el país, el sec­tor, los mer­ca­dos, la gen­te, etc.? El de­sa­fío en cam­bio plan­tea otras cues­tio­nes, más pre­gun­tas que res­pues­tas. Si to­ma­mos la cri­sis co­mo de­sa­fío ha­brá que mi­rar otras co­sas, y una a con­si­de­rar en pri­mer lu­gar es la gen­te. Ver­la reac­cio­nar es una ima­gen de lo que son y de lo que pue­den ser. Tam­bién nos re­tra­ta a no­so­tros co­mo pa­tro­nes o je­fes, qué pien­san u opi­nan de nues­tra ges­tión de nues­tras ma­ne­ras y nues­tros tra­tos. Las eta­pas crí­ti­cas son lo que lla­ma­ría­mos “mo­men­tos de oro”, muy es­pe­cia­les y úni­cos que nos mues­tran la reali­dad des­car­na­da. En otras pa­la­bras son tam­bién una oca­sión in­me­jo­ra­ble pa­ra es­tre­char fi­las, po­ner ob­je­ti­vos en co­mún y ca­mi­nar jun­tos. ¿Aca­so no es­ta­mos ha­bi­tua­dos a ver pe­lí­cu­las e his­to­rias don­de los que man­tie­nen di­fe­ren­cias son ca­pa­ces de de­jar­las de la­do en mo­men­tos de cri­sis o don­de les va la vi­da? Bueno, es el mo­men­to de ro­dar nues­tra pro­pia pe­lí­cu­la, de tra­mar nues­tra pro­pia his­to­ria a par­tir de al­go no desea­do. So­mos cons­cien­tes que nos va­mos a en­con­trar con lo me­jor y lo peor, pe­ro de­pen­de de có­mo lo lle­ve­mos. Hay em­pre­sas que desa­rro­llan sus pro­yec­tos “a pe­sar de su gen­te” y otras “a tra­vés de su gen­te”. Las cri­sis son opor­tu­ni­da­des pa­ra bus­car y es­pe­rar lo me­jor con ca­da una de ellas. Desa­rro­llar per­so­nas y equi­pos de tra­ba­jo im­pli­ca en­ton­ces con­tar con que se pue­de y de­be apren­der de es­tas reali­da­des. Nues­tro pa­pel es dar cier­tas cer­te­zas en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre, ser con­fia­bles y res­pal­dar a los que pro­mue­ven ini­cia­ti­vas y son proac­ti­vos. Nues­tro de­sa­fío se­rá pa­sar de la reac­ti­vi­dad a la proac­ti­vi­dad, so­bre la ba­se de la co­mu­ni­ca­ción y a par­tir de lo que nues­tra gen­te vi­ve y sien­te en los mo­men­tos crí­ti­cos. A par­tir de una bue­na co­mu­ni­ca­ción e in­ter­cam­bio, dan­do­les es­pa­cio pa­ra que nos mues­tren lo que ven po­dre­mos dar otro pa­so a la coor­di­na­ción de ac­cio­nes en­tre to­dos. Lue­go lo más com­ple­jo que es con­se­guir la ad­he­sión y la co­la­bo­ra­ción efec­ti­va, don­de hay que sa­lir del área de con­fort y po­ner “al­go más”. Lo que más se re­sien­te en es­tas eta­pas es la con­fian­za, la se­gu­ri­dad se des­va­ne­ce y los ho­ri­zon­tes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les se des­di­bu­jan con fa­ci­li­dad. Es­te es­ta­do de pro­vi­sio­na­li­dad y cier­to des­am­pa­ro se vi­ve, se ex­pe­ri­men­ta, se sien­te. No es ra­cio­nal y por lo tan­to no lo po­de­mos ata­car so­lo con ar­gu­men­tos. No sir­ve de­cir co­sas acer­ca de lo que “de­be ser”, sino más bien so­bre lo que pen­sa­mos que “pue­de ser”, mos­tran­do nues­tro apo­yo irres­tric­to pa­ra cal­mar la an­sie­dad. En sín­te­sis, nues­tra ta­rea es: -Dar con­fian­za, ha­cer que la gen­te se pue­da apo­yar y sen­tir­se más se­gu­ra en mo­men­tos crí­ti­cos. -Fa­ci­li­tar la co­mu­ni­ca­ción, el ida y vuel­ta tan­to de preo­cu­pa­cio­nes co­mo de ini­cia­ti­vas. -Pro­mo­ver la coor­di­na­ción en­tre los que quie­ran apor­tar. -Alen­tar el es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción ha­cien­do de los ob­je­ti­vos al­go co­mún y sen­ti­do a to­dos, es­tar sen­ta­dos en el mis­mo bar­co. Nin­gu­na cri­sis es de­fi­ni­ti­va, co­mo ci­ta­mos arri­ba si nos ha­rá ver las co­sas di­fe­ren­tes. Pe­ro si fui­mos ca­pa­ces de apren­der son mo­men­tos de in­fle­xión de la ver­da­de­ra di­men­sión hu­ma­na. En nues­tro país en ge­ne­ral y en la agri­cul­tu­ra en par­ti­cu­lar es­ta­mos “do­ma­dos por las cri­sis” y qui­zás el he­cho de es­cri­bir es­tas lí­neas pa­ra quie­nes es­tén dis­pues­tos a leer­las sea una se­ñal que es­ta­mos gol­pea­dos pe­ro no por eso re­nun­cia­mos a al­go me­jor pa­ra no­so­tros y nues­tra gen­te.

CO­MU­NI­CA­CIÓN. LA TA­REA DEL LI­DER ES DAR CON­FIAN­ZA EN MO­MEN­TOS CRITICOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.