LAS CLAU­SU­LAS PROHI­BI­DAS

Un aná­li­sis so­bre las zo­nas gri­ses de los con­tra­tos de al­qui­ler.

Clarin - Revista Rural - - Su­ma­rio - Eu­ge­nia Bustamante ABO­GA­DA, PRO­FE­SO­RA EN U. AUS­TRAL Y UCA

En el úl­ti­mo tiem­po, uno de los te­mas más tra­ta­dos con re­la­ción a los arren­da­mien­tos es la ne­go­cia­ción de los con­tra­tos en el ac­tual con­tex­to eco­nó­mi­co, que mues­tra dis­mi­nu­ción en los pre­cios pac­ta­dos, fle­xi­bi­li­za­ción de las con­di­cio­nes de pa­go, cam­bio ha­cia fi­gu­ras aso­cia­ti­vas, e in­clu­so en al­gu­nas zo­nas mar­gi­na­les, se es­ti­ma que que­da­rán va­rios cam­pos sin sem­brar du­ran­te la pró­xi­ma cam­pa­ña.

Ale­ja­da de la si­tua­ción real que en­fren­tan los em­pre­sa­rios de la pro­duc­ción pri­ma­ria, la Ley de Arren­da­mien­tos con­tie­ne dis­po­si­cio­nes so­bre la de­ter­mi­na­ción del pre­cio y la for­ma de pa­go pa­ra los con­tra­tos de Arren­da­mien­to y Apar­ce­ría que son im­pe­ra­ti­vas pa­ra las par­tes, y que por ser con­tra­rias a las cos­tum­bres del cam­po, son fre­cuen­te­men­te in­clui­das en los con­tra­tos que se ce­le­bran.

Se­gún la de­fi­ni­ción de Arren­da­mien­to, el arren­da­ta­rio de­be­rá pa­gar un pre­cio cier­to “en di­ne­ro” lo cual im­pli­ca que la for­ma de pa­go de­be ser mo­ne­da, no pu­dien­do las par­tes pac­tar el pa­go en es­pe­cie, o sea a tra­vés de la en­tre­ga de una can­ti­dad fi­ja de fru­tos, que pue­den ser gra­nos o crías de ga­na­do.

La po­si­bi­li­dad de en­tre­ga de fru­tos co­mo for­ma de pa­go es­tá pre­vis­ta pa­ra el con­tra­to de Apar­ce­ría, pe­ro pa­ra es­te con­tra­to se re­quie­re ade­más que las par­tes se dis­tri­bu­yan un por­cen­ta­je de los fru­tos ob­te­ni­dos por­que es un con­tra­to de na­tu­ra­le­za aso­cia­ti­va. En la Apar­ce­ría las par­tes tam­po­co pue­den pac­tar la en­tre­ga de una can­ti­dad fi­ja de fru­tos, ya que es­ta mo­da­li­dad lla­ma­da “Con­tra­to a Ki­la­je Fi­jo” es­tá es­pe­cí­fi­ca­men­te prohi­bi­da por la ley por­que se pier­de el ca­rác­ter aso­cia­ti­vo del con­tra­to al ase­gu­rar­le a una par­te un re­sul­ta­do fi­jo, sin que asu­ma el riesgo de la ex­plo­ta­ción.

En cuan­to al Arren­da­mien­to, los usos y cos­tum­bres del cam­po mues­tran que es fre­cuen­te que el pre­cio se pac­te ha­cien­do re­fe­ren­cia a la co­ti­za­ción de los gra­nos o del ga­na­do en los mer­ca­dos don­de es­tos pro­duc­tos se ne­go­cian. Se fi­ja co­mo pre­cio de­ter­mi­na­da can­ti­dad de so­ja por hec­tá­rea se­gún la co­ti­za­ción de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res o Ro­sa­rio, por ejem- plo, el día del vencimiento.

En ga­na­de­ría se uti­li­zan las co­ti­za­cio­nes del Mer­ca­do de Li­niers co­mo re­fe­ren­cia, y se pac­ta cier­ta can­ti­dad de ki­los de car­ne por hec­tá­rea por año. Es con­ve­nien­te to­mar el pro­me­dio de las úl­ti­mas co­ti­za­cio­nes (una se­ma­na, 15 días o un mes) pa­ra evi­tar que el al­za o ba­ja pro­nun­cia­da de pre­cios per­ju­di­que a una par­te alea­to­ria­men­te.

Por ello, es vá­li­do pac­tar el pre­cio del Arren­da­mien­to ha­cien­do re­fe­ren­cia a un Mer­ca­do siem­pre que se abo­ne en pe­sos el mon­to equi­va­len­te a la co­ti­za­ción, por­que en es­te ca­so el pre­cio cu­ya ci­fra no es­ta­ba ex­pre­sa­da al mo­men­to de la ce­le­bra­ción del con­tra­to, se de­ter­mi­na­rá de ma­ne­ra inequí­vo­ca al mo­men­to del pa­go, que se rea­li­za­rá en di­ne­ro.

Tam­bién vin­cu­la­do al pre­cio, la ley con­tie­ne la prohi­bi­ción tan­to pa­ra Arren­da­mien­to co­mo pa­ra Apar­ce­ría de acor­dar un pre­cio mí­ni­mo fi­jo, y a par­tir de és­te el pa­go de adi­cio­na­les va­ria­bles se­gún se mo­di­fi­que la co­ti­za­ción del pro­duc­to o de acuer­do al rin­de ob­te­ni­do. Es­ta mo­da­li­dad de fi­ja­ción del pre­cio de­no­mi­na­da “Con­tra­to Ca­na-

apar­ce­ría Es un con­tra­to de na­tu­ra­le­za aso­cia­ti­va se­gún el cual las par­tes se dis­tri­bu­yen por­cen­ta­jes

preacor­da­dos de los fru­tos ob­te­ni­dos.

con­tra­to se cum­pla se­gún lo pac­ta­do o se lle­gue a un acuer­do ex­tra­ju­di­cial en ca­so que sur­ja al­gún con­flic­to, lo cual es muy fre­cuen­te en es­tos ne­go­cios. Sin em­bar­go, en ca­so de in­cum­pli­mien­to que obli­gue a una par­te a re­cu­rrir a la jus­ti­cia pa­ra exi­gir el cum­pli­mien­to o la res­ci­sión y el des­alo­jo, con el re­sar­ci­mien­to de los da­ños pro­du­ci­dos; el plan­teo de nu­li­dad de la cláu­su­la de pa­go pue­de ter­mi­nar en la fi­ja­ción ju­di­cial del pre­cio del con­tra­to, que es la pres­ta­ción esen­cial.

Fi­nal­men­te, quie­ro di­fe­ren­ciar otra va­rian­te de pre­cio uti­li­za­da fre­cuen­te­men­te en los con­tra­tos, que con­sis­te en fi­jar pre­cios di­fe­ren­tes, que pue­den ser as­cen­den­tes o des­cen­den­tes pa­ra ca­da año. Es­te su­pues­to no cons­ti­tu­ye el lla­ma­do “Con­tra­to Ca­na­dien­se”, por­que la di­fe­ren­cia de mon­to de un año a otro no de­pen­de de una va­ria­ble, sino que es­tá fi­ja­da al ini­cio del con­tra­to.

La ley exi­ge que el Arren­da­mien­to ten­ga un pre­cio cier­to en di­ne­ro, pe­ro no exi­ge que el mis­mo sea fi­jo o exac­ta­men­te igual pa­ra ca­da año de con­tra­to. En mi opi­nión, en es­te su­pues­to la cláu­su­la de pa­go es vá­li­da, por­que si bien el pre­cio es es­ca­lo­na­do, y por lo tan­to di­fe­ren­te pa­ra ca­da año, es al mis­mo tiem­po un pre­cio cier­to al mo­men­to de la ce­le­bra­ción del con­tra­to.

En es­te año tan com­ple­jo pa­ra arren­da­ta­rios y due­ños de cam­pos, con mar­ca­da dis­mi­nu­ción en la ren­ta­bi­li­dad de su ne­go­cio y con di­fi­cul­ta­des de fi­nan­cia­ción pa­ra con­ti­nuar con la pro­duc­ción; la po­si­bi­li­dad de pac­tar li­bre­men­te pre­cio y for­ma de pa­go de los con­tra­tos agra­rios en el mar­co de la ley y sin riesgo de nu­li­dad al­gu­na, es esen­cial.

Par­tien­do del uso ge­ne­ra­li­za­do en los con­tra­tos de es­tas cláu­su­las prohi­bi­das, y da­do que son be­ne­fi­cio­sas pa­ra am­bas par­tes, se de­be­rá ana­li­zar su in­cor­po­ra­ción en la pró­xi­ma re­for­ma de la ley, acep­tan­do la fuer­za de la cos­tum­bre co­mo fuen­te del de­re­cho. dien­se” es muy fre­cuen­te en la prác­ti­ca agro­pe­cua­ria, ya que per­mi­te a las par­tes ase­gu­rar­se un mí­ni­mo y aso­ciar­se, de al­gu­na ma­ne­ra, en el re­sul­ta­do de la pro­duc­ción en ca­so de ob­te­ner ga­nan­cias com­par­tien­do el riesgo a par­tir de un mí­ni­mo ga­ran­ti­za­do pa­ra el arren­da­dor, que cons­ti­tu­ye tam­bién un mí­ni­mo exi­gi­ble pa­ra el arren­da­ta­rio.

En agri­cul­tu­ra, en es­pe­cial en las úl­ti­mas cam­pa­ñas, en las que la vo­la­ti­li­dad de pre­cios su­ma­do al riesgo cli­má­ti­co ha­cen muy di­fí­cil pre­ver re­sul­ta­dos, es­tas cláu­su­las re­sul­tan con­ve­nien­tes pa­ra am­bas par­tes.

¿Qué su­ce­de cuan­do las par­tes pac­tan el pa­go con al­gu­na de las cláu­su­las prohi­bi­das? La reali­dad de los ne­go­cios ge­ne­ra que los con­tra­tos se ce­le­bren sin te­ner en cuen­ta lo dis­pues­to por la ley, en al­gu­nos ca­sos por­que se des­co­no­ce la prohi­bi­ción le­gal da­da la acep­ta­ción ge­ne­ra­li­za­da en los usos y cos­tum­bres; y en otros su­pues­tos, a pe­sar de su co­no­ci­mien­to, por­que la mo­da­li­dad ele­gi­da re­sul­ta ade­cua­da eco­nó­mi­ca­men­te pa­ra am­bas par­tes. En tal ca­so se sue­le de­no­mi­nar al con­tra­to “Arren­da­mien­to Atí­pi­co” pa­ra ex­cluir­lo de la apli­ca­ción de la ley.

Es­ta ca­te­go­ri­za­ción es in­co­rrec­ta, ya que la ley es con­tun­den­te res­pec­to de la in­va­li­dez de las cláu­su­las con­trac­tua­les con­tra­rias a sus dis­po­si­cio­nes im­pe­ra­ti­vas, es­ta­ble­cien­do en el ar­tícu­lo 1 que sus “pre­cep­tos son de or­den pú­bli­co” e “in­sa­na­ble­men­te nu­los y ca­ren­tes de to­do va­lor cua­les­quie­ra cláu­su­las o pac­tos en con­tra­rio…”. En con­se­cuen­cia, es­tos no son con­tra­tos atí­pi­cos co­mo sue­len ser de­no­mi­na­dos, sino que se tra­ta de con­tra­tos de Arren­da­mien­to o Apar­ce­ría con la cláu­su­la de pa­go nu­la, lo que sig­ni­fi­ca que si se de­cla­ra su nu­li­dad en se­de ju­di­cial, el juez fi­ja­rá el pre­cio del con­tra­to o la for­ma de pa­go que con­si­de­re ade­cua­da con­si­de­ran­do to­das las cir­cuns­tan­cias.

Es­tas si­tua­cio­nes no pre­sen­tan ma­yor riesgo en la me­di­da que el

La apar­ce­ría a “ki­la­je fi­jo” es­tá prohi­bi­da por­que se pier­de el ca­rác­ter aso­cia­ti­vo del con­tra­to.

A CON­VER­SAR. ES­TA CAM­PA­ÑA QUE­DA­RAN MU­CHOS CAM­POS SIN SEM­BRAR.

VO­LA­TIL. LAS CLAU­SU­LAS RE­SUL­TAN UTI­LES EN UN CON­TEX­TO MUY CAM­BIAN­TE.

NE­GO­CIO. EN LA REALI­DAD, MU­CHOS CON­TRA­TOS NO SE ATIE­NEN A LA LEY.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.