EL CA­LEN­TA­MIEN­TO GLO­BAL PUE­DE PO­TEN­CIAR AL FO­RRA­JE

Es­tu­dios de la Fau­ba su­gie­ren que es fac­ti­ble la in­tro­duc­ción exi­to­sa de pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas, en la cuen­ca del Sa­la­do, que ser­vi­rían pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción me­dia.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia -

M uchos es­tu­dios han de­mos­tra­do que en dis­tin­tas re­gio­nes del pla­ne­ta el ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te los ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos. In­clu­so en Ar­gen­ti­na, es­to ya ha si­do do­cu­men­ta­do pa­ra trigo y ce­ba­da. Sin em­bar­go, es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en la Fa- cul­tad de Agro­no­mía de la UBA su­gie­ren que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra en la re­gión pam­pea­na se­ría una opor­tu­ni­dad pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción fo­rra­je­ra en am­bien­tes mar­gi­na­les. ¿De qué ma­ne­ra? A tra­vés de la in­tro­duc­ción de pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas, adap­ta­das a am­bien­tes más ca­lu­ro­sos.

“La in­ves­ti­ga­ción sur­gió de nues­tro gru­po y de la in­quie­tud de pro­duc­to­res ga­na­de­ros de la Pam­pa De­pri­mi­da, en la Pro­vin­cia de Bue- nos Ai­res, que em­pe­za­ron a pro­bar la in­tro­duc­ción de es­pe­cies de am­bien­tes tro­pi­ca­les en ba­jos anega­bles sa­li­nos”, ex­pli­ca Gus­ta­vo Stri­ker, pro­fe­sor ad­jun­to en la Cá­te­dra de Fi­sio­lo­gía Ve­ge­tal (FAU­BA) e in­ves­ti­ga­dor ad­jun­to del CO­NI­CET. “El in­te­rés de los pro­duc­to­res se ba­sa en que es­tas pas­tu­ras, en su am­bien­te ori­gi­nal, tie­nen un po­ten­cial de pro­duc­ción muy im­por­tan­te, pu­dien­do in­clu­so du­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad me­dia de los ba­jos sa­li­nos en la De­pre­sión del Sa­la­do. El de­sa­fío era in­ves­ti­gar las cau­sas de las fa­llas en la ins­ta­la­ción de las plán­tu­las en con­di­cio­nes de anegamiento”.

Los es­tu­dios que Stri­ker y su gru­po lle­va­ron ade­lan­te mos­tra­ron que las plán­tu­las de las gra­mí­neas tro­pi­ca­les Ch­lo­ris ga­ya­na (co­no­ci­da co­mo Gra­ma Rho­des) y Pa­ni­cum co­lo­ra­tum po­seen dis­tin­tos gra­dos de to­le­ran­cia a la inun­da­ción y po­drían cre­cer bien de­pen­dien­do de la al­tu­ra del agua en el mo­men­to de su es­ta­ble­ci­mien­to.

La siem­bra de Gra­ma y Pa­ni­cum en es­tos cam­pos ba­jos del Sa­la­do se rea­li­za en pri­ma­ve­ra. En ese mo­men­to pue­den ocu­rrir inun­da­cio­nes que, al su­mer­gir a las plán­tu­las, com­pro­me­ten su es­ta­ble­ci­mien­to. Pa­ra in­ves­ti­gar cuán to­le­ran­tes son am­bas es­pe­cies a es­te es­trés, se rea­li­za­ron ex­pe­ri­men­tos en con­di­cio­nes con­tro­la­das, so­me­tien­do plán­tu­las a inun­da­cio­nes de dis­tin­ta in­ten­si­dad. A al­gu­nas las su­mer­gió has­ta a la mi­tad de su al­tu­ra; a otras, to­tal­men­te. Los re­sul­ta­dos in­di­ca­ron que Gra­ma Rho­des es ca­paz de so­bre­lle­var muy bien la su­mer­sión com­ple­ta al ha­cer cre­cer rá­pi­da­men­te las pri­me­ras dos o tres ho­jas por en­ci­ma del ni­vel del agua. Con­tra­ria­men­te, Pa­ni­cum no to­le­ra la su­mer­sión to­tal. “La res­pues­ta fue con­tras­tan­te en- tre am­bas es­pe­cies. Si bien Ch­lo­ris mos­tró una es­tra­te­gia de es­ca­pe al agua lo­gran­do en po­cos días el con­tac­to con la at­mós­fe­ra, Pa­ni­cum no su­peró ese ni­vel de es­trés; no con­si­guió lan­zar sus ho­jas por en­ci­ma del agua”, ex­pli­có el in­ves­ti­ga­dor.

No obs­tan­te, el pa­no­ra­ma no es tan gris pa­ra Pa­ni­cum. En otro ex­pe­ri­men­to, el gru­po de Stri­ker en­con­tró que la to­le­ran­cia di­fe­ren­cial a la inun­da­ción que pre­sen­tan las plán­tu­las de am­bas es­pe­cies se “bo­rra” cuan­do lle­gan al es­ta­do adul­to. Eso sig­ni­fi­ca que si los dos pas­tos con­si­guen es­ta­ble­cer­se en un año que no se inun­dó, o que se inun­dó con ba­ja in­ten­si­dad, lue­go los in­di­vi­duos adul­tos pue­den cre­cer y cum­plir su ci­clo sin pro­ble­mas.

“Es­tas es­pe­cies son ori­gi­na­rias de Áfri­ca y de re­gio­nes tro­pi­ca­les, y han si­do me­jo­ra­das en Aus­tra­lia pa­ra am­bien­tes aus­tra­lia­nos. En Ar­gen­ti­na son im­por­ta­das y dis­tri­bui­das por se­mi­lle­ros. En nues­tros ex­pe­ri­men­tos tam­bién pu­di­mos cons­ta­tar que de las sie­te va­rie­da­des co­mer­cia­les, cua­tro to­le­ran la su­mer­sión com­ple­ta y tres no”, ex­pli­ca Stri­ker, se­ña­lan­do, ade­más, la im­por­tan­cia de hi­lar más fino aun. “Tam­bién pu­di­mos de­tec­tar que exis­te un aba­ni­co de po­si­bles

LA IN­QUIE­TUD SURGIO DES­DE EL GRU­PO DE IN­VES­TI­GA­CION Y DES­DE LOS MIS­MOS PRO­DUC­TO­RES

res­pues­tas a la inun­da­ción en­tre las dis­tin­tas va­rie­da­des den­tro de ca­da es­pe­cie.”

La ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra en la De­pre­sión del Sa­la­do ha si­do des­pla­za­da ha­cia am­bien­tes en los que las li­mi­ta­cio­nes im­pi­den la agri­cul­tu­ra de al­tos rin­des. En es­tos sec­to­res mar­gi­na­les, la cría bo­vi­na se rea­li­za so­bre pas­ti­zal na­tu­ral y pas­tu­ras de gra­mí­neas que pre­sen­tan va­ria­cio­nes con­si­de­ra­bles en su pro­duc­ti­vi­dad en­tre años y es­ta­cio­nes. Co­mún­men­te, los ani­ma­les de­ben ser su­ple­men­ta­dos con otras fuen­tes de fo­rra­je. En es­te sen­ti­do, Stri­ker ex­pli­ca que “el po­ten­cial de pro­duc­ción de las me­ga­tér­mi­cas es muy ele­va­do; eso las ha­ce in­tere­san­tes pa­ra es­tos am­bien­tes anega­bles y sa­li­nos, don­de la pro­duc­ción de los pas­tos na­ti­vos del pas­ti­zal ra­ra­men­te su­pera los 2100 ki­los anua­les de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea. Gra­ma Rho­des y Pa­ni­cum pue­den lle­gar a pro­du­cir en­tre 5000 y 5500 kg de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea y por año, in­clu­so a tem­pe­ra­tu­ras subóp­ti­mas co­mo las de es­tos pas­ti­za­les. Ade­más, es im­por­tan­te des­ta­car que es­tos ba­jos ocu­pan un 30% de la De­pre­sión del Sa­la­do”.

Los ba­jos sa­li­nos re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de la su­per­fi­cie de la De­pre­sión del Sa­la­do y se los usa pa­ra cría de ga­na­do bo­vino.

El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra en re­gio­nes tem­pla­das co­mo la De­pre­sión del Sa­la­do es cla­ve pa­ra pen­sar en in­tro­du­cir pas­tu­ras de cli­mas más cá­li­dos y es­pe­rar, con cier­ta con­fian­za, que crez­can y com­ple­ten su ci­clo de vi­da. “Los in­vier­nos se han vuel­to pro­gre­si­va­men­te me­nos res­tric­ti­vos”, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor.

“Hu­bo un au­men­to en las tem­pe­ra­tu­ras mí­ni­mas, lo cual ha dis­mi­nui­do cier­tas li­mi­ta­cio­nes pa­ra la im­plan­ta­ción de es­tos pas­tos ha­bi­tua­dos a tem­pe­ra­tu­ras más al­tas. Por otra par­te, el pe­río­do li­bre de he­la­das ac­tual­men­te es más lar­go y, en con­se­cuen­cia, la ven­ta­na de tiem­po en la que pue­den pro­du­cir fo­rra­je se in­cre­men­ta.”

A la ho­ra de pen­sar en el fu­tu­ro de es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, Stri­ker se se mos­tró cau­to. “es muy se­duc­tor ex­tra­po­lar re­sul­ta­dos de otros sis­te­mas, pe­ro hay que te­ner cui­da­do. A ve­ces no exis­te un co­rre­la­to en­te lo que ob­ser­va­mos en los ex­pe­ri­men­tos y lo que des­pués su­ce­de a cam­po. Va a ser muy im­por­tan­te iden­ti­fi­car y/o ge­ne­rar los ge­no­ti­pos idea­les se­gún los fac­to­res más li­mi­tan­tes de ca­da am­bien­te: inun­da­ción, sa­li­ni­dad, tem­pe- ra­tu­ra, etc. Por otra par­te, en tér­mi­nos eco­ló­gi­cos, de­be­mos te­ner en cuen­ta que re­em­pla­zar un pas­ti­zal por un cul­ti­vo mo­no­es­pe­cí­fi­co, ya sea Pa­ni­cum o Gra­ma, no ne­ce­sa­ria­men­te va a ser po­si­ti­vo pa­ra el eco­sis­te­ma en su con­jun­to, y des­co­no­ce­mos la ca­pa­ci­dad del pas­ti­zal pa­ra ab­sor­ber los cam­bios y se­guir fun­cio­nan­do igual.”

No obs­tan­te, Stri­ker no pue­de de­jar de mos­trar­se op­ti­mis­ta a la ho­ra de se­ña­lar otros be­ne­fi­cios po­ten­cia­les de la im­plan­ta­ción de pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas en la De­pre­sión del Sa­la­do.

“Ch­lo­ris y Pa­ni­cum no só­lo pro­du­cen una gran can­ti­dad de bio­ma­sa aé­rea sino tam­bién de raí­ces. Si bien aún fal­tan da­tos, pen­sa­mos que to­da es­ta pro­duc­ción me­jo­ra­ría las pro­pie­da­des fí­si­cas y quí­mi­cas de los sue­los, des­de el con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca has­ta la sa­li­ni­dad. Du­ran­te el ve­rano, es­tas pas­tu­ras ge­ne­ra­rían una co­ber­tu­ra den­sa que evi­ta­ría la eva­po­ra­ción di­rec­ta des­de el sue­lo des­nu­do, prin­ci­pal cau­sa de que las sa­les as­cien­dan a la su­per­fi­cie. En es­tos as­pec­tos tra­ba­jan ac­tual­men­te Agus­tín Gri­mol­di y Car­la Di Be­lla, in­ves­ti­ga­do­res de la Cá­te­dra de Fo­rra­ji­cul­tu­ra de la FAU­BA, es­tu­dian­do a cam­po es­pe­cies pro­mi­so­rias pa­ra los ba­jos sa­li­nos.”

EL DE­SA­FIO ERA IN­VES­TI­GAR POR QUE FA­LLA­BA LA INS­TA­LA­CION DE LAS PLAN­TU­LAS BA­JO ANEGAMIENTO ADE­MAS DE PRO­DU­CIR FO­RRA­JE PA­RA LOS ANI­MA­LES, SE PUE­DE ME­JO­RAR LA ES­TRUC­TU­RA DE LOS SUE­LOS

EN PAS­TU­RA. LAS NUE­VAS ES­PE­CIES APORTARIAN MA­YOR ES­TA­BI­LI­DAD PRO­DUC­TI­VA.

EN­TU­SIAS­MA­DO. GUS­TA­VO STRI­KER, DE LA FAU­BA, EN UN CAM­PO DE PRUE­BA.

GRA­MA. UNA PAS­TU­RA QUE MUES­TRA BUEN PO­TEN­CIAL DE ADAPTACION.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.