LAS GA­RRA­PA­TAS TRAEN MUL­TI­PLES PER­JUI­CIOS

Ade­más de ge­ne­rar pér­di­das de pe­so en los ani­ma­les, pue­den ser vehícu­lo de en­fer­me­da­des gra­ves co­mo Ba­be­sio­sis y Anaplas­mo­sis.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia Sanidad - Ja­vier Confalonieri ME­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO

LAS VA­CAS LE­CHE­RAS CON GA­RRA­PA­TAS PUE­DEN LLE­GAR A DE­JAR DE PRO­DU­CIR HAS­TA 200 LI­TROS POR AÑO

L a ga­rra­pa­ta es uno de los pa­rá­si­tos ex­ter­nos que me­re­ce es­pe­cial aten­ción y que nos cau­sa gran­des do­lo­res de ca­be­za y de bol­si­llo a los pro­duc­to­res ga­na­de­ros, no so­lo por las pér­di­das pro­vo­ca­das por la in­fec­ción y las en­fer­me­da­des que trans­mi­ten, sino tam­bién por las mul­tas y san­cio­nes que apli­ca el Se­na­sa por no ha­cer las co­sas co­mo co­rres­pon­den.

El gé­ne­ro de ga­rra­pa­ta es el Boop­hi­lus (ac­tual­men­te re­nom­bra­da Rhi­pi­cep­ha­lus), co­no­ci­do tam­bién co­mo ga­rra­pa­ta co­mún de los bo­vi­nos, y la Boop­hi­lus mi­cro­plus, es la que es­tá pre­sen­te en nues­tros ro­deos.

Es­te ec­to­pa­rá­si­to cau­sa enor­mes pér­di­das en los ani­ma­les, pues­to que son pa­rá­si­tos he­ma­tó­fa­gos (se ali­men­tan chu­pan­do san­gre), pro­vo­can es­trés y anemia en sus hués­pe­des. Se cal­cu­la que el da­ño co­mien­za a ser in­ten­so a par­tir de una in­fes­ta­ción ma­yor a las 30 ga­rra­pa­tas por ani­mal, y si la mis­ma es su­pe­rior a 50 pa­rá­si­tos, las pér­di­das se acen­túan, cau­san­do mer­mas de pe­so de al­re­de­dor de 500 gra­mos anua­les por ca­da ga­rra­pa- ta. Es de­cir que con 50 ga­rra­pa­tas ha­bla­mos de una pér­di­da de 25 ki­los por ani­mal por año. Lo mis­mo ocu­rre con la pro­duc­ción lác­tea, la cual pue­de per­der has­ta 200 li­tros por año. Ade­más de los da­ños pa­ra la in­dus­tria del cue­ro y de las mia­sis que se pro­du­cen por el da­ño de la piel.

Es­to es lo que se pier­de por la ac­ción so­la y pu­ra de las ga­rra­pa­tas. El pro­ble­ma to­ma otra di­men­sión cuan­do és­tas es­tán a su vez pa­ra­si­ta­das por otras en­fer­me­da­des, las cua­les son trans­mi­ti­das a los bo­vi­nos. En­tre ellas en­con­tra­mos la Ba­be­sio­sis o Pi­ro­plas­mo­sis (B. di­ver­gens, B. bi­ge­mi­na, B. bo­vis, es­tas dos úl­ti­mas en la Ar­gen­ti­na) co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo tris­te­za bo­vi­na, y la Anaplas­mo­sis (A. mar­gi­nal). Otra en­fer­me­dad que es trans­mi­ti­da es la fie­bre Q (Co­xie­lla bur­ne­tii), la cual es una zoo­no­sis (en­fer­me­dad que se trans­mi­te al hu­mano) que se ma­ni­fies­ta co­mo un sín­dro­me gri­pal con al­ta fie­bre, ce­fa­leas, mial­gias, náu­seas, vó­mi­tos y dia­rreas.

Cuan­do es­tas en­fer­me­da­des se pre­sen­tan, el de­te­rio­ro de los ani- ma­les es ma­yor, co­mo así tam­bién las pér­di­das eco­nó­mi­cas.

La Ba­be­sio­sis y Anaplas­mo­sis se ca­rac­te­ri­zan por la pre­sen­ta­ción de un sín­dro­me fe­bril, el cual in­clu­ye inape­ten­cia, de­bi­li­dad, hi­per­ter­mia, anemia, ic­te­ri­cia, y pue­den lle­gar a pre­sen­tar­se abor­tos. La he­mo­glu­bi­nu­ra (pre­sen­cia de san­gre en la ori­na) se pre­sen­ta en la Ba­be­sio­sis pe­ro no en la Anaplas­mo­sis.

To­dos es­tos sín­to­mas son co­mu­nes en otras en­fer­me­da­des con la cua­les se las de­be di­fe­ren­ciar, co­mo ser Car­bun­clo, Lep­tos­pi­ro­sis, Fas­cio­lo­sis, He­mo­glo­bi­nu­ria ba­ci­lar in­fec­cio­sa, in­to­xi­ca­ción con plan­tas, etc.

La for­ma de lle­gar a un diag­nós­ti­co cer­te­ro y re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo es rea­li­zar un ex­ten­di­do de san­gre (fro­tis), ha­cien­do una tin­ción del mis­mo y ob­ser­van­do los pa­rá­si­tos den­tro de los eri­tro­ci­tos (gló­bu­los ro­jos).

Mu­chas ve­ces, el gran error que se co­me­te es pen­sar que es­tas en­fer­me­da­des so­la­men­te se pre­sen­tan en los lu­ga­res don­de ha­bi­ta la ga­rra­pa­ta, lo cual es cier­to con la Ba­be­sio­sis, pe­ro no con la Anaplas­mo­sis, pues­to que la mis­ma se pue­de trans­mi­tir de un ani­mal a otro a tra­vés de in­sec­tos co­mo tá­ba­nos o mos­ca bra­va, agu­jas, guan­tes, des­cor­na­do­res, mo­che­tas, etc. En­ton­ces, la con­sul­ta re­cién se pre­sen­ta lue­go de que va­rios ani­ma­les han muer­to y otros es­tán con un cua­dro de de­te­rio­ro ma­ni­fies­to y avan­za­do.

En ge­ne­ral, con la apli­ca­ción de Ox­te­tra­ci­cli­nas la en­fer­me­dad se con­tro­la a ra­zón de 1 mi­li­li­tro ca­da 10 ki­los de pe­so en la pre­sen­ta­ción de lar­ga ac­ción, y de la­bo­ra­to­rio re­co­no­ci­do. El pro­ble­ma es que si es­ta me­di­ca­ción no se da tres ve­ces se­gui­das con in­ter­va­lo de cua­tro días en­tre ca­da una, los ani­ma­les que­dan por­ta­do­res de la en­fer­me­dad. Otra dro­ga efec­ti­va en am­bas en­fer­me­da­des es el imi­do­car­bo. Cuan­do una tro­pa sa­le del te­rri­to­rio de lu­cha a zo­nas li­bres de ga­rra­pa­ta, la mis­ma de­be ser ins­pec­cio­na­da por un pa­ra­téc­ni­co de la fun­da­ción u or­ga­ni­za­ción que es­té a car­go del con­trol de ga­rra­pa­tas. El pro­duc­tor de­be avi­sar la lle­ga­da de la tro­pa y el pa­ra­téc­ni­co va al cam­po, vol­tea el trein­ta por cien­to de los ani­ma­les pa­ra que no ha­ya ga­rra­pa­tas ni vi­vas ni muer­tas, ni adul­tas ni en for­mas ju­ve­ni­les, no de­be ha­ber na­da. En ca­so de en­con­trar al­gún pa­rá­si­to, la tro­pa de­be re­gre­sar al lu­gar de ori­gen, se li­bran las ac­tas co­rres­pon­dien­tes, tan­to de la fun­da­ción in­ter­vi­nien­te co­mo del Se­na­sa.

Aho­ra bien, a fin de evi­tar con­ta­gios y mi­ni­mi­zar ries­gos de di­fu- sión de ga­rra­pa­tas, se­ría más ló­gi­co que en vez de ir al cam­po de des­tino, los pa­ra­téc­ni­cos re­vi­sen las tro­pas en un lu­gar pre­de­ter­mi­na­do, co­mo ser las ins­ta­la­cio­nes del pre­dio fe­rial de la zo­na, lu­ga­res que ge­ne­ral­men­te cuen­tan con co­rra­les, em­bar­ca­de­ros y en al­gu- nos ca­sos con ba­ña­de­ros. Así se evi­ta­ría la po­si­bi­li­dad de con­ta­gios o con­tac­tos con lo­tes sa­nos. Si la tro­pa que vie­ne de via­je es­tá lim­pia, se em­bar­ca de nue­vo y si­gue a su des­tino, ca­so con­tra­rio, se pe­ga la vuel­ta y no co­rre­mos ries­gos in­ne­ce­sa­rios.

ATEN­CION. ES VI­TAL EL CON­TROL DEL RO­DEO, SO­BRE­TO­DO SI SE­RA TRAS­LA­DA­DO.

PA­RA­SI­TOS. GA­RRA­PA­TA CO­MUN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.