EN MO­MEN­TOS DE CRI­SIS, QUE LAS CUEN­TAS ES­TEN CLA­RAS

El ba­lan­ce con­ta­ble de las em­pre­sas es una he­rra­mien­ta que de­be ser uti­li­za­da pa­ra evi­tar pro­ble­mas en la re­la­ción con clien­tes que afec­ten a la ca­de­na pro­duc­ti­va.

Clarin - Revista Rural - - Empresa Agropecuaria - Glo­bal­tec­nos Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En épo­cas de re­ce­sión es fre­cuen­te en­con­trar­nos fren­te a la si­tua­ción de que al­gu­nas com­pa­ñías (aco­pios, in­ter­me­dia­rios, pro­vee­do­res de in­su­mos, fri­go­rí­fi­cos, in­dus­trias, etc.) que in­ter­vie­nen en el co­mer­cio de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, por la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer fren­te a sus com­pro­mi­sos pre­sen­tan una si­tua­ción de cri­sis, pu­dien­do la mis­ma im­pac­tar en la re­la­ción con sus clien­tes o pro­vee­do­res.

Es­tas cir­cuns­tan­cias, inevi­ta­ble­men­te, per­ju­di­can a una gran can­ti­dad de pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios y a la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral por la im­por­tan­cia que tie­ne el sec­tor en la vi­da de las eco­no­mías re­gio­na­les. A nues­tro en­ten­der, los es­ta­dos con­ta­bles de las com­pa­ñías, en es­ta si­tua­ción, son una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra ana­li­zar el es­ta­do pa­tri­mo­nial y su evo­lu­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra, si son pre­sen­ta­dos en tiem­po y for­ma.

De es­ta for­ma, los pro­duc­to­res po­drían evi­tar o man­te­ner­se aler­ta en las ope­ra­cio­nes que se deseen con­cre­tar.

Pa­ra los in­tere­sa­dos en rea­li­zar un aná­li­sis so­bre es­ta do­cu­men­ta­ción y te­ner más cla­ri­dad res­pec­to a la si­tua­ción real de las em­pre­sas con las que se vin­cu­la, di­chos es­ta­dos con­ta­bles de­ben te­ner ad­jun­to un in­for­me de au­di­to­ría de con­ta­dor pú­bli­co.

Cabe des­ta­car que las em­pre­sas que pu­bli­can ba­lan­ces fal­sos o in­com­ple­tos son pa­si­bles del de­li­to acor­de a lo con­tem­pla­do en el ar­tícu­lo 300 in­ci­so 3 del Có­di­go Pe­nal de la Na­ción.

La fal­se­dad, ya sea por ac­ción u omi­sión, afec­ta la fe pú­bli­ca y lle­va a los in­tere­sa­dos a to­mar de­ci­sio­nes erró­neas que ori­gi­nan un per­jui­cio a su pa­tri­mo­nio. Por ejem­plo, en­tre­gar el ce­real, ven­der su pro­duc­ción en ge­ne­ral, u otor­gar cré­di­tos a em­pre­sas in­sol­ven­tes. Las nor­mas con­ta­bles es­ta­ble­cen que las com­pa­ñías de­ben cum­plir con la con­di­ción de em­pre­sa en mar­cha pa­ra po­der apli­car di­chas nor­mas.

Es de­cir, que de­ben cum­plir con la con­di­ción de con­ti­nui­dad de su ope­ra­ción en un ho­ri­zon­te ra­zo­na­ble de tiem­po.

En pa­la­bras del Dr. Ru­bén Ru­se­nas, el ba­lan­ce fal­so es un de­li­to plu­ri-ofen­si­vo, pues afec­ta a la fe pú­bli­ca, al pa­tri­mo­nio de to­dos los in­tere­sa­dos (so­cios, fis­co, acree­do­res, etc.), y a la es­ta­bi­li­dad y trans­pa­ren­cia eco­nó­mi­ca. An­tes de con­fec­cio­nar un ba­lan­ce la com­pa­ñía de­be eva­luar so­bre qué mar­co nor- ma­ti­vo pre­pa­ra la información con­ta­ble, es de­cir, si lo ha­ce so­bre la hi­pó­te­sis de em­pre­sa en mar­cha o no, mien­tras que los au­di­to­res de­ben ob­te­ner evi­den­cia que va­li­de di­cha información.

La Ley 20488 que ri­ge las pro­fe­sio­nes en Cien­cias Eco­nó­mi­cas ha­bla de la fe pú­bli­ca que da el con­ta­dor pú­bli­co ex­pre­san­do: “en ma­te­ria con­ta­ble y eco­nó­mi­ca cuan­do los dic­tá­me­nes sir­van a los fi­nes ju­di­cia­les, ad­mi­nis­tra­ti­vos o es­tén des­ti­na­dos a ha­cer fe pú­bli­ca”. Ello sig­ni­fi­ca que cuan­do el con­ta­dor emi­te un dic­ta­men u in­for­me so­bre el ba­lan­ce o es­ta­dos con­ta­bles se de­ben apli­car las nor­mas de au- di­to­ría, en es­te ca­so la Re­so­lu­ción Téc­ni­ca 7 de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Con­se­jos Pro­fe­sio­na­les (en la ac­tua­li­dad, la Re­so­lu­ción Téc­ni­ca 37).

Es por ello que la úni­ca po­si­bi­li­dad de con­trol que tie­nen las com­pa­ñías so­bre la ra­zo­na­bi­li­dad de la información que pro­veen, es que los pro­fe­sio­na­les que rea­li­zan la au­di­to­ría eje­cu­ten un tra­ba­jo ade­cua­do.

Ello da a los ba­lan­ces au­ten­ti­ci­dad y fuer­za pro­ba­to­ria. To­dos los do­cu­men­tos no tie­nen re­le­van­cia ju­rí­di­ca has­ta que se ha­ce uso de los mis­mos, es de­cir que cuan­do los in­tere­sa­dos los uti­li­cen co­mo fuen­te de información po­drán to­mar de­ci­sio­nes y las mis­mas ten­drán efec­tos ju­rí­di­cos re­le­van­tes pa­ra los emi­so­res.

Te­nien­do en cuen­ta la im­por­tan­cia del ba­lan­ce y el in­for­me del au­di­tor por la ca­li­dad de información que pro­veen a los in­tere­sa­dos, es re­co­men­da­ble con­sul­tar es­tos do­cu­men­tos an­tes de con­cre­tar cual­quier ti­po de ne­go­cio con otras com­pa­ñías.

LAS EM­PRE­SAS QUE PU­BLI­CAN BA­LAN­CES FAL­SOS O IN­COM­PLE­TOS SON PA­SI­BLES DEL DE­LI­TO SE­GUN EL CODIGO PE­NAL ES RE­CO­MEN­DA­BLE CON­SUL­TAR LOS BA­LAN­CES AN­TES DE CON­CRE­TAR UN NE­GO­CIO CON OTRAS COM­PA­ÑIAS

EN CA­DE­NA. CA­DA EM­PRE­SA DE­BE SER CA­PAZ DE DE­MOS­TRAR SU VIA­BI­LI­DAD CON­TA­BLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.