EL AGRO DE PRE­CI­SION ES­TA AL AL­CAN­CE DE LAS MA­NOS

Con la ayu­da del IN­TA, una em­pre­sa lo­cal desa­rro­lló una apli­ca­ción que con­vier­te a cual­quier ce­lu­lar o ta­ble­ta en un mo­ni­tor de siem­bra y de apli­ca­ción va­ria­ble.

Clarin - Revista Rural - - Tecnologia - IN­TA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

C ada vez más afian­za­dos en el sec­tor agro­pe­cua­rio, los desa­rro­llos en agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión con­cen­tra­ron la mi­ra­da de téc­ni­cos y pro­duc­to­res de la Ar­gen­ti­na y an­ti­ci­pan la im­por­tan­cia de la tec­no­lo­gía a la ho­ra de pen­sar la agri­cul­tu­ra en el fu­tu­ro cer­cano. Con la par­ti­ci­pa­ción del IN­TA, una em­pre­sa ar­gen­ti­na desa­rro­lló una apli­ca­ción que, des­de un dis­po­si­ti­vo mó­vil –un ce­lu­lar y una ta­ble­ta–, fun­cio­na co­mo mo­ni­tor de siem­bra, coor­di­na la ac­ti­vi­dad de va­rias sem­bra­do­ras en si­mul­tá­neo y sim­pli­fi­ca una ta­rea que so­lía rea­li­zar­se con has­ta seis mo­ni­to­res, va­lua­dos en un cos­to es­ti­ma­do de 30.000 dó­la­res.

“Con la an­ti­gua tec­no­lo­gía, si al­gún mo­ni­tor de­ja­ba de fun­cio­nar no se po­día sem­brar, hoy si se da­ña el ce­lu­lar o la ta­ble­ta pue­de re­em­pla­zar­se por otro dis­po­si­ti­vo a un cos­to no muy al­to y al que se le pue­de vol­ver a ins­ta­lar la apli­ca­ción”, ana­li­zó An­drés Mén­dez, es­pe­cia­lis­ta del IN­TA Man­fre­di –Cór­do­ba–, que acom­pa­ñó el pro­ce­so de crea­ción de es­te soft­wa­re, ya dis­po­ni­ble pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con sis­te­ma An­droid.

Se­gún definió el téc­ni­co, el de­sa­rro­llo re­sul­ta “al­go más in­no­va­dor, más sim­ple y más ba­ra­to”. “La apli­ca­ción cues­ta al­re­de­dor de 100 dó­la­res y la ta­ble­ta o el ce­lu­lar son pro­duc­tos ge­né­ri­cos y de uso ma­si­vo que, con tan só­lo des­car­gar la apli­ca­ción, pue­den con­ver­tir­se en un mo­ni­tor de siem­bra de apli­ca­ción va­ria­ble”, afir­mó Mén­dez.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que la in­no­va­ción per­mi­te re­unir en un mis­mo dis­po­si­ti­vo la información co­rres­pon­dien­te a va­rias sem­bra­do­ras, lo que im­pli­ca la po­si­bi­li­dad de con­fi­gu­rar­las y te­ner­las lis­tas pa­ra rea­li­zar la siem­bra.

Asi­mis­mo, des­ta­có que la tecno- lo­gía pres­cin­de de un sis­te­ma de ca­blea­do, de­bi­do a que la co­mu­ni­ca­ción en­tre el dis­po­si­ti­vo mó­vil y la ca­ja que mue­ve el tren ci­ne­má­ti­co de la má­qui­na se lo­gra con co­ne­xión inalám­bri­ca. “La ca­ja de la sem­bra­do­ra po­see una pla­ca de wi­fi que in­te­rac­túa con el sis­te­ma wi­fi in­cor­po­ra­do en el ce­lu­lar y eso ha­ce que sea sen­ci­llo es­ta­ble­cer una co­mu­ni­ca­ción a dis­tan­cia y sin ca­bles”, ob­ser­vó Mén­dez.

Des­de un dis­po­si­ti­vo mó­vil, la apli­ca­ción fun­cio­na co­mo mo­ni­tor de siem­bra, coor­di­na la ac­ti­vi­dad de va­rias sem­bra­do­ras y sim­pli­fi­ca una ta­rea que se rea­li­za­ba con has­ta seis mo­ni­to­res.

Tiem­po atrás

De acuer­do con el téc­ni­co, en 1998 cuan­do re­cién emer­gía con más fuer­za la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión en el país y la apli­ca­ción va­ria­ble de in­su­mos era in­ci­pien­te, es­ta prác­ti­ca se lle­va­ba a ca­bo con va­rios equi­pa­mien­tos que se im­por­ta­ban des­de Es­ta­dos Uni­dos.

“An­tes, pa­ra rea­li­zar una do­ble fertilización y siem­bra va­ria­ble se re­que­ría una sem­bra­do­ra que con­ta­ra con tres mo­ni­to­res –uno pa­ra ca­da ti­po de siem­bra– y, a su vez, un GPS al que res­pon­dían los mo­ni­to­res”, re­la­tó Mén­dez, quien ade­más ex­pli­có: “Ca­da mo­ni­tor es­ti­pu­la­ba la can­ti­dad de fer­ti­li­zan­te y de se­mi­lla que de­bía co­lo­car­se en ca­da zo­na del cam­po y esa información in­gre­sa­ba a otro equi­po – lla­ma­do ac­tua­dor– que trans­for­ma­ba la do­sis re­co­men­da­da en el nú­me­ro de vuel­tas a la que de­bían gi­rar los mo­to­res hi­dráu­li­cos de la sem­bra­do­ra pa­ra que se mo­vie­ra”.

En tér­mi­nos de cos­tos, el es­pe­cia­lis­ta in­di­có que los equi­pos te­nían un pre­cio es­ti­ma­do de 30.000 dó­la­res que, in­clu­so, se in­cre­men­ta­ba cuan­do el pro­duc­tor tra­ba­ja­ba con una sem­bra­do­ra de nue­ve sur­cos va­ria­ble, fer­ti­li­za­ba con más de un in­su­mo o au­men­ta­ba la do­sis de apli­ca­ción.

“Tan­to ca­da mo­ni­tor va­ria­dor de pro­duc­to –se­mi­lla o fer­ti­li­zan­te– co­mo el GPS di­fe­ren­cial y el ac­tua­dor cos­ta­ban cer­ca de 5.000 dó­la­res, ci­fra que se su­ma­ba a los tres mo­to­res hi­dráu­li­cos cu­yo va­lor as­cen­día a 2.000 dó­la­res por uni­dad”, cal­cu­ló Mén­dez.

CUES­TA SO­LO 100 DO­LA­RES Y SIM­PLI­FI­CA UNA TA­REA QUE SE REA­LI­ZA­BA CON HAS­TA 6 MO­NI­TO­RES

DI­GI­TAL. EL CON­TROL SIM­PLI­FI­CA­DO DE LAS VA­RIA­BLES HA­CE AL AGRO MAS EFI­CIEN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.