FUE PAS­TOR Y HOY ES PI­CA­DOR DE SI­LA­JE A GRAN ES­CA­LA

En Co­ro­nel Sua­rez, Mi­guel Mar­giot­ta pas­to­rea­ba chi­vos a la sa­li­da de la es­cue­la y hoy es contratista fo­rra­je­ro y pi­ca 12.000 hec­tá­reas por año de maíz, sor­go, ce­ba­da y ver­deos.

Clarin - Revista Rural - - Gente De Fierros - Dan­te Gar­cía cla­rin­ru­ral@clarin.com

M iguel Mar­giot­ta na­ció ha­ce 47 años en Co­ro­nel Sua­rez, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en el seno de una fa­mi­lia muy hu­mil­de. Con un pa­dre fe­rro­via­rio y una ma­dre em­plea­da do­més­ti­ca, tu­vo que tra­ba­jar des­de muy jo­ven pa­ra co­la­bo­rar con su fa­mi­lia. Dos her­ma­nos más com­ple­ta­ban la ca­sa y se ha­cía di­fí­cil sub­sis­tir en aque­lla épo­ca -fi­nes de los ´ 70 y prin­ci­pios de los ´ 80-, cuen­ta Mar­giot­ta, quien a los 8 años pas­to­rea­ba chi­vos a la sa­li­da de la es­cue­la en las afue­ras de la ciu­dad.

Cuan­do ter­mi­nó el se­cun­da­rio tu­vo que ha­cer el Ser­vi­cio Mi­li­tar, y a su re­gre­so de “la co­lim­ba” en­tró a tra­ba­jar co­mo trac­to­ris­ta den­tro de un equi­po de si­la­je bas­tan­te pre­ca­rio. Mar­giot­ta nun­ca pen­só que allí co­men­za­ba el ne­go­cio de su vi­da. Eso fue en 1988, y en aquel en­ton­ces, el due­ño del equi­po vio tan­to em­pu­je en aquel jo­ven de 21 años que no du­do en ven­der­le las má­qui­nas cuan­do el jo­ven se lo su­gi­rió. Fue por eso que en 1989 na­ce Mar­giot­ta Si­la­jes. Su fun­da­dor con­si­de­ra cla­ve aquel pun­ta­pié, ya que no te­nía nin­gún ca­pi­tal ini­cial y pu­do ha­cer­se de un hu­mil­de pe­ro fun­cio­nal equi­po de si­la­je (pi­ca­do­ra de arras­tre, trac­to­res y ca­rros). “Me die­ron tres años pa­ra pa­gar­lo, sin nin­gún pa­pel de por me­dio. En dos años pu­de can­ce­lar la deu­da” apun­ta el hom­bre.

En aque­lla épo­ca la prác­ti­ca del si­la­je de fo­rra­jes no es­ta­ba pa­ra na­da di­fun­di­da en la Ar­gen­ti­na. La co­rrien­te ve­nía de Eu­ro­pa y al­gu­nos po­cos tam­bos de pun­ta con­ser­va­ban el fo­rra­je y lo ofre­cían en la die­ta de es­ta for­ma. El si­la­je de maíz era lo úni­co con­ce­bi­do, por eso va­le des­ta­car la vi­sión de aquel jo­ven que de­bía ir­se unos ki­ló­me­tros al nor­te de Bue­nos Ai­res pa­ra en­con­trar clien­tes.

“Los pri­me­ros dos años te­nía que ha­cer de to­do yo mis­mo, ma­ne­jar trac­tor, ca­mión o la má­qui­na; co­ci­nar y sa­lir del cam­po en bus­ca de re­pues­tos, in­su­mos; co­brar y pa­gar; an­da­ba co­mo lo­co de un la­do pa­ra el otro y vi­vía en la ca­si­lla

A SU RE­GRE­SO DE LA CO­LIM­BA EN­TRO A TRA­BA­JAR CO­MO TRAC­TO­RIS­TA DEN­TRO DE UN EQUI­PO DE SI­LA­JE

con un pu­ña­do de he­rra­mien­tas. Pe­ro era muy chi­co y las ga­nas de cre­cer no me de­ja­ban dor­mir” des­ta­ca Mar­giot­ta.

Se hi­zo co­no­cer pe­gan­do car­te­les en to­dos los lu­ga­res don­de con­cu­rrían pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios: ve­te­ri­na­rias, ca­sas fe­ria, remates, coope­ra­ti­vas, ce­rea­le­ras, etc. Su car­te­ra de clien­tes iba cre­cien­do día a día y allá por el año ’92 com­pró un equi­po nue­vo de má­qui­nas. A los dos años com­pró un se­gun­do equi­po y su­mó tres ope­ra­rios nue­vos. Y a los si­guien­tes tres años re­pi­tió el es­que­ma. “Lle­gué a te­ner cua­tro equi­pos chi­cos con tres em­plea­dos en ca­da uno. Do­ce em­plea­dos, ¡to­do un lo­gro!, pe­ro a la vez con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y ner­vios” ex­pre­sa.

En el año 1998 Mar­giot­ta pe­gó un sal­to im­por­tan­te, vien­do que la com­pe­ten­cia cre­cía día a día y con equi­pos pa­re­ci­dos al su­yo, com­pró su pri­me­ra má­qui­na au­to­pro­pul­sa­da traí­da de Ale­ma­nia, con 500 HP de po­ten­cia. Tu­vo que des­em­bol­sar una gran su­ma de di­ne­ro pe­ro apos­ta­ba a un sal­to cua­li­ta­ti­vo enor­me, mu­cha más pro­duc­ti­vi­dad. Ven­dió sus cua­tro equi­pos chi­cos y pre­ca­rios, y se hi­zo de ca­mio­nes y trac­to­res de gran por­te pa­ra acom­pa­ñar el tra­ba­jo de la nue­va má­qui­na. “Re­co­noz­co que ese cam­bio me sa­lió muy bien. Ya que pa­sé a ser una de las úni­cas em­pre­sas del país con tal ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo” se­ña­la. Su apues­ta tu­vo su re­com­pen­sa. Y el fu­tu­ro que veía Mar­giot­ta lle­gó: el área de­di­ca­da a si­la­jes cre­ció y si­gue cre­cien­do de for­ma ex­po­nen­cial. Los feed­lo­te­ros fue­ron co­pian­do el ma­ne­jo de los tam­bos y hoy en día el área pa­ra si­la­je se di­vi­de 50 y 50 en­tre es­ta­ble­ci­mien­tos pa­ra le­che y car­ne.

Se­gún da­tos de la Cá­ma­ra Ar- gen­ti­na de Con­tra­tis­tas Fo­rra­je­ros, la su­per­fi­cie de­di­ca­da a cul­ti­vos pa­ra en­si­lar es de dos mi­llo­nes de hec­tá­reas, el tri­ple que ha­ce sie­te años. Y se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te el área des­ti­na­da a cul­ti­vos in­ver­na­les -400.000 hec­tá­reas se pi­ca­ron de pas­tu­ras y ver­deos la cam­pa­ña pa­sa­da-, los cua­les le dan al pro­duc­tor un apor­te de fo­rra­jes en pri­ma­ve­ra y su­man a las re­ser­vas to­ta­les del es­ta­ble­ci­mien­to, sin que­dar tan pen­dien­tes de la suer­te del maíz y de com­pli­ca­dos ve­ra­nos se­cos. Ade­más, jue­gan bien en los es­ta­ble­ci­mien­tos que bus­can des­ti­nar lo­tes a cul­ti­vos es­ti­va­les de grano, co­mo la so­ja, ya que li­be­ran el lo­te tem­prano.

El sor­go tam­bién es una op­ción de pi­ca­do que cre­ció, re­em­pla­zan­do al maíz en aque­llas zo­nas don­de es­te su­fre las in­cle­men­cias del tiem­po.

De es­ta ma­ne­ra, Mar­giot­ta lle­gó a te­ner cua­tro equi­pos gran­des. “Las co­sas ya se me es­ta­ban yen­do un po­co de las ma­nos, con tan­tos em­plea­dos y equi­pos des­pa­rra­ma­dos por to­dos la­dos. Es así que en el 2004 le en­con­tré la vuel­ta y cam­bie to­dos los fie­rros por dos Ja­guar 900 de Claas, de 600 HP. Ar­man­do dos equi­pos gran­des que re­sul­ta­ban más gran­des que los an­te­rio­res” apun­ta el contratista. Has­ta el día de hoy si­gue con es­te es­que­ma y ya va por la Ja­guar nú­me­ro do­ce, las cam­bia ca­da tres años. Se­ña­la que la pro­duc­ti­vi­dad al­can­za­da con es­tas re­pre­sen­ta en una má­qui­na lo que ha­ce vein­te años ha­cía con tres.

Hoy Mar­giot­ta Si­la­jes pi­ca al­re­de­dor de 12.000 hec­tá­reas por año, en­tre maíz, sor­go, ce­ba­da, ver­deos y pas­tu­ras. El maíz re­pre­sen­ta el 60% del to­tal. Su zo­na nú­cleo de tra­ba­jo es Tren­que Lau­quen, con al­re­de­do­res. “Se­gui­ré avan­zan­do día a día y les en­se­ña­ré a mis cin­co hi­jos con el ejem­plo. Ya que to­do lo que ha­go en la vi­da siem­pre lle­va­rá lo me­jor de mí” con­clu­ye Mi­guel Án­gel Mar­giot­ta.

LA CA­LI­DAD DE LAS LA­BO­RES ES CLA­VE PA­RA LA CON­SER­VA­CION DEL PI­CA­DO.

MAR­GIOT­TA, EN UN LO­TE DE MAIZ EN TREN­QUE LAU­QUEN.

ES­PE­CIA­LIS­TA. CUAN­DO MAR­GIOT­TA EM­PE­ZO A PI­CAR FO­RRA­JES, ESA ERA UNA PRAC­TI­CA PO­CO DI­FUN­DI­DA EN EL PAIS.

EFI­CIEN­CIA. LLE­GO A TE­NER 4 EQUI­POS GRAN­DES, HOY LE AL­CAN­ZA CON DOS.

A FON­DO. LA EM­PRE­SA DE­CI­SIO RE­NO­VAR LA MA­QUI­NA­RIA CA­DA TRES AÑOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.