AME­NA­ZA NE­GRA PA­RA­EL TRIGO

La ro­ya del ta­llo pue­de vol­ver a cau­sar enor­mes da­ños, pe­ro hay ma­ne­ras efec­ti­vas de fre­nar­la.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Mar­ce­lo Car­mo­na FITOPATOLOGO DE LA UBA

De acuer­do con las re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas es­pe­cia­li­za­das, la ro­ya del ta­llo cau­sa­da por Puc­ci­nia gra­mi­nis f. sp tri­ti­ci tal vez sea una de las en­fer­me­da­des de las plan­tas más des­truc­ti­vas. Epi­de­mias se­ve­ras han si­do re­gis­tra­das en va­rios paí­ses y re­gio­nes. En Ar­gen­ti­na se re­gis­tra­ron epi­de­mias im­por­tan­tes en los años 1925/26, 1929/30, 1940/41 y 1950/51, ge­ne­ran­do da­ños de has­ta 1.900.000 to­ne­la­das pa­ra el pe­río­do 1949-1958.

Es­ta en­fer­me­dad ha cau­sa­do pro­ba­ble­men­te, más que cual­quier otra, los ma­yo­res da­ños en cul­ti­vos de trigo. Cul­ti­vos com­ple­ta­men­te sa­nos pue­den que­dar to­tal­men­te des­trui­dos en ape­nas unos po­cos días. Has­ta ha­ce po­co tiem­po, y de­bi­do a la dis­po­ni­bi­li­dad de cul­ti­va­res con re­sis­ten­cia a las dis­tin­tas ra­zas fi­sio­ló­gi­cas del pa­tó­geno, es­ta en­fer­me­dad ha­bía si­do efi­cien­te­men­te con­tro­la­da por el gen Sr31, has­ta que en 1999 sur­gió una nue­va ra­za en Ugan­da, la de­no­mi­na­da Ug99, que afec­tó los tri­gos de ese país y los de Ke­nia, de­jan­do inefec­ti­vo al gen de re­sis­ten­cia Sr31.

Lue­go apa­re­ció otra va­rian­te de esa ra­za que co­men­zó, jun­to con la Ug99, a do­ble­gar los ge­nes (Sr31 y Sr24) que du­ran­te mu­chos años ha­bían otorgado re­sis­ten­cia a la ma­yo­ría de los ge­no­ti­pos de trigo del mun­do. Hoy es po­si­ble afir­mar que to­do país tri­gue­ro es­tá en con­di­cio­nes de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad a po­si­bles epi­de­mias se­ve­ras de es­ta en­fer­me­dad.

En Ar­gen­ti­na, des­de ha­ce al­gu­nos años, va­rias zo­na del país fue­ron in­va­di­das gra­dual­men­te por la apa­ri­ción de la ro­ya ne­gra, pri­me­ro en par­ce­las ex­pe­ri­men­ta­les y aho­ra en lo­tes co­mer­cia­les. De es­ta for­ma, lo­tes en el nor­te de San­ta Fe, En­tre Ríos y nor­te de Bue­nos Ai­res han mos­tra­do sín­to­mas de es­ta pe­li­gro­sa en­fer­me­dad, que aler­tó a pro­duc­to­res y ase­so­res. Al­gu­nos cam­pos se en­ne­gre­cie­ron rá­pi­da­men­te, ge­ne­rán­do­se plan­tas que­bra­di­zas en sus ta­llos, gra­nos chu­zos y con dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en el ren­di­mien­to.

La am­plia di­fu­sión de va­rie­da­des sus­cep­ti­bles, en con­jun­to con con­di­cio­nes más cá­li­das, fue­ron al­gu­nos de los de­ter­mi­nan­tes en la ma­yor ex­pre­sión de la en­fer­me­dad. Pe­ro en aque­llos lo­tes don­de se de­ci­dió la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das, el con­trol fue muy efec­ti­vo.

Los sín­to­mas apa­re­cen dos o tres días des­pués de la pe­ne­tra­ción del hon­go, en for­ma de man­chas pun­ti­for­mes, le­ve­men­te ama­ri­llen­tas, pre­fe­ren­te­men­te so­bre ta­llos y vai­nas fo­lia­res. A me­di­da que el pa­tó­geno se desa­rro­lla en los te­ji­dos de la plan­ta, las man­chas se van tor­nan­do sa­lien­tes, au­men­tan de ta­ma­ño, ad­quie­ren con­for­ma­ción alar­ga­da, en el sen­ti­do de las ner­va­du­ras, for­man­do una fruc­ti­fi­ca­ción de­no­mi­na­da pús­tu­la, so­ro o ure­dia, cu­ya epi­der­mis se rom­pe ex­po­nien­do las es­po­ras (ure­dos­po­ras), que in­di­vi­dual­men­te son de co­lor ama­ri­llen­to y en con­jun­to ad­quie­ren un co­lor ro­ji­zo os­cu­ro.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do co­mien­za la se­nes­cen­cia, sur­ge un se­gun­do ti­po de fruc­ti­fi­ca­ción de co­lor ne­gra, alar­ga­da, en los lu­ga­res en los que se en­con­tra­ban las ure­dias o al la­do de es­tas. Es­tas fruc­ti­fi­ca­cio­nes re­ci­ben el nom­bre de te­le­uto­so­ros, con la mis­ma dis­po­si­ción que las an­te­rio­res, que tam­bién ter­mi­nan rom­pien­do la epi­der­mis. La co­lo­ra­ción ne­gra es de­bi­da a la pre­sen­cia de las es­po­ras de re­sis­ten­cia lla­ma­das te­le­utos­po­ras. De es­tas úl­ti­mas pro­vie­ne el nom­bre de ro­ya ne­gra.

Cuan­do es­ta pró­xi­ma la ma­du­ra­ción del trigo la pre­sen­cia de los te­le­uto­so­ros de la ro­ya ne­gra so­bre los ta­llos, es más fá­cil­men­te vi­si­ble que en los de­más ór­ga­nos afec­ta­dos, no so­la­men­te por el ma­yor ta­ma­ño y nú­me­ro ele­va­do de pús- tu­las ne­gras que se en­cuen­tran sino tam­bién por el as­pec­to la­ce­ra­do que pre­sen­tan las su­per­fi­cies de los ta­llos, los que pue­den vol­ver­se que­bra­di­zos, de­ter­mi­nan­do el vol­ca­do de las plan­tas.

Pa­ra co­no­cer la pe­li­gro­si­dad de es­ta en­fer­me­dad, es de des­ta­car que P. gra­mi­nis f. sp tri­ti­ci pue­de pro­du­cir 5.000 ure­des­po­ras por ure­dia por día, du­ran­te el pe­río­do de es­po­ru­la­ción ac­ti­va, lo que re­sul­ta en al­re­de­dor de cin­co mi­llo­nes por día des­de un ta­llo se­ve­ra- men­te in­fec­ta­do.

Las ure­dia co­mún­men­te es­po­ru­lan du­ran­te 21 días o más en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles. Así, una hec­tá­rea de trigo se­ve­ra­men­te in­fec­ta­do pue­de pro­du­cir 1,5 tri­llo­nes de es­po­ras por día du­ran­te va­rias se­ma­nas. El vien­to re­mue­ve las ure­dos­po­ras de los ure­dia, trans­por­tán­do­las o dis­per­sán­do­las a gran­des dis­tan­cias y al­tu­ras. Un au­men­to en la in­ten­si­dad de la en­fer­me­dad de 10 ve­ces en cin­co días es co­mún y, en con­di­cio­nes idea­les, la ro­ya del ta­llo pue­de au­men­tar 100 ve­ces en tres días.

De es­ta ma­ne­ra, en nue­ve días de con­di­cio­nes idea­les pa­ra el de­sa­rro­llo de la en­fer­me­dad, la ro­ya del ta­llo pue­de au­men­tar de un ni­vel ca­si no de­tec­ta­ble de una ure­dia por ca­da 100 ta­llos has­ta una se­ve­ri­dad del 100% (1.000 ure­dia / ta­llo). Co­mún­men­te, da­ños de ren­di­mien­to del 50%, se pre­sen­tan cuan­to la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad al­can­za el 100 %, an­tes del es­ta­dio de grano pas­to­so.

En ge­ne­ral, pa­ra que se pro­duz­ca el de­sa­rro­llo de una epi­de­mia de la ro­ya del ta­llo a ni­vel re­gio­nal, las es­po­ras tie­nen que ser di­se­mi­na­das su­fi­cien­te­men­te tem­prano, a fin de que los cul­ti­vos de una re- gión re­ci­ban el inócu­lo ini­cial trein­ta a cua­ren­ta días an­tes de la ma­du­ra­ción.

La me­di­da pre­fe­ren­cial de con­trol de los agen­tes cau­sa­les de las ro­yas es la re­sis­ten­cia ge­né­ti­ca. Sin em­bar­go, el pro­gre­so del me­jo­ra­mien­to siem­pre se ve obs­ta­cu­li­za­do por la al­ta va­ria­bi­li­dad de las ro­yas.

Se­rá im­por­tan­te y ur­gen­te con­si­de­rar en los pro­gra­mas de me­jo­ra­mien­to aque­llas fuen­tes de re­sis­ten­cia que ha­yan si­do se­lec­cio­na­das en Áfri­ca con­tras las nue­vas ra­zas vi­ru­len­tas.

El Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Me­jo­ra­mien­to de Maíz y Trigo (CIMMYT) mo­ni­to­rea la mi­gra­ción del pa­tó­geno y es­tá desa­rro­llan­do nue­vos ge­no­ti­pos re­sis­ten­tes. Pa­ra nues­tro país, el pro­duc­tor/ase­sor de­be­rá in­for­mar­se con los or­ga­nis­mo ofi­cia­les co­mo el IN­TA y INA­SE y con los se­mi­lle­ros de cuál es el com­por­ta­mien­to sa­ni­ta­rio de los ge­no­ti­pos que de­sea sem­brar, y se­lec­cio­nar aque­llos que ten­gan el me­jor.

El mo­ni­to­reo de los lo­tes y el even­tual uso de fun­gi­ci­das se­rán cla­ve en aque­llos lo­tes don­de se en­cuen­tre la en­fer­me­dad a con­se­cuen­cia de sem­brar una va­rie­dad sus­cep­ti­ble. Co­mo se tra­ta de un pa­tó­geno que des­de ha­ce mu­chos años no ha si­do con­tro­la­do quí­mi­ca­men­te (de­bi­do a que no es­ta­ba pre­sen­te), es ló­gi­co que la efi­cien­cia de con­trol sea muy bue­na.

Sin em­bar­go, el uso de do­sis ba­jas, me­dias do­sis o mo­no­mo­lé­cu­las (tria­zo­les) fre­cuen­tes en la re­gión pam­pea­na y en épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca, po­dría aten­tar con­tra la apa­ri­ción re­pen­ti­na de ra­zas que sean me­nos sen­si­bles al con­trol quí­mi­co, tal co­mo ya acon­te­ció con la ro­ya na­ran­ja o de la ho­ja. Por ello, se acon­se­ja uti­li­zar mez­clas de mo­lé­cu­las, co­mo por ejem­plo la es­tro­bi­lu­ri­na más tria­zol o es­tro­bi­lu­ri­na más tria­zol más car­bo­xa­mi­da.

TO­DO PAIS TRI­GUE­RO ES­TA EN CON­DI­CIO­NES DE AL­TA VUL­NE­RA­BI­LI­DAD A EPI­DE­MIAS DE ES­TA EN­FER­ME­DAD

SIN­TO­MAS. APA­RE­CEN 2 O 3 DIAS DESPUES DE LA PENETRACION DEL HON­GO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.