LA ENER­GIA SO­LAR CON­SER­VA EL SUE­LO

El IN­TA tra­ba­ja en el uso de la so­la­ri­za­ción com­bi­na­da con bio­fu­mi­ga­ción pa­ra cui­dar la tie­rra.

Clarin - Revista Rural - - Portada - IN­TA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En los úl­ti­mos años, in­ves­ti­ga­do­res de to­do el mun­do con­cen­tran sus es­fuer­zos en desa­rro­llar téc­ni­cas no con­ta­mi­nan­tes pa­ra la de­sin­fec­ción del sue­lo. En es­te sen­ti­do, es­pe­cia­lis­tas del IN­TA San Pedro –Bue­nos Ai­res– tra­ba­jan en la apli­ca­ción de la so­la­ri­za­ción com­bi­na­da con bio­fu­mi­ga­ción pa­ra el cui­da­do de los sue­los, una téc­ni­ca que de­mos­tró un al­to po­ten­cial pa­ra con­tro­lar las ma­le­zas y los pa­tó­ge­nos.

Ma­riel Mi­ti­die­ri, es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da- des en cul­ti­vos in­ten­si­vos de esa uni­dad del IN­TA, ex­pli­có que “la com­bi­na­ción de am­bas téc­ni­cas dis­mi­nu­ye el uso de pla­gui­ci­das en la pro­duc­ción de hor­ta­li­zas y flo­res, ya que no se uti­li­zan com­pues­tos tó­xi­cos”.

Con la mi­ra­da pues­ta en pro­du­cir un cul­ti­vo con ba­jos ni­ve­les de agro­quí­mi­cos y con téc­ni­cas de ba­jo im­pac­to am­bien­tal, la bio­so­la­ri­za­ción crea la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner un va­lor di­fe­ren­cial y una po­si­bi­li­dad de po­si­cio­nar me­jor el pro­duc­to en el mercado.

Mi­ti­die­ri ex­pli­có que la so­la­ri­za­ción “es el uso de la ener­gía so­lar pa­ra pas­teu­ri­zar el sue­lo con la fi­na­li­dad de dis­mi­nuir la po­bla­ción de pa­tó­ge­nos y ma­le­zas sin uti­li­zar pla­gui­ci­das de sín­te­sis quí­mi­ca”. Por otro la­do, la es­pe­cia­lis­ta del IN­TA se­ña­ló que “la bio­fu­mi­ga­ción es el con­trol de pla­gas y pa­tó­ge­nos del sue­lo por me­dio de la li­be­ra­ción de com­pues­tos ori­gi­na­dos na­tu­ral­men­te de la des­com­po­si­ción de re­si­duos or­gá­ni­cos”.

Si bien los re­sul­ta­dos de­pen­den del gra­do de in­fes­ta­ción del cul­ti­vo, la es­pe­cia­lis­ta del IN­TA ase­gu­ró que “en un in­ver­na­de­ro con al­ta pre­sen­cia de ne­ma­to­dos y pa­tó­ge­nos en el sue­lo, el rin­de en un cul­ti­vo de to­ma­te pue­de au­men­tar has­ta un 40 % des­pués de apli­car la bio­so­la­ri­za­ción al sue­lo”.

“La adop­ción de es­tas téc­ni­cas ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser par­te de una ges­tión in­te­gral”, se­ña­ló Mi­ti­die­ri quien re­co­men­dó al pro­duc­tor “la pla­ni­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des en el in­ver­na­de­ro a tra­vés del di­se­ño de un sis­te­ma que de­ter­mi­ne los mo­men­tos óp­ti­mos pa­ra bio­fu­mi­gar o bio­so­la­ri­zar, pa­ra evi­tar pér­di­das eco­nó­mi­cas”.

De acuer­do con Mi­ti­die­ri, “las ex­pe­rien­cias in­di­can que lo más efec­ti­vo es com­bi­nar am­bas téc­ni­cas, de­bi­do a que el apor­te de ma­te­ria or­gá­ni­ca con­tra­rres­ta la pér­di­da por mi­ne­ra­li­za­ción que pro­du­cen las al­tas tem­pe­ra­tu­ras”. Asi­mis­mo, Mi­ti­die­ri sos­tu­vo que pue­de apli­car­se a to­das las pro­duc­cio­nes, pe­ro es­tas téc­ni­cas tie­nen una ma­yor apli­ca­ción en los cul­ti­vos hor­tí­co­las y flo­rí­co­las.

La so­la­ri­za­ción in­clu­ye tra­ta­mien­tos re­pe­ti­dos con al­tas tem­pe-

SE USA LA ENER­GIA SO­LAR PA­RA PAS­TEU­RI­ZAR EL SUE­LO Y RE­DU­CIR LA PO­BLA­CION DE PATOGENOS Y MA­LE­ZAS

ra­tu­ras y hu­me­dad en el sue­lo que ac­ti­van y eli­mi­nan los mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos, ne­ma­to­dos y se­mi­llas de ma­le­zas. Así, se lo­gra el sa­nea­mien­to de la es­truc­tu­ra del in­ver­na­de­ro. Ade­más, se pue­de apli­car en par­ce­las al ai­re li­bre.

Pa­ra cap­tar la ener­gía so­lar es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar el sue­lo, co­lo­car el sis­te­ma de rie­go y ta­par her­mé­ti­ca­men­te con un plás­ti­co. De es­ta ma­ne­ra, por ac­ción de la ra­dia­ción so­lar, au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra del sue­lo y se re­pi­te el pro­ce­so to­dos los días. “El sue­lo de­be es­tar hú­me­do, pa­ra que el va­por de agua que se ge­ne­ra pro­fun­di­ce el efec­to desea­do, ya que la hu­me­dad ac­ti­va los pro­pá­gu­los de pa­tó­ge­nos que lue­go mue­ren por el efec­to de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras”, ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta del IN­TA.

Pa­ra que se den las tem­pe­ra­tu­ras óp­ti­mas re­que­ri­das – 50 y 60º C– es re­co­men­da­ble en la re­gión pam­pea­na apli­car la téc­ni­ca en enero, mes en el que exis­te ma­yor pro­ba­bi­li­dad de al­ta ra­dia­ción y tem­pe­ra­tu­ra. En el NEA y NOA la so­la­ri­za­ción se apli­ca sin ma­yo­res pro­ble­mas en enero, de­bi­do a que en esa épo­ca los in­ver­na­de­ros no se uti­li­zan por las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas que se re­gis­tran.

La bio­fu­mi­ga­ción, ade­más de per­mi­tir la me­jo­ra de la ca­li­dad del sue­lo a tra­vés del apor­te de ma­te­ria or­gá­ni­ca, re­du­ce el cos­to y el im­pac­to am­bien­tal de la pro­duc­ción de­bi­do a que pue­de rea­li­zar­se con los ras­tro­jos de los cul­ti­vos que se ge­ne­ran en la quin­ta, in­clui­das aro­má­ti­cas co­mo la mos­ta­za.

Ex­pe­rien­cias exi­to­sas

Des­de el 2003, en el IN­TA San Pedro se rea­li­za un en­sa­yo don­de se com­pa­ran apli­ca­cio­nes su­ce­si­vas de en­mien­das or­gá­ni­cas, rea­li­za­das año por me­dio, en com­bi­na­ción con la téc­ni­ca de so­la­ri­za­ción. “La bio­so­la­ri­za­ción rea­li­za­da en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre nos per­mi­tió con­tro­lar al ne­ma­to­do pre­do­mi- nan­te Na­cob­bus abe­rrans y pa­tó­ge­nos co­mo Fu­sa­rium so­la­ni, Scle­ro­ti­nia scle­ro­tio­rum, Scle­ro­ti­nia mi­nor y Py­re­no­chae­ta ly­co­per­si­ci”, ex­pre­só Mi­ti­die­ri quien ade­más se­ña­ló que se ob­tu­vie­ron me­jo­ras en el ren­di­mien­to de to­ma­te, pi­mien­to, le­chu­ga y acel­ga.

En el mar­co del Pro­yec­to Tie­rra Sa­na, pro­fe­sio­na­les del IN­TA de dis­tin­tos pun­tos del país han rea­li­za­do ex­pe­rien­cias de so­la­ri­za­ción y bio­fu­mi­ga­ción. Por ejem­plo en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de Be­lla Vis­ta se pro­ba­ron con éxi­to bio­fu­mi­gan­tes co­mo ho­ja­ras­ca de pino, pas­to de jar­dín, man­ti­llo, re­po­llo, es­tiér­col de po­llo y sor­go. “Ac­tual­men­te, en la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal de Go­ri­na, téc­ni­cos del IN­TA AM­BA ( Área Me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res) rea­li­zan en­sa­yos pa­ra apli­car la téc­ni­ca en el cin­tu­rón hor­tí­co­la pla­ten­se”, se­ña­ló Mi­ti­die­ri quien agre­gó: “En es­te te­rri­to­rio y otras lo­ca­li­da­des se lle­van par­ce­las de­mos­tra­ti­vas en cam­pos de pro­duc­to­res, que ac­tual­men­te se in­tere­san más por la téc­ni­ca da­do el al­to va­lor que han ad­qui­ri­do los fu­mi­gan­tes quí­mi­cos”.

2015, el año de los sue­los

El sue­lo es un re­cur­so li­mi­ta­do y se en­cuen­tra ba­jo pre­sión cre­cien­te. Por es­to, en el Año In­ter­na­cio­nal de los Sue­los (AIS), la ONU in­vi­ta a re­pen­sar el rol cen­tral que tie­ne co­mo ba­se fun­da­men­tal pa­ra la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la pro­vi­sión de ser­vi­cios am­bien­ta­les, que in­clu­yen la mi­ti­ga­ción y adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co.

De acuer­do con el in­for­me ela­bo­ra­do por el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, “el man­te­ni­mien­to de sue­los sa­lu­da­bles y fér­ti­les pa­ra la ali­men­ta­ción de una cre­cien­te po­bla­ción mun­dial so­lo se­rá po­si­ble a tra­vés de una alian­za fuer­te. Por es­to, se es­ta­ble­ce la Alian­za Mun­dial por el Sue­lo”.

ME­TO­DO. EL SUE­LO HU­ME­DO SE CU­BRE HER­ME­TI­CA­MEN­TE CON UN PLASTICO.

IN­VER­NA­DE­RO. LA ADOPCION DE­BE SER PAR­TE DE UNA GES­TION IN­TE­GRAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.