MI­CRO­OR­GA­NIS­MOS

La pro­duc­ción agrí­co­la ge­ne­ra una gra­ve re­duc­ción de la ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na del sue­lo, ad­vier­ten des­de la Fau­ba.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - FAU­BA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Du­ran­te mu­chos años la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se re­fi­rió al sue­lo co­mo “la ca­ja ne­gra”, de­bi­do a que se sa­bía muy po­co so­bre la es­truc­tu­ra y la fun­ción de los mi­cro­or­ga­nis­mos que lo ha­bi­tan. Aún hoy se lo­gró ais­lar y ca­rac­te­ri­zar me­nos del 10% de es­tas po­bla­cio­nes mi­cros­có­pi­cas, pe­se a su re­le­van­cia am­bien­tal y a los ser­vi­cios eco­ló­gi­cos que brin­dan, pe­ro afor­tu­na­da­men­te exis­ten dis­tin­tas in­ves­ti­ga­cio­nes que apun­tan a re­ve­lar sus se­cre­tos.

Des­de la cá­te­dra de Mi­cro­bio­lo­gía Agrí­co­la de la Fa­cul­tad de Agro- no­mía de la UBA (FAU­BA), dos es­tu­dios re­cien­tes avan­zan so­bre el co­no­ci­mien­to de los mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo en el NOA, don­de en­con­tra­ron gran­des mo­di­fi­ca­cio­nes de­bi­do al des­mon­te y a la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tie­rras a la agri­cul­tu­ra, y en la Re­gión Pam­pea­na, don­de el uso de tec­no­lo­gías orien­ta­das a au­men­tar el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos tam­bién ge­ne­ra un im­pac­to so­bre el am­bien­te.

“Los mi­cro­or­ga­nis­mos cum­plen un rol muy im­por­tan­te en to­dos los eco­sis­te­mas”, ad­vir­tió Lu­cia­na Di Sal­vo, do­cen­te de Mi­cro­bio­lo­gía de la FAU­BA. “Las nue­vas tec­no­lo­gías mo­le­cu­la­res, en es­pe­cial la me­ta­ge­nó­mi­ca, per­mi­tie­ron ha­cer gran­des avan­ces. Sin em­bar­go, aún que­da mu­cho por co­no­cer, es­pe­cial­men­te la re­la­ción que tie­nen es­tas po­bla­cio­nes con el fun­cio­na­mien­to del sue­lo”, agre­gó Mi­cae­la To­si, ayu­dan­te de la mis­ma cá­te­dra de la Fau­ba.

“En el NOA, don­de en las úl­ti­mas dé­ca­das se in­tro­du­je­ron gran­des dis­tur­bios en las tie­rras prís­ti­nas de las Yun­gas por la in­cor­po­ra­ción de cul­ti­vos, en­con­tra­mos al­te- ra­cio­nes muy gran­des en las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas de sue­los que fue­ron des­mon­ta­dos y sem­bra­dos, prin­ci­pal­men­te du­ran­te los pri­me­ros años de agri­cul­tu­ra. Ha­lla­mos una re­duc­ción drás­ti­ca en la can­ti­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos res­pec­to de los sue­los vír­ge­nes, que no se res­ta­ble­ció con los años que lle­van ba­jo el ma­ne­jo agrí­co­la en la zo­na”, ex­pli­có To­si, quién es­tu­dió la pro­ble­má­ti­ca en el nor­te del país pa­ra su te­sis de doc­to­ra­do.

Ade­más, en su in­ves­ti­ga­ción en­con­tró una me­nor ac­ti­vi­dad de los mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo y una po­si­ble pér­di­da de efi­cien­cia que, a su vez, po­dría re­la­cio­nar­se con una caí­da de la ma­te­ria or­gá­ni­ca ob­ser­va­da en lo­tes con mu­chos años de agri­cul­tu­ra. “Es­tos cam­bios afec­tan el ci­cla­do de la ma­te­ria or­gá­ni­ca y la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes pa­ra los cul­ti­vos, in­flu­yen­do di­rec­ta­men­te en la fer­ti­li­dad de los sue­los”, afir­mó.

Se­gún la do­cen­te de la FAU­BA, la acu­mu­la­ción de va­rios años con agri­cul­tu­ra afec­tó a la es­truc­tu­ra de los sue­los de la re­gión, so­bre as­pec­tos vin­cu­la­dos con la ai­rea­ción y la re­ten­ción hí­dri­ca, que tam­bién po- drían es­tar re­la­cio­na­dos con la me­nor pre­sen­cia y ac­ti­vi­dad de los mi­cro­or­ga­nis­mos. Al res­pec­to, To­si des­ta­có que exis­te preo­cu­pa­ción en­tre los pro­duc­to­res de zo­nas agrí­co­las co­mo Las La­ji­tas, Sal­ta, por los pro­ce­sos fí­si­cos que se es­tán ge­ne­ran­do en el sue­lo, de­bi­do a que ya es­tán per­dien­do ren­di­mien­tos en sus cul­ti­vos.

Den­tro del mis­mo gru­po de in­ves­ti­ga­ción de la FAU­BA, di­ri­gi­do por Ol­ga Co­rrea, se rea­li­za­ron otros es­tu­dios en el NOA, en las pro­vin­cias de Ju­juy y Sal­ta, so­bre am­bien­tes muy con­tras­tan­tes que van des­de lo­tes sem­bra­dos con ca­ña de azú­car de has­ta 100 años y otros con mo­no­cul­ti­vo de so­ja, pa­san­do por am­bien­tes vír­ge­nes de sel­va pe­de­mon­ta­na y mon­ta­na de Yun­gas, a 1000 me­tros so­bre el ni­vel del mar.En to­dos los ca­sos se en­con­tra­ron pér­di­das en abun­dan­cia, di­ver­si­dad y ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na en res­pues­ta al des­mon­te pa­ra el cul­ti­vo. “La eco­rre­gión de Yun­gas se des­ta­ca co­mo re­ser­vo­rio de bio­di­ver­si­dad y aún es es­ca­sa la im­por­tan­cia que se le da a la di­ver­si­dad mi­cros­có­pi­ca”, di­jo To­si.

“Des­pués de 30 años de agri­cul­tu­ra, las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas de dis­tin­tos sue­los lle­gan a ser muy si­mi­la­res en­tre sí y a com­por­tar­se muy pa­re­ci­do. Cree­mos que si el pai­sa­je se vol­vió ho­mo­gé­neo (por la pér­di­da del bos­que y la his­to­ria agrí­co­la prác­ti­ca­men­te in­va­ria­ble), los mi­cro­or­ga­nis­mos res­pon­die­ron del mis­mo mo­do, adap­tán­do­se a es­te nue­vo es­ce­na­rio”, con­clu­yó.

¿Qué su­ce­de con los mi­cro­or­ga­nis­mos en otros am­bien­tes don­de

PE­SE A SU GRAN RE­LE­VAN­CIA HOY SE CO­NO­CE ME­NOS DEL 10% DE LAS PO­BLA­CIO­NES MICROSCOPICAS

la agri­cul­tu­ra tie­ne una lar­ga da­ta, co­mo en la Pam­pa Hú­me­da? En su te­sis de doc­to­ra­do, Lu­cia­na Di Sal­vo es­tu­dió los efec­tos en la bio­di­ver­si­dad mi­cro­bia­na pro­vo­ca­dos por la apli­ca­ción de in­su­mos tec­no­ló­gi­cos, a par­tir de en­sa­yos rea­li­za­dos en el cen­tro- nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de se ubi­ca la zo­na nú­cleo de cul­ti­vos ex­ten­si­vos de ve­rano, y en el oes­te are­no­so, don­de en las úl­ti­mas dé­ca­das el avan­ce de la fron­te­ra agrí­co­la des­pla­zó a la ga­na­de­ría.

“El ob­je­ti­vo fue ana­li­zar el im­pac­to so­bre los mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo ge­ne­ra­do por la fertilización quí­mi­ca y la ino­cu­la­ción con bac­te­rias pro­mo­to­ras de cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos ( con ce­pas de Azos­pi­ri­llum bra­si­len­se) en lo­tes sem­bra­dos con trigo y maíz”, de­ta­lló. Su­ce­de que si bien es­tán muy di­fun­di­dos los be­ne­fi­cios de es­tas prác­ti­cas so­bre el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos, has­ta aho­ra no se co­no­cía el efec­to de am­bas tec­no­lo­gías si­mul­tá­neas so­bre las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas.

“En lí­neas ge­ne­ra­les, tan­to la ino­cu­la­ción con es­ta bac­te­ria co­mo la fertilización quí­mi­ca, en las do­sis eva­lua­das (acor­des a las uti­li­za­das a cam­po), pro­vo­ca­rían cam­bios en las co­mu­ni­da­des que du­ran muy po­co tiem­po, ya que se ob­ser­van só­lo en las pri­me­ras eta­pas de los cul­ti­vos. In­clu­so es­tos cam­bios son de me­nor mag­ni­tud que los ge­ne­ra­dos por el mis­mo cul­ti­vo a me­di­da que se desa­rro­lla y mo­di­fi­ca las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas aso­cia­das”, se­ña­ló.

“Aún no sa­be­mos si los cam­bios son po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos, pe­ro po­de­mos afir­mar que to­das las de­ci- sio­nes agro­nó­mi­cas tie­nen un im­pac­to so­bre los mi­cro­or­ga­nis­mos y sus fun­cio­nes. Y cree­mos que es fun­da­men­tal man­te­ner la di­ver­si­dad, por­que si la per­de­mos es­ta­mos per­dien­do fun­cio­nes im­por­tan­tes en el sue­lo que fa­vo­re­cen el ci­cla­do de nu­trien­tes, por ejem­plo. La idea es que las prác­ti­cas de ma­ne­jo que im­ple­men­ta­mos man­ten­gan esa di­ver­si­dad pa­ra ase­gu­rar una pro­duc­ción de ali­men­tos sus­ten­ta­ble”.

Si bien que­da mu­cho por in­ves­ti­gar an­tes de co­no­cer el ver­da­de­ro im­pac­to de es­tos cam­bios, las in­ves­ti­ga­do­ras ad­vier­ten que una me­nor di­ver­si­dad de co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas, así co­mo una po­bla­ción más ba­ja o que pier­de fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas co­mo el ci­cla­do de nu­trien­tes, po­dría pro­vo­car un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la pro­duc­ción de ali­men­tos y el am­bien­te.

HU­BO AL­TE­RA­CIO­NES MUY GRAN­DES EN LAS CO­MU­NI­DA­DES MI­CRO­BIA­NAS DE SUE­LOS QUE FUE­RON DES­MON­TA­DOS

LA CA­JA NE­GRA. MU­CHOS LO­TES ES­TAN PER­DIEN­DO MA­TE­RIA OR­GA­NI­CA.

EN EL NOA. UN LO­TE EN SAL­TA, DON­DE LA SO­JA LLE­GO CON EL DES­MON­TE.

IN­SU­MOS. EL USO IN­TEN­SI­VO AFEC­TA A LOS LO­TES DE LA ZO­NA NU­CLEO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.