UNA HIS­TO­RIA PA­RA CON­TAR

Tem­ple Gran­din, la re­vo­lu­cio­na­ria del bie­nes­tar ani­mal.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@clarin.com

“QUIE­RO REA­LI­ZAR UNA CON­TRI­BU­CION PO­SI­TI­VA, QUIE­RO VER A LOS NI­ÑOS CON EL MIS­MO PRO­BLE­MA QUE YO, TE­NER EXI­TO”

Soy una per­so­na con au­tis­mo pe­ro lo que me define co­mo per­so­na es ser una cien­tí­fi­ca y pro­fe­so­ra”, di­ce la es­ta­dou­ni­den­se Tem­ple Gran­din, quien cuan­do te­nía tres años, aun no pro­nun­cia­ba ni una pa­la­bra y evi­ta­ba el con­tac­to fí­si­co con su ma­dre. Fue en­ton­ces cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron el sín­dro­me de As­per­ger y co­men­zó una te­ra­pia de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na que le cam­bió la vi­da. No so­lo co­men­zó a ha­blar, sino que con el tiem­po lo­gró desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des, doc­to­rar­se en Cien­cias Ani­ma­les en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois y ger­mi­nar ideas re­vo­lu­cio­na­rias en torno al ma­ne­jo de los ro­deos bo­vi­nos.

Gran­din es­tá con­ven­ci­da de que el mun­do ne­ce­si­ta dis­tin­tos ti­pos de men­tes. “El au­tis­mo es un es­pec­tro muy am­plio. En un ex­tre­mo de es­te es­pec­tro es­tá Albert Eins­tein, que no ha­bla­ba has­ta los tres años, y en el otro ex­tre­mo hay per­so­nas que ni si­quie­ra pue­den ves-ves­tir­se en for­ma in­de­pen­dien­te”,e”, ex­pli­ca.

A par­tir de su pro­pia ex­pe­rien­cia, la pro­fe­so­ra se con­vir­tió en una re­fe­ren­te mun­dial pa­ra la con­cien­ti­za­ción de las po­ten­cia­li­da­des de los ni­ños au­tis­tas.s. Tie­ne va­rios li­bros pu­bli­ca­dos y da char­las en las que alien­ta a los pa­dres a ac­tuar cuan­to an­tes s es­ti­mu­lan­do los in­tere­ses dee los ni­ños. “Una pe­que­ña par­te de la ge­né­ti­ca au­tis­ta es­tá vin­cu­la­da con la in­te­li­gen­cia, pe­ro la ma­yo­ría tie­ne que ver con las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na­li­dad. Son muy im­por­tan­tes los ami­gos, que se sue­len ha­ce­rer en ba­se a in­tere­ses co­mu­nes. Es fun-fun- da­men­tal acer­car a los ni­ños a sus in­tere­ses es­pe­cí­fi­cos, mos­trar­les el ar­te, los ani­ma­les, los de­por­tes”, di­ce Gran­din.

Lue­go re­mar­ca que un error muy co­mún es so­bre­pro­te­ger a los ni­ños con au­tis­mo. “Los ni­ños de­ben apren­der las ha­bi­li­da­des bá­si­cas co­mo ir al mercado, ma­ne­jar, ad­mi­nis­trar el di­ne­ro. Tam­bién es muy im­por­tan­te en­se­ñar ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les. Por ejem­plo, yo a los 16 años tra­ba­ja­ba en un es­ta­blo y era la en­car­ga­da de la lim­pie­za, y me sen­tía res­pon­sa­ble, me ha­cía bien eso”, di­ce.

“Co­noz­co gen­te que ha­ce ga­na­de­ría o que fa­bri­ca equi­pa­mien­to pa­ra el ga­na­do que cla­ra­men­te es­tá den­tro del es­pec­tro au­tis­ta. Tam­bién es­tá lleno de gen­te au­tis­ta no diag­nos­ti­ca­da que tra­ba­ja en las gran­des em­pre­sas de Si­li­con Va­lley, di­se­ñan­do I-Pho­nes, y en la NASA. Es im­por­tan­te sa­lir y ha­cer co­sas, por­que cuan­to más apren­des, me­nos au­tis­ta sos”, agre­ga.

A sus 67 años, Gran­din es Pro­fe­so­ra de Com­por­ta­mien­to Ani­mal en la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do y via­ja por to­do el mun­do en­se­ñan­do sus des­cu­bri­mien­tos so­bre ma­ne­jo ani­mal y so­bre au­tis­mo. “Uno de los erro­res más co­mu­nes que se co­me­ten en el ma­ne­jo de la ha­cien­da es gri­tar y uti­li­zar pa­los pa­ra arriar a los ani­ma­les, hay que em­pe­zar por esa pre­mi­sa bá­si­ca: no gri­tar, no pe­gar. Des­pués hay mu­chas co­sas que se pue­den apren­der”, en­fa­ti­za.

Du­ran­te su ju­ven­tud, ella desa­rro­lló una ex­tra­or­di­na­ria em­pa­tía con los ca­ba­llos y con las va­cas mien­tras tra­ba­ja­ba en la fin­ca de su tía. Con el tiem­po, su sen­si­bi­li­dad dio co­mo re­sul­ta­do un gran co­no­ci­mien­to del com­por­ta­mien­to ani­mal, que de­ri­vó en el di­se­ño de man­gas e ins­ta­la­cio­nes pa­ra ma­ta­de­ros que re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el su­fri­mien­to de la ha­cien­da, y que hoy se uti­li­zan en la mi­tad de los es­ta­ble­ci­mien­tos es­ta­dou­ni­den­ses.

“Los ani­ma­les siem­pre se man­tie­nen a una dis­tan­cia se­gu­ra de los hom­bres y tra­tan de te­ner­los a la vis­ta. Tam­bién se no­ta que los gru­pos tien­den a mo­ver­se en n to­man­do con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de con­tar con gen­te bien en­tre­na­da.

En el li­bro “Un an­tro­pó­lo­go en Mar­te”, el fa­mo­so neu­ró­lo­go Oli­ver Sacks ci­ta al­gu­nas fra­ses de Gran­din que in­vi­tan a la re­fle­xión. “Me gus­ta pen­sar que aun­que no ha­ya vi­da des­pués de la muer­te, en el uni­ver­so que­da cier­ta hue­lla ener­gé­ti­ca... Ca­si to­do el mun­do trans­mi­te sus ge­nes. Yo pue­do trans­mi­tir mis pen­sa­mien­tos o lo que es­cri­bo. Quie­ro rea­li­zar una con­tri­bu­ción po­si­ti­va, sa­ber que mi vi­da ha te­ni­do un sen­ti­do. Quie­ro ver a los ni­ños con el mis­mo pro­ble­ma que yo, te­ner éxi­to.” sen­ti­do con­tra­rio al del ope­ra­rio. Por es­ta ra­zón, pa­ra mo­ver a un gru­po de ani­ma­les en cier­ta di­rec­ción, el ga­na­de­ro pue­de ca­mi­nar en la di­rec­ción con­tra­ria a la desea­da en los ani­ma­les”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra.

Lue­go cuen­ta que cuan­do ella te­nía trein­ta años se dio cuen­ta de que pen­sa­ba en imá­ge­nes, y que eso era al­go que la acer­ca­ba a la psi­co­lo­gía de los ani­ma­les. “Co­mo los ani­ma­les no tie­nen len­gua­je, al­ma­ce­nan sus re­cuer­dos co­mo fo­to­gra­fías en un ál­bum. Por ejem­plo, si una va­ca ad­qui­rió mie­do a los im­permea­bles ama­ri­llos cuan­do era ter­ne­ra, to­do aque­llo que se ase­me­je a un im­permea­ble ama­ri­llo po­drá ate­mo­ri­zar­la”, di­ce.

Se­gún la pro­fe­so­ra, el ma­ne­jo de la ha­cien­da es­tá me­jo­ran­do mu­cho en los Es­ta­dos Uni­dos, y una de las cla­ves de esa me­jo­ra es que se es­tá

EM­PA­TIA. GRAN­DIN PIEN­SA EN FOR­MA DE IMA­GE­NES, AL IGUAL QUE LOS ANI­MA­LES.

EN BAIRES. A LA IZQ., CHAR­LAN­DO CON CLARIN. DE­RE­CHA, RE­CI­BIEN­DO EL DOCTODOCTORADORADO HO­NO­RIS CAU­SA DE LA FAUBAFAUBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.