SU­FRE EL TRIGO

El cam­bio cli­má­ti­co acor­ta el pe­río­do ade­cua­do pa­ra el cul­ti­vo del ce­real.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

EN AL­GU­NAS ZO­NAS SUBIO LA NA­PA POR EL AU­MEN­TO DE LAS LLU­VIAS, LO CUAL ELE­VA EL PO­TEN­CIAL DE REN­DI­MIEN­TO

E ntre las prin­ci­pa­les va­ria­bles que ha pro­vo­ca­do el cam­bio cli­má­ti­co apa­re­ce el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia, el au­men­to en los ni­ve­les de dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra, el au­men­to de los gol­pes de ca­lor y un au­men­to de las pre­ci­pi­ta­cio­nes. An­te es­te pa­no­ra­ma, es im­por­tan­te co­no­cer los pe­río­dos crí­ti­cos del trigo y sa­ber qué im­pac­to tie­ne el cam­bio cli­má­ti­co en ca­da uno de ellos so­bre los com­po­nen­tes del ren­di­mien­to y la ca­li­dad de los gra­nos ob­te­ni­dos”. Así in­tro­du­jo un te­ma cla­ve en la agri­cul­tu­ra ac­tual el in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA y del Co­ni­cet Da­niel Mi­ra­lles.

En pri­mer lu­gar, Mi­ra­lles in­di­ca que el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia re­du­ce o acor­ta el ci­clo del cul­ti­vo. Y acla­ra que si los au­men­tos de tem­pe­ra­tu­ra ocu­rren en la eta­pa pos­te­rior a la elon­ga­ción de los ta­llos se pro­du­ci­rá una ma­yor mor­tan­dad de ma­co­llos y en con­se­cuen­cia ha­brá una me­nor can­ti­dad de es­pi­gas por me­tro cua­dra­do. “Ade­más, a la me­nor can­ti­dad de es­pi­gas y de gra­nos por me­tro cua­dra­do se su­ma que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra du­ran­te la eta­pa de lle­na­do de­ter­mi­na un me­nor pe­so de los gra­nos”, afir­mó re­cien­te­men­te en una ca­pa­ci­ta­ción del pro­gra­ma Agri­cul­tu­ra Cons­cien­te, rea­li­za­do por el se­mi­lle­ro Ni­de­ra.

Y al eva­luar el im­pac­to del au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra mí­ni­ma a lo lar­go del ci­clo del cul­ti­vo, Mi­ra­lles se­ña­la que por ca­da gra­do de au­men­to en la eta­pa pre­via a la an­te­sis se en­cuen­tra una re­duc­ción del ren­di­mien­to que ron­da en­tre el 4 y el 8%, mien­tras que si ocu­rre con pos­te­rio­ri­dad a la an­te­sis esa mer­ma es del 3 al 4% apro­xi­ma­da­men­te.

Otro efec­to del cam­bio cli­má­ti­co es la re­duc­ción del pe­río­do con he­la­das en, prác­ti­ca­men­te, to­da la Ar­gen­ti­na. “Uno po­dría pen­sar que, en ese con­tex­to, el ade­lan­ta­mien­to de la fe­cha de floración es una es­tra­te­gia de ma­ne­jo -di­ce Mi­ra­lles-, de mo­do de evi­tar una pro­lon­ga­ción o ex­po­si­ción del pe­río­do de lle­na­do de gra­nos a las ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras y al efec­to ne­ga­ti­vo del gol­pe de ca­lor”.

Sin em­bar­go, hay ex­cep­cio­nes. En el Sud­es­te, en el triángulo que se for­ma en­tre Tres Arro­yos, Bal­car­ce y Co­ro­nel Suá­rez, los pe­río­dos con he­la­das no se re­du­je­ron e in­clu­so en al­gu­nas lo­ca­li­da­des la úl­ti­ma he­la­da ha ocu­rri­do más tar­día­men­te, ex­pli­có Mi­ra­lles.

El es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra que los re­que­ri­mien­tos de ver­na­li­za­ción son muy im­por­tan­tes a la ho­ra de ana­li­zar el com­por­ta­mien­to de un cul­ti­var fren­te al cam­bio en las fe­chas de úl­ti­ma he­la­da. “En mu­chos de los ci­clos lar­gos que se usan en la Ar­gen­ti­na -ex­pli­ca-, se pro­du­ce un fe­nó­meno de re­que­ri­mien­tos de ho­ras de frío pa­ra flo­re­cer, co­no­ci­do co­mo ver­na­li­za­ción, mien­tras que la ma­yo­ría de los ci­clos cor­tos no tie­nen ese re­que­ri­mien­to”. De es­ta for­ma, si se siem­bran los ci­clos lar­gos en pe­río­dos con tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das el ries­go es no po­der sa­tis­fa­cer com­ple­ta­men­te sus re­que­ri­mien­tos de ho­ras de frío, que se con­cen­tran des­de la emer­gen­cia, o in­clu­so un po­co an­tes, has­ta que el cul­ti­vo al­can­za la ter­ce­ra o cuar­ta ho­ja.

“Es­to es muy im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te en el Sud­es­te –re­mar­ca Mi­ra­lles-, ya que si se pla­ni­fi­ca ade­lan­tar la fe­cha de floración se de­be eva­luar con qué tem­pe­ra­tu­ra es­tá cum­plien­do esos re­que­ri­mien­tos de ho­ras de frío en las pri­me­ras eta­pas del cul­ti­vo”.

En el ca­so de aque­llos cul­ti­va­res que re­quie­ren ver­na­li­za­ción y no la cum­plen com­ple­ta­men­te, el ries­go es que en­tre las plan­tas del cul­ti­vo apa­rez­ca una gran desuni­for­mi­dad que lue­go im­pac­ta en caí­da de ren­di­mien­to al mo­men­to de co­se­cha.

A me­di­da que se atra­san las fe­chas de siem­bra, el cul­ti­vo de trigo re­du­ce su ren­di­mien­to co­mo con­se­cuen­cia de que­dar ex­pues­to a tem­pe­ra­tu­ras más al­tas y a una ma­yor du­ra­ción del día, y eso de­ter­mi­na acor­ta­mien­tos en la du­ra­ción del ci­clo del cul­ti­vo. “Pe­ro no to­dos los cul­ti­va­res res­pon­den de la mis­ma for­ma”, di­ce Mi­ra­lles. El téc­ni­co ex­pli­ca que la re­duc­ción del ren­di­mien­to por ca­da día de atraso en la fe­cha de siem­bra, res­pec­to de la óp­ti­ma, pue­de ir des­de el 0,5% has­ta el 1,7%, y en al­gu­nos ca­sos lle­gar al 2%, to­man­do en cuen­ta el ren­di­mien­to óp­ti­mo de ca­da lo­ca­li­dad.

Mi­ra­lles des­ta­ca una he­rra­mien­ta desa­rro­lla­da por la FAU­BA que per­mi­te co­no­cer có­mo se mo­di­fi­ca

la fe­cha de siem­bra en fun­ción de la fe­cha de floración y to­mar de­ci­sio­nes de acuer­do al ma­te­rial ele­gi­do, la zo­na en que se en­cuen­tra y las pro­ba­bles fe­chas de siem­bra. Se lla­ma Cro­nos, es gra­tui­ta, y los pro­duc­to­res pue­den ac­ce­der a ella in­gre­san­do a cro­nos.agro.uba.ar.

Co­mo con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co se ve un au­men­to en las pre­ci­pi­ta­cio­nes. En mu­chas re­gio­nes cam­bió la al­tu­ra de las na­pas, “co­mo es el ca­so del Oes­te don­de la po­ten­cia­li­dad de los ren­di­mien­tos es­ta­ba de­pri­mi­da y la ma­yor ofer­ta hí­dri­ca de­ter­mi­nó un me­jor ren­di­mien­to po­ten­cial”, in­di­ca Mi­ra­lles. “La ma­yor al­tu­ra de la na­pa pue­de ser un be­ne­fi­cio en tan­to pue­da ser apro­ve­cha­da por el cul­ti­vo –di­ce Mi­ra­lles-, pe­ro si se en­cuen­tra muy cer­ca­na a la su­per­fi­cie, co­mo pue­de ser a me­nos de 0,50 o un me­tro, se in­cre­men­tan los ries­gos de anega­mien­tos”.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que si los anega­mien­tos ocu­rren en las pri­me­ras eta­pas del ci­clo del trigo, el cul­ti­vo tie­ne cier­ta ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción. En cam­bio, los efec­tos de los anega­mien­tos son mu­cho más no­ci­vos en los mo­men­tos pre­vios a la an­te­sis, ya que afec­tan al nú­me­ro de gra­nos por uni­dad de área, que es el más im­por­tan­te de los com­po­nen­tes del rin­de.

“Aque­llos cul­ti­vos que, apun­tan­do a un al­to ren­di­mien­to, han re­ci­bi­do un ele­va­do ni­vel de nu­trien­tes, ten­drán una ma­yor bio­ma­sa aé­rea y por lo tan­to una ma­yor trans­pi­ra­ción, de­ter­mi­nan­do que el efec­to ne­ga­ti­vo de los anega­mien­tos en la eta­pa pre­via a la an­te­sis se en­cuen­tren exa­cer­ba­do –ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta-. Es­to se de­be a que en los pri­me­ros 3 o 4 días de anegamiento se pro­du­ce una fuer­te pér­di­da de raí­ces, de­ter­mi­nan­do la in­ca­pa­ci­dad de la plan­ta pa­ra sos­te­ner su par­te aé­rea”.

Có­mo sín­te­sis, Mi­ra­lles in­di­ca que “el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co so­bre los cul­ti­vos de in­vierno, de­bi­do al in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra, se­rá un acor­ta­mien­to del ci­clo del cul­ti­vo que lle­va­rá a un me­nor nú­me­ro de gra­nos y con­se­cuen­te­men­te a un me­nor ren­di­mien­to”.

“Por lo tan­to –agre­ga-, es im­por­tan­te pla­ni­fi­car có­mo ma­ne­jar el cul­ti­vo en és­te con­tex­to, re­vi­sar la fe­cha de floración en ca­da zo­na, ajus­tar las den­si­da­des de siem­bra fren­te a las po­si­bles re­duc­cio­nes del nú­me­ro de ma­co­llos y po­si­cio­nar el pe­río­do de lle­na­do de los gra­nos tra­tan­do de evi­tar los gol­pes de ca­lor”.

RO­BER­TO PE­RA

ES­PI­GA. ES CLA­VE CO­NO­CER LOS TIEM­POS DE MADURACION DE CA­DA CUL­TI­VAR.

AN­DREY RU­DA­KOV/BLOOM­BERG

RIES­GO. HAY QUE PRO­CU­RAR QUE EL CUL­TI­VO SU­ME HO­RAS DE FRIO SU­FI­CIEN­TES.

RO­BER­TO PE­RA

SIEM­BRA. EL REN­DI­MIEN­TO PUE­DE CAER 2% POR CA­DA DIA DE ATRASO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.