LOS DRO­NES SI­GUEN TO­MAN­DO AL­TU­RA EN LA PRO­DUC­CION

El IN­TA reali­zó la pri­me­ra ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el uso de es­ta he­rra­mien­ta en el cam­po. Son úti­les pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, el mo­ni­to­reo, la cer­ti­fi­ca­ción y has­ta la pul­ve­ri­za­ción.

Clarin - Revista Rural - - Tecnologia - IN­TA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

T ra­ba­jar un cam­po con da­tos pro­me­dio ya es co­sa del pa­sa­do, el fu­tu­ro es el ma­ne­jo de mi­cro-am­bien­tes con la adop­ción de he­rra­mien­tas que per­mi­ten un tra­ta­mien­to pre­ci­so pa­ra lo­grar pro­duc­tos y pro­ce­sos con ma­yor efi­cien­cia, sus­ten­ta­bi­li­dad y tra­za­bi­li­dad. Sin du­das que la Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión es la ha­ce­do­ra de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, con una cons­tan­te evo­lu­ción ha­cia tec­no­lo­gías ca­da vez más avan­za­das. En­tre ellas se des­ta­ca la re­cien­te in­cor­po­ra­ción de dro­nes pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la, una de esas in­no­va­cio­nes que vino pa­ra que­dar­se y con­tri­buir con im­por­tan­tes be­ne­fi­cios en el ma­ne­jo por am­bien­tes.

Pa­ra el Ing. Agr. An­drés Mén­dez, es­pe­cia­lis­ta en Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión del IN­TA Man­fre­di, la apa­ri­ción de la tec­no­lo­gía de los RPAS -co­mo se de­no­mi­na téc­ni­ca­men­te a los dro­nes-, “res­pon­de al pro­ce­so de ro­bo­ti­za­ción y au­to­ma­tis­mo que es­tá en pleno de­sa­rro­llo en la pro­duc­ción agrí­co­la de nues­tro país”. “Es­ta tec­no­lo­gía tie­ne un sin­nú­me­ro de uti­li­da­des y be­ne­fi­cios pa­ra el agro que to­da­vía no se lle­ga­ron a ex­plo­rar en su ple­ni­tud, has­ta el mo­men­to se han rea­li­za­do prue­bas a cam­po con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos a ni­vel de in­ves­ti­ga­ción y de se­gui­mien­to de ac­ti­vi­da­des agrí­co­las”, ex­pre­só el téc­ni­co re­cien­te­men­te du­ran­te el pri­mer cur­so so­bre la uti­li­za­ción de dro­nes pa­ra uso agrí­co­la que brin­dó el IN­TA.

El equi­po de es­pe­cia­lis­tas en Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión del IN­TA di­fe­ren­cia va­rias lí­neas de apli­ca­ción de es­ta tec­no­lo­gía. La pri­me­ra es la in­ves­ti­ga­ción, ya que per­mi­te co­no­cer si­tua­cio­nes va­ria­bles en am­bien­tes ca­da vez me­no­res, co­mo la de­tec­ción de man­chas de ma­le­zas o co­mo la mi­cro-va­ria­bi­li­dad de un sue­lo, con la ven­ta­ja de rea­li­zar un ma­ne­jo va­ria­ble de in­su­mos ca­da vez más pre­ci­so. Pa­ra ese ti­po de re­le­va­mien­tos se equi­pa a las pla­ta­for­mas vo­la­do­ras con cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les y lue­go se rea­li­za el aná­li­sis agro­nó­mi­co en ba­se a la información que arro­jan los soft­wa­res es­pe­cí­fi­cos. Ade­más per­mi­ten pro­gra­mar vue­los y tra­ba­jan de ma­ne­ra au­tó­no­ma en la cap­tu­ra de imá­ge­nes.

Otra de las apli­ca­cio­nes de los avio­nes no tri­pu­la­dos es el con­trol de ac­ti­vi­da­des agrí­co­las por par­te del pro­duc­tor. Mén­dez ex­pli­có: “Me­dian­te el uso de cá­ma­ras y un soft­wa­re es­pe­cí­fi­co que ac­túa con­tan­do los gra­nos que sa­len por la co­la de la co­se­cha­do­ra, se lo­gran cuan­ti­fi­car las pér­di­das reales de la co­se­cha.” Y agre­gó: “Has­ta se pue­de ins­ta­lar un dis­po­si­ti­vo que emi­ta una se­ñal a la co­se­cha­do­ra pa­ra re­gu­lar la má­qui­na en tiem­po real y que no ge­ne­re pér­di­das de co­se­cha”.

En cuan­to al se­gui­mien­to de cul­ti­vos, el es­pe­cia­lis­ta de­ta­lló: “Un RPAS equi­pa­do con una cá­ma­ra tér­mi­ca pue­de de­ter­mi­nar si el cul­ti­vo tie­ne en­fer­me­da­des an­tes de que el ojo hu­mano lo pue­da ver; y con cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les has­ta se pue­de ana­li­zar el vo­lu­men y el pe­so de los gra­nos an­ti­ci­pan­do el ren­di­mien­to y la ca­li­dad”.

Y por úl­ti­mo, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, es­ta tec­no­lo­gía se pue­de uti­li­zar pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción de pro­ce- sos. Al res­pec­to, Mén­dez di­jo: “Con un dro­ne equi­pa­do con cá­ma­ra de vi­deo y un gps se pue­de se­guir una pul­ve­ri­za­do­ra fil­man­do un vi­deo geo­rre­fe­ren­cia­do de la apli­ca­ción y con ese ma­te­rial se po­dría ha­cer la cer­ti­fi­ca­ción de la la­bor”. Y con­clu­yó: “Ade­más, si la fil­ma­ción del dro­ne per­mi­te ase­gu­rar que la apli­ca­ción no tie­ne de­ri­va, has­ta se po­drían re­du­cir los lí­mi­tes de uso de agro­quí­mi­cos que en al­gu­nos lu­ga­res lle­gan has­ta los mil me­tros de las zo­nas ur­ba­nas”.

En las de­mos­tra­cio­nes a cam­po se pre­sen­tó un pro­to­ti­po desa­rro­lla­do por Ser­gio y Ni­co­lás Ma­ri­ne­lli, con el acom­pa­ña­mien­to del IN­TA, que con­sis­te en un he­li­cóp­te­ro usa­do co­mún­men­te pa­ra ae­ro­mo­de­lis­mo al cual le ins­ta­la­ron un equi­pa­mien­to pa­ra apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca de her­bi­ci­da. El sis­te­ma con­sis­te en la adap­ta­ción de un bo­ta­lón con tres pi­cos, dos tan­ques con ca­pa­ci­dad de me­dio li­tro ca­da uno y una bom­ba eléc­tri­ca que se ac­cio­na re­mo­ta­men­te. El pro­to­ti­po fun­cio­na per­fec­ta­men­te y su uso es ideal pa­ra com­ba­tir man­chas de ma­le­zas con un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. El de­sa­rro­llo con­ti­nua­rá pa­ra tra­ba­jar con un he­li­cóp­te­ro con ma­yor au­to­no­mía y ma­yor ca­pa­ci­dad de car­ga.

UN DRO­NE CON UNA CAMARA TER­MI­CA PUE­DE DE­TEC­TAR EN­FER­ME­DA­DES EN EL CUL­TI­VO AN­TES QUE EL OJO HU­MANO SE PO­DRA HA­CER VI­DEOS GEO­RRE­FE­REN­CIA­DOS DE LAS APLI­CA­CIO­NES PA­RA HA­CER LA CERTIFICACION DE LA LA­BOR

MO­DE­LOS. LOS COS­TOS DE LOS DRO­NES VA­RIAN SE­GÚN LA AU­TO­NO­MIA QUE TIE­NEN Y EL EQUI­PA­MIEN­TO QUE IN­CLU­YEN.

A CIE­LO ABIER­TO. UNA HE­RRA­MIEN­TA MAS PA­RA EL AU­TO­MA­TIS­MO AGRI­CO­LA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.