CAE LA FER­TI­LI­DAD

Es­tu­dios de la Fauba afir­man que los sue­los de es­ta re­gión ya per­die­ron el 70 por cien­to de su ca­pa­ci­dad de apor­tar ni­tró­geno y fós­fo­ro.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - FAUBA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Rural

In­ves­ti­ga­do­res de la Fauba ad­vier­ten que los sue­los de la re­gión pam­pea­na es­tán apor­tan­do me­nos fós­fo­ro y ni­tró­geno.

An­te el co­mien­zo de una cam­pa­ña de cultivos de ve­rano don­de se plan­tea la po­si­bi­li­dad de dis­mi­nuir la apli­ca­ción de al­gu­nos in­su­mos, como los fer­ti­li­zan­tes, por fal­ta de ren­ta­bi­li­dad, do­cen­tes de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fauba) se­ña­la­ron que la fer­ti­li­dad fue una de las va­ria­bles más afec­ta­das en los sue­los du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. No obs­tan­te, re­co­no­cie­ron que la so­ja, el cul­ti­vo más ex­ten­di­do del país, no de­pen­de de la apli­ca­ción de es­tos pro­duc­tos pa­ra ob­te­ner bue­nos ren­di­mien­tos.

“El prin­ci­pal pro­ble­ma que hoy pre­sen­tan los sue­los de la Re­gión Pam­pea­na es la fer­ti­li­dad. Apro­xi­ma­da­men­te per­die­ron el 70% de la ca­pa­ci­dad de apor­tar ni­tró­geno y de la dis­po­ni­bi­li­dad de fós­fo­ro pa­ra los cultivos. Es la de­gra­da­ción más im­por­tan­te que hu­bo en la re­gión, pe­ro que hoy se pue­de com­pen­sar con fer­ti­li­za­ción”, di­jo Ro­ber­to Álvarez, pro­fe­sor ti­tu­lar de la cá­te­dra de Fer­ti­li­dad y Fer­ti­li­zan­tes de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fauba).

En 2012, su gru­po de tra­ba­jo pre­sen­tó los re­sul­ta­dos de los es­tu­dios que se lle­va­ron a ca­bo con car­bono y ni­tró­geno en los sue­los de la Re­gión Pam­pea­na, con al­gu­nos da­tos alar­man­tes. Por ejem­plo, allí se ad­vier­te que la fer­ti­li­dad de los sue­los cul­ti­va­dos dis­mi­nu­yó cin­co ve­ces en los úl­ti­mos 40 años.

Álvarez vol­vió a re­fe­rir­se a es­tos tra­ba­jos en el mar­co del Año In­ter­na­cio­nal del Sue­lo, y co­men­tó que, lue­go de la pre­sen­ta­ción del in­for­me men­cio­na­do, el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Fauba con­ti­nuó eva­luan­do los cam­bios pro­du­ci­dos du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das en los stocks de fós­fo­ro: “Esos re­sul­ta­dos tam­bién son im­pre­sio­nan­tes -se­ña­ló Álvarez-. En­con­tra­mos que la fer­ti­li­dad fos­fo­ra­da en la Re­gión Pam­pea­na ca­yó, en pro­me­dio, un 75%, has­ta un me­tro de pro­fun­di­dad. O sea, el im­pac­to de la agri­cul­tu­ra so­bre la re­ser­vas de fós­fo­ro ha si­do muy pro­fun­do”.

La so­ja ob­tie­ne ni­tró­geno de la at­mós­fe­ra por fi­ja­ción bio­ló­gi­ca y res­pon­de po­co a otros nu­trien­tes. De esa ma­ne­ra se in­de­pen­di­za de los fer­ti­li­zan­tes.

Mien­tras en el mun­do el 50% de la pro­duc­ción de ali­men­tos se rea- li­za en ba­se a fer­ti­li­zan­tes, la Ar­gen­ti­na tran­si­ta una si­tua­ción par­ti­cu­lar que, en par­te, la in­de­pen­di­za del uso de esos pro­duc­tos.

“A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de con la agri­cul­tu­ra en la ma­yo­ría de los paí­ses del pla­ne­ta, nues­tros cultivos no de­pen­den de la fer­ti­li­za­ción. Se es­ti­ma que só­lo per­de­ría­mos un 15% de la pro­duc­ción si de­já­ra­mos de fer­ti­li­zar y cae­ría­mos a 85 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos co­se­cha­dos anual­men­te, res­pec­to de los 100 mi­llo­nes que se pro­du­cen hoy”.

¿Por qué exis­te es­ta di­fe­ren­cia tan im­por­tan­te en­tre el es­ce­na­rio ar­gen­tino y el mun­dial? “Es de­bi­do a que en nues­tro país se cul­ti­va prin­ci­pal­men­te so­ja, un cul­ti­vo que ob­tie­ne ni­tró­geno de la at­mós­fe­ra por fi­ja­ción bio­ló­gi­ca y res­pon­de po­co a nu­trien­tes como fós­fo­ro y azu­fre. Por lo tan­to es bas­tan­te in­de­pen­dien­te de los fer­ti­li­zan­tes”, ex­pli­có Álvarez. Y agre­gó que es­ta in­de­pen­den­cia de la so­ja res­pec­to de los fer­ti­li­zan­tes no se re­pi­te en otros cultivos como el maíz, el tri­go y el arroz, que son los más sem­bra­dos del mun­do.

No obs­tan­te, es­ta apa­ren­te ven­ta­ja que po­see nues­tro país, por el com­por­ta­mien­to de la so­ja, in­vo­lu- cra otro as­pec­to que en sí mis­mo re­pre­sen­ta un pro­ble­ma: el mo­no­cul­ti­vo, que “nos es bueno pa­ra los sue­los por­que a lar­go pla­zo tam­bién de­gra­da el sue­lo”.

Se­gún Álvarez, la cam­pa­ña ac­tual de gra­nos grue­sos en­cuen­tra a los pro­duc­to­res en un con­tex­to de nú­me­ros muy ajus­ta­dos que com­pli­can la po­si­bi­li­dad de apli­car al­gu­nos in­su­mos.

“En es­ta cam­pa­ña es ca­si im­po­si­ble eco­nó­mi­ca­men­te apli­car fer­ti­li­zan­tes, que son uno de los in­su­mos más ca­ros de la agri­cul­tu­ra. Só­lo se com­pen­sa­ría el cos­to de la fer­ti­li­za­ción en sue­los de muy baja fer­ti­li­dad”, se­ña­ló el in­ves­ti­ga­dor de la Fauba.

A su en­ten­der, en sue­los de me­dia­na y al­ta fer­ti­li­dad no va a con­ve­nir fer­ti­li­zar el maíz ni la so­ja. “Sí se pue­de jus­ti­fi­car la fer­ti­li­za­ción con ni­tró­geno y fós­fo­ro en sue­los de muy baja fer­ti­li­dad”, acla­ró.

“La me­jor re­co­men­da­ción en un es­ce­na­rio tan com­ple­jo des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co es usar fos­fa­to dia­mó­ni­co, por­que a di­fe­ren­cia de las fuen­tes de un so­lo nu­trien­te, en el ca­so del maíz ob­ten­dría­mos una do­ble res­pues­ta al ni­tró­geno y al fós­fo­ro. Es­te fer­ti­li­zan­te es ren­ta­ble en sue­los de me­dia­na y baja fer­ti­li­dad”, afir­mó el pro­fe­sor.

Y por úl­ti­mo re­cor­dó que, más allá del me­nor uso de fer­ti­li­zan­tes an­te la co­yun­tu­ra del ac­tual ci­clo agrí­co­la, no de­be­ría es­pe­rar­se una baja muy pro­nun­cia­da en los ren­di­mien­tos en la Re­gión Pam­pea­na, de­bi­do a la ca­pa­ci­dad de la so­ja de to­mar ni­tró­geno del ai­re. t

UNA DE LAS CAU­SAS ES LA ES­CA­SA APLICACION DE FER­TI­LI­ZAN­TES POR­QUE LA SO­JA NO DE­PEN­DE DE ELLOS

ECUACION. CUAN­DO LA REN­TA­BI­LI­DAD SE ACHI­CA, SE AHO­RRA EN FER­TI­LI­ZAN­TES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.