LAS PAS­TU­RAS, DES­DE CE­RO

Her­nán Fe­rra­ri ex­pli­ca có­mo pre­pa­rar la má­qui­na pa­ra lo­grar una im­plan­ta­ción exi­to­sa.

Clarin - Revista Rural - - Maquinaria - Dan­te Gar­cía cla­rin­ru­ral@clarin.com

La siem­bra de pas­tu­ras es una de las la­bo­res de ma­yor di­fi­cul­tad y sen­si­bi­li­dad de la mecanización agrí­co­la. Las se­mi­llas fo­rra­je­ras son muy pe­que­ñas y po­seen ba­jo por­cen­ta­je de ger­mi­na­ción y su­per­vi­ven­cia, por lo que de­be­mos pres­tar aten­ción a la ho­ra de con­fi­gu­rar la sem­bra­do­ra pa­ra lo­grar la den­si­dad ade­cua­da en una so­la pa­sa­da. El es­pe­cia­lis­ta en mecanización, Ing. Agr. Her­nán Fe­rra­ri de la EEA INTA Con­cep­ción del Uru­guay, ex­pli­ca los fac­to­res a te­ner en cuen­ta.

Lo­grar una bue­na im­plan­ta­ción de la pas­tu­ra re­pre­sen­ta­rá un 70% del éxi­to en la pro­duc­ción de fo­rra­jes. Al tra­tar­se de un cul­ti­vo pe­ren­ne, no se­rán acep­ta­bles los erro­res ini­cia­les por­que re­per­cu­ti­rán en la vi­da útil del lo­te fo­rra­je­ro. Es­tas se­mi­llas no son ba­ra­tas y al sem­brar­se con una sem­bra­do­ra de gra­nos fi­nos, la den­si­dad de­be ser mu­cho ma­yor a la desea­da, al­to cos­to de im­plan­ta­ción.

El cul­ti­vo an­te­ce­sor de­be­rá de­socu­par el lo­te con tiem­po, pa­ra que se pue­da ha­cer un co­rrec­to bar­be­cho pre­vio a la siem­bra de la fo­rra­je­ra, no se acon­se­ja me­nos de 60 días, pa­ra ha­cer un ade­cua­do con­trol de ma­le­zas y se lle­gue con agua acu­mu­la­da en el per­fil. Un te­ma no me­nor se­rá la can­ti­dad de ras­tro­jo que ten­ga el lo­te al mo­men­to de la siem­bra, no de­be ser ele­va­do pa­ra que la se­mi­lla ten­ga buen con­tac­to con el sue­lo y pue­da emer­ger sin in­con­ve­nien­tes. Un maíz pa­ra si­lo o un gi­ra­sol pue­de ser buen an­te­ce­sor.

La ma­yo­ría de las sem­bra­do­ras del mer­ca­do tie­nen una dis­tan­cia mí­ni­ma en­tre sur­cos de 17,5 cm, que re­sul­ta ele­va­da pa­ra las pas­tu- ras, ya que a las plan­tas les cos­ta­rá cu­brir el sur­co en com­pe­ten­cia con ma­le­zas. Es por eso que mu­chos, o ha­cen una do­ble pa­sa­da o siem­bran una es­pe­cie en lí­nea y la otra al vo­leo. La última pue­de ser le­gu- minosa que re­quie­re me­nos pro­fun­di­dad que la gra­mí­nea –no más de 1,5 cm ver­sus 2 a 2,5 cm

Los do­si­fi­ca­do­res pa­ra fo­rra­je­ras, como los de grano fino, pue­den ser de rol­da­na, ro­di­llo aca­na­la­do o he- li­coi­dal. Los de rol­da­na son más pre­ci­sos pe­ro sue­len te­ner pro­ble­mas en el en­ca­si­lla­do de la se­mi­lla, se­gún es­pe­cie. Los ro­di­llos aca­na­la­dos fun­cio­nan bien pa­ra se­mi­llas pe­que­ñas como las de la al­fal­fa, pe­ro a las gran­des las pue­de da­ñar. Pa­ra es­tas úl­ti­mas, los me­jo­res re­sul­tan los ro­di­llos he­li­coi­da­les, fá­ci­les de re­gu­lar la den­si­dad, sin pro­ble­mas de ato­ra­mien­to y me­nos agre­si­vos.

Se de­be pro­cu­rar que las rue­das de man­do po­sean ta­cos y con­trol de car­ga, fun­da­men­tal pa­ra evi­tar el pa­ti­na­mien­to. El cual no de­be ser ma­yor al 5% pa­ra que la den­si­dad no va­ríe.

Los tu­bos de ba­ja­da de las se­mi­llas son un fac­tor fun­da­men­tal a con­si­de­rar pa­ra apun­tar a una bue­na siem­bra. Exis­ten tu­bos te­les­có­pi­cos y man­gue­ras co­rru­ga­das –las más uti­li­za­das-. Es­tas úl­ti­mas son las más eco­nó­mi­cas y pue­den fun­cio­nar bien so­lo sí: no son co­rru­ga­das por den­tro y tie­nen el lar­go jus­to pa­ra que no se for­men plie­gues que in­te­rrum­pan la caí­da. Los te­les­có­pi­cos son me­jo­res pe­ro más ca­ros.

En cuan­to a las cu­chi­llas ras­tro­je­ras, es pre­fe­ri­ble que reali­cen una bue­na mi­cro­la­bran­za del sur­co, pa­ra fa­ci­li­tar­le el tra­ba­jo al abre­sur­co y a las rue­das ta­pa­do­ras, y que las se­mi­llas que­den con buen con­tac­to con el sue­lo pa­ra su rá­pi­da ger­mi­na­ción. El ti­po de cu­chi­lla de­pen­de­rá del sue­lo y hu­me­dad. En el 70% de los ca­sos se re­co­mien­da la ti­po Tur­bo, de on­du­la­cio­nes tan­gen­cia­les, y si el sue­lo es muy pe­sa­do se acon­se­ja las que son de ti­po ri­za­das –rip­pled o bub­ble-.

Los abre­sur­cos de bi­dis­cos –en­con­tra­dos o des­en­co­tra­dos- son pre­fe­ri­bles an­tes que los de mo­no­dis­co, ya que con­tro­lan me­jor la pro­fun­di­dad. Con el mis­mo cri­te­rio, las do­ble rue­das li­mi­ta­do­ras de pro­fun­di­dad son me­jo­res que las sim­ples. Por úl­ti­mo, el con­trol de car­ga neu­má­ti­co es el que pre­sen­ta ma­yo­res ven­ta­jas. Los re­sor­tes son di­fí­ci­les de re­gu­lar. t

FE­RRA­RI RE­VI­SA UNA SEM­BRA­DO­RA. EN LOS DE­TA­LLES RE­SI­DE EL EXI­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.