EL NI­ÑO GOL­PEA EN EL FIN DE CI­CLO

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes caí­das en­tre los es­ta­díos R3 y R5 de la so­ja per­mi­ten prever la in­ten­si­dad que ten­drán las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo. Re­co­men­da­cio­nes pa­ra ac­tuar.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Mar­ce­lo Car­mo­na FITOPATOLOGO DE LA UBA

La lluvia caí­da en los es­ta­díos R3-R5 de la so­ja an­ti­ci­pa la in­ten­si­dad de las en­fer­me­da­des.

Es­ta cam­pa­ña ha si­do ca­te­go­ri­za­da como Ni­ño ca­si en for­ma uná­ni­me por la ma­yo­ría de los cli­ma­tó­lo­gos del mun­do. La con­se­cuen­te ma­yor tem­pe­ra­tu­ra in­ver­nal y los ex­ce­sos de lluvia re­per­cu­ten y lo se­gui­rán ha­cien­do so­bre el desa­rro­llo de las en­fer­me­da­des fo­lia­res de la so­ja, es­pe­cial­men­te las lla­ma­das de fin de ci­clo (EFC). Ade­más, el ambiente “ni­ño” tam­bién afec­ta­rá va­rios as­pec­tos del con­trol quí­mi­co con fun­gi­ci­das que hay que ana­li­zar.

En­tre ellos se pue­de des­ta­car una ma­yor se­ve­ri­dad de ata­que de pa­tó­ge­nos que da­ñan la par­te aé­rea (de­bi­do a la ma­yor hu­me­dad del ca­no­peo) y más ho­ras de mo­ja­do pre­dis­po­nen­tes, ma­yor nú­me­ro de ci­clos de in­fec­ción, au­men­to sig­ni- fi­ca­ti­vo de la re­pro­duc­ción fún­gi­ca in­cre­men­tan­do la can­ti­dad de es­po­ras de ca­da po­bla­ción, ma­yor va­ria­bi­li­dad y, por to­do ello, ma­yor pre­sión de en­fer­me­da­des y el con­se­cuen­te ma­yor ries­go de ge­ne­ra­ción de re­sis­ten­cia a las mo­lé­cu­las fun­gi­ci­das.

Ade­más, las llu­vias más in­ten­sas y sor­pre­si­vas po­drían la­var más los fun­gi­ci­das con ne­ce­si­dad de mo­lé­cu­las que me­jo­ren la pe­ne­tra­ción y evi­tar eva­po­ra­ción, y las plan­tas po­drían ab­sor­ber me­nos los fun­gi­ci­das por ma­yor gro­sor de la cu­tí­cu­la (cu­ti­na) y ce­ras. A su vez, las ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras ace­le­ra­rían la me­ta­bo­li­za­ción del fun­gi­ci­da.

En es­te con­tex­to se­rá ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer las de­ci­sio­nes re­la­cio­na­das con el mo­men­to de apli­ca­ción, ti­po y do­sis de fun­gi­ci­das, a la vez que se­rá ne­ce­sa­ria una ac­ción si­mul­tá­nea pre­ven­ti­va y cu­ra­ti­va. No ol­vi­dar las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las re­la­cio­na­das con la im­ple­men­ta­ción de me­di­das an­ti-re­sis­ten­cia de hon­gos a fun­gi­ci­das.

Por to­do ello es im­por­tan­te des­ta­car al­gu­nos tips que se­rán de gran im­por­tan­cia pa­ra ana­li­zar el con­trol de las EFC en so­ja.

Las en­fer­me­da­des fo­lia­res de fin de ci­clo más im­por­tan­tes son man- cha ma­rrón (Sep­to­ria gli­ci­nes) y ti­zón púr­pu­ra (Cer­cos­po­ra ki­ku­chii). La pri­me­ra se ubi­ca pre­fe­ren­cial­men­te en el es­tra­to in­fe­rior y la se­gun­da en el es­tra­to medio-su­pe-

LA CUANTIFICACION VI­SUAL NO ES UN BUEN ME­TO­DO PA­RA ES­TI­MAR LAS RE­DUC­CIO­NES EN EL REN­DI­MIEN­TO

rior. Los da­ños os­ci­lan en­tre 10 al 30%, y exis­te una re­la­ción en­tre la pre­ci­pi­ta­ción plu­vial y la se­ve­ri­dad fo­liar de es­tas en­fer­me­da­des es­ti­ma­da en­tre los es­ta­dios R6-R7 de la so­ja, que per­mi­te pre­de­cir la in­ten­si­dad de ata­que en ba­se a las pre­ci­pi­ta­cio­nes caí­das o pro­nos­ti­ca­das en­tre R3 y R5.

La cuan­ti­fi­ca­ción vi­sual de las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo (in­ci­den­cia en ho­jas o se­ve­ri­dad) no es un buen es­ti­ma­dor pa­ra pre­veer o es­ti­mar re­duc­cio­nes en el ren­di­mien­to y pro­duc­ti­vi­dad de so­ja. Por lo tan­to, se po­drían sub­es­ti­mar fo­lio­los “apa­ren­te­men­te” sa­nos que es­tán in­fec­ta­dos en for­ma la­ten­te (la in­cu­ba­ción-la­ten­cia es el “es­ta­do del hos­pe­dan­te” que a pe­sar de es­tar in­fec­ta­do no mues­tra sín­to­mas ni fruc­ti­fi­ca­cio­nes del pa­tó­geno). Asi­mis­mo, no exis­te in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca pu­bli­ca­da que re­la­cio­ne la in­ci­den­cia o se­ve­ri­dad (vi­sual­men­te cuantificada), con mo­men­to de apli­ca­ción, ambiente e im­pac­to del uso de fun­gi­ci­das so­bre el ren­di­mien­to.

La apli­ca­ción de fun­gi­ci­das en ba­se a la cuan­ti­fi­ca­ción vi­sual de sín­to­mas tie­ne un va­lor li­mi­ta­do, errá­ti­co e ines­ta­ble, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a que la in­fec­ción tem­pra­na y el desa­rro­llo asin­to­má­ti­co de las en­fer­me­da­des, re­sul­ta en el desa­rro­llo de sín­to­mas ma­yor­men­te ha­cia el fi­nal del ci­clo, cuan­do el ren­di­mien­to ya ha si­do de­fi­ni­do y el da­ño se ha pro­du­ci­do. Es­to ex­pli­ca en par­te la baja co­rre­la­ción en­tre sín­to­mas y va­ria­bi­li­dad en los ren­di­mien­tos en los es­ta­dios en don­de de­be­rían apli­car fun­gi­ci­das (por ej. R3, R4, R5).

Di­cha aso­cia­ción pa­ra las EFC en ge­ne­ral no es sig­ni­fi­ca­ti­va, a di­fe-

ren­cia de lo que ocu­rre con otros pa­tó­ge­nos que po­seen in­cu­ba­ción y la­ten­cia cor­tas, como por ejem­plo la roya asiá­ti­ca de la so­ja o la man­cha ojo de ra­na, como así tam­bién con en­fer­me­da­des en otros cultivos como el tri­go y la ce­ba­da.

Las res­pues­tas de ren­di­mien­to agro­nó­mi­co por las apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­da di­fie­ren sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en­tre cam­pa­ñas agrí­co­las, sien­do las pre­ci­pi­ta­cio­nes en­tre R3 a R5 las que me­jor ex­pli­can la va­ria­bi­li­dad del im­pac­to del uso de fun­gi­ci­das en el ren­di­mien­to. El be­ne­fi­cio po­ten­cial de la ac­ción de los fun­gi­ci­das en el ren­di­mien­to de so­ja de­pen­de de la can­ti­dad de lluvia re­gis­tra­da en el in­ter­va­lo R3-R5, pe­ro el mo­men­to pre­ci­so de la apli­ca­ción de­pen­de­rá del ambiente y las llu­vias du­ran­te di­cho pe­río­do crí­ti­co. De­pen­dien­do de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, la apli­ca­ción de fun­gi­ci­da po­dría rea­li­zar­se en R3, R4 o R5. Hay dos op­cio­nes (i) me­dir la can­ti­dad de llu­vias des­de R3 en ade­lan­te y cuan­do las llu­vias acu­mu­la­das al­can­cen (pa­ra es­te año) 50-60 mm, pro­ce­der con la apli­ca­ción del fun­gi­ci­da o (ii) Pro­ce­der en ba­se a un pro­nós­ti­co cli­má­ti­co muy pre­ci­so (tiem­po y vo­lu­men). En es­te ca­so, cuan­do el pro­nós­ti­co pre­di­ce la ocu­rren­cia de 50-60 mm de lluvia en­tre R3 y R5, pro­ce­der a la apli­ca­ción an­tes del co­mien­zo de las pre­ci­pi­ta­cio­nes En es­te ul­ti­mo ca­so hay mas ries­go, pues de­pen­de del pronostico. Las llu­vias en­tre R1 a R3 no son sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra ex­pli­car res­pues­ta al uso de fun­gi­ci­das.

A pe­sar de que los efec­tos fi­sio­ló­gi­cos de los fun­gi­ci­das a ba­se de es­tro­bi­lu­ri­nas es­tán bien do­cu­men­ta­dos, es­pe­cial­men­te en ce­rea­les, en el cul­ti­vo de la so­ja es­tas mo­lé­cu­las pre­sen­tan baja pro­ba­bi­li­dad de au­men­tar los ren­di­mien­tos por otros me­ca­nis­mos di­fe­ren­tes que no sean el del con­trol de las en­fer­me­da­des. Por ello, no se re­co­mien­da apli­car fun­gi­ci­das to­man­do como cri­te­rio prin­ci­pal es­te efec­to fi­sio­ló­gi­co sin con­si­de­rar las llu­vias en­tre R3 a R5, y el cul­ti­vo an­te­ce­sor.

En años llu­vio­sos las mez­cla de estrobilurina y triazol pro­du­cen una ma­yor res­pues­ta de ren­di­mien­to en com­pa­ra­ción con otras mo­lé­cu­las (tria­zo­les, ben­ci­mi­da­zo­les). Pro­ba­ble­men­te, la ac­ti­vi­dad pro­tec­to­ra de las es­tro­bi­lu­ri­nas me­jo­ra­ron el con­trol de las EFC, par­ti­cu­lar­men­te en años llu­vio­sos cuan­do es­tos pa­tó­ge­nos son más ac­ti­vos otor­gan­do ade­más ma­yor pe­río­do de pro­tec­ción.

No apli­que des­de R5.5 en ade­lan­te mez­clas que con­ten­gan es­tro­bi­lu­ri­nas. En ca­so de ta­llo ver­de o pro­ble­mas de co­se­cha uti­li­ce tria­zo­les o mez­clas de triazol mas ben­ci­mi­da­zol.

En años de ba­jas pre­ci­pi­ta­cio­nes en­tre R3 y R5 la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das pue­de re­sul­tar en un mar- gen ne­to ne­ga­ti­vo.

En años en don­de du­ran­te el pe­rio­do en­tre R3-R5 pre­sen­te 100 mm o más, de­bi­do a la ne­ce­si­dad de au­men­tar el pe­rio­do de pro­tec­ción e in­cre­men­tar la pre­ven­ción, es re­co­men­da­ble uti­li­zar la ma­yor do­sis co­mer­cial re­co­men­da­da de la mez­cla de estrobilurina y triazol.

La res­pues­ta en el ren­di­mien­to es ma­yor pa­ra las apli­ca­cio­nes en R3 en com­pa­ra­ción con las de R5, cuan­to más llu­vio­sos sea el año. Si llue­ve 50-60 mm las res­pues­tas son se­me­jan­tes pa­ra am­bos mo­men­tos, pe­ro a me­di­da que la llu­vias se in­cre­men­tan, las apli­ca­cio­nes rea­li­za­das en R3 son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rio­res a las de R5 (por ejem­plo con 120 mm la res­pues­ta en R3 es de 400 kg/ha y en R5 de 320 kg/ha).

Con pe­rio­dos llu­vio­sos en­tre R3R5, mo­no­cul­ti­vo y pre­sen­cia de inócu­lo o sín­to­mas de EFC en el cam­po (sin ne­ce­si­dad de cuan­ti­fi­car los mis­mos), la res­pues­ta al uso es­tá ga­ran­ti­za­da. Co­mien­ce a pul­ve­ri­zar los lo­tes con ma­yor ries­go (mas años de mo­no­cul­ti­vo, pre­sen­cia de en­fer­me­da­des en el lo­te, cul­ti­va­res sus­cep­ti­bles). Pul­ve­ri­ce tan pron­to in­di­que el sis­te­ma ya que el re­tra­so de la apli­ca­ción en años llu­vio­sos pue­de dis­mi­nuir la res­pues­ta al uso de fun­gi­ci­das.

EN AÑOS LLU­VIO­SOS LAS MEZ­CLA DE ESTROBILURINA Y TRIAZOL PRO­DU­CE MA­YOR RES­PUES­TA DE REN­DI­MIEN­TO

NI­ÑO. LA CAM­PA­ÑA PRO­ME­TE BUE­NOS RIN­DES, PE­RO EXI­GE MAS MO­NI­TO­REO.

MAN­CHA MA­RRON. EL DA­ÑO SE UBI­CA EN EL ES­TRA­TO IN­FE­RIOR DE LA PLAN­TA.

MAN­CHA OJO DE RA­NA. A DI­FE­REN­CIA DE LAS EFC, SU INCUBACION ES RAPIDA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.