LA HA­CIEN­DA PI­DE QUE HA­YA SOM­BRA

La com­bi­na­ción de la ex­po­si­ción a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta con el pas­to­reo de al­gu­nas es­pe­cies no­ci­vas pue­de ge­ne­rar fo­to­sen­si­bi­li­za­ción.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Javier Confalonieri ME­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO ja­con­fa@ hot­mail.com

La ex­po­si­ción a ra­yos UV y la in­ges­ta de cier­tas es­pe­cies pue­de cau­sar fo­to­sen­si­bi­li­za­ción.

Una fra­se muy re­ma­ni­da y fre­cuen­te­men­te es­cu­cha­da ca­da vez que lle­ga el ve­rano, es: el sol es­tá ma­lo. Cla­ro, no­so­tros te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar pro­tec­to­res so­la­res, go­rros, som­bri­llas o, sim­ple­men­te, no es­tar ex­pues­tos al sol.

Pe­ro los ani­ma­les es­tas op­cio­nes no las tie­nen, y en mu­chos ca­sos por los des­mon­tes o las im­pre­vi­sio­nes de los pro­duc­to­res, mu­chos lo­tes ca­re­cen de som­bra, nin­gún árbol ha que­da­do en el po­tre­ro y los ani­ma­les es­tán ex­pues­tos to­do el día al ra­yo del sol, tan­to en cría, in­ver­na­da, en­gor­de o tam­bo. Sin ha­cer men­ción a que en mu­chos ca­sos el ac­ce­so al agua fres­ca y lim­pia se en­cuen­tra li­mi­ta­do.

Es­to trae como con­se­cuen­cia va­rios pro­ble­mas, da­dos por el stress tér­mi­co, los ele­va­dos índices de ITH (ín­di­ce de Tem­pe­ra­tu­ra y Hu­me­dad, muy útil, di­fun­di­do por el INTA, pa­ra ca­da lo­ca­li­dad del país), cu­yos va­lo­res nos orientan so­bre el gra­do de stress al que es­tán so­me­ti­das las va­cas, pro­ble­mas de fal­ta de bie­nes­tar ani­mal, muy cas­ti­ga­do en la Unión Eu­ro­pea, pe­ro tam­bién se nos pre­sen­tan ca­sos clí­ni­cos en

SE MA­NI­FIES­TA PRIN­CI­PAL­MEN­TE COMO IN­FLA­MA­CIO­NES EN LAS ZO­NAS DES­PIG­MEN­TA­DAS, CON PO­CO PE­LO

ge­ne­ral in­di­vi­dua­les, don­de con­flu­yen los efec­tos de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas (UV) con la ali­men­ta­ción, apa­re­cien­do ani­ma­les con zo­nas de en­ro­je­ci­mien­to, hin­cha­zón, pru­ri­to (pi­ca­zón), piel des­ca­ma­da, san­gre por ollares, las­ti­ma­du­ras por ras­ca­do, etc. Es­ta­mos fren­te a una en­fer­me­dad que no siem­pre es re­co­no­ci­da, lla­ma­da Fo­to­sen­si­bi­li­za­ción.

La Fo­to­sen­si­bi­li­za­ción pue­de ser de cua­tro ti­pos: pri­ma­ria (el agen­te fo­to­sen­si­bi­li­zan­te se in­gie­re di­rec­ta­men­te), he­pa­tó­ge­na (exis­te un da­ño he­pá­ti­co im­por­tan­te y es­te no pue­de de­to­xi­fi­car las sus­tan­cias fo­to­di­ná­mi­cas, o cuan­do no exis­te una ade­cua­da ex­cre­ción de los lí­qui­dos bi­lia­res por obs­truc­ción por fas­cio­la he­pá­ti­ca, por ejem­plo), la for­ma de fo­to­sen­si­bi­li­za­ción por me­ta­bo­lis­mo abe­rran­te de por­fi­rias (afec­ción de ca­rác­ter ge­né­ti­co, co­no­ci­da como “dien­te ro­sa­do”) y la fo­to­sen­si­bi­li­za­ción de ori­gen in­cier­to. En to­dos los ca­sos se com­bi­na una sus­tan­cia o agen­te fo­to­sen­si­bi­li­zan­te y la ac­ción de los ra­yos UV.

Se ma­ni­fies­ta en las zo­nas des­pig­men­ta­das, con po­co pe­lo o la­na, don­de se pro­du­ce fun­da­men­tal­men­te una reac­ción in­fla­ma­to­ria, con ede­ma, do­lor, irri­ta­ción, los par­pa­dos es­tán hinchados, in­clu­so ce­rra­dos por el ede­ma, hay opa­ci­dad de la cór­nea, la­grimeo. El cua­dro fe­bril se plan­tea con tem­pe­ra­tu­ra muy ele­va­da ( res­pi­ra­ción ace­le­ra­da, ta­qui­car­dia, pa­rá­li­sis ru­mi­nal), piel res­que­bra­ja­da, acar­to­na­da, in­clu­so des­pren­di­da con zo­nas de ne­cro­sis, fo­to­fo­bia, mas­ti­tis o po­do­der­ma­ti­tis.

Tam­bién el ho­ci­co se en­cuen­tra hin­cha­do y des­ca­ma­do, es­to mu­chas ve­ces es lo que lla­ma la aten­ción pri­ma­ria­men­te, la len­gua tam­bién es­tá com­pro­me­ti­da, con pro­ble­mas de de­glu­tir los ali­men­tos in­clu­so la sa­li­va, etc. To­do ge­ne­ra per­di­da de pro­duc­ción, in­clu­so de­jan de ama­man­tar a sus crias por el do­lor en los pe­zo­nes.

Tam­bién se pre­sen­tan sig­nos ner­vio­sos, como ser ata­xia (di­fi­cul­tad en la coor­di­na­ción de los mo­vi­mien­tos), ce­gue­ra tem­po­ral, de­pre­sión y pos­tra­ción, con­vul­sio­nes, etc. Mu­chas ve­ces to­das es­tas le­sio­nes se acom­pa­ñan de in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas se­cun­da­rias que com­pli­can el cua­dro.

En ge­ne­ral es­ta en­fer­me­dad se des­en­ca­de­na des­pués de 3 a 5 dias de pas­to­reo de al­gu­nas de las es­pe­cies de plan­tas con fac­to­res fo­to­di- ná­mi­cos, como ser al­fal­fa, tri­go, gra­mi­lla, mi­jo, tré­bo­les, vi­cia, etc.

Afec­ta a to­das las ca­te­go­rías y a to­das las ra­zas, con pre­pon­de­ran­cia a aque­llas que pre­sen­tan zo­nas blan­cas o des­pig­men­ta­das, Hols­tein, He­re­ford, pe­ro tam­bién a los An­gus. Ade­más afec­ta a los equi- nos y la­na­res.

Si tie­nen som­bra, los ani­ma­les no sal­drán de ese lu­gar.

Como tra­ta­mien­to, se re­co­mien­da pro­por­cio­nar som­bra a los ani­ma­les afec­ta­dos, la uti­li­za­ción de cre­mas que fa­vo­rez­can la re­epi­te­li­za­ción de las zo­nas afec­ta­das, como ser aque­llas que con­tie­nen vi­ta­mi­na A, el uso de an­ti his­ta­mí­ni­cos en las fa­ses agu­das de la en­fer­me­dad, pro­tec­to­res he­pá­ti­cos, an­ti­bió­ti­cos por las in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas, an­ti­in­fla­ma­to­rio no es­te­roi­des y por su­pues­to cam­biar la ali­men­ta­ción o cam­biar de po­tre­ro pa­ra evi­tar que si­ga la in­ges­ta de plan­tas no­ci­vas.

Es­ta en­fer­me­dad de­be di­fe­ren­ciar­se de otras pa­to­lo­gías como ser la fie­bre Af­to­sa, por la pre­sen­ta­ción de ve­sí­cu­las en len­gua, ubre, pe­zu­ñas. Del com­ple­jo IBR-DVB (Ri­no­tra­quei­tis in­fec­cio­sa bo­vi­na-dia­rrea vi­ral bo­vi­na), don­de las cos­tras en el mo­rro, ba­beo, opa­ci­dad cor­neal y sig­nos ner­vio­sos tam­bién es­tán pre­sen­tes. De la en­fer­me­dad Big­head del car­ne­ro, o del ec­tig­ma con­ta­gio­so en ovi­nos. t

A RES­GUAR­DO. UN GRU­PO DE VA­CAS BA­JO LA SOM­BRA DE UN CAL­DEN, EN SAN LUIS.

LAS­TI­MA­DA. LAS RA­ZAS CON ZO­NAS BLAN­CAS SON MAS SUS­CEP­TI­BLES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.