USO IN­TEN­SI­VO

Des­de el cen­tro de San­ta Fe, el ase­sor Ma­rio Irus­ta ana­li­za el efec­to de la in­ten­si­fi­ca­ción de los plan­teos agrí­co­las y ga­na­de­ros/tam­be­ros.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

El ase­sor san­ta­fe­sino Ma­rio Irus­ta ana­li­za los efec­tos del cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo.

Sin ser de las más cruen­tas, el cen­tro-nor­te de San­ta Fe es una zo­na di­fí­cil y de­ja al des­nu­do a aque­llos que re­ta­cean el uso de tec­no­lo­gías pa­ra de­fen­der el ren­di­mien­to. Las pro­pias con­di­cio­nes de mer­ca­do jun­to con el cli­ma han ido ges­tan­do una es­pe­cie de se­lec­ción na­tu­ral en la que han so­bre­vi­vi­do agri­cul­to­res y tam­be­ros que in­cor­po­ra­ron tec­no­lo­gías y ag­gior­na­ron sus ma­ne­jos pa­ra se­guir sien­do ren­ta­bles.

Na­ci­do y cria­do en Vi­lla Tri­ni­dad, una lo­ca­li­dad del cen­tro-oes­te san­ta­fe­sino si­tua­da a po­cos ki­ló­me­tros de la la­gu­na de Mar Chi­qui­ta, hi­jo de em­plea­dos ru­ra­les, Ma­rio Irus­ta co­no­ce la zo­na y ha vi­vi­do su trans­for­ma­ción. Es­ta vi­ven­cia en car­ne pro­pia lo ha­bi­li­ta a en­tu­sias­mar­se con los avan­ces pe­ro tam­bién a de­silu­sio­nar­se con al­gu­nas “da­gas” que se cla­van en su co­ra­zón, como la es­ca­sa preo­cu­pa­ción por la fer­ti­li­za­ción de cultivos y la “mi­ne­ro­lo­gía” que se ha­ce y “po­ne en ries­go los sue­los y la agri­cul­tu­ra en los años que vie­nen”.

Des­de 2011, Irus­ta es ase­sor agro­nó­mi­co y tie­ne una con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en fer­ti­li­dad de sue­los. El pro­me­dio de los pro­duc­to­res que ase­so­ra ma­ne­jan unas 500 hec­tá­reas ca­da uno, pe­ro hay un pu­ña­do que su­pe­ran las 1000-1500. “Lle­gué a te­ner 8000 a 9000 hec­tá­reas re­par­ti­das en­tre 20 pro­duc­to­res que ase­so­ra­ba, pe­ro los úl­ti­mos dos o tres años de cri­sis se fue­ron achi­can­do en su­per­fi­cie y hoy ape­nas su­man 6000 hec­tá­reas”, re­pa­só Irus­ta, quien ade­más tie­ne una em­pre­sa en la que ofre­ce tra­ba­jos es­pe­cí­fi­cos pa­ra eva­luar fer­ti­li­dad, re­cu­pe­rar sue­los y ar­mar pla­nes de fer­ti­li­za­ción.

Tí­pi­ca­men­te ga­na­de­ra/tam­be­ra, Ra­fae­la y su zo­na de in­fluen­cia lle­gó a ser una de las cuen­cas le­che­ras más im­por­tan­tes de Ar­gen­ti­na. Los úl­ti­mos años, ha su­fri­do una me­ta­mor­fo­sis, no só­lo de cam­bio de ac­ti­vi­da­des (gra­nos por ani­ma­les) sino tam­bién por­que la pro­pia le­che­ría ha cam­bia­do mu­cho ha­cia la in­ten­si­fi­ca­ción. Irus­ta ha­bla de có­mo han ido per­dien­do fer­ti­li­dad los sue­los y se le “pian­ta” el pri­mer la­gri­món. “Es­ta es una de las zo­nas de la pro­vin­cia de San­ta Fe ori­gi­na­ria­men­te más ri­ca en fós­fo­ro, con sue­los ar­gui­do­les tí­pi­cos de 80-100 par­tes por mi­llón, pe­ro hoy, en mu­chos ca­sos han caí­do a 35-40 ppm”, re­co­no­ció el ase­sor, que se la­men­ta por­que “en los con­tra­tos na­die es­pe­ci­fi­ca ab­so­lu­ta­men­te na­da res­pec­to de la fer­ti­li­dad de los sue­los” y “ni pro­duc­tor ni el pro­pie­ta­rio se ocu­pan del te­ma”.

Irus­ta ad­vir­tió que, con­tra­rio a lo que se cree, ha de­tec­ta­do que en don­de se ha­ce ga­na­de­ría y le­che­ría la fer­ti­li­dad ha caí­do igual que en los es­ta­ble­ci­mien­tos agrí­co­las por­que “la in­ten­si­fi­ca­ción que hoy tie­ne la ac­ti­vi­dad, con pas­tu­ras de po­ca du­ra­ción pe­ro ofer­ta ex­plo­si­va y me­jo­ras en la efi­cien­cia de co­se­cha, lo­gran una al­ta ex­trac­ción de nu­trien­tes que si no se re­po­nen ge­ne­ran una fal­tan­te”.

El ase­sor se la­men­tó in­clu­so por­que “úl­ti­ma­men­te se po­ne el fo­co de aten­ción en el con­trol de ma­le­zas, al­go que es­tá bien, pe­ro se des­cui­da la fer­ti­li­za­ción, y es­to tam­bién afec­ta sen­si­ble­men­te la pro­duc­ción”.

Al mo­men­to de ana­li­zar los te­mas en los que se ha ido me­jo­ran­do, Irus­ta des­ta­có la ca­pa­ci­dad de los pro­duc­to­res de ir adap­tán­do­se no só­lo al cli­ma sino tam­bién a las po­lí­ti­cas. “La última dé­ca­da, la le­che­ría ha me­jo­ra­do mu­cho en ge­né­ti­ca, en el uso del fo­rra­je, el ma­ne­jo sa­ni­ta­rio y re­pro­duc­ti­vo del ro­deo en sí”, des­ta­có Irus­ta. Y ex­pli­có: “Los pro­duc­to­res que eran in­efi­cien­tes fue­ron des­car­ta­dos del sis­te­ma, y lo que se ha lo­gra­do, a la fuer­za la­men­ta­ble­men­te, es que el pro­duc­tor que ha re­sis­ti­do, que si­gue fun­cio­nan­do con una le­che que le pa­gan 2 pe­sos el li­tro cuan­do tie­ne cos­tos de 3 pe­sos/li­tro, es que só­lo los muy efi­cien­tes que­den en pie”. Así, la efi­cien­cia tam­bién se mi­de con un buen ma­ne­jo de gua­che­ras pa­ra lo­grar más ani­ma­les tan­to de re­po­si­ción como pa­ra la ven­ta. La ca­li­dad de le­che y el ma­ne­jo de efluen­tes tam­bién fue otro pun­to que me­jo­ró.

El ca­pí­tu­lo sus­ten­ta­bi­li­dad, men­cio­na­do en el pá­rra­fo an­te­rior, es una de las cues­tio­nes que pre­go­nan des­de la no­vel Re­gio­nal Aa­pre­sid Ra­fae­la, con el se­llo de un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal.

En lo que res­pec­ta a la agri­cul­tu­ra, Irus­ta con­si­de­ró que si bien aún se ado­le­ce en ma­te­ria de ro­ta­cio­nes y fer­ti­li­za­ción, ha al­can­za­do la adul­tez en lo que res­pec­ta al ma­ne­jo, el par­que de ma­qui­na­rias con las que se tra­ba­ja y el uso de otros in­su­mos como los fi­to­sa­ni­ta­rios. “Una de las no­ti­cias más aus­pi­cio­sas en lo pro­duc­ti­vo pe­ro so­bre to­do pa­ra el ambiente, la so­cie­dad y los pro­pios usua­rios, fue la mar­ca­da re­duc­ción en el uso de pro­duc­tos ban­da ro­ja y el in­cre­men­to de los de ban­da ver­de”, des­ta­có.

Con in­vier­nos ex­tre­ma­da­men­te

ES­TA ERA UNA ZO­NA RI­CA EN FOSFORO, CON 80-100 PAR­TES POR MILLON, PE­RO HA CAI­DO A 35-40 PPM EN AL­GU­NOS CA­SOS

se­cos con una me­dia de no más de 70 mi­lí­me­tros de ju­nio a agos­to, al pen­sar en las ro­ta­cio­nes, las chan­ces del tri­go o al­gún otro cul­ti­vo in­ver­nal que se quie­ra co­lar tie­ne ata­do su des­tino a la re­ser­va de agua en el per­fil, que no de­be ser me­nor a 200 mi­lí­me­tros al me­tro y medio de pro­fun­di­dad. “Cuan­do hay agua la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res lo siem­bra, en al­gu­nos ca­sos con po­ca tec­no­lo­gía pe­ro por lo me­nos pa­ra te­ner al­go de co­ber­tu­ra o pa­ra com­pe­tir­le a las ma­le­zas”, in­di­có Irus­ta.

Los ren­di­mien­tos de tri­go tie­nen pi­sos de 18 a 20 quin­ta­les por hec­tá­rea y te­chos por en­ci­ma de 40 quin­ta­les por hec­tá­rea. “La prin­ci­pal di­fe­ren­cia pa­ra lo­grar uno u otro ren­di­mien­to, ade­más del agua, es el uso de tec­no­lo­gía, es­to es, bue­na se­mi­lla, dos o tres apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­da y, cla­ro, fer­ti­li­za­ción”, im­pu­tó el ase­sor.

Has­ta ha­ce unos años, los lo­tes que sa­lían de tri­go iban irre­me­dia­ble­men­te a so­ja. Hoy, el maíz de se­gun­da em­pe­zó a ta­llar con bue­nas pers­pec­ti­vas. “Pa­ra una zo­na con mu­cho pe­so de la le­che­ría es­te cam­bio fue cla­ve por­que siem­pre el grano se pue­de co­lo­car a po­cos ki­ló­me­tros sin te­ner que pen­sar en un fle­te al puer­to de Ro­sa­rio de 400 ki­ló­me­tros”, re­mar­có Irus­ta. La mo­da­li­dad “de se­gun­da” ha cre­ci­do 30% los úl­ti­mos años.

El ren­di­mien­to de los maí­ces de se­gun­da os­ci­la en­tre los 40 y los 60 qq/ha, mien­tras que los de pri­me­ra, arran­can en 70 y pue­den su­pe­rar los 100 qq/ha. “Lo que te da el maíz des­pués del tri­go es más es­ta­bi­li­dad, qui­zás no vas a po­der apun­tar a un ren­di­mien­to ex­plo­si­vo pe­ro sí más cer­te­za, que se no­ta en los años du­ros cli­má­ti­ca­men­te”, gra­fi­có Irus­ta. En la zo­na, si bien tie­nen sue­los cla­se 1, tam­bién se ha­ce agri­cul­tu­ra has­ta en sue­los cla­se 5 y 6. En esos cam­pos de baja pro­duc­ti­vi­dad, don­de an­tes ha­bía ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras, hoy se siem­bra gi­ra­sol o sor­go. No obs­tan­te, el ma­ne­jo, la ma­qui­na­ria, la co­rrec­ción con en­mien­das como ye­so, ha per­mi­ti­do ele­var los pi­sos de los cam­pos me­nos pro­duc­ti­vos. En so­ja, esos cam­pos tie­nen pi­sos de 18 qq/ha y en los de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad pue­den su­pe­rar los 4550 quin­ta­les por hec­tá­rea. Como cie­rre, Irus­ta ana­li­zó el rit­mo que vie­ne tra­yen­do la cam­pa­ña 2015/16, en la que se vie­ne cum­plien­do el pro­nós­ti­co que pa­ra la zo­na mar­ca­ba una tran­si­ción, en­tre las llu­vias en ex­ce­so y la es­ca­sez de agua.

Sin em­bar­go, les preo­cu­pa un te­ma de mu­cha ac­tua­li­dad pa­ra los agri­cul­to­res de to­do el mun­do: las ma­le­zas re­sis­ten­tes. “Es un te­ma gra­ve, ha ex­plo­ta­do el yu­yo co­lo­ra­do que has­ta el año pa­sa­do so­lo se ma­ni­fes­ta­ba en fo­cos pe­ro tam­bién te­ne­mos ra­ma ne­gra, chlo­ris y sor­go de Ale­po, en­tre las prin­ci­pa­les es­pe­cies”, ma­ni­fes­tó.

50 quin­ta­les por hec­tá­rea es lo que pue­de lle­gar a ren­dir la so­ja en al­gu­nos lo­tes de la re­gión.

CON­TROL DE

CA­LI­DAD. IRUS­TA TO­MA UN MUES­TREO DE SUE­LO EN UN LO­TE MIX­TO.

EL CLI­MA. LA TEC­NO­LO­GIA AC­TUAL LE BRIN­DA DA­TOS PRE­CI­SOS DE CA­DA SI­TIO.

DETALLE. IRUS­TA TIE­NE MAR­CA­DOS LOS LU­GA­RES EXAC­TOS DE CA­DA MUES­TRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.