EL PLAN BEL­GRANO, EN FO­CO

El autor ana­li­za el pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción de la ma­triz de trans­por­te que im­pul­sa el Go­bierno y afir­ma que la cla­ve pa­ra el NOA es­tá en la hi­dro­vía Pa­ra­guay-Pa­ra­ná.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - An­to­nio Zuid­wijk Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La mo­der­ni­za­ción de la ma­triz de trans­por­te es cla­ve pa­ra co­nec­tar al nor­te del país. Un aná­li­sis a fon­do.

La ma­yor in­for­ma­ción so­bre el Plan Bel­grano se pue­de en­con­trar en Goo­gle en el do­cu­men­to PDF de “Cam­bie­mos”. Es con­ve­nien­te que los pro­duc­to­res echen un vis­ta­zo, pe­ro los que pre­fie­ren in­for­ma­ción más con­den­sa­da pue­den leer en Wi­ki­pe­dia: Es un or­ga­nis­mo con ran­go de se­cre­ta­ría de Es­ta­do, de­pen­dien­te de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de Mi­nis­tros co­mo un plan de desa­rro­llo so­cial, pro­duc­ti­vo y de in­fra­es­truc­tu­ra orien­ta­do al cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo y de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra las diez pro­vin­cias del nor­te ar­gen­tino.

El plan ha­bía si­do anun­cia­do por Mau­ri­cio Ma­cri en oc­tu­bre 2015 y fue crea­do el 10 de di­ciem­bre del mis­mo año por de­cre­to. Se de­sig­nó en el car­go al ra­di­cal Jo­sé Ma­nuel Cano. El Plan Bel­grano con­sis­te en una in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra de 16.000 mi­llo­nes de dó­la­res en diez años, con un fon­do de 50.000 mi­llo­nes de pe­sos en los pri­me­ros cua­tro años pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo anun­cia­do por Cam­bie­mos.

Pa­ra los pro­duc­to­res es de su­mo in­te­rés la ini­cia­ti­va de in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra orien­ta­da al cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo. Ellos de­ben re­cor­dar que du­ran­te los úl­ti­mos 30 años en to­dos los go­bier­nos se han pu­bli­ca­do anun­cios al­ti­so­nan­tes re­cla­man­do que se so­lu­cio­nen los gra­ves pro­ble­mas del nor­te ar­gen­tino, que su­fre los “cos­tos más al­tos de la lo­gís­ti­ca”, una ex­pre­sión que po­cos en­tien­den. Lo que de­be­rían ha­ber di­cho es que se de­be bus­car so­lu­cio­nes pa­ra que las car­gas con ori­gen y des­tino de la zo­na lle­guen con los me­no­res cos­tos to­ta­les po­si­bles a sus mer­ca­dos o zo­nas de con­su­mo. Las car­gas de­ben in­cluir las car­gas do­mes­ti­cas, de ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción.

Cual­quier plan de trans­por­te de­be em­pe­zar con un es­tu­dio de flu­jos de car­gas. Y lo pri­me­ro que se de­be to­mar en cuen­ta en los cos­tos del trans­por­te es el cos­to de la in­fra­es­truc­tu­ra: ca­rre­te­ras, vías fé­rreas o ca­na­les de na­ve­ga­ción in-

ter­na. Y nues­tra re­gión nor­te tie­ne una ben­di­ción de la na­tu­ra­le­za, la hi­dro­vía Pa­ra­guay Pa­ra­ná.

In­trín­se­ca­men­te, es de­cir, si se lo usa de la for­ma co­rrec­ta, el trans­por­te por agua es la for­ma más ba­ra­ta pa­ra trans­por­tar car­gas que no tie­nen un al­to va­lor. Con la pla­ta que se ha gas­ta­do en even­tos so­bre es­te ma­ra­vi­llo­so sis­te­ma de ríos ya se po­drían ha­ber he­cho mu­chas co­sas que da­rían la po­si­bi­li­dad de aba­ra­tar los cos­tos.

Con sim­ples con­se­jos que sa­len de un ex­ce­len­te tra­ba­jo del 2012 de una es­tu­dian­te de Ro­sa­rio, Be­len Me­yer, que pu­bli­có su té­sis en la Uni­ver­si­dad Abier­ta In­te­ra­me­ri­ca­na con el tí­tu­lo “La H. P. P. y un aná­li­sis com­pa­ra­ti­vo con el río Rin”, ya se po­dría ha­ber avan­za­do enor­me­men­te. En ese tra­ba­jo se pue­de leer có­mo en Eu­ro­pa se usa el sis­te­ma del río Rin, que pa­sa por cin­co na­cio­nes, de la me­jor for­ma po­si­ble pa­ra to­da la re­gión. El trans­por­te se pue­de ha­cer con una com­pa­ñía de la ban­de­ra de cual­quie­ra de los paí­ses que par­ti­ci­pan en el sis­te­ma.

Es­to se ha­ce en paí­ses con po­lí­ti­cas de trans­por­te in­ter­mo­dal, al­go que aho­ra ha­cen to­dos los paí­ses que quie­ren pro­gre­sar, que no es lo mis­mo que paí­ses que se de­cla­ran pro­gre­sis­tas. Son paí­ses don­de pro­duc­to­res, con­su­mi­do­res, uni­ver­si­da­des y gre­mios bus­can jun­tos las so­lu­cio­nes que res­pon­den al in­te­rés ge­ne­ral.

En to­dos los go­bier­nos de los úl­ti­mos 30 años se es­cu­cha­ron esas pro­me­sas que nin­guno cum­plió. Es ver­dad que los pro­ble­mas son gra­ves y de di­fí­cil so­lu­ción, por­que hay mu­chos in­tere­ses en jue­go, mu­chos cla­ra­men­te opues­tos al in­te­rés ge­ne­ral. Y en es­ta si­tua­ción se re­quie­re es­ta­bi­li­dad y co­la­bo­ra­ción pa­ra po­der eje­cu­tar tal plan.

No ca­be du­da de que pa­ra un Plan Bel­grano no so­la­men­te se ne­ce­si­tan téc­ni­cos, tam­bién hay mu­chos te­mas po­lí­ti­cos que hay que so­lu­cio­nar. De­be ser por eso que se nom­bró un mi­nis­tro es­pe­cial­men­te de­di­ca­do a es­te te­ma, que po­dría coad­yu­var en la bús­que­da de las di­fí­ci­les so­lu­cio­nes. Pe­ro en nues­tro país to­dos mi­ran úni­ca­men­te al go­bierno cen­tral. Ni los em­pre­sa­rios de la re­gión, y ni si­quie­ra los pro­duc­to­res se han or­ga­ni­za­do pa­ra ha­cer real­men­te es­tu­dios de los pro­ble­mas y apor­tar da­tos con­cre­tos pa­ra po­der en­con­trar ver­da­de­ras so­lu­cio­nes.

Si no se co­no­ce el pro­ble­ma, no hay una po­si­ble so­lu­ción. Pe­ro tam­po­co los go­bier­nos pro­vin­cia­les ayu­dan en el di­fí­cil tra­ba­jo del go­bierno y al­gu­nos has­ta crean más con­fu­sión pi­dien­do prio­ri­dad pa­ra su plan, no el Plan Bel­grano. No quie­ren acep­tar que el mun­do es re­don­do y ha­blan de me­no­res dis­tan­cias a Chi­na y has­ta a In­dia des­de puer­tos del Pa­cí­fi­co, al­go ca­si in­creí­ble. Y la­men­ta­ble­men­te los que me­nos par­ti­ci­pan en los es­tu­dios, son los pro­duc­to­res. Son ellos los que más in­te­rés tie­nen en el te­ma y que me­nos pue­den de­mos­trar que de­fien­den sus pro­pios in­tere­ses. Ellos de­ben leer los ar­tícu­los de la con­fu­sión que es­ta fal­ta de tra­ba­jo coor­di­na­do es­tá cau­san­do.

En vez de cri­ti­car to­do, de­ben coope­rar pa­ra ana­li­zar co­rrec­ta­men­te los pro­ble­mas y bus­car ho­nes­ta­men­te las so­lu­cio­nes, al­go que no es­tá pre­sen­te. To­dos los días se pue­den en­con­trar prue­bas de es­to en los dia­rios de la zo­na. No hay en­fo­que al­guno de gen­te bien or­ga­ni­za­da pa­ra bus­car el in­te­rés ge­ne­ral. Has­ta hay cla­ras prue­bas de que ca­da uno bus­ca su in­te­rés y al­gu­nos usan abier­tas men­ti­ras pa­ra crear más con­fu­sión. Es­to se de­be so­lu­cio­nar nom­bran­do den­tro de la es­truc­tu­ra del Plan Bel­gra- no un ca­pa­ci­ta­do gru­po de tra­ba­jo, con re­pre­sen­tan­tes de to­dos los in­tere­ses, que ba­jo una di­rec­ción ca­pa­ci­ta­da, de­ben bus­car las so­lu­cio­nes que son en el in­te­rés ge­ne­ral, an­tes de to­mar de­ci­sio­nes.

En eso de­ben coope­rar los dia­rios y or­ga­ni­zar de­ba­tes de al­to ni­vel que se re­quie­re. Y en eso las Cá­ma­ras de Co­mer­cio y de los Pro­duc­to­res de­ben to­mar las ini­cia­ti­vas y for­mar sus gru­pos de tra­ba­jo. Es­to po­dría ser un co­mien­zo pa­ra al­can­zar el an­sia­do ob­je­ti­vo del Plan Bel­grano.

SI SE LO USA CO­RREC­TA­MEN­TE, EL TRANS­POR­TE DE CAR­GAS POR AGUA ES EL SIS­TE­MA MAS EFI­CIEN­TE

LA CLA­VE. LA HIDROVIA PARAGUAYPARANA, UNA “BENDICION NA­TU­RAL”.

LAR­GAS CO­LAS. LA CON­CEN­TRA­CION DE LA CAR­GA EN LOS CA­MIO­NES GE­NE­RA CUE­LLOS DE BO­TE­LLA EN LOS PUER­TOS.

POR LAS VIAS. EL TRANS­POR­TE FE­RRO­VIA­RIO ES UNA DE LAS PA­TAS QUE HOY TRABAN TO­DA LA LOGISTICA DEL NOA Y QUE EL PLAN BEL­GRANO AS­PI­RA A RE­CU­PE­RAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.