EL SUE­LO, DES­PUES DEL AGUA

Si bien la ma­yo­ría de los nu­trien­tes per­ma­ne­cen, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar diag­nós­ti­cos.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El INTA afir­ma que tras las inun­da­cio­nes hay nu­trien­tes que que­dan. ¿Cuá­les se pier­den?

Se­gún da­tos de la FAO, la Ar­gen­ti­na se ubi­ca en el dé­ci­mo lu­gar de paí­ses con más su­per­fi­cie cul­ti­va­ble. Pe­ro, en los úl­ti­mos me­ses, gran par­te de es­ta su­per­fi­cie se vio afec­ta­da por anega­mien­tos e inun­da­cio­nes. Y, si bien los es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que los nu­trien­tes no se pier­den, re­co­mien­dan ana­li­zar­los pa­ra co­no­cer, en de­ta­lle, los ni­ve­les dis­po­ni­bles. En es­te con­tex­to, el INTA brin­dó con­se­jos pa­ra di­se­ñar una es­tra­te­gia efec­ti­va.

De acuer­do con Her­nán Eche­ve­rría -téc­ni­co del INTA Bal­car­ce, Bue­nos Ai­res- “los ex­ce­sos de pre­ci­pi­ta­cio­nes o, in­clu­so, las inun­da­cio­nes no afec­tan cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de los sue­los co­mo la tex­tu­ra, la ma­te­ria or­gá­ni­ca o la ca­pa­ci­dad que tie­nen de in­ter­cam­biar ca­tio­nes”. Y agre­gó: “Tam­po­co se mo­di­fi­ca la dis­po­ni­bi­li­dad de al­gu­nos ele­men­tos nu­tri­ti­vos co­mo el fós­fo­ro, el po­ta­sio, el cal­cio, el mag­ne­sio y la ma­yo­ría de los mi­cro­nu­trien­tes”.

No obs­tan­te, al­gu­nos ele­men­tos nu­tri­ti­vos re­le­van­tes si se pue­den per­der del per­fil del sue­lo, co­mo es el ca­so de las for­mas dis­po­ni­bles de ni­tró­geno co­mo ni­tra­to, de azu­fre co­mo sul­fa­to o de bo­ro co­mo bo­ra­to. “Tan­to la pér­di­da de ni­tra­to co­mo la de sul­fa­to por li­xi­via­ción ha­cia las na­pas de agua son un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción: am­bien­tal - una con­cen­tra­ción ele­va­da im­pli­ca la pér­di­da de la con­di­ción de agua po­ta­ble- y de pro­duc­ti­vi­dad, da­do que am­bos li­mi­tan el cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos y, en par­ti­cu­lar, de los ce­rea­les de in­vierno”, de­ta­lló Eche­ve­rría.

En es­te con­tex­to, Juan Pa­blo Ioe­le - téc­ni­co del INTA Co­rral de Bus­tos, Cór­do­ba- des­ta­có la im­por­tan­cia de “ana­li­zar los sue­los afec­ta­dos por las inun­da­cio­nes pa­ra co­no­cer en de­ta­lle los ni­ve­les de los nu­trien­tes”. En es­te sen­ti­do, ase­gu­ró que la es­tra­te­gia de fer­ti­li­za­ción de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res ta­les co­mo el ti­po de anega­mien­tos que tie­ne el lo­te, la pro­fun­di­dad de las na­pas al mo­men­to de la siem­bra, el pro­nós­ti­co, en­tre otros.

“Des­pués de los anega­mien­tos no se es­pe­ran cam­bios res­pec­to de fós­fo­ro, pe­ro sí de los con­te­ni­dos de ni­tra­tos y, en al­gu­nos ca­sos, de­pen­dien­do de la na­pa tam­bién de azu­fre”, ex­pli­có Ioe­le por lo que, pa­ra los cul­ti­vos de in­vierno, re­co­men­dó “ajus­tar -pa­ra nues­tra zo­na­fós­fo­ro, ni­tró­geno, azu­fre y, en po­cos ca­sos, zinc”.

Asi­mis­mo, en aque­llas zo­nas don­de las na­pas as­cen­die­ron, prin­ci­pal­men­te, en ba­jos con es­ca­sa pen­dien­te, el es­pe­cia­lis­ta acon­se­jó “re­vi­sar el con­te­ni­do y ti­po de sa­les, en es­pe­cial, de so­dio, ya que po­dría ac­tuar co­mo li­mi­tan­te pro­duc­ti­va, tan­to en la ger­mi­na­ción co­mo en la im­plan­ta­ción”.

“Si la na­pa es­tá muy cer­ca de la su­per­fi­cie y, aún, se es­pe­ran pre­ci­pi­ta­cio­nes, re­co­mien­do po­ner una par­te de la do­sis del ni­tró­geno al prin­ci­pio y com­ple­men­tar­lo en ma­co­lla­je”, de­ta­lló.

En el ca­so de am­bien­tes con so­dio -ya sea co­mo sul­fa­to, clo­ru­ro o car­bo­na­tos- una ma­ne­ra de con­tra­rres­tar­lo es me­dian­te la apli­ca­ción de cal­cio. “La inun­da­ción pa­só y es ne­ce­sa­rio ro­tar los cul­ti­vos, por lo que el pro­duc­tor de­be­ría sem­brar ce­rea­les pa­ra apro­ve­char la dis­po­ni­bi­li­dad de agua y el pre­cio de los fer­ti­li­zan­tes”, ase­gu­ró Eche­ve­rría.

To­dos los cul­ti­vos de gra­mí­neas tie­nen el co­mún de­no­mi­na­dor de ser muy de­man­dan­tes en ni­tró­geno. En pro­me­dio se re­quie­ren 30 ki­los de ni­tró­geno pa­ra lo­grar una to­ne­la­da de tri­go, 26 pa­ra la ce­ba­da, 22 pa­ra el maíz y 30 pa­ra el sor­go.

Pa­ra el ca­so par­ti­cu­lar de la siem­bra de tri­gos de ca­li­dad, es al­ta­men­te re­co­men­da­ble efec­tuar apli­ca­cio­nes de ni­tró­geno en es­ta­dios avan­za­dos del cul­ti­vo. “De es­ta ma­ne­ra se lo­gra­rá ele­var el con­te­ni­do de pro­teí­na de los gra­nos”, ex­pli­có Eche­ve­rría.

Pa­ra Eche­ve­rría, en la ac­tua­li­dad exis­te una re­la­ción in­su­mo-pro­duc­to muy fa­vo­ra­ble: “Hoy en día se re­quie­re tan so­lo en­tre 3 y 5 ki­los de tri­go pa­ra ad­qui­rir un ki­lo de urea o de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co, res­pec­ti­va­men­te”.

“Otro as­pec­to fa­vo­ra­ble y no me­nor es la ele­va­da dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra el pró­xi­mo cul­ti­vo”, se­ña­ló el es­pe­cia­lis­ta de Bal­car­ce. En con­se­cuen­cia, el per­fil del sue­lo se en­cuen­tra en su má­xi­ma ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua, lo que per­mi­te ser op­ti­mis­ta res­pec­to a la im­plan­ta­ción del mis­mo y exi­ge ser par­ti­cu­lar­men­te cui­da­do­so con el ti­po, do­sis y mo­men­to de apli­ca­ción de los fer­ti­li­zan­tes.

Pa­ra ello, el INTA y las Uni­ver­si­da­des han desa­rro­lla­do dis­tin­tas me­to­do­lo­gías de diag­nós­ti­co de re­que­ri­mien­tos, en­tre las que se des­ta­can los aná­li­sis de mues­tras de sue­lo en pre siem­bra de los cul­ti­vos, cla­ve pa­ra ha­cer un uso ra­cio­nal de los fer­ti­li­zan­tes.

LOS EX­CE­SOS DE PRE­CI­PI­TA­CIO­NES NO RE­DU­CEN LA DIS­PO­NI­BI­LI­DAD DE FOSFORO, PO­TA­SIO, CAL­CIO Y MAG­NE­SIO

UN RIO. EL AS­CEN­SO DE LAS NA­PAS PER­JU­DI­CA AL SUE­LO Y AL AGUA.

A MI­RAR. TRAS LOS ANEGA­MIEN­TOS PUE­DE HA­BER PER­DI­DAS DE AZU­FRE.

UN MAR. EN­TRE RIOS Y EL SUR DE COR­DO­BA Y DE SAN­TA FE FUE­RON LAS ZO­NAS MAS AFEC­TA­DAS DU­RAN­TE EL OTO­ÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.