PU­RA INTEGRACION

En Sin­sa­ca­te, los Mi­co­li­ni se fue­ron adap­tan­do a los cam­bios en el pai­sa­je. Hoy, en so­lo 500 hec­tá­reas lo­gran ha­cer so­ja, maíz, tri­go, gar­ban­zo y el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el nor­te de Cór­do­ba, Hu­go Mi­co­li­ni se ani­ma al plan mix­to en 500 has.

Alos nue­ve años ya an­da­ba plan­tan­do pa­pa y ba­ta­ta con mi pa­dre en el cam­po”, re­cuer­da Hu­go Mi­co­li­ni. Hoy, aun jun­to a su pa­dre Arturo, son fir­mes ex­po­nen­tes de la pro­duc­ción en “el mo­jón de en­tra­da al nor­te cor­do­bés”, cer­ca de la lo­ca­li­dad de Sin­sa­ca­te. Agri­cul­tu­ra en don­de se pue­da, y ga­na­de­ría en el res­to, así se con­fi­gu­ra un pa­no­ra­ma mix­to que bus­ca la efi­cien­cia con ro­ta­cio­nes por las que pa­san el tri­go, el gar­ban­zo, la so­ja y el maíz.

El le­ga­do fa­mi­liar ha­bía em­pe­za­do a es­cri­bir­se cuan­do su bi­sa­bue­lo, Don Santiago Mi­co­li­ni se vino de Ita­lia. Sin em­bar­go, fue su abue­lo Carlos el que en la dé­ca­da del 20 se ins­ta­ló en Sin­sa­ca­te (unos 100 ki­ló­me­tros al nor­te de Cór­do­ba por la Ru­ta Na­cio­nal 9, pa­san­do Je­sús Ma­ría). Por en­ton­ces cul­ti­va­ba pa­pa, ba­ta­ta y su­po te­ner plantación de vid. Más cer­ca en el tiem­po, su pa­dre Arturo y sus her­ma­nos agran­da­ron la su­per­fi­cie tra­ba­ja­da, lle­gó la siem­bra di­rec­ta y cam­bió el pai­sa­je y la for­ma de pro­du­cir pa­ra siem­pre.

Ac­tual­men­te tra­ba­jan unas 500 hec­tá­reas. Un cam­po de 300 hec­tá­reas y otro de 90 pro­pias, más uno en Ca­ña­da de Río Pinto. Al­gu­nos al es­te y otros al oes­te de la Ru­ta 9, un da­to cla­ve pen­san­do en có­mo la geo­gra­fía con­di­cio­na la pro­duc­ción.

En la zo­na, la ga­na­de­ría hoy re­pre­sen­ta só­lo un 20 por cien­to de la su­per­fi­cie tra­ba­ja­da, el res­to es agri­cul­tu­ra. Los que son de la zo­na lo sa­ben bien, “hoy al oes­te de la ru­ta 9 hay bas­tan­te de ga­na­de­ría, an­da bas­tan­te bien en don­de no se pue­de ha­cer agri­cul­tu­ra, pe­ro pa­ra el es­te ca­si que los úni­cos ani­ma­les que que­dan son por la ins­ta­la­ción de al­gún feedlot”, re­co­no­ció Hu­go Mi­co­li­ni en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta.

Co­mo en otras re­gio­nes, la siem­bra di­rec­ta re­vo­lu­cio­nó la zo­na y, co­mo cuen­ta Mi­co­li­ni, mu­chos di­rec­ta­men­te aban­do­na­ron la ga­na­de­ría y se de­di­ca­ron ex­clu­si­va­men­te a la agri­cul­tu­ra. Era el mo­men­to en el que “la ga­na­de­ría lo úni­co que da­ba era pér­di­das”.

Sin em­bar­go, pa­ra los Mi­co­li­ni la ga­na­de­ría siem­pre fue un bas­tión. Por los cam­pos al oes­te de la ru­ta 9 y por el le­ga­do pa­terno. “Por el ti­po de cam­pos, con zo­na mon­ta­ño­sa con ba­rran­cas al pie de la sie­rra, no que­da otra que te­ner ani­ma­les, pe­ro ade­más, no­so­tros man­te­ne­mos lo que siem­pre qui­so mi pa­dre, al que siem­pre le gus­ta­ron los no­vi­llos gran­des, se­ño­res no­vi­llos”, con­tó Mi­co­li­ni. Lle­ga­ron a ven­der ani­ma­les de 550 ki­los en­gor­da­dos a pas­to.

Ac­tual­men­te, ha­cen un ci­clo com­ple­to. Cría, re­cría de ter­ne­ros y en­gor­de de los no­vi­llos que se ven­den pa­ra ter­mi­nar en feedlot. Las ter­ne­ras se ven­den al des­te­te con 170 ki­los.

Con un ro­deo de 120 va­cas de cría se ob­tie­nen al­re­de­dor de 50 ter­ne­ros y 50 ter­ne­ras. “Ya no ha­ce­mos no­vi­llos gran­des, se ven­den con al­re­de­dor de 400 ki­los a pas­to, con po­co su­ple­men­to, ro­llos de ras­tro­jo de sor­go, de gra­ma rho­des, al­go de al­fal­fa, tam­bién ave­na, tri- ti­ca­le y un to­que de grano de maíz”, de­ta­lló.

De las 60-70 hec­tá­reas de maíz que siem­bran ca­da cam­pa­ña, se­gún el año (có­mo sea la pro­duc­ción de pas­to y pasturas) y la ha­cien­da que ten­gan, se con­su­me en­tre un 30 y un 40 por cien­to del grano pro­du­ci­do.

En agri­cul­tu­ra, ade­más de maíz se siem­bra so­ja, pe­ro tam­bién tri­go. “Lo de­fen­di­mos aún en las cam­pa­ñas más di­fí­ci­les por­que nos ayu­da­ba a man­te­ner el sue­lo cu­bier­to y com­ba­tir ma­le­zas”, ex­pli­có Mi­co­li­ni. To­do gra­cias a que tam­bién cuen­tan con dos sem­bra­do­ras pro­pias con la que tam­bién pres­tan ser­vi­cios a ter­ce­ros.

En cuan­to a las ro­ta­cio­nes, hay dis­tin­tas opi­nio­nes en­tre los pro­duc­to­res de la zo­na. Al­gu­nos si­guen con el tri­go/so­ja de se­gun­da, pe­ro otros es­tán apos­tan­do al tri­go/maíz de se­gun­da con bue­nos re­sul­ta­dos. “No­so­tros lo he­mos he­cho con re­sul­ta­dos dis­pa­res, a ve­ces nos fue bien y otras mal, re­quie­re de bue­na fer­ti­li­za­ción, pe­ro

“DE­FEN­DI­MOS AL TRI­GO EN LAS PEO­RES CAM­PA­ÑAS POR­QUE AYU­DA A COM­BA­TIR A LAS MA­LE­ZAS”, DI­CE MI­CO­LI­NI

por lo me­nos es otra op­ción”, di­jo el pro­duc­tor de Sin­sa­ca­te.

Los ren­di­mien­tos de so­ja ron­dan los 32 quin­ta­les por hec­tá­rea, y en al­gu­nos cam­pos bue­nos se han lo­gra­do 40 quin­ta­les por hec­tá­rea. Los maí­ces pue­den an­dar en los 80 quin­ta­les por hec­tá­rea. En tri­go los años nor­ma­les, se pue­de al­can­zar los 35 quin­ta­les. “Su­peran­do los 20 quin­ta­les, los tri­gos hoy ya son ne­go­cio”, di­jo.

Otra op­ción es en­tre­ve­rar en in­vierno el gar­ban­zo en la ro­ta­ción. “Tam­bién lo he­mos pro­ba­do, por­que ade­más el maíz que su­ce­de a es­ta le­gum­bre tie­ne muy bue­nos rin­des, pe­ro es una es­pe­cia­li­dad que tie­ne sus com­pli­ca­cio­nes y hay que es­tar­le muy en­ci­ma”, re­su­mió Mi­co­li­ni. Y agre­gó: “Ojo, se pue­de ha­cer bue­na di­fe­ren­cia de pla­ta, pe­ro hay que ani­mar­se”.

Al mi­rar pa­ra atrás, Mi­co­li­ni no du­da y pon­de­ra lo que la siem­bra di­rec­ta re­vo­lu­cio­nó en la zo­na. “Los úl­ti­mos diez años la so­ja cam­bió el nú­me­ro, ha si­do más ren­ta­ble te­ner so­ja que ha­cien­da, pe­ro don­de no se pue­de sem­brar, co­mo en el cam­po nues­tro, la ga­na­de­ría es un com­ple­men­to im­por­tan­te”, ex­pli­có el pro­duc­tor.

Mu­chos han de­ci­di­do man­te­ner la ha­cien­da “co­mo una al­can­cía”. Es que si bien du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da el nú­me­ro de la agri­cul­tu­ra fue me­jor en pro­me­dio que el de la ga­na­de­ría, con cul­ti­vos hay años que se pue­de per­der mu­cho. Pa­ra ade­lan­te, el ob­je­ti­vo de los Mi­co­li­ni es es­ti­rar­se un po­co y sem­brar al­go más de su­per­fi­cie pe­ro tam­bién se­guir me­jo­ran­do la ha­cien­da con ge­né­ti­ca. En ese cre­ci­mien­to agrí­co­la tie­nen cla­ro al­go: “No se pue­de pa­gar cual­quier co­sa de al­qui­ler, si pa­gás 14 quin­ta­les, en es­ta zo­na, te es­tás per­ju­di­can­do y los úni­cos que ga­nan son los due­ños de los cam­pos. Pa­ra ser ren­ta­ble hay que sem­brar a por­cen­ta­je o a no más de 8 ó 9 quin­ta­les”. En ga­na­de­ría, “la es­pe­ran­za de mu­chos es que abier­ta la ex­por­ta­ción ha­ya un in­te­rés por los ani­ma­les gran­des, y vol­ver a pro­du­cir los no­vi­llos de 500 ki­los que le gus­tan a mi pa­dre”, se en­tu­sias­mó Mi­co­li­ni en el fi­nal.

LA PA­TA GA­NA­DE­RA. HU­GO MI­CO­LI­NI JUN­TO A SU RO­DEO. TIE­NE 120 VA­CAS.

EN LA PASTURA. EL OB­JE­TI­VO A FU­TU­RO DE MI­CO­LI­NI ES ES­TI­RAR UN PO­CO SU AREA AGRICOLA Y ME­JO­RAR SU HA­CIEN­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.