TIE­RRAS

La Cá­ma­ra de In­mo­bi­lia­rias ex­pli­có por qué aun no se reac­ti­vó la com­pra-ven­ta de tie­rras.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Los arren­da­mien­tos subie­ron pe­ro la com­pra-ven­ta si­gue sin reac­ti­var­se.

Pa­ra el cam­po, el fa­mo­so se­gun­do se­mes­tre ya ocu­rrió en el pri­mer se­mes­tre”. La afir­ma­ción es elo­cuen­te y per­te­ne­ce a Ro­ber­to Fren­kel, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de In­mo­bi­lia­rias Ru­ra­les ( CAIR). La di­jo du­ran­te una reunión en la re­cien­te Ex­po­si­ción Ru­ral de Pa­ler­mo en la que los ac­to­res del mer­ca­do de tie­rras de­ba­tie­ron el pre­sen­te de ese sec­tor y se pre­gun­ta­ron por qué a ellos aun no les lle­ga la tan es­pe­ra­da reac­ti­va­ción.

LA BA­JA DE LAS COM­MO­DI­TIES, LOS AL­TOS COS­TOS Y LA PRESION IM­PO­SI­TI­VA SON FAC­TO­RES NEUTRALIZANTES

A pe­sar del cam­bio de go­bierno y las me­di­das eco­nó­mi­cas, el mer­ca­do de com­pra y ven­ta de cam­pos si­gue quie­to y, al pa­re­cer, to­da­vía le va a lle­var un tiem­po vol­ver a di­na­mi­zar­se.

Se­gún Ma­riano Mau­ret­te, pre­si­den­te de CAIR, es­te año hay va­rias cir­cuns­tan­cias que les per­mi­ten ser op­ti­mis­tas, pe­ro ese op­ti­mis­mo se pue­de trans­for­mar en un “es­ce­na­rio ne­gro”. “El fin del ce­po cam­bia­rio es una bo­ca­na­da de ai­re. La uni­fi­ca­ción del ti­po de cam­bio, la li­be­ra­ción de ex­por­ta­cio­nes y la ba­ja de las re­ten­cio­nes, tam­bién. Otro pun­to a fa­vor es el buen mo­men­to de la ga­na­de­ría, y el acuer­do con los hol­douts no es un pun­to me­nor”, di­jo Mau­ret­te. Lue­go acla­ró: “El mer­ca­do es­tá tra­ba­do, aun­que más ac­ti­vo. Hay una am­plia bre­cha en­tre pre­cios ofre­ci­dos y va­lo­res es­pe­ra­dos. El shock de con­fian­za vie­ne acom­pa­ña­do de in­ver­sio­nes, pe­ro to­dos sa­be­mos que esas in­ver­sio­nes aun no lle­ga­ron, el mer­ca­do no arran­có del to­do”.

En­tre los fac­to­res que neu­tra­li­zan los sig­nos po­si­ti­vos, Mau­ret­te men­cio­nó la ba­ja en los pre­cios de los com­mo­di­ties, los al­tos cos­tos de pro­duc­ción, la pre­sión im­po­si­ti­va y el al­to cos­to que tie­ne vol­ver a in­gre­sar a la ga­na­de­ría pa­ra los que se re­ti­ra­ron de la ac­ti­vi­dad. “Ade­más, el dó­lar es­tá re­va­lo­ri­za­do, ya no que­ma en las ma­nos”, di­jo. Y lue­go acla­ró: “La reac­ti­va­ción del mer­ca­do no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca­rá una suba de pre­cios, sino que ha­ya más ope­ra­cio­nes. La pu­ja de ofer­ta y de­man­da se­rá la que de­ci­da una suba o ba­ja de pre­cios”.

Otro pun­to cla­ve que afec­ta al mer­ca­do de tie­rras y que se de­ba­tió du­ran­te la reunión es la Ley de Tie­rras pro­mul­ga­da a fin de 2011, de la que Juan Jo­sé Ma­de­ro mar­có al­gu­nos pun­tos ál­gi­dos. Se­gún el de­cre­to re­gla­men­ta­rio de la ley, un ex­tran­je­ro pue­de com­prar has­ta 1.000 hec­tá­reas en zo­na nú­cleo o sus equi­va­len­tes, esas tie­rras no de­ben es­tar so­bre un cur­so de agua de en­ver­ga­du­ra y el to­tal de tie­rras en ma­nos de ex­tran­je­ros no pue­de su­pe­rar el 15 por cien­to.

“El de­cre­to es po­co cla­ro”, afir­mó Ma­de­ro de en­tra­da, y aña­dió: “La ley es­tá fun­da­men­ta­da en tres con­cep­tos erró­neos: el te­mor a que se lle­ven la tie­rra, el te­mor a que se lle­ven el agua y la su­po­si­ción de que los ex­tran­je­ros ya te­nían la mi­tad del país. No se ha­bía he­cho nin­gún re­le­va­mien­to pre­vio pa­ra co­no­cer el gra­do de ex­tran­je­ri­za­ción”. Lue­go di­jo que se­gún el re­le­va­mien­to rea­li­za­do pos­te­rior­men­te, el 5,94 por cien­to de las tie­rras ru­ra­les (15,8 mi­llo­nes de hec­tá­reas) es­tán en ma­nos ex­tran­je­ras, in­clu­yen­do las des­ti­na­das a la mi­ne­ría. “Que­dan 24 mi­llo­nes de hec­tá­reas dis­po­ni­bles”, re­mar­có Ma­de­ro.

Otro pun­to que se­gún el es­pe­cia­lis­ta no se respetó fue la obli­ga­ción de ha­cer pú­bli­ca la in­for­ma­ción.

Ha­ce po­cas se­ma­nas, el Go­bierno mo­di­fi­có por de­cre­to la re­gla­men­ta­ción de la ley. Ma­de­ro ex­pli­có que el de­cre­to nue­vo no eli­mi­na la ley. “Se man­tie­nen las res­tric­cio­nes, se cla­ri­fi­ca ar­tícu­los con­fu­sos y re­gla­men­ta si­tua­cio­nes, y las equi­va­len­cias tie­nen un pla­zo fi­nal”, di­jo. Y des­pués de­jó sen­ta­da la po­si­ción de la Cá­ma­ra de In­mo­bi­lia­rias: “Tie­ne que ha­ber una ley que re­gla­men­te pe­ro que no ten­ga ob­je­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les. La ley de­be prohi­bir las com­pras so­be­ra­nas por­que el in­ver­sor par­ti­cu­lar no es eterno, en cam­bio un país va a exis­tir siem­pre. Se de­be alen­tar las in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas y fue­ra de la zo­na nú­cleo”.

A su turno, Fren­kel se en­fo­có en el mer­ca­do de arren­da­mien­tos, que se­gún afir­mó es­te año subie­ron en­tre 15 y 20 por cien­to. “Una muy bue­na no­ti­cia es que se in­cor­po­ra el tri­go y el maíz a la ma­triz pro­duc­ti­va. Pe­ro sin si­ner­gia es muy di­fí­cil cre­cer. Ese es el gran desafío del cam­po, ha­cer con­tra­tos de más lar­go pla­zo” re­mar­có. Y ex­pli­có: “Has­ta aho­ra lo que pa­só es que los con­tra­tos de lar­go pla­zo fue­ron be­ne­fi­cio­sos pa­ra los con­tra­tis­tas. Es­pe­ro que ha­ya más trans­pa­ren­cia en­tre las par­tes, in­clu­so con aco­pia­do­res y ex­por­ta­do­res. To­dos te­ne­mos que sa­ber cuán­to ga­na ca­da uno, có­mo se re­par­te la tor­ta”.

Lue­go abrió un ca­pí­tu­lo apar­te pa­ra la re­ti­ra­da de mu­chos ac­to­res que de­jó cam­pos va­cíos. “De 2012 a 2014, con la re­ti­ra­da de los poo­les, se ra­tra­jo to­da la ac­ti­vi­dad y mu­chos cam­pos que­da­ron va­cíos. El año pa­sa­do en Sal­ta ha­bia 320.000 hec­tá­reas va­cías. En esos cam­pos se pier­de pla­ta. Mien­tras tan­to, los sec­to­res co­mer­cia­les y ex­por­ta­do­res vi­vie­ron sus me­jo­res años”.

Al fi­nal, Fren­kel ad­vir­tió so­bre la di­fí­cil si­tua­ción que si­gue atra­ve­san­do el nor­te del país. “El NOA y el NEA si­guen es­pe­ran­do. Te­ne­mos que pen­sar en al­gu­na po­lí­ti­ca di­fe­ren­cial pa­ra que el nor­te se desa­rro­lle”. t

JO­SE AL­MEI­DA

SE FUE­RON. LA RE­TI­RA­DA DE MU­CHOS AC­TO­RES DEL MER­CA­DO DE­JO CAM­POS VACIOS.

A CHAR­LAR. LOS ARREN­DA­MIEN­TOS DEBERAN SER DE MAS LAR­GO PLA­ZO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.