RIEGO PA­RA TO­DOS Y TO­DAS

Por fal­ta de fi­nan­cia­mien­to y au­sen­cia de in­cen­ti­vos ofi­cia­les, en la Ar­gen­ti­na so­lo se rie­ga el 5 por cien­to de la su­per­fi­cie cul­ti­va­ble, pe­ro el país tie­ne to­do pa­ra cre­cer en ese cam­po.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La Ar­gen­ti­na ape­nas rie­ga el 5 por cien­to del área cul­ti­va­ble.

La cam­pa­ña agrí­co­la 2016/17 em­pe­zó con los per­fi­les car­ga­dos de hu­me­dad y bue­nas pre­ci­pi­ta­cio­nes en ca­si to­das las re­gio­nes. Pe­ro se­gún los pro­nós­ti­cos me­teo­ro­ló­gi­cos, es­te se­rá un año Ni­ña, lo que im­pli­ca que el agua que aho­ra so­bra po­dría fal­tar en enero y fe­bre­ro cuan­do los cul­ti­vos es­ti­va­les es­tén pi­dien­do pis­ta pa­ra lle­nar sus gra­nos.

Con es­te pa­no­ra­ma, es un buen mo­men­to pa­ra le­van­tar la ca­be­za del cor­to pla­zo y pre­gun­tar­se por el desa­rro­llo del riego en la Ar­gen­ti­na. Nues­tro país tie­ne el 75 por cien­to de su te­rri­to­rio con sue­los ári­dos y se­mi­ári­dos, por lo que el uso cons­cien­te del agua y del riego es cla­ve pa­ra un desa­rro­llo efi­cien­te y pro­duc­ti­vo.

Se­gún el INTA, la su­per­fi­cie ba­jo riego en Ar­gen­ti­na re­pre­sen­ta en­tre el 4 por cien­to y 5 por cien­to del to­tal del área cul­ti­va­ble en el país. “El riego jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria e im­pac­ta en la sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal y so­cial del me­dio ru­ral, es por ello que el INTA des­de ha­ce dé­ca­das vie­ne fo­men­tan­do po­lí­ti­cas y ge­ne­ran­do tec­no­lo­gías pa­ra el me­jor apro­ve­cha­mien­to de

EL BID YA ES­TA FI­NAN­CIAN­DO LA CREACION DE 15 CEN­TROS DEMOSTRATIVOS DE RIEGO EN VA­RIAS RE­GIO­NES

los re­cur­sos hí­dri­cos en el país, me­jo­ran­do así las con­di­cio­nes de vi­da de los pro­duc­to­res, a tra­vés de pro­yec­tos que fa­vo­re­cen el desa­rro­llo ru­ral y re­gio­nal”, afir­man des­de el ins­ti­tu­to.

Se­gún el In­ge­nie­ro en riego An­drés But­ta, fun­da­dor de la fá­bri­ca de pi­vo­tes Pam­pa Riego, el prin­ci­pal in­con­ve­nien­te que en­cuen­tran los pro­duc­to­res pa­ra in­ver­tir en pro­yec­tos de riego es la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to a ni­vel lo­cal.

“Hay que ca­pa­ci­tar al sec­tor fi­nan­cie­ro, por­que el fi­nan­cia­mien­to es to­do. El Go­bierno se tie­ne que dar cuen­ta de que el mun­do quie­re que la Ar­gen­ti­na rie­gue por­que no quie­ren que au­men­te el pre­cio de los ali­men­tos. Por eso, fi­nan­cia­mien­to pa­ra riego hay en to­do el mun­do”, ex­pli­ca el téc­ni­co, y enu­me­ra al Ban­co Mun­dial, el Ban­co de Desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na (CAF) y el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) co­mo al­gu­nas de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que es­tán ávi­das de apo­yar es­te ti­po de in­ver­sio­nes.

But­ta ex­pli­ca que con la cap­ta­ción del fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal pa­ra pro­yec­tos de riego el pri­mer be­ne­fi­cia­do es el Es­ta­do Na­cio­nal, por el in­gre­so de di­vi­sas, el se­gun­do be­ne­fi­cia­do es el go­bierno pro­vin­cial-na­cio­nal por el be­ne­fi­cio so­cial de una me­jor ac­ti­vi­dad ru­ral y el arrai­go ge­ne­ra­do por és­ta, y el ter­cer be­ne­fi­cia­do es el pro­duc­tor. Y de­ta­lla que la cla­ve que el sec­tor fi­nan­cie­ro de­be en­ten­der es que lo que ha­ce via­bles a es­tos pro­yec­tos pro­duc­ti­vos es el cos­to del mi­lí­me­tro de agua.

Al res­pec­to, el in­ge­nie­ro ase­gu­ra: “El agua pa­ra riego tie­ne que ser gra­tis, se pue­de co­brar los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var el agua a ca­da es­ta­ble­ci­mien­to, pe­ro el re­cur­so en es­ta ins­tan­cia tie­ne que ser gra­tui­to. Pa­ra un pro­duc­tor de ali­men­tos el riego tie­ne que ser un de­re­cho y el trá­mi­te pa­ra fi­nan­ciar la com­pra de un equi­po de riego no de­be­ría de­mo­rar más de quin­ce días”. Lue­go, But­ta agre­ga: “El gran be­ne­fi­cio que tie­ne el riego es que re­du­ce los cos­tos pro­duc­ti­vos por to­ne­la­da”

Ac­tual­men­te, el NOA es la re­gión con ma­yor su­per­fi­cie re­ga­da, re­pre­sen­tan­do ca­si el 34 por cien­to del to­tal. Los prin­ci­pa­les cul­ti­vos ba­jo riego en esa re­gión son: ta­ba­co, al­go­dón, maíz, al­fal­fa, cí­tri­cos, ca­ña de azú­car, oli­vo, hor­ta­li­zas, vid, so­ja, le­gum­bres, no­gal y fru­tas fi­nas. En la re­gión se en­cuen­tran di­fun­di­dos di­ver­sos ti­pos de riego: riego por su­per­fi­cie (mel­gas, ta­blas, sur­cos), riego por as­per­sión (tra­di­cio­nal y me­dian­te equi­pos de pi­vo­te cen­tral y avan­ce fron­tal), rie­gos lo­ca­li­za­dos (por go­teo y mi­cro­as­per­sión).

En Santiago del Es­te­ro, la su­per­fi­cie ba­jo riego es de apro­xi­ma­da­men­te 55.000 hec­tá­reas, mien­tras que en Tu­cu­mán se rie­gan unas 60.000 hec­tá­reas.

Se­gún el INTA, el desa­rro­llo en la Ar­gen­ti­na de una agri­cul­tu­ra irri­ga­da tec­ni­fi­ca­da es una de las prin­ci­pa­les po­lí­ti­cas que im­pul­sa el Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción. Su lo­gro re­quie­re de una es­tra­te­gia pla­ni­fi­ca­da e im­ple­men­ta­da en to­do el país, la cual in­clu­ye dis­po­ner de áreas de­mos­tra­ti­vas y de ca­pa­ci­ta­ción en las que se ar­ti­cu­lan los es­fuer­zos del PROSAP (Pro­gra­ma de Ser­vi­cios Agrí­co­las Pro­vin­cia­les) y el INTA, par­ti­ci­pan­do tam­bién las Uni­ver­si­da­des Na­cio­na­les.

Se es­ti­ma que en el ám­bi­to del INTA se im­ple­men­ta­rán pró­xi­ma­men­te 15 cen­tros demostrativos, dis­tri­bui­dos en las dis­tin­tas re­gio­nes del país que se­rán fi­nan­cia­dos a tra­vés de un cré­di­to otor­ga­do por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). t

AGÜITA. PA­RA UN PRO­DUC­TOR DE ALI­MEN­TOS, EL RIEGO DEBERIA SER UN DE­RE­CHO, AFIR­MA BUT­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.