LOS VEC­TO­RES DE DE­CI­SION

La Fau­ba tra­ba­ja con si­mu­la­do­res pa­ra en­ten­der qué mue­ve la agu­ja de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios a la ho­ra de de­ci­dir­se por un cul­ti­vo y un plan­teo tec­no­ló­gi­co.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura - FAU­BA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El cre­ci­mien­to que ex­pe­ri­men­tó la agri­cul­tu­ra en las úl­ti­mas dé­ca­das es­tu­vo acom­pa­ña­do por un fuer­te au­men­to del mo­no­cul­ti­vo de so­ja. No obs­tan­te, mu­chos agri­cul­to­res op­ta­ron por otras es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas que tam­bién fue­ron exi­to­sas en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. ¿Qué ra­zo­nes los lle­va­ron a to­mar ca­mi­nos di­fe­ren­tes fren­te a un mis­mo es­ce­na­rio de pre­cios y cli­ma? ¿Por qué unos asu­men más ries­gos que otros? ¿Có­mo im­pac­tan esas de­ci­sio­nes so­bre el am­bien­te? Esas pre­gun­tas se es­tán ha­cien­do in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA), y pa­ra res­pon­der­las acu­die­ron a los lla­ma­dos “agen­tes vir­tua­les”.

“Exis­te una gran va­ria­bi­li­dad en

LAS PRIN­CI­PA­LES IN­QUIE­TU­DES SON LOS PRONOSTICOS CLIMATICOS Y LA REN­TA­BI­LI­DAD ES­PE­RA­DA

las de­ci­sio­nes de los agri­cul­to­res so­bre qué cul­ti­vos siem­bran, o que ni­vel de ca­pi­tal es­tán dis­pues­tos a in­ver­tir pa­ra ac­ce­der a de­ter­mi­na­do ni­vel tec­no­ló­gi­co, y mu­chas de ellas pue­den lle­var al éxi­to o al fra­ca­so. No­so­tros ana­li­za­mos esa va­ria­bi­li­dad pa­ra ave­ri­guar cuá­les son las al­ter­na­ti­vas que se eli­gen, a par­tir de un mo­de­lo que si­mu­la los cam­bios en el uso de la tie­rra en sis­te­mas agrí­co­las de la Re­gión Pam­pea­na, in­te­gran­do de­ci­sio­nes hu­ma­nas y el desem­pe­ño eco­nó­mi­co-am­bien­tal”, ex­pli­có Diego Fe­rra­ro, do­cen­te de la cá­te­dra de Ce­rea­li­cul­tu­ra de la FAU­BA e in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET.

Con es­ta ini­cia­ti­va, que el in­ves­ti­ga­dor des­cri­be co­mo un “la­bo­ra­to­rio vir­tual de si­mu­la­ción”, tam­bién se apun­ta a pre­de­cir cuá­les van a ser los com­por­ta­mien­tos en los pró­xi­mos años y se pre­vé eva­luar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y am­bien­ta­les de­ri­va­das de esos cam­bios que se pro­du­cen en los sis­te­mas agrí­co­las. Ade­más, se pro­po­ne ge­ne­rar una he­rra­mien­ta útil pa­ra ela­bo­rar po­lí­ti­cas agro­pe­cua­rias.

La pla­ta­for­ma, de­no­mi­na­da AGRODEVS, fue pre­sen­ta­da re­cien­te­men­te en un se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fi­sio­ló­gi­cas y Eco­ló­gi­cas Vin­cu­la­das a la Agri­cul­tu­ra (IFEVA), que com­par­ten la FAU­BA y el CO­NI­CET, don­de se pu­die­ron co­no­cer los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de su apli­ca­ción en sis­te­mas pro­duc­ti­vos de la re­gión nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

“Con 625 agen­tes (pro­duc­to­res vir­tua­les) si­mu­la­mos có­mo evo­lu­cio­nó el uso de la tie­rra en la zo­na nú­cleo pam­pea­na, prin­ci­pal­men­te so­bre los cul­ti­vos de maíz, tri­go y so­ja, en un pe­río­do que va de 1988 a 2015, y en­con­tra­mos que en es­tas dé­ca­das de cli­mas y pre­cios cam­bian­tes, es po­si­ble de­tec­tar una gran via­ria­bi­li­dad en las es­tra­te­gias de to­ma de de­ci­sio­nes en esos agen­tes que los lle­va­ron a un éxi­to dis­tin­to”.

Más allá de las di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas que se adop­ta­ron en es­te pe­río­do, se des­ta­có que el mo­de­lo per­mi­tió si­mu­lar de ma­ne­ra co­rrec­ta la evo­lu­ción de la su­per­fi­cie sem­bra­da en los años pa­sa­dos. Es­te re­sul­ta­do sig­ni­fi­ca que tam­bién se po­dría pre­de­cir qué va a su­ce­der en el fu­tu­ro, y ese es jus­ta­men­te el desafío ac­tual.

“Es­ta­mos tra­tan­do de co­rrer el mo­de­lo pa­ra ade­lan­te, pa­ra sa­ber en qué pro­por­ción van a va­riar los cul­ti­vos y cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias am­bien­ta­les de es­tos cam­bios”.

A prio­ri, los in­ves­ti­ga­do­res de la FAU­BA sos­tie­nen que los pro­duc­to­res to­man de­ci­sio­nes en fun­ción de dos as­pec­tos cen­tra­les: las es­ti­ma­cio­nes so­bre el com­por­ta­mien­to del cli­ma du­ran­te la cam­pa­ña que va a co­men­zar y el mar­gen eco­nó­mi­co que ob­tie­nen por hec­tá­rea. Pe­ro aun­que esos in­puts pue­den ser si­mi­la­res, ca­da ca­so es un uni­ver­so dis­tin­to: “Hay quie­nes es­cu­chan los pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes de siem­bra, otros no. Hay quie­nes fi­jan su um­bral as­pi­ra­cio­nal al­to, por­que quie­ren te­ner una ren­ta­bi­li­dad al­ta. Hay otros que quie­ren una ren­ta­bi­li­dad me­nor, pe­ro más se­gu­ra. Hay pro­duc­to­res que to­man ries­gos y otros me­nos. So­bre es­tos as­pec­tos tra­ba­ja­mos con en­cues­tas pa­ra in­ten­tar te­ner la re­pre­sen­ta­ción so­bre la ma­ne­ra en que un pro­duc­tor de­ci­de qué y cuán­to sem­brar”.

Ade­más, se as­pi­ra a pro­yec­tar las con­se­cuen­cias de esos cam­bios en el uso de la tie­rra: “Po­de­mos pre­de­cir per­fec­ta­men­te la can­ti­dad de so­ja, tri­go o maíz que se va a sem­brar. Pe­ro, ¿qué con­se­cuen­cia am­bien­tal tie­nen esas de­ci­sio­nes? Cuan­do nos re­fe­ri­mos a un des­mon­te, por ejem­plo, po­de­mos pre­ver al­gu­nas con­se­cuen­cias, por­que el cam­bio de uso de la tie­rra es bien mar­ca­do. Aho­ra, qué pue­de pa­sar cuan­do cam­bia una mo­no­cul­tu­ra de maíz por una de so­ja?”, se pre­gun­tó Fe­rra­ro.

“Ahí es don­de em­pe­za­mos a bus­car co­rre­la­tos am­bien­ta­les de uso de la tie­rra. El pri­me­ro que es­ta­mos usan­do, y que nos pa­re­ce uno de los más re­le­van­tes, es ver si esos cam­bios im­pli­can una ma­yor o me­nor ne­ce­si­dad de uso de ener­gía fó­sil. Es una me­di­da de desem­pe­ño que mi­ra­mos con el mo­de­lo, por­que un sis­te­ma agrí­co­la que se tor­ne ca­da vez más de­man­dan­te de ener­gía fó­sil (de in­su­mos ex­ter­nos y no­re­no­va­bles) se vuel­ve más in­sos­te­ni­ble”, di­jo.

En el nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, por ejem­plo, la co­ber­tu­ra de maíz, así co­mo la del do­ble cul­ti­vo tri­go/so­ja, fue­ron de­cre­cien­do de ma­ne­ra cons­tan­te en las úl­ti­mas tres dé­ca­das. t

LOS AGEN­TES VIR­TUA­LES IMI­TAN EL COM­POR­TA­MIEN­TO DE LOS EM­PRE­SA­RIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.