QUE LOS HON­GOS NO LLE­GUEN A LA CER­VE­ZA

Co­no­cer los um­bra­les de da­ño eco­nó­mi­co es cla­ve pa­ra man­te­ner a la ce­ba­da a sal­vo de en­fer­me­da­des co­mo man­chas fo­lia­res y Ra­mu­la­ria.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura Sanidad -

po­ras pa­ra ca­rac­te­ri­zar la po­bla­ción de pa­tó­ge­nos en el cam­po re­sul­ta im­po­si­ble en for­ma prác­ti­ca.

De es­ta for­ma, en fi­to­pa­to­lo­gía y muy es­pe­cial­men­te pa­ra en­fer­me­da­des de di­fí­cil pre­dic­ción, re­sul­ta ne­ce­sa­rio acep­tar un ni­vel de da­ño (man­chas o fruc­ti­fi­ca­cio­nes) pa­ra te­ner cer­te­za de la pre­sen­cia de la po­bla­ción del pa­tó­geno en el cam­po. Es­tos ni­ve­les de en­fer­me­dad son los de­no­mi­na­dos um­bra­les de da­ño eco­nó­mi­co y de ac­ción (UDE; UDA), que no son más que el má­xi­mo ni­vel de en­fer­me­dad eco­nó­mi­ca­men­te to­le­ra­ble en los lo­tes y que nos ofre­cen la cer­te­za de la pre­sen­cia de la epi­de­mia.

Es­tos um­bra­les son lo su­fi­cien­te­men­te ba­jos co­mo pa­ra for­ta­le­cer y apro­ve­char las prin­ci­pa­les ac­cio­nes de un fun­gi­ci­da: las ac­cio­nes pre­ven­ti­va y cu­ra­ti­va, y pa­ra fre­nar la al­ta ta­sa de mul­ti­pli­ca­ción del pa­tó­geno que se re­gis­tra en los co­mien­zos de una epi­de­mia.

De acuer­do con los pre­cios y cos­tos ac­tua­les pa­ra el cul­ti­vo de ce­ba­da, los um­bra­les de ac­ción su­ge­ri­dos pa­ra el ma­ne­jo quí­mi­co de las en­fer­me­da­des de la ce­ba­da son: pa­ra las Ro­yas: 5% de in­ci­den­cia fo­liar des­de ma­co­lla­je en ade­lan­te, pa­ra cul­ti­va­res sus­cep­ti­bles; y pa­ra Man­chas (Man­cha en Red, Man­cha Bo­rro­sa y Escaldadura): 22-32% de in­ci­den­cia fo­liar des­de ma­co­lla­je en ade­lan­te.

Con­trol quí­mi­co del Sal­pi­ca­do ne­cró­ti­co o Ra­mu­la­rio­sis

El Sal­pi­ca­do ne­cró­ti­co o Ra­mu­la­rio­sis se tra­ta de una en­fer­me­dad par­ti­cu­lar y de muy di­fí­cil diag­nós­ti­co, y por ello se ne­ce­si­ta de un pro­gra­ma de con­trol quí­mi­co es­pe­cial, vin­cu­la­do ade­más con el con- trol del res­to de las man­chas fo­lia­res de la ce­ba­da.

Se tra­ta de un hon­go en­dó­fi­to que no mues­tra sín­to­mas evi­den­tes du­ran­te su in­fec­ción, por lo que no pue­de ela­bo­rar­se un um­bral tal co­mo ocu­rre con el res­to de las man­chas. Sus sín­to­mas pue­den con­fun­dir­se con de­fi­cien­cias de nu­trien­tes (Mg, K) o ex­ce­so de bo­ro, e in­clu­so con otras man­chas fo­lia­res, co­mo por ejem­plo la Man­cha en Red y la Man­cha Bo­rro­sa o con man­chas fi­sio­ló­gi­cas.

La me­jor ma­ne­ra de de­tec­tar­la a tiem­po es rea­li­zar un test de diag­nós­ti­co des­de ma­co­lla­je. El mo­men­to ideal de apli­ca­ción de­pen­de­rá de: el es­ta­do fe­no­ló­gi­co al mo­men­to de la de­tec­ción del pa­tó­geno den­tro de la plan­ta, la va­rie­dad sem­bra­da, la pre­sión de inócu­lo pre­sen­te en la re­gión y en los lo­tes en cues­tión y es­pe­cial­men­te de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Se de­be evi­tar que la en­fer­me­dad avan­ce ha­cia las ho­jas su­pe­rio­res.

Las ex­pe­rien­cias eu­ro­peas y de Amé­ri­ca del Sur mues­tran que apli­ca­cio­nes des­de en­ca­ña­zón pue-

EN LOS ULTIMOS AÑOS, LA CE­BA­DA LE GANO MU­CHO TE­RRENO AL TRI­GO.

EL UM­BRAL DE DA­ÑO DE ES­TA MAN­CHA ES DE 22-32 POR CIEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.