“Yo ya en­tré en la otra di­men­sión”

El re­fe­ren­te mai­ce­ro man­tie­ne mu­chos fren­tes abier­tos pe­ro tie­ne cla­ra su prio­ri­dad: los nie­tos.

Clarin - Revista Rural - - Infraestructura Y Logistica - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Alberto Mo­re­lli lle­va el cam­po en la san­gre. Su fa­mi­lia tie­ne una es­tan­cia en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de San An­to­nio de Are­co des­de ha­ce va­rias ge­ne­ra­cio­nes, y él se crió en­tre ese cam­po y la ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Su des­tino es­ta­ba mar­ca­do de en­tra­da. Des­de muy jo­ven se de­di­ca a tra­ba­jar esas tie­rras, y cuan­do ter­mi­nó la se­cun­da­ria y le to­có ele­gir una ca­rre­ra ya no ha­bía na­da que pen­sar. En 1981 se re­ci­bió de In­ge­nie­ro Agró­no­mo.

Con el tí­tu­lo ba­jo el bra­zo fue el mo­men­to de bus­car ex­pe­rien­cias y la es­tan­cia fa­mi­liar ya no fue su­fi­cien­te pa­ra el ca­rác­ter in­quie­to de Mo­re­lli. En su pri­me­ra fa­se pro­fe­sio­nal com­bi­nó la pro­duc­ción con el ase­so­ra­mien­to: tra­ba­jó du­ran­te do­ce años co­mo ase­sor de coope­ra­ti­vas agrí­co­las de la zo­na de su que­ri­do Are­co.

Y si­guió abrien­do el aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des.

Pa­ra no per­der flui­dez en su víncu­lo con la Ca­pi­tal y pa­ra ra des­pun­tar una de sus pa­sio­nes,es, em­pe­zó a dar cla­ses. La do­cenn­cia, que desem­pe­ñói-en­laU­ni­ver­si­dad de Bel­grano des­de su fun­da­ción y en el Ins­ti­tu­to Suu­pe­rior de Es­tu­dios Agro­pe­cuaa­rios ( ISEA) de la So­cie­dad d Ru­ral -don­de da cla­ses des­de e ha­ce 28 años y es ti­tu­lar de la a ma­te­ria Cli­ma y Sue­los y Ce­rea­les 1- es sin du­da uno de los ejes de su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal.

A su vez, pa­ra pro­fun­di­zar la di­ver­si­fi­ca­ción, pu­so un pie en la in­dus­tria. Des­de ha­ce más de vein­te años es Ge­ren-Ge­ren­te Co­mer­cial del mo­lino de maíz Leo­nes de Bleek, ubi­ca­do en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Vi­cu­ña Mac­ken­na. “So­mos pro­duc­to­res que trans­for­man y agre­gan va­lor en

Vi­cu­ña Mac­ke­na ha­ce vein­te años”, re­mar­ca or­gu­llo­so.

Por su tra­ba­jo en el mo­lino pa­só a for­mar par­te de la Cá­ma­ra de In­dus­tria­les de Mo­lien­da se­ca de Maíz, de la que es ac­tual­men­te el pre­si­den­te, y a tra­vés de esa Cá­ma­ra lle­gó a Mai­zar des­de el mo­men­to de su fun­da­ción, ha­ce po­co más de una dé­ca­da. De esa ma­ne­ra, Mo­re­lli inau­gu­ró su etapa ins­ti­tu­cio­nal, que es la que pro­ba­ble­men­te más ener­gía le ha­ya de­man­da­do en los úl­ti­mos años.

Du­ran­te su pre­si­den­cia en Mai­zar, ade­más, se for­mó la alian­za in­ter­na­cio­nal Mai­zall, de la que ha­ce po­cas se­ma­nas -du­ran­te el Con­gre­so de Mai­zar- asu­mió la pre­si­den­cia.

“Uno tie­ne que com­pro­me­ter­se con la reali­dad. Des­de Mai­zar he­mos que­ri­do siem­pre ge­ne­rar cam­bios. En mo­men­tos que eran di­fí­ci­les es­tu­vi­mos y apos­ta­mos. Es­toy muy con­ten­to con lo que he­mos he­cho es­tos años. Es­tas co­sas hay que ha­cer­las con gus­to y con pa­sión, si no no se pue­den ha­cer por­que to­da la ta­rea di­ri­gen­cial es ad ho­no­rem, es so­lo por tra­tar de te­ner un país me­jor”, di­ce.

Des­de ese lu­gar Mo­re­lli ga­nó una vi­sión glo­bal de la pro­duc­ción y de los ne­go­cios agrí­co­las, lo que le per­mi­te va­lo­rar el lu­gar de la Ar­gen­ti­na en el ma­pa mun­dial. “Com­pa­ra­do con otros lu­ga­res la Ar­gen­ti­na es­tá en una ex­ce­len­te po­si­ción. Los hí­bri­dos que te­ne­mos hoy son ex­ce­len­tes, de los me­jo­res que hay en el mun­do, y te­ne­mos pro­duc­to­res que les en­can­ta ha­cer maíz”, ase­gu­ra. Lue­go aña­de: “Por las con­di­cio­nes que te­ne­mos y por to­do lo que ve­mos, es­te es el año que se va a ha­cer maíz. No te­ne­mos na­da pa­ra en­vi­diar­le a Es­ta­dos Uni­dos, la curva de ren­di­mien­to nues­tra es muy pa­re­ci­da a la curva de ren­di­mien­to de ellos. Bra­sil vie­ne más atra­sa­do por­que tie­ne otras con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, pe­ro Ar­gen­ti­na es­tá per­fec­ta­men­te po­si­cio­na­da”.

Pe­ro más allá del en­tu­sias­mo por el rol di­ri­gen­cial, Mo­re­lli acla­ra que si­gue ad­mi­nis­tran­do cam­pos y que ase­so­ra un tam­bo. “An­do arri­ba del au­to co­mo to­dos los agró­no­mos. Ha­go par­te co­mer­cial -hoy te­ne­mos mu­chos me­dios gra­cias a in­ter­net y los te­lé­fo­nos-. Cuan­to uno más tiem­po le de­di­ca a las co­sas, más tiem­po tie­ne”, di­ce.

“La pro­duc­ción siem­pre fue mi pa­sión. De he­cho, las cla­ses que da­mos en el ISEA tie­nen que ver con tra­tar de trans­mi­tir esa pa­sión por la pro­duc­ción y la con­ser­va­ción. Por eso tam­bién es­toy en Mai­zar, la con­ser­va­ción es una pa­la­bra im­por­tan­te en to­do lo que tie­ne que ver con la pro­duc­ción de maíz y sor­go de la Ar­gen­ti­na”.

Mo­re­lli no se ol­vi­da de agra­de­cer a las per­so­nas con las que tra­ba­ja, quie­nes le per­mi­ten man­te­ner tan­tos fren­tes abier­tos. “Son las que me per­mi­ten que yo pue­da ha­cer es­to, sa­ben que por mo­men­tos no

“POR LAS CON­DI­CIO­NES QUE TE­NE­MOS Y POR TO­DO LO QUE VE­MOS, ES­TE ES EL AÑO QUE SE VA A HA­CER MAIZ”

es­toy por­que ten­go que via­jar, pe­ro que es­toy tra­ba­jan­do por al­go que nos va a be­ne­fi­ciar a to­dos”, di­ce.

El po­co tiem­po li­bre que le que­da es pa­ra la fa­mi­lia que, re­co­no­ce, “a ve­ces se sa­cri­fi­ca un po­co” en­tre tan­ta obli­ga­ción. “Ten­go cin­co hi­jos, dos nie­tos de dos años y otros dos en ca­mino. No ten­go he­ren­cia agró­no­ma: dos li­cen­cia­dos en re­cur­sos hu­ma­nos, una li­cen­cia­da en comunicación pu­bli­ci­ta­ria, uno que tra­ba­ja de pre­cep­tor en un co­le­gio y una a pun­to de re­ci­bir­se de mé­di­ca”, co­men­ta.

El pre­sen­te lo en­cuen­tra a Mo­re­lli en­tu­sias­ma­do con los nue­vos de­sa­fíos, con mu­chos via­jes por de­lan­te en los que lo acom­pa­ña­rán el maíz y las no­ve­las his­tó­ri­cas. Pe­ro su prio­ri­dad es cla­ra: “Ya en­tré en la otra di­men­sión, que es ser abue­lo”, con­clu­ye. t

MO­RE­LLI Y SU MU­JER CON DOS DE SUS NIE­TOS, EN SAN AN­TO­NIO DE ARE­CO.

A LA IZQUIERDAIZQUIERDA, CONGRANJEROSCONGRANJEROS AFRICANOSAFRICANOS. A LLA DERECHADERECHA, CON SUS PA­RES DE MAIZALLMAIZALL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.