DE ALLA PA­RA ACA CONLA PRODUCCION

De Croacia a Us­huaia, de Us­huaia a Lo­be­ría, de la fo­res­ta­ción a la ga­na­de­ría y de ahí, a la agri­cul­tu­ra de pun­ta. Los Bron­zo­vich cuen­tan to­da su evo­lu­ción pro­duc­ti­va.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Los Bron­zo­vich: de Croacia a Us­huaia y de ahí a Lo­be­ría, siem­pre con la agri­cul­tu­ra.

Ni es­pa­ño­les ni ita­lia­nos… tam­po­co ale­ma­nes, los Bron­zo­vich lle­van san­gre croa­ta en sus ve­nas y cre­cie­ron en Ar­gen­ti­na al ca­lor del ne­go­cio ma­de­re­ro. En el 1900, Ju­re Bron­zo­vich se to­mó un bar­co con des­tino a Su­da­mé­ri­ca. Tras deam­bu­lar por dis­tin­tas pro­vin­cias se ins­ta­ló en Us­huaia, don­de se las re­bus­có has­ta que con sus cin­co hi­jos va­ro­nes (en to­tal eran 8 hi­jos) em­pe­za­ron a tran­si­tar su ca­mino en el ne­go­cio ma­de­re­ro.

“En los años 70, con el ob­je­ti­vo de di­ver­si­fi­car in­gre­sos de lo que per­ci­bían por la ven­ta de ma­de­ra, mi pa­dre y mis tíos com­pra­ron un cam­po en Lo­be­ría y em­pe­za­ron a ha­cer ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra”, cuen­ta en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral

Re­vis­ta Ni­co­lás Bron­zo­vich. Ha­ce unos años, Ni­co­lás, jun­to a su her­mano Vla­dan y su pa­dre Bu­di­mir, se hi­cie­ron car­go del ne­go­cio agrí­co­la en esas tie­rras del sur bo­nae­ren­se. Lle­ga­ron a ope­rar unas 3.800 hec­tá­reas en to­tal con más de 1.000 vien­tres en ser­vi­cio.

“Los úl­ti­mos años fui­mos aco- mo­dan­do el ne­go­cio de­jan­do su­per­fi­cie que al­qui­lá­ba­mos y nos ajus­ta­mos en 2.200 hec­tá­reas en Lo­be­ría y Azul con 400 va­cas de cría cedidas en ca­pi­ta­li­za­ción, un feedlot por el que pa­san 2.000 ca­be­zas de no­vi­llos por año y unas 1.000 hec­tá­reas de agri­cul­tu­ra en­tre cam­po pro­pio y al­qui­la­do”, re­su­mió Ni­co­lás Bron­zo­vich.

El achi­ca­mien­to del que ha­bla Bron­zo­vich se pro­du­jo por­que ha­ce tres años pre­fi­rie­ron ven­der y can­ce­lar cré­di­tos pa­ra no con­va­li­dar ta­sas de in­te­rés al­tas en las deu­das que te­nían. “Es­tar me­nos fi­nan­cia­dos aho­ra nos per­mi­te es­tar me­nos preo­cu­pa­dos, to­do es más chi­qui­to pe­ro más ma­ne­ja­ble”, opi­nó.

Lo­be­ría y Azul for­man par­te del sud­es­te con li­mi­tan­tes, no el cos­te­ro, que por la in­fluen­cia ma­ri­na cuen­ta con ma­yo­res po­ten­cia­les de ren­di­mien­to. “La im­pron­ta de los sue­los y el cli­ma nos hi­cie­ron ga­na­de­ros des­de siem­pre, pe­ro he­mos evo­lu­cio­na­do ha­cia la agri­cul­tu­ra con la siem­bra di­rec­ta co­mo pun­ta de lan­za”, di­jo Bron­zo­vich.

En lo que res­pec­ta al plan­teo agrí­co­la, los Bron­zo­vich, co­mo to­dos en la zo­na, su­frie­ron con los ca­si diez años de tur­bu­len­cias que pa­de­ció el tri­go. Los cul­ti­vos de fi­na pa­sa­ron de ocu­par un 50% de la ro­ta­ción a un 30%. El tri­go pa­só del 80% de pre­sen­cia (de ese 50%) a ape­nas el 30%.

“An­tes, el tri­go te­nía un mer­ca­do flui­do y la ver­dad que no nos da­ba pla­cer ha­cer ce­ba­da, pe­ro los úl­ti­mos años no nos que­dó otra que ami­gar­nos con ella, apren­di­mos a ha­cer­la y des­cu­bri­mos que en gran par­te de los am­bien­tes le com­pi­te al tri­go en po­ten­cial de ren­di­mien­to”, con­tó Bron­zo­vich. Lo cier­to es que em­pe­za­ron a apro­ve­char las ven­ta­jas de la ce­ba­da, que de­socu­pa el lo­te an­tes pa­ra im­plan­tar la so­ja dán­do­le más es­ta­bi­li­dad a la olea­gi­no­sa.

Así las co­sas, las ro­ta­cio­nes que pro­po­nen los Bron­zo­vich son: tri­go/so­ja 2da. (el pri­mer año), gi­ra­sol (el se­gun­do), ce­ba­da/so­ja 2da. (el ter­ce­ro), so­ja (el cuar­to) y maíz o sor­go (el quin­to).

Ha­ce 18 años que pro­du­cen una par­te del maíz (unas 45 has) ba­jo riego. “He­mos ido apro­ve­chan­do el co­no­ci­mien­to so­cia­li­za­do de Aa­pre­sid pa­ra re­des­cu­brir nue­vas tec­no­lo­gías y pro­ce­sos de cul­ti­vo en cam­pos de po­ten­cia­les me­dios co- mo los nues­tros, y así in­cor­po­ra­mos la siem­bra y fer­ti­li­za­ción va­ria­ble, re­plan­tean­do tam­bién fe­chas de siem­bra y den­si­da­des”, ex­pli­có.

Pa­ra es­te año apues­tan por una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de gra­mí­neas. “Nos va a ayu­dar a com­ba­tir me­jor las ma­le­zas re­sis­ten­tes, al po­der ro­tar mo­dos de ac­ción y her­bi­ci­das”, reivin­di­có Bron­zo­vich. En área to­tal van a cre­cer un 12 a 18%, “se­gún co­mo va­yan evo­lu­cio­nan­do los arren­da­mien­tos” cu­yas ne­go­cia­cio­nes es­tán de­mo­ra­das y mues­tran un in­cre­men­to del 10% en quin­ta­les y al­re­de­dor de un 25% en dó­la­res. El cre­ci­mien­to de área to­tal es­ta ex­pli­ca­do por au­men­to de 60/70% en la su­per­fi­cie de gi­ra­sol y 35/40% en maíz.

En fi­na (que re­pre­sen­ta­rá el 45% del to­tal sem­bra­do) prác­ti­ca­men­te man­ten­drán el área con un 3% de suba. “Apos­ta­mos a una mix­tu­ra in­tere­san­te –di­ce Bron­zo­vich-: las fo­rra­je­ras pa­san de ocu­par un 25% de la su­per­fi­cie con cul­ti­vos de fi­na a un 48%, ce­ba­da pa­sa del 28 al 33%, ave­na pa­ra si­lo cae del 25 al 6%, in­cor­po­ra­mos un po­co de al­pis­te (5%) y el tri­go ba­ja de un 22% que se hi­zo la cam­pa­ña pa­sa­da a un 15%”. Así, la re­la­ción ce­ba­da-tri­go pa­sa de un 1,3 a 1 a un fir­me 2 a 1.

En lo que res­pec­ta a la ga­na­de­ría, cree que se­rá un buen año pa­ra re­no­var pasturas, re­fer­ti­li­zar­las y apos­tar a los dis­tin­tos es­la­bo­nes ga­na­de­ros, “sa­bien­do de los be­mo­les de la re­la­ción de pre­cios ternero-gor­do”.

El sud­es­te, co­mo mu­chas zo­nas pro­duc­ti­vas del país, no es­ca­pa a la pre­sión de las ma­le­zas re­sis­ten­tes que, en­ci­ma, con una par­ti­ci­pa­ción dé­bil del tri­go has­ta la cam­pa­ña pa­sa­da obli­gó a in­ge­niár­se­las pa­ra man­te­ner los lo­tes lim­pios. Des­de la Re­gio­nal Aa­pre­sid Juan Ma­nuel Fan­gio en­sa­ya­ron con cul­ti­vos de co­ber­tu­ra pa­ra “pa­sar el in­vierno”. Así em­pe­za­ron a ta­llar ave­na y cen­teno, tam­bién vi­cia, “que ade­más per­mi­te fi­jar ni­tró­geno”.

La ave­na pa­ra si­la­je de plan­ta en­te­ra si­gue sien­do una op­ción. Ade­más, ha­cen se­mi­lla de fes­tu­ca y tré­bol blan­co por con­tra­to pa­ra un

TIE­NEN 400 VIEN­TRES EN CAPITALIZACION, UN FEEDLOT Y 1.000 HECTAREAS DE AGRI­CUL­TU­RA EN TO­TAL

“HOY PO­DE­MOS SA­LIR DE LA SIMPLIFICACION EN LA QUE QUE­DA­MOS EN­CE­RRA­DOS”, OPINO EL PRO­DUC­TOR

se­mi­lle­ro. En­ton­ces, la li­be­ra­ción del mer­ca­do triguero los “aga­rra con in­ver­sio­nes y ex­per­ti­se en otros ne­go­cios”.

“Las ma­le­zas que nos han com­pli­ca­do en la zo­na son las de ho­ja an­cha, co­mo cony­za, pe­ro tam­bién ra­ma ne­gra”, co­men­tó Bron­zo­vich. Y agre­gó, co­mo pin­tu­ra ge­ne­ral de los pro­duc­to­res de la zo­na: “He­mos vuel­to a her­bi­ci­das hor­mo­na­les, con re­sul­ta­dos par­cial­men­te bue­nos se­gún el lo­te, tam­bién em­pe- za­mos a mo­ni­to­rear mu­cho más y nos pu­si­mos más ex­qui­si­tos en los cam­pos que al­qui­la­mos por­que hoy, mien­tras per­dés el tiem­po dis­cu­tien­do pre­cios, la ra­ma ne­gra pa­sa de un es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo a ro­se­ta, flo­re­ce y lo que era con­tro­la­ble con una do­sis de 2,4-D, des­pués se ha­ce mu­cho más ca­ro”.

Ca­da vez más, los pro­duc­to­res sa­ben que ven­der bien es tan o más im­por­tan­te que ha­cer bien las co­sas tran­que­ras aden­tro. “Mi vie­jo en­tró al ne­go­cio agro­pe­cua­rio con la ló­gi­ca del ne­go­cio ma­de­re­ro, que si bien tam­bién se tra­ta de ven­der com­mo­di­ties, el pre­cio lo po­nés vos, y es­to nos mar­có a mi her­mano y a mí pa­ra tra­tar de es­tar siem­pre cu­bier­tos, bus­can­do el pre­cio que a no­so­tros nos con­ve­nía fi­jar pen­san­do en nues­tros cos­tos”, ex­pli­có Bon­zo­vich.

En una mis­ma lí­nea de ra­zo­na­mien­to, al ana­li­zar el ne­go­cio ga­na­de­ro 2016 Bron­zo­vich re­co­no­ció que van a for­ta­le­cer el en­gor­de con po­ca re­cría a pas­to y mu­cha ter­mi­na­ción a co­rral. “En es­te ne­go­cio esa re­la­ción de com­pra-ven­ta ternero-gor­do de­fi­ne un al­tí­si­mo por­cen­ta­je del re­sul­ta­do de tu ne­go­cio, in­clu­so a ve­ces más que la ga­nan­cia de pe­so dia­ria”, exa­ge­ró.

Co­mo feed­lo­te­ros que “con­su­men maíz del pro­pio”, ase­gu­ran que “no les due­le la suba del maíz” (sin re­ten­cio­nes) sino que lo ven co­mo una po­si­bi­li­dad de de­pu­ra­ción del sec­tor pa­ra “ser más efi­cien­tes to­dos”.

Mi­ran­do ha­cia ade­lan­te, en lo pro­duc­ti­vo Bron­zo­vich tie­ne cla­ro que “se­rá im­por­tan­tí­si­mo apro­ve­char to­das las he­rra­mien­tas que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra ser efi­cien- tes”. “Hoy po­de­mos sa­lir de la sim­pli­fi­ca­ción en la que que­da­mos en­ce­rra­dos”, opi­nó. Co­mo otros pro­duc­to­res, aho­ra sien­te que pue­den vol­ver a ju­gar pen­san­do en el cam­peo­na­to com­ple­to y no só­lo en el pró­xi­mo par­ti­do.

Así, la lla­ve va a es­tar en re­des­cu­brir ro­ta­cio­nes más com­ple­jas y di­ver­si­fi­ca­das, com­bi­na­cio­nes de in­su­mos y pro­ce­sos que sean las más efi­cien­tes pa­ra ca­da am­bien­te en par­ti­cu­lar. Y re­su­mió: “Hoy la efi­cien­cia vuel­ve a ren­dir más que la es­ca­la, por eso po­de­mos vol­ver a apro­ve­char las si­ner­gias en­tre to­dos los sis­te­mas”.

Así co­mo lo hi­cie­ron su pa­dre y sus tíos ha­ce más de cua­ren­ta años, cuan­do de­ci­die­ron su­mar­se a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria pa­ra di­ver­si­fi­car los in­gre­sos pro­ve­nien­tes de la ma­de­ra, hoy los Bron­zo­vich tam­bién pien­san en di­ver­si­fi­car pe­ro a la in­ver­sa, del cam­po ha­cia otra ac­ti­vi­dad.

CHO­CLO. GRAN PAR­TE DEL MAIZ ES PA­RA EL CON­SU­MO DE SUS ANI­MA­LES.

NA­CIEN­DO. ES­TE AÑO, EL TRI­GO OCU­PA EL 15 POR CIEN­TO DE LA SU­PER­FI­CIE.

HER­MA­NOS. VLA­DAN (ATRAS) Y NI­CO­LAS BON­ZO­VICH, EN SU CAM­PO DE LOBERIA.

FEEDLOT. POR LOS CO­RRA­LES PA­SAN UNAS 2.000 CA­BE­ZAS POR AÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.