AHO­RA, A CUI­DAR­SE DE LOS RAS­TRO­JOS TRAICIONEROS

En la sa­li­da de un in­vierno hú­me­do co­mo el que pa­só hay que es­tar aten­tos a la ca­li­dad de las re­ser­vas, que pue­den con­te­ner hon­gos y cau­sar en­fer­me­da­des le­ta­les en los ani­ma­les.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia - Ja­vier Con­fa­lo­nie­ri

ME­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO lo que lle­vó a la com­pra de cual­quier “por­que­ría” con for­ma de ro­llo y a cual­quier pre­cio.

Así fue el ca­so de una com­pra de ro­llos de ras­tro­jo de sor­go, los cua­les es­ta­ban ha­cien­do nue­vos a fi­nes de agos­to, al­go muy ra­ro por la fe­cha. Se­gu­ra­men­te era un sor­go tar­dío que no pu­die­ron co­se­char por los ex­ce­sos de hu­me­dad en abril-ma­yo, les que­dó en el lo­te y lo en­ro­lla­ron aho­ra. Ni bien pu­sie­ron esos lo­tes en el po­tre­ro, co­men­za­ron a mo­rir va­cas.

Cuan­do vi­si­té el cam­po ya ha­bían muer­to seis ani­ma­les sin sig­nos evi­den­tes que in­di­ca­ran nin­gu­na en­fer­me­dad en par­ti­cu­lar. El se­sen­ta por cien­to de los ro­llos ter­mi­na­ba en el pi­so pi­so­tea­do, ca­ña de sor­go, to­do des­per­di­cio.

La pri­me­ra in­di­ca­ción fue re­ti­rar esos ro­llos y sus­pen­der la com­pra de otros dos equi­pos. Co­men­zar con un pas­to­reo con­tro­la­do, cua­tro ho­ras por día en el rai­grás y una pe­que­ña su­ple­men­ta­ción de dos ki­los de ba­lan­cea­do al do­ce por cien­to de pro­teí­na en los lo­tes más com­pli­ca­dos. Des­pués de eso, no hu­bo nue­vas muer­tes.

Real­men­te des­co­noz­co cuál fue la cau­sa de muer­te, por­que las mues­tras en­via­das al la­bo­ra­to­rio no die­ron nin­gún re­sul­ta­do con­clu­yen­te. Pe­ro evi­den­te­men­te es­ta­ba re­la­cio­na­do con los ro­llos y, nue­va­men­te, es­tas co­sas ocu­rren por la fal­ta de pre­vi­sión del pro­duc­tor y por sa­lir a com­prar cual­quier co­sa a úl­ti­mo mo­men­to.

Otro de los pro­ble­mas que se pre­sen­ta­ron fue la pre­sen­cia de man­cho­nes muy abun­dan­tes de tré­bol blan­co. Es di­fí­cil de ma­ne­jar es­ta si­tua­ción con pas­to­reos al­ter- na­dos, pe­ro es un te­ma pa­ra te­ner en cuen­ta.

Otra si­tua­ción vi­vi­da fue el em­pas­te pro­du­ci­do por rai­grás, que es su­ma­men­te in­fre­cuen­te pe­ro cuan­do el mis­mo es­tá muy tierno y agua­chen­to hay que to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios.

Si se es­tá an­te al­gu­na de es­tas si­tua­cio­nes, lo ideal se­ría res­pe­tar las me­di­das de ma­ne­jo que se tie­ne con las al­fal­fas, co­mo ser, no pas­to­rear an­tes de las 10 de la ma­ña­na o es­pe­rar a que le­van­te el ro­cío, no en­trar con ani­ma­les ex­ce­si­va­men­te ham­brea­dos, si es po­si­ble cor­tar y orear la pas­tu­ra, o la in­clu­sión de un car­mi­na­ti­vo en el agua de bebida. Qui­zás sea es­ta úl­ti­ma una de las me­di­das de pre­ven­ción más ade­cua­das.

Igual­men­te, una de las con­sul­tas más fre­cuen­tes fue­ron por cua­dros ner­vio­sos en los ani­ma­les. Al prin­ci­pio to­do ha­cia pa­re­cer que se tra­ta­ba de ca­sos de hi­po­mag­ne­se­mia, pues­to que los sín­to­mas en­ca­ja­ban. In­coor­di­na­ción pa­ra ca­mi­nar, tem­blo­res, tor­sión de la ca­be­za so­bre el flan­co (opis­tó­tono). Pe­ro ade­más se pre­sen­ta­ban otras al­te­ra­cio­nes y trans­tor­nos de ori­gen ner­vio­so que afec­ta­ban el deam­bu­lar de los ani­ma­les y su pos­te­rior muer­te.

En va­rios ca­sos se les ha­bía efec­tua­do tra­ta­mien­to con mag­ne­sio sin ob­te­ner nin­gu­na res­pues­ta. Y es­to fue así por­que la en­fer­me­dad que es­ta­ba afec­tan­do era pro­du­ci­da por un hon­go que pro­du­ce una mi­co­to­xi­na de la que mu­cho no se ha­bla -de he­cho en una no­ta an­te­rior so­bre mi­co­to­xi­nas no la nom­bré-, que afec­ta al maíz, y es la di­plo­dio­sis.

Es­te hon­go pa­ra­si­ta al maíz y lo más co­mún o más fá­cil­men­te re- co­no­ci­ble es ver un “moho” blan­que­cino en­tre los gra­nos del maíz, con las ho­jas de la cha­la pe­ga­das a la es­pi­ga. Siem­pre es más fá­cil ver es­ta en­fer­me­dad en las plan­tas en pie, pues­to que en el ras­tro­jo es más di­fí­cil de ob­ser­var. Y en mu­chas opor­tu­ni­da­des se al­qui­lan los ras­tro­jos pa­ra pas­to­reo y no sa­be­mos có­mo es­ta­ba el cul­ti­vo.

El grano, en es­tos ca­sos, se ve co­mo man­cha­do, co­lor gri­sá­ceo, y el ta­llo con co­lor ma­rrón, que se quie­bra con fa­ci­li­dad.

En ge­ne­ral, la en­fer­me­dad se ha­ce evi­den­te al­re­de­dor de los cin­co días en pro­me­dio de es­tar pas­to­rean­do los ani­ma­les. No hay tra­ta­mien­to mé­di­co efec­ti­vo pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos no­ci­vos de la in­to­xi­ca­ción, lo que se de­be ha­cer es ob­ser­var dia­ria­men­te que no apa­rez­can sig­nos neu­ro­ló­gi­cos. Si es­to ocu­rre se de­ben sa­car los ani­ma­les del po­tre­ro.

Cuan­do la in­ges­tión no ha si­do de­ma­sia­da, hay po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­ra­ción de los ani­ma­les. Una al­ter­na­ti­va de uso de un ras­tro­jo con­ta­mi­na­do se­rá la de pas­to­rear por cua­tro a seis días y re­ti­rar­los a otro lo­te por una can­ti­dad igual de días, así el efec­to tó­xi­co se di­lu­ye y evi­ta­mos pér­di­das. t

MU­CHAS VE­CES SE AL­QUI­LAN LO­TES PA­RA PAS­TO­REAR LOS RAS­TRO­JOS, Y NO SE SA­BE SI EL CUL­TI­VO ES­TA­BA SANO

LA DI­PLO­DIO­SIS YA ES­TA CAU­SAN­DO PRO­BLE­MAS EN VA­RIAS ZO­NAS ES­TA CAM­PA­ÑA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.