HIS­TO­RIAS DE ACERO

Ex­poa­gro reunió en San Ni­co­lás a las em­pre­sas que mo­to­ri­zan el cre­ci­mien­to del cam­po y del in­te­rior pro­duc­ti­vo. Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta apro­ve­chó pa­ra con­ver­sar con los pro­ta­go­nis­tas y co­no­cer el pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de la ma­qui­na­ria agrí­co­la ar­gen­ti­na.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ex­poa­gro reunió a las em­pre­sas que ha­ce más de me­dio si­glo em­pu­jan el desa­rro­llo del in­te­rior pro­duc­ti­vo. Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta con­ver­só con al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas pa­ra co­no­cer sus his­to­rias: pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de la ma­qui­na­ria agrí­co­la na­cio­nal.

Na­da re­pre­sen­ta tan bien el es­pí­ri­tu de los pue­blos y ciu­da­des de la pam­pa hú­me­da co­mo las fá­bri­cas de ma­qui­na­ria agrí­co­la. Na­ci­das a pu­ro pul­món en pe­que­ños ta­lle­res me­cá­ni­cos y em­pu­ja­das con­tra vien­to y ma­rea por em­pren­de­do­res tan crea­ti­vos co­mo tes­ta­ru­dos, sus his­to­rias re­fle­jan -y ex­pli­can- el cre­ci­mien­to de to­do el cam­po ar­gen­tino en los úl­ti­mos se­sen­ta años. Apro­ve­chan­do una nue­va edi­ción de Ex­poa­gro, la ci­ta in­elu­di­ble pa­ra to­dos los fie­rre­ros, Cla­rín Ru

ral Re­vis­ta con­ver­só con al­gu­nos hom­bres fun­da­men­ta­les del sec­tor pa­ra pen­sar el pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de las em­pre­sas de ma­qui­na­ria agrí­co­la.

Una de las fa­mi­lias que im­pri­mie­ron su ape­lli­do en es­tas tie­rras son los As­ca­ne­lli. Ri­car­do, el fun­da­dor, co­men­zó en 1959 ha­cien­do re­pa­ra­cio­nes y adap­ta­cio­nes de má­qui­nas en un pe­que­ño ta­ller de Río Ter­ce­ro, Cór­do­ba, y lue­go se vol­có a la fa­bri­ca­ción de sus pro­pios im­ple­men­tos. "En el 62 pa­ra no­so­tros es la fe­cha de ini­cio por­que em­pe­zó a fa­bri­car las pri­me­ras má­qui­nas pe­que­ñas. En aque­lla épo­ca se pe­la­ba el ma­ní y él em­pe­zó a ha­cer una pe­la­do­ra que se co­lo­ca­ba en las mis­mas má­qui­nas", re­cuer­da Ro­ber­to As­ca­ne­lli, el hi­jo ma­yor de Ri­car­do que na­ció y cre­ció en­tre el acero y la tie­rra. Fue jus­ta- men­te du­ran­te su in­fan­cia cuan­do se pro­du­jo el pri­mer gran cam­bio, que fue pa­sar de la co­se­cha en bol­sas a la co­se­cha a gra­nel. "Apa­re­cie­ron los chi­man­gos y las pri­me­ras tol­vas de 7000 ki­los”, de­ta­lla. Y co­men­ta: “En los úl­ti­mos tres años de la es­cue­la yo ren­día li­bre edu­ca­ción fí­si­ca pa­ra po­der ir a tra­ba­jar a la fá­bri­ca".

Los 70 mar­ca­ron la en­tra­da en la empresa de los her­ma­nos Ro­ber­to y Ser­gio, y en el 78 em­pe­za­ron a via­jar mu­cho afue­ra a ver co­sas. Esos via­jes fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner a la empresa en el eje de la in­no­va­ción y re­sis­tir los vai­ve­nes de la economía. “Tu­vi­mos la vir­tud de ver co­sas que se usa­ban en otro la­do e ir apli­cán­do­las en los im­ple­men­tos que ha­cía­mos”, di­ce As­ca­ne­lli. So­bre la cul­tu­ra de la empresa fa­mi­liar, no du­da en afir­mar: “So­mos con­ser­va­do­res, no ha­ce­mos na­da que no se­pa­mos que pue­de fun­cio­nar, y tal vez eso nos con­di­cio­nó el cre­ci­mien­to de la empresa, pe­ro a la vez nos evi­tó atra­ve­sar cri­sis pro­fun­das”.

Pa­ra con­so­li­dar la es­ta­bi­li­dad, en los úl­ti­mos años los As­ca­ne­lli op­ta­ron por la di­ver­si­fi­ca­ción de ac­ti­vi­da­des. Tie­nen una pa­ta en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, la fá­bri­ca de ma­qui­na­ria y una empresa de re­pues­tos y servicio téc­ni­co. Y co­mo bue­na empresa fa­mi­liar, ya cuen­tan con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que im­pul­san

Apar­te de la com­pe­ten­cia de las mul­ti­na­cio­na­les hay una com­pe­ten­cia in­ter­na fe­roz. En ca­da ru­bro so­mos 70 u 80 fá­bri­cas que ha­ce­mos lo mis­mo, en­ton­ces creo que el se­cre­to es la in­no­va­ción, siem­pre apos­tar a me­jo­rar los pro­duc­tos, y un 30-40 % pa­sa por el servicio”. Ro­ber­to As­ca­ne­lli As­ca­ne­lli, de Río Ter­ce­ro, Cd­ba. Mu­chos arran­ca­ron con pe­que­ños ta­lle­res en los que ha­cían re­pa­ra­cio­nes La for­ma de tra­ba­jo cam­bió mu­cho con la lle­ga­da del gru­po in­ver­sor. Pa­sa­mos de un ge­ren­cia­mien­to vertical a una empresa horizontal con de­par­ta­men­tos co­mu­ni­ca­dos trans­ver­sal­men­te”. Jo­sé Mo­re­na Pla. Las Ro­sas, San­ta Fe Es bueno que a uno lo re­co­noz­can. To­do el mun­do sa­be que no­so­tros crea­mos la air drill en la Ar­gen­ti­na, y he­mos vendido a Eu­ro­pa, te­ne­mos 50 má­qui­nas en Fran­cia, 25 en Dinamarca”. Víc­tor Ju­ri Car­men de Are­co, Bue­nos Ai­res Des­de 2011 has­ta 2015 la ma­qui­na­ria agrí­co­la ha pa­sa­do un mal mo­men­to. Ya en 2016 se vino el gol­pe y tu­vi­mos muy bue­nas ven­tas. Pa­ra 2017 te­ne­mos muy bue­nas ex­pec­ta­ti­vas, no so­lo por lo que pu­di­mos ver en Ex­poa­gro sino por el arran­que del año, que fue muy bueno”. Os­car Lat­tan­zi Agro­me­tal, de Mon­te Maíz, Cór­do­ba Mu­cho tra­ba­jo, el apo­yo de la red de con­ce­sio­na­rios, la con­fian­za, la se­rie­dad con que nos mo­vi­mos, to­do hi­zo que lle­ga­ra­mos a hoy. Em­pe­za­mos con 40 em­plea­dos y ven­día­mos 10 trac­to­res por mes. Hoy te­ne­mos 600 ope­ra­rios y ven­de­mos 200 trac­to­res por mes”. Jo­sé Ma­ría Ló­pez Pauny, de Las Va­ri­llas, Cór­do­ba La in­no­va­ción fie­rre­ra acom­pa­ñó la mo­der­ni­za­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la

la pro­fe­sio­na­li­za­ción. “Es­ta­mos pre­pa­ran­do to­da la tran­si­ción, que­re­mos pro­fe­sio­na­li­zar la empresa por­que ese es el pro­ble­ma de las em­pre­sas fa­mi­lia­res. Ca­si el cien por cien de las em­pre­sas de ma­qui­na­ria agrí­co­la de Ar­gen­ti­na nacieron de una per­so­na em­pren­de­do­ra que tu­vo un po­co más de idea, y fui­mos cre­cien­do en un des­or­den. La idea es dar­les con­ti­nui­dad a nues­tras em­pre­sas”, di­ce. Lue­go agre­ga que la mo­der­ni­za­ción de la ges­tión no es so­lo un de­seo, sino una ne­ce­si­dad. “Apar­te de la com­pe­ten­cia de las mul­ti­na­cio­na­les, hay una com­pe­ten­cia in­ter­na fe­roz. En ca­da ru­bro so­mos se­ten­ta u ochen­ta fá­bri­cas que ha­ce­mos lo mis­mo, en­ton­ces creo que el se­cre­to es la in­no­va­ción, siem­pre apos­tar a me­jo­rar los pro­duc­tos, y un 30-40 por cien­to pa­sa por el servicio, la aten­ción, el clien­te que com­pra un pro­duc­to tie­ne que sa­ber que es­tá res­pal­da­do por un servicio”, con­clu­ye As­ca­ne­lli.

El pre­sen­te de la firma san­ta­fe­si­na Pla ilus­tra la evo­lu­ción de la que ha­bla As­ca­ne­lli, de una empresa con fuer­te im­pron­ta fa­mi­liar a una com­pa­ñía más mo­der­na. En 1975 se fun­dó PCY en la lo­ca­li­dad de Las Ro­sas. El per­fil crea­ti­vo de uno de sus fun­da­do­res, Juan Car­los Pla, co­men­za­ba a so­bre­sa­lir en sus pro­duc­tos: fue­ron los pri­me­ros en el país en crear ele­va­do­res de ce­rea­les pa­ra los puer­tos. Dos años más tar­de, a pe­di­do del es­ta­ble­ci­mien­to Las Ma­rías, cons­tru­ye- ron un cha­sis ele­va­do so­bre el que se mon­tó un trac­tor, con un des­pe­je de 1,40 me­tros, pa­ra cul­ti­vos de té. Es­te he­cho re­pre­sen­tó la génesis de lo que lue­go se­ría el pro­duc­to em­ble­ma de la com­pa­ñía, aquel que la lle­va­ría a ser re­co­no­ci­da en mer­ca­dos de to­do el mun­do por su ca­li­dad y tec­no­lo­gía. Un año más tar­de, en 1978, PLA fa­bri­có la pri­me­ra pul­ve­ri­za­do­ra au­to­pro­pul­sa­da de La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Juan Car­los Pla era muy in­no­va­dor - di­ce Jo­sé Mo­re­na, ge­ren­te del de­par­ta­men­to co­mer­cial-. Vio que la tec­no­lo­gía de pul­ve­ri­za­ción iba a ser una ne­ce­si­dad muy im­por­tan­te y fue uno de los pre­cur­so­res en Ar­gen­ti­na y en Su­da­mé­ri­ca. Ade­más, Pla tu­vo la pri­me­ra má­qui­na a ni­vel mun­dial do­ta­da con piloto au­to­má­ti­co a fi­nes de los 90, y en la siem­bra fue prác­ti­ca­men­te el pre­cur­sor lo­cal de la má­qui­na au­to­trai­ler, que pa­sa de po­si­ción de ma­ne­jo a trans­por­te ro­tan­do so­bre un pi­vot cen­tral”.

Des­de 2010, con la lle­ga­da del Gru- po Pam­pa Ma­na­ge­ment Ca­pi­tal que hoy es­tá ge­ren­cian­do la com­pa­ñía, la for­ma de tra­ba­jo cam­bió mu­cho. “An­tes to­do re­caía en la vi­sión de su fun­da­dor, en la con­ti­nui­dad de su hi­jo Mi­guel Án­gel, y des­de 2010 to­do el tra­ba­jo vie­ne a par­tir de un equi­po ge­ren­cial, un ma­na­ge­ment que ma­ne­ja la empresa de otra ma­ne­ra pe­ro man­te­nien­do la esen­cia in­no­va­do­ra. Pa­sa­mos de un ge­ren­cia­mien­to vertical a una empresa horizontal con de­par­ta­men­tos co­mu­ni­ca­dos trans­ver- sal­men­te”, ex­pli­ca Mo­re­na, y co­men­ta una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen a la nue­va idio­sin­cra­sia. “Hoy el 70 por cien­to de la ven­ta se ha­ce a tra­vés de la red de con­ce­sio­na­rias y el 30 se ha­ce por el ca­nal de ven­ta di­rec­ta. El ca­nal de dis­tri­bu­ción en con­ce­sio­na­rios nos dio mu­cha más ca­pi­la­ri­dad, esa es una de las co­sas más im­por­tan­tes que he­mos lo­gra­do en los úl­ti­mos años”, afir­ma.

Otro nom­bre em­ble­má­ti­co de la pam­pa grin­ga es Víc­tor Ju­ri. Em­pe­zó a tra­ba­jar a los do­ce años apren­dien­do el ofi­cio de tor­ne­ro en Car­men de Are­co, y en 1980, a los 28 años, pu­so su pro­pio ta­ller. ”To­dos los de la zo­na me em­pe­za­ron a lle­var tra­ba­jos de re­pa­ra­ción in­te­gral. Des­pués fui­mos pio­ne­ros en crear al­gu­nos equi­pos pa­ra apli­car fer­ti­li­zan­tes y en co­lo­car equi­pos de fer­ti­li­za­ción en las sem­bra­do­ras. Hi­ci­mos una ba­rra por­tahe­rra­mien­tas pa­ra fer­ti­li­zar y des­pués la gen­te nos em­pe­zó a pe­dir más au­to­no­mía en las ba­rras, y ahí na­ció el air drill”, re­cuer­da Ju­ri acer­ca del avan­ce que gra­bó su ape­lli­do a fue­go en la his­to­ria de los fierros lo­ca­les.

“Te­nía­mos mil ki­los de au­to­no­mía pa­ra fer­ti­li­zar, y por al­gún ami­go que ha­bía ido al Farm Pro­gress en Es­ta­dos Uni­dos vi que en Amé­ri­ca del Nor­te ha­bía equi­pos ti­po bun­ker, que iban ade­lan­te de las ras­tras, y pen­sé que por ahí po­día an­dar el te­ma, por ai­re. Sin nin­gún plano ni li­cen­cia in­ven­ta­mos un tacho, lo pu­si­mos

Ca­da empresa en­cuen­tra la for­ma de evo­lu­cio­nar acor­de a su iden­ti­dad La economía de mu­chos pue­blos de­pen­de de es­tas fá­bri­cas

arri­ba de una má­qui­na nues­tra y an­du­vo per­fec­ta­men­te bien. Des­pués un clien­te ne­ce­si­tó una má­qui­na de so­ja, com­pra­mos los cuer­pos, hi­ci­mos un re­mien­do y sa­li­mos a sem­brar. En el 96 sa­li­mos con los equi­pos hídricos, to­do de pro­duc­ción na­cio­nal”.

Co­mo to­do desa­rro­llo, la air drill de Ju­ri lle­vó unos años has­ta que es­tu­vo per­fec­ta­men­te ca­li­bra­da, y en el 2003, des­pués de que es­ta­lló la economía, a Ju­ri le lle­gó el boom de ven­tas. “A los dos me­ses ya no po­día­mos en­tre­gar las má­qui­nas de tan­to que ven­día­mos”, di­ce.

Ubi­ca­do en una zo­na mar­gi­nal pa­ra las in­dus­trias, su es­tra­te­gia fue no cre­cer de más y, lue­go, ha­cer­lo co­rrien­te arri­ba. “Cuan­do lle­ga­mos a las 50 per­so­nas y 50 má­qui­nas por año de­ci­di­mos fre­nar, y gra­cias a eso pu­di­mos pe­lear­la -afir­ma-. Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar, en nues­tra ciu­dad no ha­bía in­dus­tria, ni ma­te­ria pri­ma, na­da. En­ton­ces, en vez de com­prar no­so­tros un pan­tó­gra­fo, una ple­ga­do­ra, una gui­llo­ti­na, una do­bla­do­ra de ca­ños… se me ocu­rrió po­ner una empresa que ha­ga es­to pa­ra no­so­tros y pa­ra to­da la zo­na. Hoy, esa empresa tie­ne 15 per­so­nas y es­ta­mos pro­du­cien­do 50.000 ki­los de ple­ga­do, es­ta­mos ven­dien­do fierros, es una empresa que in­dus­tria­li­zó Car­men de Are­co. En San­ta Fe o Cór­do­ba vos abrís una fá­bri­ca y te­nés en­fren­te la fun­di­ción, a una cua­dra el pan­tó­gra­fo…”, ex­pli­ca.

¿Y nun­ca pen­só en mu­dar­se a una de esas ciu­da­des con par­ques in­dus­tria­les? “Pa­ra no­so­tros Car­men de Are­co es to­do, ni se me ocu­rrió ir­me”, afir­ma. Ac­tual­men­te, to­das las em­pre­sas de sem­bra­do­ras adop­ta­ron la tec­no­lo­gía adap­ta­da por Ju­ri. Al res­pec­to, el hom­bre ase­gu­ra: "Es bueno que a uno lo re­co­noz­can. To­do el mun­do sa­be que no­so­tros crea­mos la air drill en la Ar­gen­ti­na, y he­mos vendido a Eu­ro­pa, te­ne­mos 50 má­qui­nas en Fran­cia, 25 en Dinamarca..."

Con una cul­tu­ra me­nos per­so­na­lis­ta que se re­fle­ja des­de el pro­pio nom­bre, la empresa Agro­me­tal, de Mon­te Maíz, Cór­do­ba, tam­bién lo­gró un arrai­go en el cam­po ar­gen­tino que ya lle­va más de se­sen­ta años. Fue fun­da­da por 47 per­so­nas en el año 1950, y en 1961 se con­vir­tió en la úni­ca fá­bri­ca de ma­qui­na­ria que co­ti­za en Bol­sa has­ta el día de hoy.

Es di­fe­ren­te a la ma­yo­ría de las fir­mas del ru­bro des­de su ori­gen y su cons­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra, pe­ro la mi­sión que la ha­ce cre­cer es si­mi­lar a la de las de­más. “La empresa es­tá per­ma­nen­te­men­te de­trás de la ne­ce­si­dad del pro­duc­tor agrí­co­la e in­ten­ta pro­yec­tar, di­se­ñar y po­ner en el mer­ca­do el pro­duc­to que sea útil pa­ra el pro­duc­tor agrí­co­la. El pro­duc­to ban­de­ra siem­pre fue grano grue­so. Des­de el prin­ci­pio con­for­mó un es­pec­tro de he­rra­mien­tas am­plio de ro­ta­ción y siem­bra, y des­de la lle­ga­da de la siem­bra di­rec­ta fue es­pe­cia­li­zán­do­se y hoy es úni­ca­men­te en sem­bra­do­ras”, re­mar­ca Os­car Lat­tan­zi, ge­ren­te co­mer­cial de la firma, quien en­tró en Agro­me­tal en 1982 tra­ba­jan­do co­mo “ins­pec­tor de zo­na”, un tra­ba­jo más co­no­ci­do co­mo “via­jan­te”.

Hoy, Agro­me­tal tie­ne 360 em­plea­dos y rea­li­za prác­ti­ca­men­te to­da la pro­duc­ción con com­po­nen­tes na­cio­na­les. Pe­ro mien­tras mu­chas in­dus­trias del país su­fren por la aper­tu­ra de im­por­ta­cio­nes, la firma de Mon­te Maíz cuen­ta con pers­pec­ti­vas po­si­ti­vas en sin­to­nía con las po­lí­ti­cas fa­vo­ra­bles a la pro­duc­ción pri­ma­ria.

“Des­de 2011 has­ta 2015 la ma­qui­na­ria agrí­co­la ha pa­sa­do un mal mo­men­to, so­bre to­do el mer­ca­do de sem­bra­do­ras, don­de el 2015 fue el peor de los años de la his­to­ria. Ya en 2016 se vino el gol­pe y tu­vi­mos muy bue­nas ven­tas. Pa­ra 2017 te­ne­mos muy bue­nas ex­pec­ta­ti­vas, no so­lo por lo que pu­di­mos ver en Ex­poa­gro sino por el arran­que del año, que fue muy bueno”, re­su­me Lat­tan­zi.

Con él coin­ci­de otro his­tó­ri­co fie­rre­ro: na­da me­nos que Raúl Cru­cia­ne­lli, ac­tual ti­tu­lar de la firma de Arms­trong, San­ta Fe. “Du­ran­te el año pa­sa­do pen­sa­mos que era de tran­si­ción pe­ro algunas em­pre­sas ce­rra­ron con un 20 por cien­to más de ven­tas y otras, co­mo el ru­bro de sem­bra­do­ras, au­men­ta­ron un 80 por cien­to la co­mer­cia­li­za­ción en re­la­ción al 2015. En pro­me­dio, el cre­ci­mien­to pa­ra el sec­tor fue del 25 por cien­to en 2016. Con­ven­ga­mos que el 2015 fue el peor año de la ma­qui­na­ria agrí­co­la. Los fa­bri­can­tes de co­se­cha­do­ras, pos­co­se­cha

La lle­ga­da de gru­pos in­ver­so­res obli­ga a trans­for­mar los mo­dos de ges­tión En las em­pre­sas fa­mi­lia­res, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción ya es­tá asu­mien­do el man­do

y aco­pla­dos son los más pos­ter­ga­dos en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to”, afir­ma.

Y de ca­ra a lo que se vie­ne, ase­gu­ra: “El 2017 va a ser un muy buen año si se se lle­ga a le­van­tar la gran co­se­cha que es­pe­ran los productores, más allá de algunas cues­tio­nes par­ti­cu­la­res por las in­ten­sas llu­vias que se die­ron en va­rias zo­nas pro­duc­ti­vas. Le es­pe­ran bue­nos tiem­pos al sec­tor de la ma­qui­na­ria agrí­co­la”.

A po­cos me­tros de los fierros na­ran­jas de Agro­me­tal y los ro­jos de Cru­cia­ne­lli, en Ex­poa­gro tam­bién es- tu­vie­ron los trac­to­res ama­ri­llos de Pauny, una empresa cu­yo génesis es fa­mi­liar, muy pa­re­ci­do al de las fir­mas más tra­di­cio­na­les del sec­tor, pe­ro que ex­pre­sa el re­na­cer del país tras la peor cri­sis de las úl­ti­mas dé­ca­das.

“Tras la quie­bra de Za­ne­llo, en 2001, los em­plea­dos for­ma­mos una coo­pe­ra­ti­va y nos hi­ci­mos car­go de la fá­bri­ca. La de Pauny es una de las po­cas fá­bri­cas re­cu­pe­ra­das que han si­do exi­to­sas”, re­mar­ca Jo­sé Ma­ría Ló­pez, vi­ce­pre­si­den­te de la firma, quien em­pe­zó a tra­ba­jar en Za­ne­llo, en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Las Va­ri­llas, ha­ce na­da me­nos que 33 años. ¿Las cla­ves del éxi­to? “Mu­cho tra­ba­jo de un gru­po de per­so­nas, el apo­yo de la red de con­ce­sio­na­rios, la con­fian­za, la se­rie­dad con que nos mo­vi­mos, to­do hi­zo que lle­ga­ra­mos a hoy. Em­pe­za­mos con 40 em­plea­dos y ven­día­mos 10 trac­to­res por mes. Hoy te­ne­mos 600 ope­ra­rios y ven­de­mos 200 trac­to­res por mes”, ilus­tra Ló­pez or­gu­llo­so. Y agre­ga: “El trac­tor es muy dis­tin­to a to­dos los ru­bros por­que lo usas pa­ra mu­chas co­sas. Por ejem­plo, un trac­tor de 50 años de an­ti­gue­dad, se ven- de. Lo usas des­de pa­ra cor­tar pas­to, pa­ra sem­brar, pa­ra ras­trear, te­nes mil usos… un mu­ni­ci­pio lo usa pa­ra las ca­lles… el mer­ca­do es am­plí­si­mo, no de­pen­de­mos so­lo del pro­duc­tor”.

A es­tas vo­ces se po­drían su­mar otras cuan­tas. Los Cas­te­lla­ni, Vas­sa­lli, Da­do­mo, Pos­tac­chi­ni, Tan­zi, Ri­chi­ger, Ces­ta­ri… y tan­tos otros. Ape­lli­dos y mar­cas que con su po­ten­cia im­pul­sa­ron el desa­rro­llo cul­tu­ral y eco­nó­mi­co del cam­po y del in­te­rior, y que hoy se ani­man a mo­der­ni­zar­se a pu­ra ges­tión pa­ra se­guir fir­mes, ge­ne­ran­do tra­ba­jo.

Víc­tor Ju­ri, un si­nó­ni­mo de la sem­bra­do­ra air drill, di­ce que ja­más se iría de Car­men de Are­co, ciu­dad a la que ayu­dó a in­dus­tria­li­zar. Pio­ne­ro.

Agro­me­tal. Os­car Lat­tan­zi co­men­ta que la firma cor­do­be­sa co­ti­za en la Bol­sa de Va­lo­res des­de los 60.

Co­mer­cial. Mo­re­na, de PLA, afir­ma que las con­ce­sio­na­rias les die­ron ma­yor ca­pi­la­ri­dad. CREDITO

Cor­do­bés. Ro­ber­to As­ca­ne­lli di­ce que apues­ta por la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la empresa fa­mi­liar. CREDITO

CREDITO

In­dus­tria na­cio­nal. Una ima­gen tí­pi­ca de Ex­poa­gro, el hom­bre ob­ser­va los de­ta­lles de una sem­bra­do­ra, la má­qui­na que ya for­ma par­te del ADN cul­tu­ral y eco­nó­mi­co de la Ar­gen­ti­na.

Jo­sé Ma­ría Ló­pez en la rue­da de uno de los trac­to­res de la mar­ca crea­da tras el cie­rre de Za­ne­llo. Pauny.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.